Agencia
Para La Libertad

Periodismo de Intervención social

135

CÓRBOBA

La policía fusila a un joven por mes

(APL)Las fuerzas de seguridad son formadas para reprimir, y parece que también para eliminar a los pibes pobres, como si sobraran. En los últimos días de julio, la policía y el servicio penitenciarios de Córdoba asesinaron a dos jóvenes: uno en el Barrio los Boulevares y otro en el Penal San Martín, quien sufrió abandono de persona por parte del estado. Otro joven, Maximiliano, quien había sido herido a balazos y preso, fue liberado el domingo 27 a la noche gracias a la lucha de lxs compañerxs para conseguir su libertad.

Córdoba

El viernes 18, con la escusa de que estaba cometiendo un delito, un comisario ultimó de dos balazos a Miguel Ángel Torres, quien estaba desarmado.
Miguel era sobrino Lautaro Torres, un joven que fue muerto por esta fuerza de seguridad, en abril de este año.
El viernes 26 a la madrugada, en barrio Los Boulevares, la policía tiroteó a dos muchachos, dándole muerte a uno de ellos, Alberto Fernando Pellico, con un balazo en la nuca, lo que prueba que la policía tira a matar. También hirieron en una pierna a Maximiliano Peralta, quien quedó detenido en la UCA sur, por resistencia a la autoridad, o mejor dicho por no dejarse matar, tirándose al suelo. Maximiliano fue liberado el domingo 27 a la noche, gracias a la lucha de lxs compañerxs para conseguir su libertad.
Si los policías homicidas son imputados, van a cumplir el proceso en libertad, y difícilmente sean condenados. Es el poder judicial el responsable número uno de la impunidad de las fuerzas de seguridad.
Me parece que es hora de dejar de hablar de abuso policial, cuando es el estado el responsable de estos crímenes. Como es el estado el responsable de todas las muertes en las cárceles.
También esta semana, murió un preso en penal de San Martín, por falta de atención médica. Abandono del estado se llama.
De esta manera las fuerzas de seguridad producen más muertes de las que previenen.
Nosotrxs también queremos seguridad, la seguridad que a la vuelta de la esquina, la policía no nos va a meter un balazo, que no nos va a ejecutar, inventando cualquier justificativo.
En Córdoba tenemos un promedio de un pibe exterminado por mes. Cuantos chicos más necesitamos que aniquilen para darnos cuenta que esto es un genocidio, o será que a pocos les importa porque solo eliminan a los más excluidos del sistema.