Agencia
Para La Libertad

Periodismo de Intervención social

COMUNICADO:

Campaña por la absolución de Higui

(APL) “Hoy Higui está en su casa y esto fue posible por la organización y movilización que permitió su excarcelación. Pero la pelea no termina ahí, Higui sigue procesada, lo que quiere decir es que se ha ganado una primer batalla, la cual llevó varios meses de lucha en la calle, movilización de todos los sectores, como el movimiento de lesbiana, las disidencias, el feminismo en su conjunto, los partidos políticos, organizaciones sociales, etc. Se consiguió que hoy espere el juicio en su casa, después de haber estado 8 meses presa injustamente, la pelea continúa y exigimos su absolución”. Fragmento del comunicado de la “Campaña por la absolución de Higui. Como se sabe, Higui está procesada por “homicidio” cuando la único que hizo fue defenderse de 10 agresores que la golpearon, arrancaron sus ropas y al grito de “te voy a hacer mujer, lesbiana de mierda” se disponían a violarla. Uno de los violadores resultó muerto y luego vendría un proceso sembrado de falsedades e irregularidades para criminalizar la defensa legítima que ejerció la joven. Precisamente, los reconocidos compañeros Eduardo “El Negro” Soares y Gabriela “Chiqui” Conder, miembros de La Gremial de Abogadas y Abogados, asumieron la defensa de Higui para concluir con sus múltiples indefensiones. ¡Absolución Ya!

Higui

Desde hace 5 años el día 7 de Marzo se decretó como el “Día de la Visibilidad Lésbica”. Significó un antes y un después en el movimiento de lesbianas, ya que en este día se conmemora el crimen de odio, “lesbicidio”, para ser más precisxs, a Natalia “Pepa” Gaitán quien fue fusilada por el padrastro de su pareja, Daniel Torres, en 2010 en un pueblo segregado de Córdoba. Este caso refleja la máxima expresión de las series de violencias que sufrimos las lesbianas en esta sociedad patriarcal, machista y heterosexista en la que vivimos.

Es un día para recordar, reflexionar, visibilizar y repudiar los maltratos y violencias a lesbianas. En el marco de esta fecha decidimos hablar del caso de Higui, una lesbiana pobre del conurbano, que fue encarcelada por defenderse, no sólo de los ataques de sus agresores – devenidos en víctimas-, sino también, de una serie de ataque sistemáticos lesbodiantes que la juzgó, maltrató y encerró sin hacerse la menor pregunta.

Como es de público conocimiento, el hecho ocurrió el 16 de Octubre de 2016, en circunstancias de un festejo por el “Día de la madre”. Esa noche Higui es atacada, vivencia un intento de violación correctiva, es golpeada por los mismos sujetos del barrio que ejercían violencia sobre ella por ser lesbiana. Le decían: “Lesbiana de mierda ahora vas a saber lo que es ser mujer”. Intentaron violarla y en el momento en que ella logra frenar al tipo que le desgarra la ropa interior y exterior para ejercer el abuso, es golpeada hasta quedar inconsciente por el resto de los violentos. Ya desmayada por los golpes llega la Policía Local de San Miguel quienes la trasladan a la Comisaría Segunda de Bella Vista, donde es revictimizada. Violaron sus derechos a ser asistida por unx medicx dejándola gravemente lastimada dentro de una celda y la obligaron a declarar sin unx abogadx. Dentro de la misma institución fue agredida física y psicológicamente por los oficiales de la comisaría. Las irregularidades de procedimiento a modo de castigo por parte de los oficiales significaron la perdida de pruebas que hoy entorpecen en la causa y la investigación.
Durante muchos años Higui ha sido hostigada por su condición de lesbiana. Ha aguantando todas las violencias y abusos posibles. Maltratos físicos, psicológicos, insultos, vía libre para que cualquiera haga y deshaga, sobre todo en los lugares públicos. Higui vivió agresiones, ensañamiento de los violentos del barrio donde vivía, ataques de diferentes formas y en cualquier momento, le quemaron su casa, la perseguían y hostigaban a sus familiares y amigues.
Hoy Higui está en su casa!!! y esto fue posible por la organización y movilización que permitió su excarcelación. Pero la pelea no termina ahí, Higui sigue procesada, lo que quiere decir es que se ha ganado una primer batalla, la cual llevó varios meses de lucha en la calle, movilización de todos los sectores, como el movimiento de lesbiana, las disidencias, el feminismo en su conjunto, los partidos políticos, organizaciones sociales, etc. Se consiguió que hoy espere el juicio en su casa, después de haber estado 8 meses presa injustamente, la pelea continúa y exigimos su absolución.
En este contexto las violencias hacia las lesbianas ha aumentado, sobre todo por parte del Estado, que nos encarcela y en reiteradas oportunidades avala y ejecuta estas prácticas en un intento de amoldar, corregir y si es necesario de hacernos desaparecer. De esta manera busca instalar la idea de que ser lesbiana es un delito. Es el mismo Estado, que a través del sistema judicial, procesa a Mariana por besarse con Rocío Girat en la vía pública y es capaz de fallar a favor de un violador y culpar a una mujer por ser violada. Vivimos en un sistema capitalista y patriarcal que condena, entre otres tantes, a las lesbianas y a les pobres.
Fue la organización y movilización en las calles lo que permitió que Higui sea excarcelada y, con ella fuera de prisión, seguimos luchando por su absolución. Nos movilizamos reivindicando nuestra existencia lésbica enfrentando las violencias diarias, que mientras más visibles somos más brutales son, respondemos ante estas y a la complicidad civil que las avalas. No sólo no nos callamos más: nos seguimos movilizando y organizando.

**Yo también me defendería como Higui*/*Atacada por lesbiana pobre,presa por defenderse*/*Basta de crímenes de lesbotransodio*/*Abajo el sistema capitalista y heteropatriarcal*/ Ningune prese más por defenderse/*#AbsolucionparaHigui**