Agencia
Para La Libertad

Periodismo de Intervención social

130

POSADAS

Policías de la comisaría XIII mataron a golpes a un albañil esposado

(APL)El sábado 19 de julio por la madrugada el albañil Carlos Guirula fue detenido por policías de la Comisaría XIII de Posadas en el interior de un motel, a pedido de los empleados del establecimiento que lo acusaban de escándalo. También se hicieron presentes uniformados del Comando Radioeléctrico. Luego de ser reducido a golpes y esposado, Guirula fue lanzado a la caja de la camioneta policial para ser llevado a la comisaria, distante a 20 cuadras, a donde llegó muerto.

Carlos

Ese mismo día fueron detenidos 9 policías participantes del operativo en que se detuvo a Guirula, que contaron versiones diferentes de las circunstancias en las que el detenido resultó muerto. Días después se ordenó la captura de dos efectivos más. El teléfono celular de la víctima fue encontrado en poder de la oficial Tabares quien hasta ahora es coincidentemente sindicada como la persona que con mayor saña golpeó a Guirula estando esposado.

Las pericias practicadas posteriormente revelan que la causa de muerte fue la brutal paliza que recibió el albañil, que le provocaron el hundimiento del tórax, estallido de un pulmón y del bazo, además de presentar severos golpes en el cráneo y la zona lumbar. La saña con la que fue golpeado estando indefenso queda demostrada en la huellas de los borceguíes que le quedaron marcadas en la piel. Asimismo quedó en evidencia que los policías participantes habrían intentado borrar pruebas, y que habrían lavado la camioneta en la que se trasladó a la víctima, en la que igualmente se detectaron rastros de sangre.

Este nuevo caso de asesinato policial recuerda al de Hugo Miguel Wasyluk en el año 2010, quien fuera golpeado con saña, también encontrándose esposado e indefenso, por policías de Villa Bonita. Las gravísimas lesiones provocadas a Wasyluk lo llevaron a la muerte en la comisaria 1ra de Oberá.

En Misiones la policía provincial acumula casos de golpizas y torturas en su haber, que en varios casos culminaron con la muerte de la víctima. En muchos casos las muertes en celda se caratulan rápidamente como “suicidio”, siendo tal carátula la mayoría de las veces una sentencia anticipada de impunidad.
Es notable la sistematicidad con que esos casos, en los que las víctimas son personas que se encuentran bajo la guarda y responsabilidad del estado provincial, terminan rápidamente en la nada. En contados casos las comisarias fueron intervenidas y se anunció que el personal policial implicado habría sido puesto “a disponibilidad”, para que en unas semanas todo regrese a la “normalidad” o que esos mismos efectivos sean trasladados a otros puntos de la provincia a donde continúan con sus prácticas represivas.
Contados son los casos en que se abre un proceso penal en contra de los responsables, lo cual tampoco es garantía de justicia: hace años que en las muertes en manos de agentes del estado no se registra un solo condenado en la provincia.
Tampoco se dan a conocer medidas políticas que demuestren alguna preocupación por parte del gobierno provincial en poner fin a esta práctica de represión que tienen una larga lista de víctimas. Recordemos que la Policía de la Provincia es una institución vertical, cuyo Jefe político es el Ministro de Gobierno Jorge Franco, quien continúa al frente de su cartera a pesar de la gran cantidad de casos de violencia policial denunciados.

DENUNCIA DE UN PRIVADO DE LIBERTAD PRESO EN LA U15 DE RÍO GALLEGOS

"La cofradía penitenciaria"

(APL)”Una vez más la cofradía carcelaria aplica en mi contra viejas tácticas penitenciarias destinadas a perjudicar todo intento de inclusión e inserción social mediante una operación de prensa a quienes hemos superado de manera positiva el tratamiento “resocialisador” al que fuimos sometidos por más de 20 años de secuestro institucional”. Así lo afirma Solari, luego de que el Diario Tiempo Sur publicara una nota, el pasado 19, denostándolo en lo que él denuncia como un “linchamiento mediático”.

Solari, realizando tareas comunitarias en Río Gallegos

Después de 20 años consecutivos de secuestro institucional y padecer a manos de determinados agentes penitenciarios todo tipo de apremios y vejámenes, intento de asesinato en cuatro oportunidades. Después de larguísimos periodo de tiempo confinado en lúgubres celdas de castigo, de traslados en condiciones infrahumanas, de privaciones y desvinculación afectiva, familiar y social logré insertarme en la comunidad, ser incluido en el mercado socio laboral con una conducta de vida sostenida en el tiempo, sin embargo….
Sin embargo a la cofradía penitenciaria no le gusta este tipo de progresos en el ser humano, olvidando que las normativas vigentes, tantos nacionales como internacionales sostienen que la pena privativa de libertad tiene por objeto la resocialización de todo individuo sin importar color, raza, delito o condición social, entonces sacan a la luz el pasado del hombre, aquello que nos llevo a la cárcel utilizando operadores del sistema y comunicadores sociales devenidos jueces y jurados.
No se explica tal acto, sino desde la animosidad sistemática con la que somos tratados intramuros de las unidades carcelarias, que 20 años después se pretenda un linchamiento mediático en el seno de una comunidad que me abrió las puertas y a la cual pude demostrarle que la cárcel me enseño que mi vida debe ser otra vida y pude demostrar con hechos que puedo vivir en sociedad.
Entonces a título de que procurar un linchamiento mediático contra un hombre que purga la condena por el delito cometido, que no la cuestiona, que la asume, que solo pide una oportunidad de vida proyectándose al futuro con acciones positivas en el presente.
La administración carcelaria no ve con buenos ojos a quienes no somos funcionales al sistema, a quienes no nos convertimos en otro ladrillo en la pared ni en un pedazo de reja mas de las que son parte de la cárcel y con más razón no ven con buenos ojos a quienes osamos denunciar la brutalidad de un sistema represivo e inoperante que no resocializa a nadie y que está muy lejos de la realidad social actual por ende pone obstáculos, piedras en el camino de quienes miramos por encima de los altos muros y construimos ese un futuro muy a pesar de ellos, los agentes de la administración carcelaria.
Como no pueden golpear, torturar físicamente, o ejecutar (en determinadas unidades) utilizan este tipo de tácticas: linchar mediáticamente a un residente!!! Informando y ofreciendo datos a los pseudos comunicadores sociales sobre la situación legal de ese residente (tal como ocurrió en mi caso 20 años después).
Diario TIEMPO SUR – Rio Gallegos – Santa Cruz – edición del día sábado 19 de julio.
La pregunta que, seguramente, te estarás haciendo es: porque?, porque ahora?, con qué objeto?, porque tal animosidad? La respuesta es simple: no les interesa que un residente (preso) se recupere, se integre a la comunidad, a la vida libre, a la familia, que pueda reparar el daño causado a través de una especie de pena reparadora tal como lo es mi caso.
La responsabilidad subjetiva y directa en muchos casos recae indudablemente en la cabeza del Director Nacional del Servicio Penitenciario Federal quien fue superado por un grupo de oficiales y asesores que pretenden mano dura, paloterapia, el secuestro institucional por el secuestro en sí mismo, desconociendo las normas sobre las que se asienta el nuevo orden jurídico, la ciencia y la tecnología penitenciaria.
No hace mucho tiempo atrás, leíamos en los medios de comunicación sobre motines, incendios, suicidios, ajustes de cuenta en medio de riñas, hoy se habla de suicidios pero más de armados de causas y linchamientos mediáticos con el fin de que el futuro liberado no pueda ser incluido socialmente, procurando el rechazo absoluto sin importar que tantos años de encierro institucional en una celda de castigo, ni lo aprendido ni lo hecho a lo largo de ese castigo, la construcción de lazos afectivos, sociales, sentimentales.
Y cuando eso ocurre nos preguntamos:¿ a título de que se predica el respeto a las leyes si cada día en prisión vemos como los encargados de hacernos comprender y respetar la ley son los mimos que la violan sistemáticamente cada micrón de segundos del día, de los 7 días de las semanas, los treinta días del mes, los 365 días del años, de todos los años de secuestro carcelario?
Aun así sostengo que debemos seguir proyectándonos al futuro con acciones positivas en el presente sin dejar de recordarles a los jueces y a los controladores del sistema que deben hacer mejor su trabajo para que los malos agentes penitenciarios sean separados, procesados y eventualmente condenados por sus actos negativos.
O sea, cómo te explico?... si no los controlas seguirán violando sistemáticamente las leyes y reglamentos y de ese modo la cárcel seguirá siendo lo que es: un monstruo que se alimenta de lo que ella misma crea: monstruos!!!