Agencia
Para La Libertad

Periodismo de Intervención social

113

PARAGUAY

El dirigente campesino Rubén Villalba continúa en prisión

(APL)Rubén, militante campesino desde hace décadas, lleva 21 meses encarcelado, desde que fuera capturado cerca de la frontera con Brasil, acusado de los asesinatos de policías ocurridos durante el sangriento desalojo de la finca de Marina Kué, en junio de 2012. Dos largas huelgas de hambre realizadas junto a sus compañeros de causa y el apoyo de un nutrido grupo de organizaciones lograron la prisión domiciliaria para todos los presos del caso, considerado por amplios sectores como una causa escandalosa y armada. Sin embargo, Rubén no pudo regresar a su casa.

Rubén Villalba (centro) se dirige al griego George Mavrikos (secretario general de la Federación Sindical Mundial) en guaraní. Agustín Acosta traduce al castellano para que el militante Ilias Blatas traduzca a su vez al griego.

Una vez ordenada la prisión domiciliaria fue devuelto a Tacumbú, luego de que un juez “encontrara” en algún cajón del juzgado una antigua causa que databa de seis años atrás. A más de dos meses de haber sido beneficiado con la medida de prisión domiciliaria en el caso Curuguaty, el dirigente campesino continúa en el penal de Tacumbú en virtud de la prisión ordenada en el llamado caso Pindó. Recién el miércoles 2 de julio el Juzgado interviniente en ese caso anunció que el mismo será elevado a juicio.

Esperando el juicio en el caso Curuguaty:
Según se había anunciado, el juicio por el caso Curuguaty daría comienzo el día 26 de junio de este año. Sin embargo, la huelga de hambre llevada adelante por los presos y las actividades de difusión y solidaridad realizadas por la Articulación Curuguaty, sectores de la Iglesia Católica y familiares de los detenidos pusieron nuevamente en discusión la polémica acusación fiscal, basada en deliberadas omisiones y manejos irregulares de las pruebas. Al momento en que el grupo de huelguistas conseguía la prisión domiciliaria se había comenzado a abrir la posibilidad de lo que se dio en llamar una “solución integral” del caso: reconocimiento de la propiedad pública de las tierras de Marina Kué, asignación de parcelas para campesinos sin tierras de la zona, incluidas las familias de los caídos en la masacre, y anulación del juicio a los campesinos.
Sin embargo, el juicio hasta ahora no fue anulado, sino que el inicio de las audiencias se aplazó hasta noviembre de 2014.
Esto, junto al anuncio de elevación a juicio de la causa Pindó, dejar ver la voluntad política asumida por el Poder Judicial de mantener a Rubén en prisión por lo menos hasta el juicio por el caso Curuguaty.