Agencia
Para La Libertad

Periodismo de Intervención social

144

CABALLITO: COLEGIOS SANTA BRÍGIDA Y MONSEÑOR DILLON- ENTREVISTA AL DOCENTE DESPEDIDO ESTEBAN DAVENPORT

El Opus Dei echó a un profesor por enseñar con textos de Walsh, Conti y Urondo

(APL)Ambos establecimientos son propiedad de la Asociación Católica Irlandesa (ACI), hegemonizada por la institución de ultraderecha Opus Dei. El titular del directorio, Juan Mitchel informó, hace poco más de dos semanas, al docente de Lengua y Literatura Esteban Davenport, que lo despedía por no tener “sintonía” con la filosofía de la entidad. La labor de Davenport fue altamente calificada por sus superiores docentes durante los 4 años de ejercicio de la misma, no así por los propietarios de la empresa quienes pretenden ignorar la función social que debiera cumplir ésta, aún en el ámbito privado. La mayoría de los alumnos, sus compañeros, padres y ex alumnos cerraron filas en defensa de Davenport, reivindicaron su amplitud de mirada en la enseñanza, realizaron una concentración en las puertas del Santa Brígida y colgaron un cartel que, entre otros reclamos, reza: “Que el Opus Dei deje de discriminar en nuestras escuelas. Incorporación inmediata del profesor”.
Frente a la bella, aunque ahora enjaulada, Plaza Irlanda, solo una medianera separa al Santa Brígida del Instituto Dillon. Precisamente, allí fue abusada y asesinada Jimena Hermández (11años) en 1988. Claro que entonces el Opus aún no le había cambiado el nombre al colegio y se llamaba Santa Unión de los Sagrados Corazones. El crimen alevoso de la nena nunca fue esclarecido. Y, si bien su cuerpo fue hallado en la pileta, sus pulmones no contenían agua. El responsable no apareció pero la pequeña malla portaba restos de semen. En 2007 se archivó la causa con el encubrimiento, contundente, de las autoridades de la Santa Unión de los Sagrados Corazones.
En la siguiente conversación, el docente echado da cuenta de una cesantía que esconde mucho más que la pérdida de un puesto de trabajo. Más abajo, una lúcida opinión del ex alumno Fabrizio Pereira.

Esteban

¿Qué produjo tu despido en la comunidad educativa de los dos colegios?
Surgió una movilización muy importante que empezó en las redes sociales. Los chicos armaron un grupo, una página de Facebook llamado Juntos por Esteban y ahí hubo tanta gente, como mil personas, que vieron la publicación e hicieron comentarios. Fue una iniciativa de ellos, se movilizaron hasta los padres a partir de mi despido. Mi vínculo es muy fuerte con los chicos, me han escrito cosas muy lindas, me han mandado mensajes personalmente, eso se lo voy a enviar a la rectora y al equipo directivo

¿Cuándo y cómo te echan?
El último viernes 18 de Julio, antes del receso de invierno, lo hicieron a propósito ese día para no dar lugar a una respuesta que, finalmente, no pudieron evitar. Fue increíble, todo fue increíble, vos imagínate que yo esa semana pedí trabajos, tomé evaluaciones, no solo fue una falta total de respeto a mí, sino también a los alumnos. No fue el equipo directivo docente el que me echó, fue la ACI ellos me despidieron. La ACI es la entidad propietaria de los dos colegios, del Dillon y del Santa Brígida, por lo que yo entiendo hay un directorio, el cual es rotativo. Y parecería ser que en estos dos últimos años, el directorio lo empezó a ocupar gente que está más vinculada al Opus. Los directivos docentes, las veces que han observaron las clases me han hecho una devolución excelente. Y los propietarios cuando me echan me aclaran que esto fue una falta de sintonía con la institución. Se me aclara que el equipo directivo docente no fue informado de esta resolución hasta el día anterior.
Entonces, me despidió Juan Mitchel porque “no estamos en sintonía”. Obviamente me levante y me fui. Crucé al Santa Brígida a pedirle explicaciones a la directora y a decirle a los chicos que los que había pasado, quise hablar con ellos para decirles cómo fueron las cosas, ya que esto después se genera una gran incertidumbre y angustia. Me indemnizaron y me depositaron plata de más y eso no lo quiero tocar porque estoy pidiendo la reincorporación.

¿Qué contenidos considerás que fueron “problemáticos”?
A principios de año presento un programa y una planificación para 5º año, donde estoy dando a Conti, a Walsh y a Urondo, si bien los tres están desaparecidos nunca me dijeron nada. Si vos observas una clase, vas a ver que de Conti estoy dando La balada del álamo Carolina, la novela Alrededor de la jaula y trabajamos el tema de la memoria, de recuerdos de la libertad de lo cotidiano. Con Walsh, en cambio, íbamos a ver Operación Masacre pero todavía estábamos con la saga de los irlandeses y pudimos apreciar una escritura más áspera. De Urondo íbamos a ver algunos poemas y algunos cuentos.

¿Estos autores forman parte de la “falta de sintonía”?
Estoy seguro que de eso, aunque no lo expresaron en forma directa. Porque si en plena democracia censurás escritores que tiene un valor literario tan rico sería visto como un acto descabellado. En 3º año, en el Santa Brígida, doy el Grupo Boedo. Es un grupo de los años 20 que reivindica el anarquismo, el socialismo y sobre todo a los trabajadores. Doy el grupo de Boedo en 3º año y en 4º año otra docente da el Grupo Florida, ojo yo también doy poemas de Leopoldo Lugones. Pero doy también cuentos de Elías Castelnuovo, para que los chicos puedan ver el contexto en el que se surge el grupo. En un cuento Elías habla de la relación de dos revolucionarios: Cristo y Lenin. Habla de ellos como si fueran dos revolucionarios, hay que leer ese cuento para interpretar la época, estamos hablando de los años 20, la Revolución de Octubre fue en el 17 y se toca la Semana Trágica que fue en 19. Si yo pretendo que los chicos escriban, deben contextualizar la época, se pone en juego la historia, la literatura y la posición del movimiento que es lo que a mí me interesa, todo texto es producto de una época, eso es lo que tienen que ver y aprehender los chicos. Cuando di el texto, la profesora de catequesis se lo lleva, se indigna con él, luego tenemos una discusión a puertas cerradas. Pero le lleva el texto a la coordinadora de catequesis y ésta le pide que escriba un uniforme.

¿Participaste de reclamos gremiales?
Sí, antes de todo lo que conté hay un reclamo docente que se hace a principios del año pasado, una carta que firmamos y presentamos 80 docentes, reclamábamos un plus que se pagaba en el colegio Santa Brígida dado que la exigencia académica determina una mayor disposición y dedicación del docente, hay una preparación muy intensiva y se incrementa nuestro trabajo. Los últimos años esa dedicación no se justificaba, era mucho más esfuerzo y las retribuciones eran mínimas, nos habíamos quedado muy atrás. Entonces se escribe una carta y se pide que se aumente ese complemento. Para presentar dicha carta y hablar con la patronal se crea una comisión, había otros malestares pero este era el fundamental, se forma una comisión de nueve docentes entre los que estoy yo, que soy el más joven de estos nueve. Esta comisión no logra mucho, apenas una leve mejora. Pero creo que fue otra contribución a la “mala sintonía”, porque yo expresé la posición docente y la disconformidad.

¿Qué es exactamente el grupo “Protege tu corazón” que da charlas sobre sexualidad a los alumnos?
Protege tu corazón está vinculado a la iglesia de derecha. Yo escuche a algún cura del grupo decir que entregar preservativos es como entregar armas y sostener que la homosexualidad es una enfermedad. Los profesores ya demostramos nuestro malestar en relación a las charlas que dan estos grupos.

¿Cómo sigue esta lucha?
Yo pedí la reincorporación, creo que no puedo bajar los brazos, por el apoyo, la movida de los chicos y de muchos padres y compañeros. Es muy difícil que lo hagan, también voy a hacer una denuncia en el Inadi. Y los chicos harán lo que crean conveniente. Lo bueno sería que te planteen las reglas de juego antes, y te digan “mira este es un colegio del Opus, acá no vas a poder dar Walsh, Urondo o Conti”. Pero creo que las políticas cristianas deberían ser muy parecidas a las políticas socialistas o más de izquierda. Uno reniega del hambre, que haya pibes muriéndose de hambre y sin escuelas, de la gente en la calle, de la desigualdad. Si no les gustaba esta forma de pensar, no me hubieran tomado. Y al despedirme me hubieran dicho directamente los motivos con sinceridad. Quiero que mi caso quede como un precedente grave en la institución. No deseo que sobre mis espaldas aprendan a castigar a los demás.

cncncncncncncncncncncncncncncncncnncncncncncncncnc

OPINIÓN DE EX ALUMNOS A TRAVÉS DE FABRIZIO PEREIRA

“Un colegio no produce clavos o tornillos”

La idea de los ex alumnos era hacer una carta en apoyo a Esteban porque lo afectó como persona, que perdió su puesto de trabajo por motivos políticos y no por ejercer mal la docencia. Y de un día para el otro se lo dicen, un día antes de las vacaciones, todo esto premeditado ya que ningún profesor ni los pibes se iban a ver.
Un colegio no se puede manejar como una empresa que produce clavos o tornillos por más que sea privado. Tenemos derecho a expresarnos y es muy peligroso que nos vulneren esa libertad de expresión, habla del colegio como empresa. Y está bueno que haya diversidad de opiniones, trabajar en esa diversidad, porque uno no está en una empresa como un objeto, está en un colegio, formándose. Por otra parte, el despido afecta a todos los profesores, la ACI quiere demostrar que si pensás u opinás distinto a ellos terminás como Esteban. Es un disciplinamiento encubierto. Y en un plano general afecta a la excelencia académica, son requisitos para la misma la pluralidad y la democracia interna, por lo tanto si te coartan la libertad de enseñanza afecta directamente al conocimiento.
Hoy se puso un cartel con la frase muy querida por Conti: “Este es mi lugar de combate y de aquí no me moverán”. Esta frase se encuentra cuando lo secuestra la dictadura, la tenía en su escritorio, y a todos nos quedó en cabeza.

Contacto Esteban Davenport: 15-6793-6344