Agencia
Para La Libertad

Periodismo de Intervención social

CORRIENTES:

Otro intento de suicidio en la cárcel para mujeres "Instituto Pelletier -Hermanas del Buen Pastor"

(Por Hilda Presman / Red Derechos Humanos) Lo repetimos una vez más, la cárcel, mata! Ahora se trata de Paola Andrea Ferreyra, 22 años, paraguaya, a disposición de la justicia federal… Nuevamente, angustia, desesperación, desarraigo, y como única salida, la autolesión, para llamar la atención, o para lograr escapar del encierro, aun a riesgo de su vida… que poco vale en esos lugares. Esta vez con celeridad el Hospital Llano intervino quirúrgicamente, de urgencia… Pero de nuevo, fallan todos los mecanismos de alerta temprana. En estos dos casos, gravísimos en el lapso de un mes, queda demostrado que la contención psicológica en el penal está ausente o es insuficiente/inapropiada o indebida. El encierro mata, y la militarización de las area de sanidad y asistencia social de los penales, también! A la vista queda que no se puede ser penitenciario y psicólogo a la vez, con rango, jerarquía y dependencia funcional de la fuerza. Aquí como referencia, las Reglas de Bangkok, que brillan por su ausencia.

Reglas de Bangkok- Reglas de las Naciones Unidas para el tratamiento de las reclusas y medidas no privativas de la libertad para las mujeres delincuentes.

f) Prevención del suicidio y las lesiones autoinfligidas
Regla 16
La elaboración y aplicación de estrategias, en consulta con los servicios de atención de salud mental y de asistencia social, para prevenir el suicidio y las lesiones autoinfligidas entre las reclusas y la prestación de apoyo
adecuado, especializado y centrado en sus necesidades a las mujeres en situación de riesgo deberán formar parte de una política amplia de atención de salud mental en los centros de reclusión para mujeres.

Las investigaciones en algunos países indican que las mujeres pueden estar en mayor riesgo de daño a sí mismas o de intentos de suicidio en comparación con los hombres encarcelados, debido a los niveles más altos de enfermedades mentales y adicciones a las drogas entre las mujeres encarceladas y, también, a los efectos perjudiciales del aislamiento de la comunidad sobre el bienestar mental de ellas. Estas normas, por lo tanto, prevén las medidas adecuadas para salvaguardarlas contra tales actos.

Cabe destacar que un elemento fundamental de las estrategias para reducir los incidentes los suicidios consisten solo de soluciones técnicas, como remover los artículos que pueden ser utilizados para el suicidio, la implementación de restricciones adicionales para reducir las posibilidades de suicidio, que no hacen énfasis en la causa de angustia mental, que resultan en actos de suicidio o autolesiones. Esas precauciones pueden en muchos casos empeorar la situación.
Debe hacerse un énfasis en que el elemento fundamental de las estrategias para reducir los incidentes de autolesiones y suicidios en las prisiones, es crear un ambiente que no sea perjudicial para el bienestar mental de los internos. Paralelamente a la identificación y a la supervisión de los presos “en riesgo” y al trato individual que se les provee, es necesario que los directores y el personal penitenciario adopten una actitud positiva y proactiva para elevar la moral en la cárcel, con el fin de reducir los incidentes de autolesiones y suicidio

ES ORIUNDA DE PARAGUAY
Otra interna del Pelletier se tragó una bombilla y debió ser operada de urgencia
Se trata de una joven de 22 años que permanecía alojada en la Unidad Penal N° 3 a disposición de la Justicia Federal. Es el segundo caso en menos de 30 días con el agravante de que la anterior mujer murió tras complicaciones en su salud.

https://www.ellitoral.com.ar/corrientes/2018-11-6-4-0-0-otra-interna-del-pelletier-se-trago-una-bombilla-y-debio-ser-operada-de-urgencia

Otra joven mujer alojada en la Unidad Penal Nº 3 “Instituto Pelletier” ubicado por Pellegrini casi San Luis tomó en las últimas horas la drástica decisión de tragarse una bombilla. Por el hecho debió ser intervenida quirúrgicamente y ahora se halla en observación, confirmaron fuentes oficiales.

El caso toma resonancia teniendo en cuenta que hace menos de un mes murió otra interna que permanecía alojada en la misma unidad penal, como consecuencia de las mismas circunstancias.
En esta oportunidad, se trata una mujer de 22 años, identificada como Andrea Ferreyra López de nacionalidad paraguaya que estaba a disposición de la Justicia Federal.

Por causas que aún se desconocen el pasado jueves 1 de octubre habría tomado la decisión de ingerir una bombilla, mientras se hallaba en su celda donde compartía espacio con otras dos internas que fueron quienes alertaron a las autoridades sobre lo que había ocurrido.

Frente al hecho, el personal del Servicio Penitenciario actuó con celeridad y activó los mecanismos para llevar a la joven con carácter de urgente hacia el Hospital Llano, donde fue intervenida quirúrgicamente.
Los médicos que la operaron, habrían extraído el elemento extraño del organismo, tras lo cual la mujer quedó alojada en uno de los box del centro de salud en observación profesional y bajo estricta custodia policial.
Si bien sucedió la semana pasada, recién trascendió en la jornada de ayer.

Antecedente
El hecho encendió una luz de alarma entre las autoridades de dicho instituto y de la Justicia, teniendo en cuenta que el pasado 8 de octubre murió una mujer a causa de las complicaciones que le causaron haber ingerido también una bombilla.
Se trataba de María Emilia Frette de 30 años quien había tragado el elemento metálico el pasado 19 de septiembre. El propio director del Hospital Vidal, Horacio Sotelo, había explicado que “la paciente, de apellido Frette de 30 años, ingresó el miércoles luego de haberse tragado una bombilla y se le realizó un tratamiento para que siga circulando”.

En cuanto a la causal del deceso relató que “la interna sufrió una perforación que causó una peritonitis masiva. Se realizaron maniobras, pero finalmente falleció como consecuencia de la sepsis”. Por ora parte había admitido que “Frette era una paciente consuetudinaria. Ingresó varias veces, una vez con politraumatismos, otra por intoxicación”.

El dato

El pasado 8 de octubre murió en el Hospital Vidal una mujer de 30 años a causa de las complicaciones que sufrió por haber ingerido

Última modificación: 6 de noviembre de 2018 a las 12:59