Agencia
Para La Libertad

Periodismo de Intervención social

UN RECLAMO AL JUEZ OTRANTO

Mapuches de Vuelta del Río ocupan el juzgado de Esquel

(Página 12) Con reclamos simultáneos, dos comunidades mapuches denunciaron en la ciudad chubutense de Esquel y en la provincia de Neuquén la continuidad de los “atropellos” contra miembros de ese pueblo originario y reclamaron el cese de la “violencia” en su contra que, según dijeron, es parte de la estrategia del gobierno nacional de instalarlos como una “organización terrorista”. El primero de los reclamos tuvo lugar en el Juzgado Federal de Esquel, donde una decena de integrantes de la comunidad Vuelta del Río, de Leleque, ocupó pacíficamente el hall de ese edificio y aseguraron que se quedarían allí hasta que el juez que tiene a cargo el caso Maldonado, Guido Otranto, “renuncie”.

Mapu

El motivo por el que piden el alejamiento del magistrado tiene que ver con “los hechos de violencia” que sufrieron integrantes de esa comunidad en el marco de los rastrillajes realizados por las fuerzas de seguridad para encontrar pistas que conduzcan al paradero de Santiago Maldonado, desaparecido hace 50 días.

“Denunciamos que cuatro hermanos de nuestra comunidad fueron maniatados durante dos horas” por agentes que llegaron a sus casas y le dijeron “arriba las manos, adónde está Santiago Maldonado”, relató el werken (vocero) Marcelo. “Les patearon las puertas, los tiraron debajo de la cama y no encontraron nada. '¿Dónde está la mochila de Santiago?’, les gritaron”, agregó.

Por este motivo, insistió el werken, “queremos que renuncie Guido Otranto”; porque “nos hizo reprimir porque quiere desviar la causa” y responsabilizar a las comunidades por la desaparición. “Lastimaron a varios hermanos. No se tendría que meter con gente que no tiene nada que ver”, concluyó.

Por otra parte, en Neuquén, la Confederación Mapuche acusó a la gestión de Mauricio Macri de “crear la sensación” de que quienes integran esa comunidad “andan todos armados haciendo terrorismo” y, en el mismo sentido, responsabilizó al gobierno provincial por el “violento desalojo” que ayer se concretó en el Lof Fvta Xayen, del paraje Tratayen, a 20 kilómetros de la localidad de Añelo.

Ayer por la madrugada, por orden del fiscal Marcelo Silva, un operativo de unos 70 policías del Departamento Especial de Servicios Policiales (Despo) destrozó tres puestos de acceso a un territorio recuperado hace un año, cerca del yacimiento de Vaca Muerta, y tres personas de esa comunidad fueron detenidas, dos menores y una autoridad de la comunidad. Los mapuches denunciaron que durante el operativo se “plantaron drogas y armas”.

Esta mañana, los integrantes del Lof Fvta Xayen realizaron una conferencia para denunciar el “hostigamiento” a la comunidad. El coordinador de la Confederación Mapuche neuquina, Jorge Nahuel, sostuvo que el de ayer “fue un día oscuro dentro de la historia de la provincia”.

En una entrevista por radio Cooperativa denunció que durante el operativo “apareció un arsenal de armas de guerra, de molotov, marihuana y cocaína, una cosa totalmente absurda de acuerdo a las herramientas que usa la comunidad mapuche para luchar”.

“Hay una sensación en la región de que los mapuches están todos armados con una granada en la mano. Es terrible el daño que están generando. Buscan crear la sensación de que los mapuches andan todos armados haciendo terrorismo”, lamentó.

Además, condenó al Estado por haber hecho “un verdadero montaje para justificar represión en Vaca Muerta” e “instalar una sensación de militarización y represión”. Nahuel también advirtió que “hay una absoluta coordinación entre las fuerzas nacionales y provinciales” para avanzar contra esta comunidad. Al tiempo, aseguró que “no hay ninguna diferencia política e ideológica” entre estos gobiernos “aunque después en el discurso se plantean diferencias”.