Agencia
Para La Libertad

Periodismo de Intervención social

MARCHA A 19 MESES DE LA MASACRE EN LA COMISARÍA 1º DE PERGAMINO

"De cara al juicio"

((Colectivo Jx7) Como todos los días 2, desde hace 19 meses, nos manifestamos por las calles de Pergamino para exigir Justicia al Estado, para recordarle a la sociedad que a cualquiera le puede pasar, y para fortalecernos en abrazos y gritos de lucha. Marchamos por la peatonal San Nicolás, desde la Av de Mayo hasta la ex comisaría 1º, gritando nuestra verdad en banderas, carteles, remeras y a viva voz. Durante la marcha cantamos, y gritamos en cada cuadra los nombres de los 7: Alan Córdoba, Juan José Cabrera, Federico Perrota, Franco Pizarro, Fernando Latorre, Sergio Filiberto y John Chilito Claros. Cuando llegamos al edificio en donde los 6 policías autores materiales de la Masacre decidieron que nuestros 7 pibes no debían vivir más, colgamos nuestra bandera, en un silencio cargado de dolor y rabia. Y coronamos esta acción con un fuerte aplauso, a modo de abrazo colectivo hacia todxs lxs que marchamos.

Con las madres y algunxs familiares y amigxs al frente, escuchamos a Cristina Gramajo, mamá de Sergio -Fili – Filiberto, que se animó a romper el silencio de una tarde cargada de emociones. Ella comenzó agradeciendo a lxs presentes, y dijo “vemos las caritas repetidas de cada mes, y tenemos presentes a los que nos avisaron que no podían asistir por fuerza mayor”.
Luego habló del juicio que se viene contra Alexis Eva, Matías Giulietti, Carolina Guevara, Sergio Rodas, César Carrizo y Alberto Donza, los 6 policías responsables materiales de la masacre, que estaban de guardia ese día en la comisaría. Hoy son ex policías, están exonerados, 4 “cumplen con arresto domiciliario” y 2 están esperando la condena en un penal, todo esto gracias a la lucha y la presión popular. Cristina dijo: “estamos a pocos meses del juicio, otra instancia difícil en nuestras vidas, que nos debe encontrar unidos y fortalecidos, codo a codo, recobrando el placer de juntarnos para luchar, para visibilizar lo ocurrido en nuestra ciudad, para que sea una antes y un después en la Masacre, recuperando nuestro objetivo de lucha, por un nunca más, para que otras madres y otros hijos no pasen por lo que nosotros pasamos. Y para conseguir esto debemos seguir trabajando juntos, empoderados por los logros, para que este lugar de horror se convierta n un espacio de resignificación de lo ocurrido”.
En cuanto al edificio en donde funcionó la comisaría primera hasta hace pocos meses, y donde fueron asesinados los 7 pibes Cristina agregó: “queremos transformar este espacio oscuro y malo en un lugar de luz, recuperado para que cada uno de los vecinos lo sienta suyo, donde nuevos proyectos nos ayuden a buscar lo justo: que nuestros derechos humanos no sean vulnerados. Y a partir de conocer estos derechos podremos hacerlos respetar”. Y comprometió a los presentes en esta tarea, diciendo que todxs “debemos ocuparnos también de que quede en la memoria colectiva, que lo que ocurrió aquí nunca debió suceder.”
Interpelando públicamente a los responsables políticos de la masacre y a la sociedad en general, la mamá de Fili lanzó un par de preguntas ante el oído atento de lxs acompañantes que, silenciosamente, con lágrimas en los ojos algunxs, y puños y dientes apretados otrxs, presenciaron y compartieron el momento. “Nos preguntamos entonces como madres: ¿Cuánto significó esta masacre para nuestra ciudad, para nuestros representantes políticos, para la justicia?, ¿Cuánta responsabilidad tiene cada uno de estos actores en este hecho gravísimo? Hecho que quedó escrito con sangre en la historia negra de esta ciudad. Un relato oscuro como la mismísima comisaría, lugar donde con la muerte de nuestros hijos también una parte nuestra murió”.
“Sabemos, además, como madres que no importa el número de hijos que tengamos. Cada hijo es único e irrepetible, con cada uno tenemos una historia de vida compartida. Aquí, en ésta comisaría, nos arrancaron ese pedazo de vida compartida de nuestros corazones. Con lo que nos quedó salimos a marchar y a cantar, a veces casi sin fuerzas, como hoy en particular”, expresó Cristina antes de seguir con los interrogantes. Esta vez buscando una reacción de empatía en la sociedad en general preguntó: “¿Al pueblo le interesa lo que a nosotros nos pasó?, ¿Los interpela?, ¿Les duele la muerte de los jóvenes pobres en manos de los policías? ‘Ay policía que vida elegiste vos, matar a la gente pobre es tu profesión’, cantamos. ¿Será un hecho más que se ha naturalizado? O quizás crean estar exentos de que les pase”. Y una vez más mencionó la necesidad de contar con el acompañamiento de lxs presentes, diciendo que “son los que nos sostienen en este camino”. Además, pidió dejar de lado las diferencias, sosteniendo que “al estar juntos crecemos y nos fortalecemos”.
Para finalizar, y hablando de manera personal, Cristina compartió con lxs presentes que “en pocos días Sergi, el Fili, el pibe de la sonrisa amplia para todos, cumpliría 29 años”. Y agregó: “el facebook me recordó y me invitó a crear un evento el 10 de octubre. Por lo tanto, ya pedí a unos amigos la bandera que estos le hicieron en su memoria, y nos reuniremos al lado de su mural para recordarlo juntos, pondremos música como a él le gustaba.”
Luego de un respetuoso silencio tomó la palabra Silvia Rosito, mamá de Fernando Latorre. Sus palabras fueron pocas, pero demoledoras. Silvia, rompiendo en un llanto desgarrador, recordó que “en este mes se festeja el día de la madre”, y en ocasión de que Fer era su único hijo, nos compartió su inmenso dolor cuando nos dijo “el ya no me va a poder decir más ‘Feliz día ma, hermosa’”. El acto finalizó con sus palabras de agradecimiento hacia lxs acompañantes y diciendo que: “a veces nos sentimos tan solas que necesitamos nutrirnos con sus abrazos y su acompañamiento”.
Lo demás fueron abrazos apretados, lágrimas, palabras de aliento, y promesas de que los 7 pibes van a tener jus7icia.
¡Venceremos! Colectivo Justicia x los 7

Última modificación: 4 de octubre de 2018 a las 18:03