Agencia
Para La Libertad

Periodismo de Intervención social

169

42 AÑOS DE LA MASACRE DE TRELEW

La Patria fusilada

(APL)El 22 de agosto de 1972 fueron asesinados 16 presos políticos, seis días después de realizarse una acción conjunta entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), Ejército Revolucionario del Pueblo- Partido Revolucionario de los Trabajadores (ERP- PRT) y Montoneros, para liberar a compañeros cautivos en la cárcel de máxima seguridad U-6 Rawson. La masacre de Trelew anticipó los años por venir, fue un ensayo de la práctica sistemática de crímenes y torturas que perpetró la dictadura cívico-militar, iniciada en marzo de 1976, para “reorganizar” la sociedad en el capitalismo neoliberal. Tres fueron los sobrevivientes de aquella noche quienes relataron los hechos vividos a Paco Urondo, en la cárcel de Villa Devoto, testimonios luego reunidos en el libro “La Patria Fusilada”. Luego, durante la dictadura, fueron desaparecidos o asesinados los cuatro. 40 años más tarde, tres marinos recibieron condena, por el crimen de Trelew. Uno de ellos, Emilio Jorge Del Real, hoy forma parte del centenar de genocidas que recientemente fue trasladado de Marcos Paz a la U-31 de Ezeiza, agravando la detención de decenas de mujeres madres quienes viven con sus hijos de hasta 4 años. Hoy, en distintos actos, se evocará a los compañeros y compañeras que persisten vivos en nuestra memoria.

Trelew

Los fusilamientos tuvieron en la Base Aeronaval Almirante Zar, una dependencia de la Armada Argentina cercana a la ciudad de Trelew. La versión oficial de los sucesos indicaba que se había producido un nuevo intento de fuga, con 16 muertos y tres heridos entre los prisioneros, pero sin bajas en las filas de la Marina. Años más tarde, en una versión del brigadier Juan Carlos Rey (integrante de la mencionada Junta Militar) al historiador Robert Potash, el entonces comandante en jefe de la Fuerza Aérea diría que el suceso fue “…un atroz accidente motivado por la tensión, el miedo y el exceso de celo en la seguridad”.
El 15 de octubre de 2012 el Tribunal Federal de Comodoro Rivadavia condenó a prisión perpetua a los ex marinos Emilio Del Real y Luis Sosa y Carlos Marandino como autores de 16 homicidios y tres tentativas y declaró a los crímenes cometidos como de “lesa humanidad”.
Cabe destacar que, meses atrás, 100 genocidas presos en Marcos Paz fueron trasladados a la cárcel de mujeres madres de Ezeiza, quienes viven el encierro con hijos con sus hijos de hasta cuatro años. El hecho benefició manifiestamente a quienes cometieron crímenes de lesa humanidad y agravó las condiciones de detención de decenas de mujeres. Uno de ellos, es Emilio Del Real, condenado por los fusilamientos.

Los ejecutados
Alejandro Ulla (PRT-ERP)/ Alfredo Kohon (FAR)/Ana María Villarreal de Santucho (PRT-ERP)/ Carlos Alberto del Rey (PRT-ERP)/Carlos Astudillo (FAR)/ Clarisa Lea Place (PRT-ERP)/ Eduardo Capello (PRT-ERP)Humberto Suárez (PRT-ERP)/ Humberto Toschi (PRT-ERP) José Ricardo Mena (PRT-ERP)/María Angélica Sabelli (Montoneros)/ Mariano Pujadas (Montoneros)/ Mario Emilio Delfino (PRT-ERP) Miguel Ángel Polti (PRT-ERP)/Pedro Bonet (PRT-ERP)/Susana Lesgart (Montoneros).

Sobrevivientes
Alberto Miguel Camps (FAR – Desaparecido en 1977)/ María Antonia Berger (FAR – Desaparecida en 1979)/ Ricardo René Haidar (Montoneros – Desaparecido en 1982).

¡Vivos en nuestra memoria!

ROSARIO: A 37 AÑOS DE LA DESAPARICIÓN DE RUBÉN “TITO” MESSIEZ, SU HIJA, ALICIA BERNAL EXPRESÓ:

“Mi viejo vive en la memoria de aquellos por los que dio su vida”

(APL) El militante comunista desapareció el 22 de agosto de 1977 a manos de genocidas del Batallón de Inteligencia 121, durante la dictadura cívico-militar. Hoy recordamos el compromiso revolucionario de Tito Messiez que continúa su hija Alicia Bernal, referente de la Comisión Antirrepresiva y por los Derechos Humanos, y corresponsal de nuestra Agencia. Para la presente evocación, hablamos con ella y acudimos al testimonio que esta luchadora volcó, en 2013, en el juicio oral de la Causa Guerrieri II donde se juzgan crímenes de lesa humanidad, entre ellos 27 desapariciones incluidas la de Tito, perpetrados en Rosario.

Alicia-Tito

Allí, Alicia sostuvo que: “Cuando mi madre y yo nos presentamos ante los despachos de una justicia en la que no confiamos, lo hicimos no sólo en la búsqueda de algún castigo por mínimo que fuere, sino como parte de nuestra intención de demostrar que el compromiso de impunidad está más vigente que nunca y que a nuestro entender la justicia es su garante principal. Digo castigo mínimo ya que con 36 años de demora, en este lugar están siendo juzgados sólo 3 de los asesinos de mi viejo, gatilleros que hacían el trabajo sucio y que como tal deben ser condenados, pero esta justicia a cuentagotas, tan dura y rápida para juzgar a los excluidos cuando tocan la sagrada propiedad privada nunca tendrá sentados en este lugar a los responsables políticos y a los beneficiarios del genocidio”.

A la vez, Alicia agradeció “a tantos compañeros, muchos de ellos anónimos, que se movilizaron a lo largo de tantos años de impunidad y encubrimiento sin confundirse nunca. Y quiero decir también que los genocidas como presos, gozan de los beneficios que les son negados a la inmensa mayoría de los más vulnerables en el encierro. Las cárceles argentinas, donde se extingue la vida de hombres y mujeres jóvenes pobres son verdaderos centros de exterminio, mientras estos asesinos son cuidados por sus propios amigos uniformados. Y ni hablar del aparato represivo del estado que continua activo con otros métodos, que mata con su policía del gatillo fácil un pibe pobre cada 28 horas, como Luciano Arruga y mantiene a Julio López desaparecido por segunda vez”.
Finalizando, Alicia sostuvo que: “Mi viejo vive en la memoria de aquellos por los que dio su vida, como ejemplo siempre presente en cada uno de nosotros, los que tuvimos el enorme privilegio de conocerlo y que asumimos el compromiso de continuar recorriendo su camino por una sociedad justa y digna”.