Agencia
Para La Libertad

Periodismo de Intervención social

236

PRESOS POLÍTICOS DE ATE – ACTO A 1 AÑO - REFEXIONES DE ERNESTO APENDINO

Santa Cruz y la represión al por mayor

(APL) Los gremios estatales realizaron un acto, ayer, en el predio de la ex Función Pública que fue quemado el 18 de octubre del año 2013, y por cual culparon injustamente a cinco trabajadores, cuando solo peleaban por un aumento salarial. Llamó la atención la ausencia de directivos de ATE. Así, hace un año que se encuentran detenidos y procesados en Río Gallegos: Patricia Benítez (arresto domiciliario), Diego Reyes, Juan José Vera, Ernesto Apendino y Alberto Arteaga. En la concentración, emocionaron las palabras de Mateo de 9 años – hijo- de Juan José Vera – quien pidió a los jueces y a Dios “que dejen a mi papá en libertad, porque yo quiero jugar con él”. Por su parte, el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia continúa con la campaña por la liberación de los compañeros. “La situación de estos cinco trabajadores es una muestra más de la oleada represiva desplegada por el Gobierno Nacional y los gobiernos provinciales. Así lo demuestran la reactivación de viejas causas contra militantes sociales, los presos de Corral de Bustos y la represión a los trabajadores en defensa de sus fuentes de trabajo. En la provincia de Santa Cruz, en particular, se suma la infame condena a los trabajadores de Las Heras por un lado y la absolución de la patota de la UOCRA que golpeó salvajemente a los docentes que realizaban un corte en el año 2011”, afirma M,V yJ. Para enviar la adhesión solidaria: libertadpresosatesantacruz@gmail.com. A la vez, la APL envió un cuestionario a Ernesto Apendino, cuando su madre – la luchadora Norma Garrigue -, trajo el reclamo por la libertad esta capital y a otros puntos del país. Más abajo, las palabras del joven militante quien, junto a sus compañeros, es víctima de la represión destinada a los que encarnan la protesta social.

Santa Cruz, 1 año

Cuando nació su hijo de 3 años, el 28 de julio del 2011: “Me prometí a mi mismo que iba hacer lo necesario para que no le falte nada, como siendo niño muchas veces nos ocurrió en mi familia, y ahora estoy detenido por luchar por llevar el pan a mi casa”, revela Ernesto desde una celda policial en Río Gallegos.

Su infancia transcurrió en Candelaria, un pueblo del norte de San Luis, netamente agroganadero. Allí, “la pasábamos jugando en el campo de mi familia paterna, – dice -, dando de comer a los animales, en la siembra y en todas las tareas rurales. A los doce años, con mi mamá y mi hermano nos volvimos a Río Gallegos luego de la separación de mis padres. Recuerdo que el hecho implicó dejar esa infancia y madurar de golpe, hacerme cargo de mi hermano, mientras mi mamá trabajaba y estudiaba, yo me ocupaba de la comida, preparar la ida a la escuela, mantener el orden en la casa y así juntarnos a la noche con mi mama y descansar en esos largos días”.

El militante de la Asociación de Trabajadores del Estado también reflexionó sobre las causas armadas en su provincia: “Desde el año 1991 en Santa Cruz, venimos viviendo eso de los perejiles, los petroleros condenados a cadena perpetua de Las Heras, los 600 procesados (trabajadores petroleros, estatales municipales, docentes, padres de alumnos) el hostigamiento y la opresión ideológica de los que van en contra de su estructura perversa, entonces no es extraño que estemos presos cinco trabajadores por pedir aumento de sueldo, es lo que han hecho desde que son gobierno”.

Luego, Ernesto se refirió a cómo vivió este año de encierro “Fueron meses duros – dijo -, porque nadie tiene en su mente que lo priven de libertad por un reclamol, se hace complicado porque al estar preso vos, también lo está tu familia. Vivís un conjunto de sentimientos en los que uno está luchando contra demonios internos y externos, el externo es un monstruo que tiene dos patas: los gobiernos provincial y nacional y la justicia; y los internos, el miedo de no poder acompañar el crecimiento de mi hijo, el no estar con mi mujer en este camino. A la vez, nos acorrala este avasallamiento del estado hacia los trabajadores: solo buscamos sostener la mesa de cada día de nuestras familias y también satisfacer la necesidad de justicia individual y social. Y Por eso estamos presos”.

Respecto del futuro de esta lucha, el compañero indicó que “pasó un año, pero esto recién ha empezado, es la primera vez que me enfrento ante tanta adversidad en mi corta vida y con muchas cosas por las qué vivir. Tengo 26 años y una hermosa mujer madre de nuestro hijo: y esa es mi luz al final de esta oscuridad. En la celda, he leído – como una de las formas de transportarme a otro lugar -, novelas policiales y de Jorge amado, también la biografía de Nelson Mandela y ahí hice mía su frase: “esto es un grande y largo camino hacia la libertad”.

Derecho al abolicionismo

En el marco de la primer cátedra abolicionista de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, el lunes 20 de Octubre a las 18 horas – en el Salón Auditorium – se proyectará una versión abreviada del documental “Rejas, suspiros y llaves” realizado por la agrupación “Locos, tumberos y faloperos” y amigos. Luego de la misma tendrá lugar un debate abolicionista penal con los protagonistas del documental.
De más está decir que la entrada es libre y gratuita para cualquier persona que quiera acercarse a compartir un debate desde la HORIZONTALIDAD, la LIBERTAD de opinión y el RESPETO.
“No soy estudiante de derecho ¿Puedo ir igual?”. Por supuesto.
“¿Puedo llevar a un amigo/a?”. Todos los que quieras, incluso podes venir con tu novia/o, amigovio/a, la chica que conociste en el boliche el sábado a la noche y no tenías un peso para invitarla a salir, el patovica que nunca te deja pasar, tu mamá, papá, tu abuela Rosa y el perro.

Este es link al documental completo en Youtube: http://www.youtube.com/watch?v=U55C7Fns8RQ

Última modificación: 19 de octubre de 2014 a las 18:24
CORRIENTES: AUDIOVISUAL EN EL PENAL Nº 1

Primer cortometraje realizado por privados de libertad

El martes comenzará a grabarse el primer cortometraje realizado por presos de la Unidad Penal N° 1. El film fue escrito y será dirigido por Alejandro Cardozo, un joven de 23 años que se animó a contar una historia que mostrará las injusticias que viven diariamente las personas en los barrios pobres, el miedo al rechazo por la condición de cárcel, pero a su vez, la esperanza de que siempre se puede salir adelante a pesar de la situación en que una persona se encuentra. “Una simple historia” se titula este trabajo que plantea, a través de una habitual visita carcelaria, un mensaje de sensibilización respecto de la situación de encierro y la criminalización de la pobreza.(Fuente: Yajá Porá)

Documental

“Creo que está bueno contar y que se vea cómo nos manejamos, como convivimos acá adentro”, afirma Alejandro y agrega “cuando lo vean, me gustaría que la gente deje de discriminarnos, porque la realidad que tenemos no es como la cuentan desde afuera”. Finalmente, concluye en que la diferencia que tiene este trabajo con otro de características similares es que “cuenta desde adentro lo que pasa y está hecho por personas que viven y conocen mejor que nadie este tipo de historias”.
El trabajo surgió en el marco del Taller en Lenguaje Audiovisual que la Red Corrientes de Derechos Humanos y la Asociación Yajá Porá lleva a cabo en esa cárcel correntina. Sin embargo, la propuesta de hacer un cortometraje nació de uno de los participantes y en el Taller se acompañó y orientó la producción, además de recibir capacitaciones con profesionales en áreas de actuación y manejo de cámaras.
El equipo de rodaje está conformado por internos y por profesionales extramuros: Alejandro Cardozo en la dirección y Néstor Luis Pino y Silvia Romero como protagonistas. En la producción están Natalia Vega e Hilda Presman; Diego Petruszynski en cámara, Juan Diego Frangioli y Fernando Ramírez en sonido. Alejandro Cuevas será el encargado de escenografía y Vanesa Falcón de foto fija. La Asociación Integración Solidaria en backstage y Alejandro Pizarro en edición. La capacitación en actuación estuvo a cargo de Montserrat Zanini y la de cámara a cargo de César Quiroga.

Una simple historia

Damián está preso desde hace cuatro años. A través de un mensaje conoce a Carla, quien después de varias conversaciones se anima a visitarlo en la cárcel. Cuando le pregunta el motivo por el que terminó preso descubre una historia difícil de creer pero común y reiterada en el ámbito en que se desenvuelve el protagonista.