Agencia
Para La Libertad

Periodismo de Intervención social

Santiago Maldonado (a seis meses)

(Por Carlos Sueco Lordkipanidse) Durante la dictadura, muchos compañeros y compañeras, ante la imposibilidad de huir a la captura inminente, optaron por ingerir una pastilla de cianuro, dispararse la última bala o arrojarse al vacío. En TODOS los juicios por delitos de lesa humanidad, después de 30 años de impunidad, se consideraron los hechos no como suicidios, sino como asesinatos, y los represores fueron condenados en consecuencia, por lo general a cadena perpetua.
En el caso de Santiago Maldonado, perseguido, acorralado, siendo blanco de disparos de armas de fuego por parte de la Gendarmería, ante la única opción de arrojarse a las aguas heladas del río con intención de huir, el Gobierno Nacional considera que “se ahogó”.
Así, voluntariamente. Llegará el día en que los asesinos y sus responsables políticos sean sentados en el banquillo de los acusados y se los condene de acuerdo a la jurisprudencia.
Solo hace falta, como siempre, NO OLVIDAR, NO PERDONAR Y NO RECONCILIARSE.

Última modificación: 1 de febrero de 2018 a las 21:05