Agencia
Para La Libertad

Periodismo de Intervención social

350

CASO DE LA MADRE EN LA COMISARÍA 4ª SUR DE MORÓN

De buena fe

(APL)Ayer, esta Agencia difundió la noticia de que a una madre detenida en la 4ª de Morón le impedían amamantar a su beba de 4 meses de acuerdo a derecho, que sólo le permitían hacerlo 2 veces al día y barrotes por medio. La APL también divulgó la foto que habría registrado el suceso. Ahora, recibimos la información que ni lo denunciado en el texto ni la imagen se ajustarían con exactitud a la verdad, aunque sí lo hacen parcialmente. Tal como es nuestra práctica intentamos corroborar la data antes de enviar el despacho. ¿Cómo lo hicimos? 1) Consultamos a una querida compañera de la Red de Niñez Encarcelada quien nos pidió la publicación de lo sucedido. 2) Nos comunicamos con una luchadora de la U-33 de Los Hornos que conocía lo acontecido y nos pidió que publiquemos de modo urgente. 3) Preguntamos expresamente DE CUÁNDO ERA LA FOTO y se nos contestó rotunda y enérgicamente: “de hoy a la mañana”. 4) Consultamos a un familiar de la muchacha presa, nos confirmó los datos y proporciono los nombres de madre e hija para visibilizar y hacer más efectivo el reclamo. A la vez, sabemos que abogados y luchadores solidarios llamaron y hasta fueron a la 4ª de Morón. Así, la joven madre está siendo trasladada, en estos momentos, de esa comisaría.

Agencia1

Si cometimos un error fue de buena fe y luego de INTENTAR CORROBORAR debidamente por distintas vías la información que nos había llegado. Aún así los publicado fue inexacto, por lo menos parcialmente.

Pedimos disculpas a la compañera detenida, a los lectores y a los luchadores que se movilizaron junto a nosotros porque la denuncia periodística, se sabe, es parte de la movilización popular.

Desde su nacimiento, en marzo de 2014, esta Agencia denunció crímenes atroces y aberrantes cometidos por las fuerzas de seguridad y especialmente por los distintos servicios penitenciarios. Esta es la primera vez que debemos aclarar que nos equivocamos. Reiteramos, de buena fe y luego de haber intentado corroborar los hechos por vías diversas.

Nuestro colectivo está conformado por luchadores conocidos desde hace décadas en diversos sitios del país, presos y cautivas, familiares y militantes solidarios recién incorporados a la lucha. Nuestras denuncias salen de las voces silenciadas en las catacumbas, sus familias, diversos colectivos anticarcelarios, organizaciones como Zainuco, Yahá Porá, Red Nacional de Medios Alternativos, Locos, Tumberos y Faloperos, Correpi, Boletín Tokata, y entidades como el Comité Contra la Tortura de la Comisión Provincial de la Memoria o la Procuración Penitenciaria de la Nación y Fiscales.gob.ar, entre muchas fuentes que consultamos casi a diario.

Agradecemos a la solidaridad que comenzó a llegar aún antes de publicar nuestro pedido de disculpas. La primera, fue la del abogado Leandro Halperín, ex titular del Programa UBA XXII – Educación en Cárceles.

Nuestra lucha sigue firme contra las jaulas para pobres y las múltiples violencias hacia las mujeres en prisión que denunciamos sin descanso, contra una muerte cada 37 horas en sitios donde nadie deberia sucumbir y contra la tortura todos los instantes, todas las horas, todos los días. Ni la represión brutal ni las causas armadas en contra nuestra, ni las maniobras – más o menos sutiles-, nos harán abandonar el camino elegido Para la Libertad.

Gracias a todos por comprender