Agencia
Para La Libertad

Periodismo de Intervención social

IV ENCUENTRO NACIONAL DE FAMILIARES ORGANIZADO POR LA COMISIÓN PROVINCIAL POR LA MEMORIA EN CHAPADMALAL

De Budge a Pergamino, el exterminio incesante y el camino del dolor a la lucha

(APL) En la masacre de Ingeniero Budge, barriada pobre de Lomas de Zamora, fueron fusilados Willy, el Negro y Oscar por la Policía Bonaerense el 8 de mayo de 1987. Esa Maldita Policía -así se la nombra – asesinó en la Comisaría 1° de Pergamino a Sergio Filiberto, Federico Perrotta, Alan Córdoba, Franco Pizzarro, John Carlos, Juan Cabrera y Fernando Latorre, el 2 de marzo de 2017. Durante estas tres décadas, la fuerzas represivas del Estado, ya sea con el gatillo fácil en las calles, la tortura en los sitios de encierro, los suicidios fraguados, los apuñalamientos o las llamadas “muertes en contexto de incendio”, entre otras modalidades, ultimaron a más de 5100 pibes de los sectores más vulnerados. Ni un solo día el Estado depuso su plan de exterminio bajo ninguno de los gobiernos, diszque constitucionales, donde cada gestión superó a la anterior en el aniquilamiento. Precisamente, las madres y otros vínculos de quienes sucumbieron, nucleados en más de 60 organizaciones, conforman parte de la argentina doliente y rebelde que se reunió en Chapadmalal el 24, 25 y 26 de noviembre en el IV Encuentro Nacional de Familiares Víctimas de la Violencia Institucional organizado por la Comisión Provincial por la Memoria que presiden el Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel y el histórico gremialista Víctor Mendibil; e integra Nora Cortiñas, Madre de Plaza de Mayo (LF). Allí, se realizó una maratón de charlas, talleres, debates y producciones artísticas para enfrentar este genocidio silenciado y manipulado por los medios hegemónicos, constructores enérgicos de la denominada “opinión pública”. Luego, se sabe, gran parte de la sociedad responderá con indiferencia o el aplauso de los crímenes, en la catástrofe de valores que constituye el principal dato de la derrota de los pueblos. Sin embargo, el lema relevante en “Chapa” fue “hay que convertir el dolor en lucha”.

CollageChapa

GENOCIDIO Y OMERTÁ
Así como el general Julio Roca encabezó una etapa del genocidio continuado que sufrieron los pueblos originarios porque éstos “no encajaban” en el nuevo diseño de sociedad, para el cual se les arrebato su territorio ancestral. Así como la tiranía cívico-militar, iniciada en 1976, desapareció a 30 mil revolucionarios porque con ellos vivos no hubiera sido posible la construcción del neoliberalismo en el cual “no encajaban”. Del mismo modo, “no encajan” lxs pibxs excluidxs y/o rebeldes que el sistema considera población “sobrante” y/o peligrosa. Por eso, para ellxs están reservadas las balas, las rejas y, por caso, también la desaparición en la trata de personas con fines de prostitución.

“Omertá”, se llama al pacto de sangre y silenciamiento que la mafia siciliana exige a sus miembros. En la Argentina existe una Omertá constituida por la “Familia Judicial”, la “Familia Policial”, la “Familia Penitenciaria” junto a todas las fuerzas represivas del Estado y la casta política que compite a ver quién tiene la “mano más dura” a la hora de la caza del voto. Puede apreciarse, sin esfuerzos, en los períodos preelectorales. De este modo, resulta evidente que “democracia” o “república” son ficciones que propala la dictadura del capital para mantener su tasa de ganancia. Los pocos espacios democráticos que existen son los construidos por el pueblo a pesar de los miembros de las “Familias” mafiosas.

UNA POLÍTICA EN TODO EL PAÍS
En el encuentro, que abrieron Roberto Cipriano García y Sandra Raggio – coordinador de la Mesa Ejecutiva de la CPM y Directora de Áreas, respectivamente- la sola procedencia de los asistentes exhibía la existencia de la política represiva nacional vigente en todos los distritos. Por ello, hasta “Chapa” se vinieron medio millar de familiares de 18 provincias y de numerosos municipios bonaerenses: Chubut, Neuquén, Río Negro, Mendoza, Santiago del Estero, San Juan, Formosa, Chaco, Corrientes, Formosa, Entre Ríos, Santa Fe, Córdoba, Jujuy, Tucumán, Buenos Aires, Caba, Catamarca, Rosario, Malvinas Argentinas, San Martín, Partido de la Costa, Florencio Valera, Quilmes, Pergamino, San Miguel, Mar del Plata, Tres de Febrero, Tigre, San Isidro, , Lomas de Zamora, La Plata, Merlo, Moreno, La Matanza, Lobos, Ramallo y Morón.

Entre los familiares de la Argentina en carne viva se hallaban Myriam Medina, mamá de Sebastián Bordón, ultimado en 1997 por la policía Mendocina; Sibila Arévalo, de Jujuy, cuyo hijo Pablo y su amigo Gonzalo fueron asesinados por la misma bala del policía aún impune; Sabrina Carrasco, hermana de Lucas, asesinado por efectivos mendocinos, cuya madre, Viviana, se suicidó recientemente luego de tres años de no tener justicia para su hijo; Inés Alderete, mamá de Marcos Acuña, Emilia Vasallo, mamá de Paly Alcorta; Mariana Sánchez, mamá de Nazareno; Sandra Gómez, mamá de Omar Cigarán; Andrea Casamento de Acifad; Elvira Meza de Camino al Siglo XXII y Silvia Rosito, mamá de Fernando Latorre, de Justicia x los 7 pibes de Pergamino.
Cada testimonio develaba el zarpazo brutal que había arrasado a la familia, pero “convertir el dolor en lucha” estuvo presente en las palabras y también en los abrazos que unieron a mujeres de sitios tan lejanos y dolores tan cercanos. Sin dudas, compartir y acrecentar este espacio colectivo fue otra de las coincidencias generalizadas.
Asimismo, durante el Encuentro, el asesinato del joven mapuche Rafael Nahuel a manos de la Prefectura en Bariloche fue cimbronazo entre los presentes que intercambiaron reflexiones de los tiempos por venir, bajo el gobierno fascista de Mauricio Macri.
A la vez, una de las denuncias de los Familiares fue sobre el casi nulo acceso la llamada Justicia, donde sufren desde el verdugueo hasta la impunidad. Precisamente, en la Mesa coordinada por Víctor Mendibil, dirigentes de la Asociación Judicial Bonerense y de la CPM acordaron con ellos elaborar una estrategia común para batallar en tal sentido.

ENCUENTRO ESPERANZADOR”
En diálogo con esta agencia, Roberto Cipriano García sostuvo en referencia a la etapa constitucional: “No hubo políticas para la prevención y la erradicación de la tortura, por el contrario se tomaron medidas que la propiciaron. Nadie hizo un decreto que diga 'hay que torturar’, pero si vos construís discursos estigmatizantes donde los pibes pobres son el enemigo, si saturás el territorio con efectivos de las distintas fuerzas, si tenés duplicada la población en el encierro como sucede en Buenos Aires con casi 42 mil presxs, si los jueces avalan el accionar de las fuerzas de seguridad que regulan el delito, si luego estos son ascendidos, las consecuencias son inevitables. Y los funcionarios de los distintos gobiernos lo saben perfectamente, porque son los funcionarios quienes establecen los 'pactos de gobernabilidad’. Nosotros, desde la CPM, le venimos denunciando públicamente hace años”.

A su vez, el dirigente estimó que cuando asumió como gobernador de Buenos Aires Carlos Ruckauf (1999) , con su conocido “meta bala a los delincuentes”, se comenzó a delinear una política represiva de control de los más vulnerables en el territorio a través de la represión de las instituciones que se fue perfeccionando. Sucedió que el neoliberalismo durante el menemismo había dejado grandes sectores en la exclusión, en la miseria absoluta, y esa es la población que había que controlar y disciplinar con diversas violencias. Y si bien hubo gobiernos más distributivos que otros, el problema estructural permaneció”.

Cabe recordar que, de acuerdo al Archivo de Casos de Correpi, el 65 por ciento de los crímenes se perpetraron durante la gestión kirchnerista.

Más adelante, Roberto García enfatizó “justamente las circunstancias que describo, hacen que estos Encuentros sean esperanzadores, porque cerca de 500 familiares vinieron a armar redes, a discutir formas de organización y de lucha y eso es de una importancia esencial para todos nosotros porque va generando la convicción de que juntos podemos construir otra realidad justa e igualitaria”.

ARGENTINA, CAMPEÓN DEL MUNDO DE POLICÍAS POR HABITANTES
En una de las Mesas, la socióloga Alcira Daroqui, el juez camarista Marcelo Medina; Sandra Raggio y Roberto Cipriano García, presentaron el volumen Registro Nacional De Torturas y/o Malos Tratos 2016. Allí, Daroqui precisó que la Argentina, según un informe de la ONU de 2016, era el segundo país en el mundo en policías por habitantes luego de El Vaticano. Cabe resaltar que este micro estado europeo tiene 44 hectáreas y menos de mil habitantes en donde la Guardia Suiza protege al papa y a la más alta jerarquía católica que allí reside.
Pero si no bastara esta irónica comparación entre El Vaticano y la Argentina, Daroqui destacó que ese informe se realizó sin tener en cuenta a las fuerzas federales (Gendarmería, Prefectura, Policía Aeroportuaria) puestas a cumplir funciones policiales en el territorio. Por lo cual, la investigadora estimó que la Argentina ocupaba el primer puesto en el planeta en la relación habitantes/ Policías.
A su vez, Daroqui reveló otro espeluznante dato. Ella sostuvo que en el año 2000 solo el ocho por ciento de la población en el encierro estaba condenada por los llamados “juicios abreviados”. Y hoy la cifra de penados por ese engendro inconstitucional, donde lxs presxs son obligados a firmar el abreviado bajo amenaza y presión de quedarse más tiempo en el infierno, trepa al 80 por ciento. “Es decir, no hay administración de justicia, no hay derecho penal de acto, sino de autor”, sentenció la socióloga.
El Registro Nacional de Torturas y/o Malos Tratos fue realizado por el Gespydh – Grupo de Estudios sobre Sistema Penal y Derechos Humanos, radicado en el Instituto de Investigaciones Gino Germani de la UBA-, dirigido por Daroqui, la Procuración Penitenciaria de la Nación y la CPM.

Precisamente, los investigadores de las tres entidades, junto a cifras contundentes de las sevicias tipificaron 11 modos diversos de torturas, aunque Daroqui aclaró que estos están sujetos a nuevas modalidades: Aislamiento, Traslados Gravosos, Traslados Constantes de Unidad, Agresiones Físicas, Requisa Personal Vejatoria, Malas Condiciones Materiales de Detención, Falta o Deficiente Alimentación, Falta o Deficiente Asistencia a la Salud, Robo de Pertenencias de parte de funcionarios públicos, Impedimentos de Vinculación Familiar y Social; y Amenazas.

REFLEXIONES
En este IV Encuentro también tuvo lugar el arte en sus distintas expresiones: Pintura, a cargo de los más pequeños; Video, Historieta, Micro Relatos, Teatro, el brillo de la Escuela de Rock “Muchito”, de San Martín, con su elenco donde desplegaron el baile célebre en los años 60/70; y hasta una fiesta en el Complejo Turístico de Chapadmalal. Con estas actividades cerró el cónclave.
Luego del cierre, Alfredo Cuellar, papá de Florencia “La China”, asesinada en 2012 en la Cárcel de Mujeres de Ezeiza, indicó: “Yo tuve la posibilidad de venir a todos los Encuentros y siento que en cada uno de ellos estamos más capacitados para enfrentar la tortura, la muerte y la impunidad de este sistema capitalista. No tenemos una receta exacta de cómo hacerlo, pero partiendo de la organización vienen otros elementos. Acá hay familiares que viajaron 35 horas para participar de los debates y de todas las emociones vividas en tres días. Nosotros sentimos la alegría de estar juntos, compartiendo las producciones artísticas y hasta el baile. Creo que vamos por un buen camino”.
Por su parte, cerrando los testimonios, Silvia Rosito, de Jx7 expresó:“Es la primera vez que vengo a estos Encuentros, me impactó mucho juntarme con tantas madres que luchan por sus hijos. Sentí la emoción en cada abrazo, esos abrazos que te acarician el alma porque sabes que la otra persona siente lo mismo que vos. Y, a la vez, siento que nos nutrimos de muchos elementos, de herramientas que nos sirven a nosotros y también para ayudar a otros, porque comprobamos que estos crímenes suceden en todo el país. Nos empapamos de cuestiones de cómo funciona esta sociedad que desconocíamos. Todos nos vamos con algo muy valioso: la convicción de que lucha tiene que ser por justicia y para que no maten nunca a ningún pibe más”.