Agencia
Para La Libertad

Periodismo de Intervención social

CORRIENTES: GRUPO DE RÁPIDA INTERVENCIÓN MOTORIZADA

Grave denuncia de abuso a dos chicas de 15 y 16 años por policías del Grim

(APL) Grupo de Rápida Intervención Motorizada (GRIM) Esto pide la “gente” cuando se asusta de la “inseguridad” y pide más policía en la calle, mas seguridad, mas vigilancia. No seamos ilusos, no es uno solo, es toda la institución, que tiene licencia para matar, robar, violar, traficar, a cambio de custodiar los intereses de los poderosos, del poder de turno, del sistema. Primero fue Josele, nadie le creyó porque era negrito, pobre, mallonero y con antecedentes. Después, fue el chico en el boliche de la calle Uruguay, ahí, más o menos le creimos porque era un chico “de buena familia” , pero el boliche era de “moralidad dudosa” así que quien sabe. y ahora son dos jovencitas en situación de vulnerabilidad, seguro que querían embarazarse para cobrar algún plan. Siempre la misma respuesta de la fuerza, hermetismo, espiritu de cuerpo, protección, sumarios administrativos, traslados burocráticos, y nada más. Ni el Jefe de Policía, ni el Ministro de Seguridad ni el Gobernador, dan respuestas, y en las calles, las patrullas están habilitadas para continuar delinquiendo.

GRim

Policías involucrados en presunta “fiesta sexual” con dos menores

http://diarioepoca.com/658267/policias-involucrados-en-presunta-fiesta-sexual-con-dos-menores/

La Justicia ordenó profunda investigación. Efectivos del Grupo de Respuesta Inmediata Motorizada 4 están sospechados de mantener relaciones íntimas en la dependencia policial con chicas de 15 y 16 años que estaban “desaparecidas” y en “situación de riesgo”.
Al menos cinco efectivos de la Policía de Corrientes están involucrados en una presunta “fiesta sexual” con jovencitas menores de edad en condiciones de riesgo.
LOS ENCUENTROS SEXUALES HABRÍAN SUCEDIDO EN LA BASE DEL GRIM 4 UBICADA SOBRE CALLE LAS MARGARITAS.
Por el caso, la Justicia ordenó una investigación y como paso preliminar inició una causa en la que ya se produjeron los primeros procedimientos, entre ellos un allanamiento en la dependencia oficial donde habría sucedido el encuentro.
El escándalo salpica a integrantes del Grupo de Rápida Intervención Motorizada 4 (GRIM 4), cuya base de operaciones funciona en el barrio Molina Punta. Allí, de acuerdo a datos preliminares, dos adolescentes “en situación de vulnerabilidad” mantuvieron encuentros íntimos con “una guardia completa”, la cual estaba en pleno horario de trabajo y cuando en la ciudad había diversos hechos delictivos a solucionar.
Información conocida por época indica que las jovencitas habrían mantenido relaciones sexuales a lo largo de algunas horas y con cada uno de los cinco policías, sobre quienes la Justicia posó la lupa dada la gravedad del caso.
Las menores, de 15 y 16 años, supuestamente fueron “levantadas” de la vía pública en la zona noreste de la ciudad y llevadas en horas de la noche a la pequeña repartición, en el denominado centro comercial del Molina Punta, a escasos metros del Centro de Atención Primaria de la Salud número 10.
Si bien los hechos al parecer ocurrieron hace un par de meses todo salió a la luz hace unos pocos días, cuando las menores fueron indagadas en el marco de un proceso anterior que se tramitaba ante la Justicia de Menores.
Ambas estaban en calidad de “desaparecidas” y existía un firme pedido de localización al momento de producirse la presunta “fiesta sexual”.
Desde la institución de seguridad eligieron el camino del hermetismo. Aparte de firmes directivas de no divulgar los hechos hubo inicio de sumarios administrativos y hasta cambio del jefe de esa unidad como disposiciones meramente burocráticas.
“Resulta ser que la Justicia había emitido pedidos de localización de esas dos menores y quienes tenían el deber de encontrarlas, preservarlas y restituirlas a sus respectivos domicilios aparentemente se aprovecharon de ellas”, manifestó una fuente cercana a la causa. La semana pasada las autoridades del poder judicial encargadas de investigar el caso ordenaron diversos procedimientos.
Inspecciones en el escenario del suceso, toma de declaraciones y hasta el secuestro preventivo del libro de guardia del GRIM 4 para saber de los movimientos de los policías sospechosos e identificarlos con nombre y apellido.
Antecedente: supuesto abuso a detenido
En el mes de agosto cinco policías de Grupo de Respuesta Inmediata Motorizada 3 (GRIM 3) resultaron detenidos en la capital correntina acusados del presunto abuso sexual en perjuicio de un joven al que habían demorado a la salida de un local bailable del barrio Aldana. En la actualidad los sospechosos permanecen imputados y bajo régimen de prisión preventiva dispuesta por la Justicia.

“Están acusados falsamente de un hecho que jamás ocurrió. Pedimos Justicia y libertad para ellos”, dijeron sus familiares. Sin embargo, declaraciones, exámenes médicos y otras pruebas reunidas en la etapa de instrucción llevaron a las autoridades a elaborar la causa de abuso funcional grave. “La Fiscalía de Instrucción 6 quiere resaltar que contó con la absoluta colaboración de la Policía de la provincia en todas las tareas realizadas hasta el momento tendientes al esclarecimiento del hecho, como también en la inmediata detención de las personas sospechadas de participar del mismo. Del mismo modo, es clave para la identificación y preservación de las pruebas colectadas el trabajo de los peritos de la Unidad Fiscal de Investigación Estratégica y la Unidad de Decisiones Tempranas (UFIE-UDT). Vale mencionar que otras diligencias se siguen practicando para la rápida elucidación del hecho”, indicó la Justicia en aquella ocasión mediante un comunicado de prensa. El delito habría ocurrido el domingo 7 de agosto pero recién el 12 de ese mes lo denunció el joven quien dijo haber sido violado en la repartición del GRIM 3, lindante a la comisaría Cuarta.