Agencia
Para La Libertad

Periodismo de Intervención social

¡PRESENTE!

Cristina in memoriam

(APL) “El domingo 23 de octubre de 1977 mi madre y su compañero ambos militantes del Ejército Revolucionario del Pueblo debían cumplir una tarea asignada por el partido. Una cita al mediodía en parque Savedra, asistiría una pareja y sus dos hijos pequeños, era costumbre de mi Mamá llevarme a los encuentros con los compañeros, ese día preparo comida para almorzar en la plaza, los esperamos varias horas, ellos nunca llegaron, nosotros habíamos estado anteriormente es su casa, esa tarde podía percibir en José Luis y en mi Madre cierta preocupación, guardamos todo y luego nos fuimos, volvimos a la casa de Chacarita. Esa noche mi madre después de cenar me acompaño a mi cuarto, como era su costumbre me leyó un libro y se despidió de mí con un beso, la vi cerrar la puerta, nos miramos, esa sería la última vez que vería a Cristina. Mi Mamá”. Fragmento del texto de ETS en recuerdo de su madre revolucionaria que se enfrentó al Ejército y luego recibir dos tiros, fue rematada en el vilmente en el piso.

Cristina

En la madrugada del 24 de octubre de 1977 un grupo de tareas de Campo de mayo derribaría nuestra puerta, para intentar llevarse a José Luis y Cristina.
Esa noche los dos decidieron enfrentar a la dictadura Militar.
Subieron a las terrazas y ganaron los techos, lejos de nuestra casa, hicieron usos de sus armas contra los milicos, estos les gritaban que se rindieran, pero nadie se rindió.
Se defendieron. Cristina recibió dos tiros uno en su cadera y luego estando detenida en el piso y herida, fue rematada de un tiro en la nuca.
José Luis fue detenido y continúa desaparecido.

El acta de defunción que nos dio el ejército, cuando nos entregaron el cuerpo, dice claramente : “NN o Cristina Catalina Galzerano”.
“Encontrada al costado de la ruta 8 lindero al cuartel de campo de Mayo…Presenta destrucción de masa encefálica”....
”domicilio desconocido”...

Mi madre sigue presente, hay momentos que la sueño despierto, cierro los ojos, para volver a verla y encontrarla siempre joven, siempre con apenas treinta y un años…
La encuentro en las plazas, en las calles, sigue siempre en mi corazón.
Jamás la voy a olvidar….

A la memoria de mi madre, a la de sus compañeros y a los que lucharon por la revolución y contra la dictadura militar.

No Olvidamos, No Perdonamos…