Agencia
Para La Libertad

Periodismo de Intervención social

TOC 1 DE QUILMES ORDENÓ

Reina en Libertad

(Prensa CPM)El TOC 1 de Quilmes ordenó hoy la libertad de Reina Maraz Bejarano: mujer boliviana, quechua parlante, enjuiciada por la muerte de su marido y condenada a reclusión perpetua en 2014. El tribunal decidió otorgarle el beneficio de la excarcelación mientras espera la decisión de la sala VI del Tribunal de Casación Penal, ante la cual el defensor oficial ha pedido un cambio de carátula que podría modificar la situación de Reina y dejarla efectivamente en libertad. La CPM celebra la libertad de Reina y espera que Casación se expida con celeridad.

Reina

Reina es de nacionalidad boliviana, quechua-parlante y pasó más de un año encerrada sin comprender cabalmente el proceso penal por el cual estaba detenida. En el año 2012, en una de las inspecciones que la CPM realiza regularmente en los lugares de encierro, Reina fue entrevistada y a partir de ese momento, el organismo comenzó a intervenir en el caso.

Fue un camino largo que, entre otras cuestiones, logró que la Suprema Corte le asigne una intérprete de lenguas originarias para que ella pudiera comunicarse con mayor fluidez y comprender con claridad el proceso judicial al que debía someterse.

A su vez, la CPM realizó una veeduría del proceso judicial, el registro audiovisual de todo el juicio y se promovió el caso y la voz de Reina para que sea escuchada, garantizando la mayor amplitud probatoria que permitiera impartir justicia.

En 2014 Reina fue sentenciada a cadena perpetua por el Tribunal Oral Nro.1 de Quilmes, que la encontró culpable del asesinato de su marido Límber Santos, ocurrido en noviembre de 2010. Durante las audiencias judiciales en 2014 estuvieron presentes el presidente de la CPM, Adolfo Pérez Esquivel, el en ese momento vicepresidente, Aldo Etchegoyen (hoy fallecido) y representantes de la embajada boliviana y otras organizaciones que desarrollan su trabajo en el campo de los derechos de migrantes y pueblos originarios y de género, que han acompañado el trabajo realizado por la CPM desde los inicios.

Para la CPM el caso Reina Maraz ha visibilizado la situación de extrema vulnerabilidad en tanto víctima de las múltiples violencias que promueve y sostiene el sistema judicial. Reina es mujer, pobre, migrante, indígena, y víctima de situaciones de violencia género, algo que la justicia en primera instancia no quiso ver ni oir. Si lo hubiera hecho Reina no habría padecido todos los sufrimientos de los que fue víctima durante estos seis años.

Desde la CPM celebramos su libertad esperando que pronto Casación se expida en un sentido favorable para que puedan comenzar a repararse los daños producidos por una condena injusta, arbitraria y discriminadora del mismo tribunal que hoy la libera.

OTRA NAVIDAD SIN ELLXS…

Documento conjunto de Familiares de Víctimas de Impunidad

(APL) “Apertura de todos los archivos de la dictadura militar; NO a las leyes que nos reprimen cuando nos expresamos; O a la pena de muerte; NO a las modificaciones de la Ley de Ejecución Penal 24660 propuesta por el oficialismo (“Ley Sepultura para los privados de libertad); Aparición con vida de las víctimas de redes de trata; Por la imprescriptibilidad de los delitos cometidos por funcionarios públicos. Que ser funcionario no signifique un pasaporte hacia la impunidad”. Estos puntos concretos son los que reclaman los Familiares de Víctimas de Impunidad. A la vez que afirman: “En otra Navidad sin ellxs, queremos honrar a nuestros seres queridos luchando unidxs en las calles. Para no olvidarlos no hace falta nada, sólo soñar lo que ustedes soñaban. NO OLVIDAMOS, NO PERDONAMOS, NO NOS RECONCILIAMOS”. Más abajo, el documento completo de -Memoria y Justicia por Nuestros Pibes (Cromañón); Que No Se Repita (Cromañón); Madres Victimas de Trata; Mirta Baravalle (Madres de Plaza de Mayo – Línea Fundadora); Asociación Martín Castellucci; Vanina Kosteki (hna. de Maxi Kosteki); Alberto Santillán (papá de Darío Santillán); -Angélica Urquiza (mamá de Kiki Lezcano); SOS Niños en Riesgo y Padres de Kheyvis – Raúl Buganem y familia.

Navidad sin ellos

Decimos quienes convocamos a esta actividad (realizada ayer en Plaza de Mayo) que es a la vez abrazo fraterno en la lucha, y denuncia indignada contra el poder. Somos sobrevivientes, familiares y amigxs de víctimas de tragedias evitables, que en nuestra diversidad creamos lazos solidarios.

Decimos colectivamente que en nuestro país, ante las diferentes violencias a las que el Estado nos somete, únicamente la movilización y denuncia permanente, logra avances –nunca totalmente reparatorios- , tanto en el plano jurídico, como en el legislativo y político. Nuestra experiencia nos ha demostrado que cotidianamente, en lugar de retraernos en nuestro dolor, hemos necesitado convertirlo en lucha y transitar un largo camino por memoria, verdad y justicia.

Decimos colectivamente que “justicia” no es solamente una resolución jurídica. Justicia sería que cada hecho que atenta contra el buen vivir, no vuelva a producirse. Justicia es cortar el círculo de impunidad. JUSTICIA ES QUE NO SE REPITA

Decimos colectivamente que en nuestro país, hay líneas de continuidad entre la impunidad de ayer, (que nos dejó nuestros 30 000 desaparecidos, Juicios fragmentados sin terminar de resolver, archivos de la dictadura sin abrir, cerca de 400 niños apropiados aún sin restitución de identidad), y las diversas impunidades que en gobiernos constitucionales han provocado masacres como las de las jornadas del 19 y 20 de diciembre de 2001, la de Puente Pueyrredón contra jóvenes luchadores sociales, la desaparición de Julio López y un listado innumerable de hechos que tienden a perpetuar un estado social de injusticia.
Decimos colectivamente que las luchas históricas de organizaciones de derechos humanos nos han marcado un camino que tenemos que retomar creativamente: un Nunca Más activo, la toma de las calles, la convicción de que LA UNICA LUCHA QUE SE PIERDE ES LA QUE SE ABANDONA.

Decimos colectivamente que las múltiples violencias que nos afectan, como familiares y amigos cercanos, son también un ataque a todo el pueblo argentino porque crean una situación de impunidad y violencia directa o latente: CADA CRIMEN SOCIAL NOS PASA A TODXS. No se trata de hechos fortuitos, aislados o accidentales como el gobierno de turno y los medios que le son funcionales intentan hacernos creer.

Decimos colectivamente que EL ESTADO ES RESPONSABLE de tanto dolor, muerte y desaparición. A las muertes físicas evitables de niñxs, jóvenes y adultxs se suman las desapariciones en democracia y las situaciones de trata y abuso que representan una herida que no cesa.

La responsabilidad del Estado se expresa tanto x acción directa (criminalización de la protesta y la pobreza, violencia institucional-policial; gatillo fácil, causas armadas, corrupción, amparo a los poderosos), como por abandono (negligencia, desprotección a las víctimas, encubrimiento, omisión de deberes, falta de seguridad laboral y vial, entre otros).

La Impunidad de cualquier tipo presupone una matriz autoritaria que se impone sobre los derechos ciudadanos y es especialmente dirigida contra los más pobres. En su gran mayoría, son los sectores más vulnerables quienes pueblan, en condiciones de hacinamiento, las cárceles argentinas. Lxs genocidxs, lxs apropiadorxs, lxs funcionarixs corruptxs, lxs femicidas, cuando logramos su condena, ocupan celdas VIP y acceden a beneficios que les son vedados a lxs miles de jóvenes cuyos derechos se vulneran cotidianamente en las celdas. Los problemas sociales no se resuelven con mano dura sino con participación popular en el diseño y control de políticas públicas que aseguren trabajo, vivienda, educación, salud para todxs.
Por todos estos motivos, rescatamos la necesidad de nuestra unidad en la lucha contra las impunidades de ayer y de hoy

Apertura de todos los archivos de la dictadura militar;
NO a las leyes que nos reprimen cuando nos expresamos;
NO a la pena de muerte;
NO a las modificaciones de la Ley de Ejecución Penal 24660 propuesta por el oficialismo;
Aparición con vida de las víctimas de redes de trata
Por la imprescriptibilidad de los delitos cometidos por funcionarios públicos.
Que ser funcionario no signifique un pasaporte hacia la impunidad
En otra Navidad sin ellxs, queremos honrar a nuestros seres queridos luchando unidxs en las calles. Para no olvidarlos no hace falta nada, sólo soñar lo que ustedes soñaban. NO OLVIDAMOS, NO PERDONAMOS, NO NOS RECONCILIAMOS

DOCUMENTO CONJUNTO FAMILIARES DE VICTIMAS DE IMPUNIDAD