Agencia
Para La Libertad

Periodismo de Intervención social

342

CAUSA ARMADA A LUIS ORELLANA

“Búsquense un buen abogado porque su hijo es inocente”

(Malvinoticias)Esa frase se la dijo un policía al papá de Luis Orellana, un joven de 22 años, que tiene un retraso madurativo y problemas de corazón, después de que la Justicia lo acusara de matar a un custodio en un supermercado chino de San Miguel Oeste. Su familia dice que es inocente y que le armaron una causa judicial. Luis, además, es sordo de un oído y no sabe leer ni escribir. El hecho ocurrió el 24 de mayo de 2013. “Esa mañana estuvo todo el tiempo conmigo y cuando la policía lo agarró fui con él a la comisaría tercera de San Miguel. Yo me reía porque no sabía qué hacíamos ahí, recién a la noche nos enteramos de qué lo acusaban”, recordó Celeste Salinas, la novia de Luis, en diálogo con Malviticias. La Coordinadora Antirrepresiva del Oeste, un organismo de Derechos Humanos, denuncia el armado de esta causa por la Policía Bonaerense, en complicidad con el poder judicial de San Martín.

Alberto Orellana y María Colman, padres de Luis

Algunos vecinos juntaron firmas denunciando al supuesto asesino, que vive en frente de la novia de Luis y, según indicó su hermana María José Orellana, tiene un gran parecido. “Yo conozco a toda su familia. El día que mataron al custodio, el pibe (al que llamaremos AC) llegó a la casa con el arma que recién había matado, estaba asustado y le pidió al hermano que se la escondiera”, explicó Celeste. Cuando ella le rogó que se presentara a la Comisaría y dijera la verdad, que Luis era inocente, AC le respondió: “Si la policía se equivoca no es mi culpa”. Y le dijo que lo dejara tranquilo porque sino la iba a “mandar a cagar a palos”.

El 24 de mayo de 2013 en San Miguel Oeste, cerca de las 9 de la mañana, mataron al custodio Miguel Ángel Centurión, del supermercado chino Dragón, en la calle Maestro Ferreira entre Irigoin y Malvinas. “Alrededor de las 13, los policías agarraron a Luis que estaba caminando a cuatro cuadras del supermercado y se lo llevaron. Desde ese día está detenido, pasó por la cárcel de Olmos y actualmente está en el penal de Mercedes”, le explicó a Malviticias María Colman, la mamá de Luis. Y le contó que por toda esta situación ella está depresiva y le preocupa que la angustia de Luis lo lleve a tomar una mala decisión con su vida.

La causa judicial
La fiscalía que intervino en la instrucción de la causa es la UFI 19 de Malvinas Argentinas. Según contó la familia Orellana, se tomó el testimonio de al menos dos comerciantes y los dueños del supermercado chino, que luego vendieron el negocio a otros chinos y no los vieron más por el barrio.

“Declararon un carnicero, que en el momento del robo se tiró adentro de la cámara frigorífica, y una verdulera que dijo una cosa y después se contradijo”, indicó el papá de Luis, Alberto Orellana. Celeste también aseguró que a su novio no le realizaron ninguna pericia de huellas dactilares y la policía nunca encontró el arma que mató al custodio. “Estaba bien escondida en la casa del verdadero asesino AC”, explicó. Además, a la mamá de Luis le llamó la atención que de las 17 cámaras de seguridad que había en la zona la policía no pudo rescatar ni una filmación de la mañana, cuando sucedió el robo.

La novia de Luis aseguró que el hombre al que ella señala como el veredadero asesino estuvo preso en varias oportunidades por robo. “Una de las veces que lo agarraron, nosotros nos acercamos a la comisaría tercera de San Miguel y ahí les dijimos a los policías que él era el asesino del custodio. Nos dijeron que iban a llamar a los chinos para que lo reconocieran pero nunca supimos nada”. Actualmente AC está preso pero por otra causa de robo. “El problema es que en cualquier momento puede volver a salir porque nunca lo condenaron por la causa que metió preso a Luis en su lugar”, dijo Celeste.

En esa comisaría Luis estuvo detenido un mes, luego fue trasladado a Olmos y después a la Unidad 5 de Mercedes. Por ese motivo, la Coordinadora Antirrepresiva del Oeste denuncia el armado de esta causa por la Policía Bonaerense, en complicidad con el poder judicial de San Martín. “Esta manera de proceder se reitera sistemáticamente a lo largo y ancho de nuestro país. Y se intensifica en las barriadas más humildes del conurbano bonaerense, en donde la policía regentea el delito organizado y criminaliza la pobreza para disciplinar y justificar el negocio de la seguridad”, explicó el organismo en un comunicado que lucha por la libertad de Luis.

Está previsto que el próximo 5 de febrero se llevará a juicio oral la causa de Luis, que hasta ahora venía siguiendo el abogado mediático Juan Manuel Lugones, pero que hace unas semanas desapareció. María lo llamó y Lugones, después de cobrarle 15 mil pesos a la familia, le dijo que estaba de vacaciones y que cuando volviera iba a renunciar el caso. “A nosotros nos costó mucho pagar ese dinero porque mi marido hace poco se quedó sin trabajo”.

Por estos días la familia está buscando un abogado que los acompañe al juicio. Para colaborar con ellos, se pueden comunicar con la mamá de Luis al 11-2004-5307.