Agencia
Para La Libertad

Periodismo de Intervención social

288

PRESENTACIÓN DE LA MELLA Y PRESIDENCIA DE LA FUBA ANTE EL CONSEJO SUPERIOR DE LA UBA

Para estudiantes en situación de encierro y semilibertad

(APL)En tiempos en donde debatimos reformas a los códigos procesales y penales, donde el debate pasa por cómo hacer para calmar la “inseguridad”, donde se debaten alternativas para disuadir a los delincuentes de cometer crímenes; donde se habla de los presos, que cuánto ganan en las cárceles por trabajar, etcétera, etcétera, nosotros pensamos en las personas que ya están adentro y van a salir, porque, créannos, van a salir. Y no por la puerta giratoria que a toda la sociedad le metieron en la cabeza, saldrán por un portón oxidado que hace ruido a mansión embrujada cuando se abre… Y entonces ahí empieza la verdad. ¿Qué hace un liberado una vez afuera sino tiene un empleo? “2+2=4” (aunque no en todos los casos, lo digo por experiencia). Es así que advirtiendo esta paradójica situación de que las personas privadas de su libertad, estando detenidas tienen un empleo, pero al salir no lo tienen más, no pusimos a escribir y presentamos un proyecto de cupo laboral ante el Consejo Superior de la Universidad de Buenos Aires, el órgano de cogobierno más importante de la UBA..Ojalá salga, no resolverá las cuestiones de fondo ni abarca a la totalidad de la población carcelaria (de eso también se ocupo gente del Centro Universitario Devoto, el Proyecto Ave Fénix y la diputada María Rachid, enviando el Cupo laboral para ex detenidos en la CABA), pero sí cubre a los estudiantes universitarios regulares del Programa UBA XXII. (Más abajo, texto completo del proyecto presentado por La Mella y la Presidencia de la Fuba, al que se sumarán innumerables apoyos, entre ellos, el de la APL).

Cupo

Proyecto

VISTO
El Programa UBA XXII de educación universitaria en cárceles federales, creado por Resolución (CS) Nº 63/86; y

CONSIDERANDO

Que el Programa UBA XXII cumplirá 30 años de existencia durante el año 2015;

Que actualmente se cursan en el Centro Universitario Devoto y el Centro Universitario Ezeiza las carreras de Abogacía, Sociología, Psicología, Letras, y Ciencias Económicas, además del Ciclo Básico Común;

Que este programa constituye una experiencia única en el mundo;

Que la función de acompañamiento de las personas que recuperan su libertad por parte del Estado es deficiente e insuficiente, lo cual deriva en que en muchas oportunidades los egresados vuelvan a ser captados por el sistema penal;

Que ello puede explicarse por diferentes factores, entre los cuales se destaca la dificultad para conseguir un empleo, lo cual conlleva a su vez el abandono de la carrera que se encontraban cursando por no contar con los recursos necesarios para hacerlo;

Que los patronatos de liberados se han tornado obsoletos, siendo hoy poco más que oficinas en las cuales la persona liberada se presenta una vez al mes para “firmar”;

Que pese a ser la reincidencia pluricausal, y a no contarse con estadísticas suficientes que permitan conocer de forma precisa la relación entre la reincidencia y la educación intramuros, está fuera de discusión el estudio constituye un límite a la sistemática degradación de los sujetos en la cárcel y brinda herramientas a los presos para enfrentar la vuelta al mundo exterior;

Que es tarea de la Universidad vincularse con los problemas de la comunidad y más aún si se trata de estudiantes de esta casa de estudios que atraviesan problemáticas sociales;

Que las personas que han cumplido condena y recuperan su libertad se encuentran en serias dificultades para conseguir empleo, sufriendo el estigma social de haber estado preso, además de contar antecedentes penales lo cual las pone en una situación de desigualdad para acceder a un empleo;

Que el Art. 69 del Estatuto de la Universidad de Buenos Aires observa que “La Universidad de Buenos Aires guarda íntimas relaciones de solidaridad con la sociedad de la cual forma parte. Es un instrumento de mejoramiento social al servicio de la acción y de los ideales de la humanidad.”;

Que el Art. 76 del Estatuto de la Universidad de Buenos Aires indica que “La Universidad estimula todas aquellas actividades que contribuyan sustancialmente al mejoramiento social del país”;

Que la “discriminación positiva” resulta una herramienta eficaz para atender situaciones desventajosas en las cuales se encuentran determinados grupos sociales;

Que muestra de esto se encuentra en las leyes nacionales 24.012 de cupo femenino (modificatoria del Decreto 2135/83, Código Electoral Nacional) y 22.431 del “Sistema de protección integral de los discapacitados”, así como también fallos de importancia como “Fundación Mujeres en Igualdad y otro c/Freddo SA s/amparo”;

EL CONSEJO SUPERIOR DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES RESUELVE:

ARTÍCULO 1º.- Establecer un cupo de trabajo para aquellos estudiantes regulares de esta Universidad que hayan pasado por el Programa UBA XXII y hayan cumplido condena, estén cumpliendo un régimen de libertad condicional, hayan sido condenadas y se encuentren en régimen de semilibertad o hayan sido procesadas con prisión preventiva por más de un año.

ARTÍCULO 2º.- Se priorizará en la medida de las posibilidades que las personas que cumplan con los requisitos enumerados en el Artículo 1º desempeñen sus tareas en aquella unidad académica en la cual desarrollan sus estudios.
.
ARTICULO 3º.- Las condiciones de contratación deberán ser idénticas a la del resto de los trabajadores no docentes de la Universidad, y adecuarse a la legislación laboral vigente.

ARTICULO 4º.- Regístrese, comuníquese, dése amplia difusión y publíquese en la página de la Universidad.

Contacto: Cristian Cuevas 1124966218