Agencia
Para La Libertad

Periodismo de Intervención social

EL TECHO PROPIO ES UN DERECHO

Ático un Compromiso con la Comunidad y una alternativa solidaria en la atención de la Salud Mental

(APL) La siguiente nota sobre la necesidad de Una Casa para Ático, entre otros temas, fue escrita por la licenciada Lelia Sarmiento quien hoy cumpliría un nuevo año de vida. Lelia, quien fue titular del Consejo de Administración de Ático, es recordada con amor y admiración por quienes la conocieron, por su calidez humana, sus aportes intelectuales y su visión de futuro, entre otros valores que la constituían. Por caso, Alfredo Grande,actual presidente, escribió sobre ella, en setiembre de 2015, cuando nos dejara tempranamente: “Lelia Sarmiento era el vínculo con la cooperación, la educación, los dispositivos autogestionarios, el psicoanálisis implicado. Los tres eran “vínculos de vínculos”. ¿Eran? ¿Fueron? Palabras que congelan el alma, que perforan los corazones que aún palpitan”. Hoy, en un nuevo aniversario de su nacimiento, vale homenajearla e insistir en la campaña por el techo propio que se merecen los compañerxs de la Cooperativa de Trabajo en Salud Mental. Más abajo, el texto de Lelia, donde señala las “fortalezas” de la entidad y también su gran debilidad: La falta de techo propio que limita las tareas solidarias e impide el desarrollo de las potencialidades latentes.

Arriba: Lelia/Abajo Izquierda, ella conversando con Gabriela Gamboa/ Derecha: Con Susana Gerszenzon y Alfredo Grande

ATICO es un centro de Salud Mental, organizado como Cooperativa de Trabajo. Brinda asistencia ambulatoria a todos los grupos etarios y goza de reconocido prestigio en el ámbito cooperativo y profesional.

Nació el 1° de mayo de l986. El acto fundacional estuvo a cargo de 15 profesionales de la Salud Mental, entre los que se encontraba el Dr. Alfredo Grande, médico psiquiatra, y psicoanalista. En ese año era Jefe de Consultorios Externos del Hospital de Clínicos. En la actualidad es Presidente Honorario de la Institución y Director Clínico del Área Asistencial.

Tiene su sede en el barrio de Colegiales desde el año 1983, fecha en que fue habilitada como centro de salud. Posteriormente, en el año 1986, se constituyó como cooperativa.

Se rige por el Estatuto Social, encuadrado dentro de la Ley Nº 20.337 e inspirado en los principios y valores cooperativos.

Como Cooperativa de Trabajo, promueve el crecimiento de la entidad con el fin de asegurar ocupación continua a sus miembros, optimizar el nivel de las prestaciones en Salud Mental, contribuir al crecimiento personal y profesional de los asociados y promover cambios en la comunidad.

Como Centro Asistencial, los profesionales asociados de la cooperativa, cuidan la excelencia de los servicios que prestan.

Su funcionamiento autogestivo facilita la práctica interdisciplinaria.

La cooperativa ha acuñado el lema “LA SALUD MENTAL ES COSA DE TODOS” y con esta convicción y a través de acciones concretas interactúa con la comunidad. Toma contacto con las necesidades y demandas de la misma y genera actividades y espacios de intercambio. Un espacio muy significativo, un puente tendido entre la institución y el barrio es la actividad que denominamos ATICO Y LA COMUNIDAD y que consiste en el funcionamiento del recurso Mesa – Debate que se realiza el cuarto jueves de cada mes y a la que son convocados los vecinos y amigos de la institución. Se tratan temas de interés y se suscitan interesantes debates que permiten analizar la realidad social y contribuyen a la construcción de pensamiento crítico y de herramientas conceptuales que incidan en la generación de cambios orientados a mejorar la calidad de vida de la población.

Otra actividad, encuadrada en este Principio, es el funcionamiento del CINE CLUB COOPERATIVO, espacio en el que se proyectan y se debaten películas. Las mismas son elegidas con el criterio de instalar temas de actualidad y promover participación, discusión y compromiso ciudadano. Esta actividad está coordinada por el COLECTIVO DE PACIENTES Y AMIGO DE ATICO. El colectivo, como su nombre lo indica, está integrado por personas consustanciadas con los objetivos de la institución y comprometidas con la trayectoria de la misma. La participación de pacientes en este espacio y esta actividad es la resultante de un objetivo institucional que propone “la continuación de la terapia por otros medios.

Consideramos que la cooperativa Ático está sustentada por las siguientes Fortalezas:

Los principios y valores cooperativos que orientan y regulan el funcionamiento institucional.

El arraigo en la comunidad en la que presta sus servicios: barrios Colegiales y Belgrano.

Reconocimiento de su idoneidad profesional en el ámbito profesional y comunitario.

Permite una mayor adecuación en los honorarios por el carácter solidario de su funcionamiento.

Es un ámbito de formación profesional pues, por su carácter autogestivo, favorece la actualización profesional de sus asociados.

He enumerado las fortalezas de la cooperativa y no puedo dejar de mencionar una debilidad que afecta el crecimiento institucional y limita la atención a la comunidad. En el año 2012, declarado por Las Naciones Unidas AÑO INTERNACIONAL DE LAS COOPERATIVAS, la Cooperativa de Trabajo en Salud Mental ÁTICO resolvió, en Asamblea general Ordinaria N° 38, celebrada el 31 de agosto de 2012, programar y llevar adelante una campaña a la que se denominó UNA CASA PARA ÁTICO. Dicho proyecto surgió de la necesidad de resolver la crítica situación que viene sufriendo la cooperativa, que al no tener sede propia, tiene una erogación mensual muy elevada en concepto de alquiler del inmueble donde desarrolla sus actividades desde hace 27 años. Dicha situación dificulta el crecimiento de la institución poniendo en peligro la estabilidad laboral de los asociados y restando efectividad a la acción comunitaria que se podría intensificar y enriquecer, contando con mayores recursos.

Fundamos esta resolución en lo siguiente:

Las cooperativas de trabajo son organizaciones no comerciales, donde no hay ningún tipo de lucro.

Desde la fundación de la cooperativa, hace 27 años, alquilamos la sede en la que desarrollamos nuestras actividades.

El monto, mensual, invertido en alquiler limita y condiciona negativamente nuestra posibilidad de crecimiento institucional y nuestra acción comunitaria.

Lic. Lelia Sarmiento/Presidenta

DECISIÓN DE LA UNESCO

Las cooperativas ya forman parte del Patrimonio Cultural de la Humanidad

Queremos comenzar el año compartiendo con ustedes, nuestros lectores, una información muy importante para todo el movimiento cooperativo a nivel mundial. La UNESCO añadió durante el año 2016 a las cooperativas a la Lista representativa del patrimonio cultural inmaterial de la humanidad, comúnmente conocidos como Patrimonio Cultural de la Humanidad. Esta decisión fue tomada por el Comité Intergubernamental para la Salvaguarda del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, en la reunión que tuvo lugar el día 2 de diciembre del 2016 en Etiopía, junto con otros 15 nuevos elementos incorporados durante ese año. Es decir que ahora la mencionada Lista del Patrimonio Inmaterial incluye la idea y práctica de la organización de intereses compartidos en las cooperativas. Y las describe como entidades que permiten el desarrollo comunitario mediante intereses y valores compartidos, creando así soluciones innovadoras a problemas sociales, desde la generación de empleo y la asistencia a adultos mayores hasta la revitalización urbana y los proyectos de energía renovable.

Susana

Como antecedente importante para el cooperativismo mundial, ya en el año 1992 la UNESCO había establecido el Programa de la Memoria del Mundo, sobre el principio de que el Patrimonio Documental del Mundo pertenece a todos y debería preservarse y ser permanentemente accesible para todo el mundo. Y ya a comienzos del año 2016, el mismo organismo había añadido al Programa mencionado: la colección de correspondencia de Robert Owen, uno de los fundadores del movimiento cooperativo.
A todas las empresas cooperativas y a todos los integrantes del movimiento, este reconocimiento de la UNESCO nos llena de orgullo y satisfacción. Representa un reconocimiento a los principios y valores cooperativos que permanentemente sostienen nuestro accionar y quehacer en pos de “la construcción de un mundo mejor”, lema que ya la Asamblea General de las Naciones Unidas había establecido para el año 2012 que fue Declarado por la mencionada Asamblea como el Año Internacional de Las Cooperativas.

De los 7 principios cooperativos, el 7mo: “Compromiso con la Comunidad”, que fue incorporado en el año 1995 en Manchester Inglaterra por la Alianza Cooperativa Internacional – ACI (entidad que nuclea a todo el cooperativismo a nivel mundial y que fue la primera organización no gubernamental en ser reconocida por la ONU), expresa concretamente lo que la UNESCO considera hace merecedoras a las cooperativas del reconocimiento otorgado.

Podemos decir con satisfacción que nuestra cooperativa Intercoop, que está celebrando sus primeros 60 años de existencia, cumple con este compromiso que plantea la UNESCO, ya que es la editora cooperativa de América, que tiene como principal objetivo promover el estudio y la difusión de la doctrina cooperativa por medio de publicaciones impresas, la realización de actividades, cursos, concursos, certámenes y todo tipo de actividades tendientes a difundir la cultura cooperativa y a fomentar el patrimonio cultural de toda la humanidad, así como a facilitar el acceso a esta cultura. Esto significa que la tarea que permanentemente desarrolla Intercoop está en estrecha relación con la idea que plantea el concepto de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Más datos sobre este reconocimiento
Es oportuno recordar que UNESCO significa Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura y que fue fundada el 16 de noviembre del año 1945. Con sede central en Paris, Francia, la UNESCO forma parte de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Es en ese marco que anualmente se reúne el Comité Intergubernamental para la Salvaguarda del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad para examinar las nominaciones propuestas por los Estados Partes a la Convención de 2003, año en el cuál se definió que: “Se entiende por Patrimonio Cultural Inmaterial a los usos, representaciones, expresiones, conocimientos y técnicas – junto con los instrumentos, objetos, artefactos y espacios que les son inherentes- que las comunidades, los grupos y en algunos casos los individuos reconozcan como parte integrante de su patrimonio cultural”.

“El Patrimonio Cultural es también la herencia cultural propia del pasado de una comunidad, que es mantenida hasta la actualidad y transmitida a las generaciones presentes y futuras y para que puedan ser objeto de estudio y también fuente de experiencias emocionales y culturales para quienes los usen, disfruten o visiten”.
Este patrimonio cultural inmaterial, que se transmite de generación en generación, es recreado constantemente por las comunidades y grupos en función de su entorno, su interacción con la naturaleza y su historia, infundiéndoles un sentimiento de identidad y continuidad y contribuyendo así a promover el respeto de la diversidad cultural y la creatividad humana.

(La licenciada Susana Gerszenzon es vicepresidenta del Consejo de Administración de Intercoop Editora Cooperativa Ltda. en representación de la Confederación Cooperativa de la República Argentina; vicepresidenta del Comité de Equidad de Género de COOPERAR; tesorera del Consejo de Administración de la Federación de Entidades Solidarias de Salud (FAESS); directora de Integración Cooperativa.

Prensa:Intercoop