Agencia
Para La Libertad

Periodismo de Intervención social

PARAGUAY: ENTREVISTA CON ARÍSTIDES VERA –PRESO POLÍTICO EN TACUMBÚ

Nueve años con prisión preventiva

(APL) 3285 días después de que seis dirigentes campesinos y militantes políticos paraguayos fueran apresados en Buenos Aires, uno de ellos, Arístides Vera, responde a las preguntas de esta entrevista en la que repasa sus orígenes y los motivos de su permanencia en prisión. El 2 de mayo de 2006, “Los seis” fueron algunos de los imputados en la causa por el secuestro seguido de muerte de Cecilia Cubas, en el marco de la inquisitorial persecución contra el Partido Patria Libre. Ante la certeza de que la Justicia paraguaya no les brindaba ninguna garantía, acudieron a Argentina a solicitar refugio político. El gobierno argentino les negó la petición y la Justicia argentina concedió su extradición.

“Para ellos se trata de una causa política, por lo tanto se condena políticamente, se decide políticamente, entonces nos consideramos presos políticos. Por eso hoy día tenemos una moral firme, una decisión firme de seguir siempre en la lucha…”, expresó Arístides.

¿Quiénes son los seis?
Bueno, los seis somos dirigentes campesinos, de base, que en su momento hemos abrazado la formación ideológica y política, cristiana hacia nuestros miembros sociales que son los jóvenes y adultos. En nuestra condición de labriegos campesinos que labramos la tierra en general carecemos de conocimientos y a eso nos avocamos, a formar primeramente en su derecho al campesino, en el sentido de cómo debe trabajar, en cómo debe conversar, a quién debe pedir, a quién debe exigir, en este caso al Estado. Y en lo político, lógicamente que no solamente en la calle ni en la ruta ni en manifestaciones se puede solucionar, siendo que los problemas de la sociedad siempre fueron y serán como nosotros entendemos que son cuestiones políticas y se deben solucionar planteando lo político, por un lado.
Y los seis somos de esa raíz que hemos provenido del campo, desde la chacra, de diferentes lugares, de los asentamientos, algunos poseen alguna parcela de tierra que no sobrepasa las diez hectáreas, otros ni siquiera un pedazo que ya a esta altura hemos perdido todo, porque ya hemos vendido hasta los enseres domésticos que hemos tenido. Y los seis somos: el compañero Roque Rodríguez, fue en su momento dirigente gremial del Movimiento Agrario y Popular, que era pujante en su momento y que dicho sea de paso, desde este flagelo que tuvimos prácticamente fue desarreglado, totalmente liquidada esta organización.

Luego el compañero Agustín Acosta, que también en su momento ejerció desde el Movimiento Juvenil Cristiano, en las tareas radiales. El pertenece más al campo de lo urbano y desde ahí él ha abrazado de lleno formar educativamente, políticamente, social y cristianamente a los compañeros, adultos y jóvenes en su mayoría.
El compañero Gustavo Lezcano, oriundo del departamento de San Pedro, el eterno “conflictivo” para los del sistema. También fue dirigente campesino, dirigente gremial y dirigente eclesial de base que ha luchado años en formar en su derecho de posesión, como la misma constitución ampara al labriego de tener un pedazo de tierra, un techo propio. Y bueno, él ha sido siempre dirigente en ese campo.
También el compañero Simeón Bordón Salinas, que es del mismo departamento. Es dirigente campesino. En otro tiempo fue de la Liga del Jejui, en donde también tiene una historia larguísima, donde las Ligas Agrarias Cristianas fueron mayoritariamente masacradas, (sus miembros) baleados, matados, perseguidos, exiliados. Hijo de un campesino miembro de las Ligas Agrarias Cristianas el compañero Simeón Bordón Salinas, del departamento de San Pedro.

Así también el compañero Basiliano Cardozo Giménez, que es oriundo de Caaguazú, de la colonia de Sidepar. Muy entre comillas para el sistema también una, para ellos donde se siembra la zozobra, y como se dice que son movimientos subversivos, que nosotros conocemos de raíz y profundamente que no es así. Al contrario, es un en lugar muy olvidado, más de 200 km de la zona urbana de Caaguazú, que después de casi 30 o 40 años de no se sabe cuántas veces se ha planificado, se ha licitado se ha, incluso por parte del estado, constado en actas que tuvo una ruta enripiada y pavimentada que siempre ha sido una mentira, y que hoy ya más o menos después de 30 años se está haciendo.

Y bueno el compañero Basiliano Cardozo Giménez es de ese lugar. Un lugar muy olvidado, muy marginado, y últimamente el más atrozmente perseguido por el sistema (…)
Finalmente, yo, Arístides Vera, soy oriundo del departamento de la Cordillera. En otros tiempos también, en tiempos de la Liga Agraria Cristiana fue perseguido atrozmente mi abuelo, fue combatiente de la Guerra del Chaco, presidente de la Unión del Chaco, que murió a los 60 años sin percibir su sueldo. Aprendí las primeras persecuciones y olvidos viendo a mi abuelo que tanto luchó morir en el lecho de dolor sin que nadie siquiera, ni por parte del estado ni por parte de los políticos vinieran a ofrecerle siquiera un analgésico.

¿Comenzó a militar desde muy joven?
-Sí,desde los 12 años empecé a abrazar de lleno la tarea cristiana, cívica y política; pertenecí y pertenezco creo que todavía, al movimiento del partido Patria Libre del cual fui cofundador en el año 2002. Perseguido también atrozmente como mis compañeros. Actualmente tengo 52 años, tengo seis hijos. Sufriente también por las persecuciones, por el abandono y por el encarcelamiento lógicamente que estamos pasando. Y bueno, así a grandes rasgos somos dirigentes de base, dirigentes campesinos, dirigentes cristianos, dirigentes juveniles en su momento, que hoy día estamos sufriendo ya 9 años, de prisión. Prisión preventiva, eso es algo para marcar y remarcar. Estamos con prisión preventiva. Creemos que somos el único país que puede violar tan flagrantemente así la Constitución, los pactos internacionales de los que es firmante el Paraguay, las mismas cláusulas del Mercosur que ningún ciudadano puede sobrepasar más de cuatro años de prisión preventiva, sin embargo nosotros estamos ya casi nueve años con prisión preventiva.

-¿Cómo es posible que a nueve años de prisión no exista condena firme en el caso?
Para nosotros no existe condena firme y ejecutoriada por parte de los miembros de la Corte puesto que mayoritariamente la Corte paraguaya está compuesta del partido en función de gobierno que es el Partido Colorado. Por lo tanto, la causa fue política, la decisión fue política por parte de los miembros del sistema que en su mayoría son del Partido Colorado y los partidos de derecha en función de gobierno y los que no lo están acompañan también esta decisión. Nosotros entendemos y creemos que responde a esa decisión, que si o si de cualquier manera los miembros, en este caso de este caso de esta causa que ellos consideran subversivos o peligrosos, deben si o si de cualquier manera ser condenados. Y en el caso nuestro no pueden resolver porque existe flagrancia, existen violaciones a diestra y siniestra, y no puede resolver más que dejar, no resolver y en caso de que sea resuelto, lógicamente, será en contra nuestro. Entonces nosotros entendemos que responde a una decisión política unánime por parte de las oligarquías, la narcoligarquía que ha dominado en este país siempre y que domina en este momento. Repito, el Partido Colorado en función de gobierno y sus acompañantes partidos de derecha. Los miembros de la Corte le responden y son hechos a copia y a medida de los partidos de gobierno y entonces lógicamente ellos deben responder al pedido del sistema. No importa cómo, violando o no el derecho nuestro, nosotros debemos estar en cárceles. Así que nosotros entendemos por eso que es una decisión política, ya sea por parte de la fiscalía, por el tribunal o por los miembros de la Corte, de arriba hasta el último que responde a este sistema está de acuerdo y está recibiendo órdenes permanentemente acerca de que nosotros debemos si o si de cualquier manera estar presos y condenados con una condena ejemplificadora, por sobre todo porque se trata de un delito de clase, para ellos se trata de una causa política, por lo tanto se condena políticamente, se decide políticamente, entonces nos consideramos presos políticos. Por eso hoy día tenemos una moral firme, una decisión firme de seguir siempre en la lucha y que en algún momento el pueblo nos deba absolver y la historia fundamentalmente, porque somos presos políticos, inocentes de los hechos de los que nos acusan.

-¿Cómo evalúa la dinámica de la lucha de clases en el Paraguay hoy?

-Actualmente la lucha de clases en el Paraguay pienso que es mucho más aguda, se ha agudizado bastante en los últimos tiempos. Teniendo en cuenta desde hace 20 años atrás es mucho más fuerte y mucho más pesada, teniendo en cuenta el modo de producción concentrado y últimamente centrado en unos pocos hace que el campesino cada día más se vea desposeído, cada día más se vea en un entorno casi sin salida, y eso hace también que se abra otro abanico de posibilidades, que no tenga otra posibilidad el campesino que no sea que se organice, que vea realmente que el enemigo y verdadero problema acuciante del pueblo pobre y empobrecido, que vea que si existe un empobrecido es porque existe un enriquecido, y si existe un enriquecido existe un empobrecedor. Como campesinos que somos nuestras tierras, nuestras parcelas han sido convertidas en grandes sojales. Eso hace que el pueblo tenga en cuenta y vea la realidad y las consecuencias que está pagando, hace que sea cada día mucho más acuciante la lucha y la tarea de clase. Es por eso que está en manos de los dirigentes de las organizaciones de izquierda – ojalá que sea revolucionaria-, que tome conciencia y realmente busque la manera de encaminar y ser verdaderamente, llevar a cabo la tarea de dirigente: dirigir gente con conciencia y con conciencia de clase.

-¿Cuál es la herramienta política necesaria para cambiar la realidad paraguaya a favor del pueblo?

-La herramienta política necesaria es a mí parecer un partido político de izquierda, con cuadros políticos, cuadros calificados, que tome la tarea real de ejercer en una sociedad como la nuestra, la de Paraguay. Teniendo en cuenta las realidades no hay otra que enfrentar con herramientas políticas fuertes, definidas, contundentes, que no es otra cosa que un partido político de izquierda. No un mero dirigente o una organización de gremios reivindicativos que al fin y al cabo tienden muy pronto a ser debilitados y de vuelta (vienen) los partidos políticos tradicionales, los eternos enemigos del pueblo que son los partidos de derecha. Como ha ocurrido últimamente con el partido de gobierno, actualmente el Partido Colorado que después de 60 años que había perdido su status, en menos de cuatro años volvió al poder de lo más campante. Después de eso que se necesita conciencia, y a partir de ahí, decisión. Con conciencia de clase definida y la bandera debe ser mirando siempre de frente hacia un pueblo organizado y movilizado constante y permanentemente. Es por eso que la necesidad es una organización política de cuadros calificados.

Última modificación: 3 de mayo de 2015 a las 18:53