Agencia
Para La Libertad

Periodismo de Intervención social

430

NIÑOS EN TALLERES CLANDESTINOS

Calcinados por la corrupción

(APL) En la mañana del 27 de abril, dos chicos mueren en el incendio de un taller clandestino ubicado en Páez 2796, del barrio porteño de Flores. El frente de la propiedad estaba enrejado y tapiado para que no se escuchen los ruidos de las máquinas que día y noche se hallaban en actividad. El 24 de septiembre de 2014, los vecinos y la organización La Alameda, lo habían denunciado por trabajo esclavo y trata ante la Procuraduría de Explotación y Trata de Personas, PROTEX, junto a cinco más en la misma calle Páez 2766 y 2710, en la vereda impar 2775, 2721 y en Terrada 909. Protegidos por el estado, Orlando y Roberto deberían estar en el aula de su escuela, Provincia del Chaco, esperando el recreo y soñando qué quisieran ser cuando crecieran. Pero, para los más pobres, los sueños son pesadillas de las que nunca se despierta.

Talleres Clandestinos

Los expedientes han dado vueltas desde la Comisaría 5º, la Procuraduría, los juzgados de la ciudad y los federales. Mientras tanto, la fábrica creció a costa del encierro de sus trabajadores en estado de explotación y esclavitud, hacinados y tapiados, ya que también oficiaba de vivienda para ellos, aunque sólo pudieran salir con el consentimiento del encargado. Instalaron una caldera para facilitar el secado y planchado de las prendas que sería una bomba de tiempo y que, en este incendio, no llegó a estallar porque, apenas sintieron el olor a quemado, los vecinos llamaron a bomberos y al SAME. Se Logra rescatar a muchas personas, a fuerza de mazazos para derribar parte del frente desde donde fluían llamaradas que alcanzaron a los socorristas.
Pero abajo, en el sótano tapiado, dos hermanos, Orlando Camacho de 7 años y Roberto Camacho de 10, dormían el sueño inquieto de los que no tienen voz, presos de la corrupción. Para llegar a los cuerpitos ya calcinados, los bomberos debieron derribar la parte del frente que había sido la ventilación, cuya reja se había tapiado. Sus padres son rescatados y los internan en el Hospital Álvarez.
Protegidos por el estado, Orlando y Roberto deberían estar en el aula de su escuela, Provincia del Chaco, esperando el recreo y soñando qué quisieran ser cuando crecieran. Pero, para los más pobres, los sueños son pesadillas de las que nunca se despierta.

Fuente: https://laalameda.wordpress.com/2015/04/27/el-taller-incendiado-ya-estaba-denunciando/#respond

SAN SALVADOR, ENTRE RÍOS: RELEVAMIENTO SANITARIO

“Una herramienta para la transformación social”

(APL)Entre los días 20 y 24 de abril pasado, se llevó a cabo en la ciudad de San Salvador, Entre Ríos, un relevamiento sanitario que realizó la Universidad Nacional de Rosario (UNR) y que contó además, con el valioso aporte de profesionales y estudiantes avanzados de la Universidad Nacional de La Plata, (UNLP)quienes realizaron de manera simultánea un monitoreo ambiental de la ciudad. Finalizado el mismo, el equipo de la UNLP, a cargo del doctor Damián Marino, reflexiona sobre el trabajo realizado y también sobre el rol que – consideran- debe cumplir la Universidad Pública: el de generar información que sirva como herramienta para la transformación social; hablan de ciencia para la gente o ciencia popular y que se están formando como científicos para el público y no para la publicación. Leerlos, escucharlos es sencillamente, una esperanzadora bocanada de aire puro.Link video:www.youtube.com/watch?v=oVlra2IQUb8&feature=youtu.be

Damián Marino

Testimonios: doctor Damián Marino y equipo de UNLP, en San Salvador /Entre Ríos.

Damián Marino: “Vinimos porque el vecino comprometido fue a golpear las puertas de los laboratorios, de los médicos para ver si alguien le daba respuesta a una realidad que se veía del punto de vista ambiental y también sanitario, de los problemas de salud”.
“Vinimos por iniciativa del vecino de San Salvador, a partir de ahí ocurre un proceso que deriva en el relevamiento sanitario que realizaría la UNR y se decide en conjunto el monitoreo ambiental entonces vincular el mapa de salud con el mapa ambiental”.
“Tuvimos que conocer junto con las autoridades, para conocer tipos de cultivos, ubicación de los molinos etc. Y también con los vecinos para diseñar los puntos de monitoreo, eligiendo arroyos, domicilios, aguas de red, suelos de espacios públicos como plazas, veredas, cerca de acopios por ej. También para monitorio de partículas”.

“En sesenta setenta días puede haber algunos resultados, que deberán articularse en conjunto con Rosario para evaluar el proceso del resultado para que esos datos vuelvan a la comunidad de San Salvador, porque son de la población de San Salvador”.

En cuanto a la característica de la ciencia que están llevando a cabo señalan:

Damián Marino: “Si esto cambia la estructura la concepción de qué ciencia y cómo se practica es porque hay un proceso de abajo hacia arriba, desde la sociedad común que entiende que el científico tiene que ser una herramienta necesaria para sus necesidades de todos los días, no para la elaboración de documentos en otro idioma. Y también que la juventud que hoy ingresa, entra buscando qué aportar para una transformación social. Hoy todo estudiante que ingresa – al menos en Ciencias Exactas-, está buscando que el producto de ese aprendizaje sea una herramienta de transformación social y eso ha obligado a sus autoridades a atender esa demanda estudiantil”.

Agustina: “Cuando ingresé a la facultad en el 2007, lo que tenía más claro era poder ser una profesional al servicio de las necesidades de la comunidad. Hoy volcada a la investigación creo que el motor debe ser poder aportar una herramienta para las luchas de las comunidades y hoy poder llevarlo a la práctica, desde este espacio que llamamos EMISA (Espacio Multidisciplinario de Interacción Socioambiental) es buenísimo porque uno puede llevar a la práctica esta “ciencia popular” como a mí me gusta llamarla”.

Santiago (estudiante): “es un orgullo pertenecer a un grupo de una Facultad pública, que hace ciencia, pero para la gente. Está bueno remarcar que nos estamos formando como científicos, para el público y no para la publicación”.

Lucas: “Esta bueno como concepto, entender que el científico es parte de la sociedad y que no está un escalafón más arriba de lo que pasa en un pueblo”.

Damián Marino: “el paper sabemos que es necesario y no negarlo, pero que el objetivo no es el paper, sino es solo el producto de un proceso del trabajo, pero el objetivo esta puesto en la articulación con la comunidad. En ese sentido la información que tiene cada pueblo es tan o más importante que la que podemos generar nosotros.
La única diferencia es que nosotros tenemos una responsabilidad adicional y es por haber estudiado en una universidad pública, por lo tanto tenemos el deber de generar información que realmente transforme la realidad de todo aquello que demande la tarea de la Universidad, que no debe ser una elite, sino que debe ser de todos.
Cuando vos rompes el confort “científico” que implica un desafío y descubriste que conectaste el cerebro con la capacidad emocional y con la cuestión humana, eso ya se vuelve algo natural y es sin retorno.
Lo que debe ser natural y debe ser normal es que la Universidad sea un espacio que se puede constituir en cualquier lado”.

Linkvideo:www.youtube.com/watch?v=oVlra2IQUb8&feature=youtu.be