Agencia
Para La Libertad

Periodismo de Intervención social

LA CPM PRESENTÓ EL INFORME SOBRE LUGARES DE ENCIERRO Y POLÍTICAS DE SEGURIDAD Y NIÑEZ

Graves violaciones a los derechos humanos: las consecuencias de las políticas de mano dura

Récord de detenidos, sobrepoblación, torturas y muertes. La violencia del Estado como estrategia de control de los territorios y las poblaciones más pobres. Los datos cuantitativos y cualitativos presentados por la Comisión Provincial por la Memoria (CPM), en su labor de control y monitoreo de los lugares de encierro y políticas de seguridad y niñez, constatan una vez más las graves violaciones a los derechos humanos en la provincia de Buenos Aires y el fracaso de un punitivismo ineficaz para solucionar los problemas de seguridad. “Los pueblos no necesitan más represión, necesitan derechos para vivir con dignidad. La seguridad es educación, salud y trabajo”, señaló el presidente de la CPM, Adolfo Pérez Esquivel. Una multitud acompañó la presentación en el Anexo del Senado de Buenos Aires.

Más de 900 referentes de organizaciones sindicales, sociales y políticas, organismos de derechos humanos, funcionarios gubernamentales y judiciales, familiares víctimas de violencia institucional, miembros de mecanismos de prevención de la tortura de América Latina, docentes y público en general estuvieron en la presentación del Informe Anual 2018. El sistema de la crueldad XII. Entre ellos, estuvieron, el procurador general de la Provincia, Julio Conte Grand, representantes de la Auditoría de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad de Buenos Aires, Gustavo Palmieri y Francisco Mugnolo del Mecanismo nacional de prevención de la tortura y el juez Luis Arias.

Como sucede cada año, la presentación del informe de la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) es un acto político que revalida el compromiso institucional de denunciar las violaciones a los derechos humanos e interpelar a los poderes del Estado para la discusión de políticas públicas en materia de seguridad, niñez, salud mental y justicia que sean respetuosas de los derechos y garantías constitucionales.

El masivo y plural acompañamiento al acto, que se realizó en el Anexo del Senado de la provincia de Buenos Aires, es una expresión de que, a contra pelo de lo que se escuchan en los grandes medios, existen amplios sectores de la sociedad que reclaman otra forma de pensar los problemas sociales, que rechazan la mano dura como respuesta a los problemas de seguridad. Ese acompañamiento es también el reconocimiento al trabajo de la CPM como organismo de monitoreo y control de los lugares de encierro y políticas de seguridad; labor que realiza, desde hace 16 años, con total autonomía e independencia de los gobiernos provinciales.

“El informe de la Comisión es para que el gobierno provincial revierta esta política de crueldad y sufrimiento. Se vuelca cada vez más presupuesto a seguridad, relegando otras áreas; se llenan las calles, ahora con 12 mil nuevos policías, pero la militarización del territorio no es seguridad para nadie. Los pueblos no necesitan más represión, necesitando derechos para vivir dignamente”, expresó el presidente de la CPM, Adolfo Pérez Esquivel en la mesa de presentación. Junto a él, estuvieron por los miembros del organismo Susana Méndez, Víctor Mendibil, Roberto Cipriano García, el padre Pepe Di Paola, Ana Barletta, Dora Barrancos, Yamila Zavala Rodríguez, Ernesto Alonso, Víctor De Gennaro, Luis Lima y Carlos Sánchez Viamonte, y la directora general Sandra Raggio.

“Este informe es estremecedor y, excepto por las cifras, no escapa de lo que ocurre en Uruguay. Seguimos constatando que, entre la dictadura y los gobiernos democráticos, existen grandes continuidades en cuanto al trato que las instituciones del Estado propician a las personas privadas de libertad. Necesitamos mejorar las respuestas de las instituciones. El sistema de justicia necesita controlar el accionar del Estado, esa es su razón de ser”, señaló Mariana Mota, presidenta del Consejo del Instituto nacional de Derechos Humanos de Uruguay. Además estuvieron en la presentación y participan del encuentro latinoamericano referentes de mecanismos de prevención de la tortura de Brasil, Paraguay, Bolivia, Costa Rica y Argentina, e integrantes de mecanismos locales o provinciales de Salta, Chaco, Corrientes, Mendoza y Misiones.

La crueldad como un fin en sí mismo

“El manodurismo se instaló hace 20 años en la Provincia. Y ningún gobierno revirtió esa política de seguridad que no satisface ninguna demanda de la sociedad. Este informe, a su vez, está marcado por la masacre de Pergamino; recientemente se creó en la comisaría primera un sitio de memoria; había sido un centro clandestino de detención y, en democracia, se siguió torturando y matando. La creación del sitio es un acto de reparación para las víctimas y las madres de esos 7 jóvenes”, señaló la directora general de la CPM, Sandra Raggio. Antes de dar los datos de informe, la CPM recordó a Polo Schiffrin: “Él nos legó dos principios fundamentales: la necesidad de crear un mecanismo de monitoreo de los derechos humanos. Y hacer esto con total autonomía e independencia de los gobiernos de turno”.

A diciembre de 2017 había 43.094 personas detenidas en cárceles, alcaidías, comisarías y bajo arresto o prisión domiciliaria, que representa una tasa de encarcelamiento de 253 detenidos cada 100.000 habitantes. La tasa de detención en los últimos 10 años creció 78 puntos, 37 (casi la mitad) corresponden solamente al periodo 2016-2017. La situación se siguió agravando, a junio de 2018 el número de detenidos supera los 45 mil.

El sobreencarcelamiento dispara la sobrepoblación y el hacinamiento a niveles críticos: 38.320 personas detenidas que se alojaban en 20.071 plazas del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB). Esto representa también un récord histórico de sobrepoblación: 91%, 20 puntos más que en 2016. En las comisarías: 3.097 personas ocupaban 1.040 camastros, es decir, dos de cada tres personas duermen en el piso. Esto representa una sobrepoblación del 197%. El otro dato alarmante del sobreencarcelamiento es el uso de comisarías inhabilitadas para alojar personas. De las 279 comisarías inhabilitadas, 109 seguían siendo utilizadas para alojar detenidos: a diciembre de 2017, 1.269 personas se encontraban detenidas en espacios no habilitados para este fin.

“En estos lugares de encierro, vivir al límite del frío, el hambre y la muerte es el modo de sobrevida que naturalizan todos los poderes del Estado”, indicó el secretario de la CPM, Roberto Cipriano García. Estas graves condiciones de detención son la condición de posibilidad para la práctica de la tortura que se sigue ejerciendo de manera sistemática en todos los lugares de encierro: Durante el año 2017 la CPM registró 16.300 hechos de torturas o tratos y penas crueles, inhumanos y degradantes.

“La misma Constitución reconoce la integridad de las personas privadas de libertad, aunque se respete poco como se ve en este informe. Nosotros recorremos las unidades carcelarias siguiendo las reglas de Mandela. Ese protocolo es indispensable en toda inspección para no reproducir la mirada penitenciaria de estos lugares de encierro. Y es también un posicionamiento ético: creemos en la verdad que nos dicen las personas privadas de su libertad”, explicó Gustavo Hornos, juez federal de casación y presidente del sistema de coordinación y seguimiento de control judicial de las unidades carcelarias. Sistema que también integra la CPM.

Última modificación: 10 de agosto de 2018 a las 20:06