Agencia
Para La Libertad

Periodismo de Intervención social

HASTA LA VICTORIA SIEMPRE, QUERIDO COMANDANTE

Fidel

(APL) Una extensión de dolor inconmensurable taladra el corazón de lxs revolucionarios del mundo. Partió el mejor de todos. El más grande estadista del siglo XX, que enfrentó al imperio cada segundo sin resuello. El que desde una isla pobre elevó las cifras de salud y educación para su pueblo por encima de los países ricos y opresores. El alquimista que convertía los reveses en victorias. El Quijote de los imposibles. El hacedor del Che. El que hizo posible, en Cuba, que cada pibe pueda alimentarse cuando en la Argentina hay chicos que no toman leche a pesar de sus millones de vacas que pastan en pampas ajenas. Nos perfora el dolor, es cierto, pero no nos derrumba porque su ejemplo es indestructible. Lo acusaban de exportar la Revolución. Y es cierto. Porque ejemplos tan valiosos se hacen carne en otras carnes sin pagar derechos de aduanas. Aquí compartimos “Fidel”, del volumen “Gotán” (1962) de nuestro poeta Juan Gelman.

Fidel

Dirán exactamente de fidel
gran conductor el que incendió la historia etcétera
pero el pueblo lo llama el caballo y es cierto
fidel montó sobre fidel un día
se lanzó de cabeza contra el dolor contra la muerte
pero más todavía contra el polvo del alma

la Historia parlará de sus hechos gloriosos
prefiero recordarlo en el rincón del día
en que miró su tierra y dijo soy la tierra
en que miró su pueblo y dijo soy el pueblo
y abolió sus dolores sus sombras sus olvidos
y solo contra el mundo levantó en una estaca
su propio corazón el único que tuvo
lo desplegó en el aire como una gran bandera
como un fuego encendido contra la noche oscura
como un golpe de amor en la cara del miedo
como un hombre que entra temblando en el amor
alzó su corazón lo agitaba en el aire
lo daba de comer de beber de encender
fidel es un país

yo lo vi con oleajes de rostros en su rostro
la Historia arreglará sus cuentas allá ella
pero lo vi cuando subía gente por sus hubiéramos
buenas noches Historia agranda tus portones
entramos con fidel con el caballo

Fuente:
Gelman, Juan (2003). Pesar todo (Antología). La Habana: Fondo Editorial de Casa de las Américas. Pág.51