Agencia
Para La Libertad

Periodismo de Intervención social

437

REPRESIÓN EN CÓRDOBA

La Policía arrestó a casi mil jóvenes y se cobró dos vidas adolescentes

El último fin de semana, el gobierno de Juan Manuel De La Sota ordenó un megaoperativo donde más de 1500 efectivos policiales invadieron los barrios periféricos de la ciudad. Con allanamientos masivos se concretaron entre 800 y mil detenciones injustificadas de jóvenes que a medida que fueron liberados comenzaron a denunciar los malos tratos y vejaciones que sufrieron en las comisarías. Entre esos días dos adolescentes fallecieron a manos de las fuerzas de seguridad cordobesas: Brian Jesús Waima y Nicolás Peralta, ambos de 16 años. “Tan Gente” entrevistó al abogado representante de la Campaña Contra la Violencia Institucional en Córdoba, Lucas Ezequiel Bruno, quien informó al respecto.

MegaoperativoCor

Lucas Ezequiel Bruno, abogado y referente de la Campaña Nacional Contra la Violencia Institucional en Córdoba detalló para la radio pública que entre el viernes y el sábado a la noche último se llevaron a cabo dos operativos de “saturación policial”. Se trata del despliegue de todas las fuerzas de seguridad de distintos comandos en los barrios populares que proceden a través de allanamientos injustificados y detenciones masivas de chicos y chicas mientras desarrollan su vida cotidiana.

El abogado denunció además que entre los detenidos se encontraban adolescentes y mujeres embarazadas. Las casi mil detenciones que se realizaron no se desprenden de datos oficiales, comunicó el referente. Si no de las recorridas que los distintos organismos defensores de derechos humanos y La Campaña realizaron por las comisarías.

“A medida que se liberaba a los jóvenes, estos nos denunciaban los golpes y las torturas que habían padecido durante el tiempo de arresto”, detalló.

Según el jefe de la Policía de Córdoba, Julio César Suárez, quien goza del apoyo absoluto del gobernador De La Sota, estos operativos se basan en la demanda de “mayor seguridad por parte de la gente”. Lucas Bruno consideró que esta no es la forma de frenar el delito, “con represión no hay seguridad posible”.

Respecto a las dos muertes que ocurrieron en este marco, el referente informó que Brian Jesús Waima recibió cinco disparos de parte de un policía retirado durante un conflicto entre barras. El asesino ya se encuentra a disposición de la justicia. El segundo deceso tuvo lugar en el Complejo Penal Esperanza, un instituto dedicado a apresar a chicos de entre 16 y 18 años que se encuentren judicializados. Nicolás Peralta apareció muerto en su celda el sábado por la tarde. Las autoridades de la institución explicaron “que se trató de un suicidio”.

El abogado Bruno explicó que el Complejo Esperanza “es una de las instituciones más vejatorias y arcaicas de Córdoba” y agregó “no importa la casual de la muerte porque estamos convencidos que ese suicidio se da en el marco de las condiciones de detención”.

Informó además que por estas horas organizaciones sociales, políticas y organismos de derechos humanos se encuentran “consternados y alertas”, y además trabajan en un plan de acción para frenar los “operativos de saturación” que inclusive tienen intención de continuar.

En diálogo con “Tan Gente”, explicó que el gobernador De la Sota no recibe a los referentes de la Campaña ni a otros organismos para que le hagan llegar dichos reclamos. Esto los lleva directamente a coordinar acciones con la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación.

El próximo 8 de mayo, en conmemoración al Día Nacional de Lucha Contra la Violencia Institucional, delegaciones de todo el país se encontrarán en el Congreso Nacional para debatir el tema de la seguridad democrática y denunciar las realidades provinciales. Córdoba se hará presente para poner en el tapete el código contravencional y el código de faltas que rigen en la provincia desde la dictadura.

Fuente:http://www.nacionalmendoza.com.ar/?p=37841

JUICIO POR TORTURAS A LUCIANO ARRUGA - DÍA 2

Testimonio de Vanesa, el mejor alegato

(Por RNMA) En la jornada del martes 5 de mayo del juicio contra el policía Julio Diego Torales por las torturas cometidas contra Luciano Arruga, en el marco de su detención ilegal del 22 de setiembre de 2008, declaró Vanesa Orieta, la hermana del joven secuestrado, asesinado y desaparecido. Tras la audiencia, la Red Nacional de Medios Alternativos dialogó con Juan Manuel Combi, abogado de la familia por la APDH. El juicio continúa el jueves 7 de mayo, a las 9, en Florio 2765, San Justo, La Matanza. Seguí también el diario del juicio en: El blog de Familiares y Amigos de Luciano Arruga

VanesaDeclarando

Vanesa
“Lo más importante que nos tenemos que llevar de esta audiencia es el testimonio de la víctima. Creo que además tenemos que rescatar que es una víctima que no solo ha testimoniado sobre los hechos sino también sobre los sentimientos, algo que muy pocas veces se puede hacer y se puede expresar con tanta claridad como lo hizo Vanesa, incluso ante preguntas totalmente impertinentes, fuera de lugar. Ella en ningún momento se sacó, sino que contestó con total respeto a la defensa, incluso con cosas que nos indignaban a nosotros mismos como abogados. Parecería ser como que la vida privada de las víctimas tiene mucho interés para la defensa. Sinceramente a mí me parece que nosotros hemos obrado de muy buena fe para con el imputado en el marco de todo el procedimiento, fuimos muy respetuosos, hemos sido muy respetuosos cuando vino la mamá del imputado, incluso no le hemos hecho preguntas, la hemos dejado expresarse con toda claridad, incluso cuando se refirió a cosas que nada tenían que ver con esta causa, en ningún momento la interrumpimos. Entendíamos que era la madre del imputado y había que respetarla, es una mamá, es una mujer que sufre como cualquier madre la detención de su hijo entonces la dejamos hablar. Es por esto que nos gustaría que haya el mismo respeto para con nuestras personas, que venga una víctima, la hermana de Luciano nada más ni nada menos, que tuvo que sufrir durante 6 años la desaparición, que hace poco lo hallaron muerto, son situaciones que me parece que deberían pesar y al momento de establecer algún tipo de preguntas habría que respetar eso porque aparte no tiene nada que ver con la estrategia de una defensa”.
En este sentido, Combi afirmó que la defensa de Torales debería trabajar sobre el objeto procesal que se está investigando en este causa: “es decir, si Luciano fue torturado en el destacamento el 22 de setiembre como bien lo venimos denunciando nosotros y como lo vamos a probar en este debate. ¿Qué tiene que ver la vida personal de las víctimas? Igual claramente Vanesa fue muy contundente, describió cómo es la situación que se vive en los barrios, describió también la falta de asesoramiento que tuvo en ese momento, como les pasa a miles de familias humildes. Creo que el testimonio de Vanesa fue el mejor alegato en este caso de la imputación que va a tener Torales y el mejor alegato respecto a lo que nosotros creemos que debe ser una condena ejemplar para que estos hechos no vuelvan a suceder en nuestro país, y para que no haya más pibes, niños en este caso, ni tampoco adultos detenidos en lugares de encierro, y maltratados por personal policial y torturados como fue Luciano el 22 de setiembre de 2008”.

Testigo en reserva

Tras la declaración de Vanesa Orieta, la defensa del imputado pidió la reserva de la testigo, lo que le impedirá continuar presenciando las audiencias, al menos hasta que terminen las testimoniales, algo que el propio Combi calificó como “una barbaridad”. “Si bien es una facultad de la defensa, uno reserva testimonio cuando hay otro testigo que pueda confrontar con ese testimonio. Tuvimos que pasar a otro día de audiencia porque no hay más testigos porque la defensa no se encargó de notificarlos, por lo tanto la reserva del testimonio creo que también no ha tenido en cuenta la consideración de la víctima en este proceso, no ha tenido en cuenta quién es Vanesa, quién es Luciano, yo creo que por demás está decir que por sobre toda estrategia judicial, por sobre toda pretensión defensista, que aparte creo que no influye en nada el testimonio de Vanesa para que se tenga que quedar acá, creo que priman los derechos humanos y en este caso los derechos de Vanesa y por sobre todas las cosas los derechos de toda la familia, de Mónica mismo. Realmente Mónica y Vanesa con todo lo que han sufrido, pedir una reserva para que no puedan presenciar la audiencia los días que vienen, de los testimonios que siguen… veremos ahora cuál es la estrategia de la defensa y qué preguntas se le van a realizar a Vanesa Orieta en estos días. Seguramente no se le realizará ninguna pregunta, fueron claros y contundentes los datos que ella aportó, y creo que eso amerita que se le tenga un mejor trato, cosa que a mí humilde entender no ha recibido por parte de estos pedidos que me parece que son innecesarios, y que no tienen nada que ver con lo que estamos tratando”.

Auto-incriminación

El miércoles 6 de mayo no habrá audiencia. Para el jueves 7 están previstas las declaraciones de los policías Mónica Chapero, Sergio Fecter, Damian Sotelo, Miguel Olmos, Miguel Sorayre y Néstor Díaz. Cabe señalar que Sorayre y Olmos fueron condenados a 3 años por el encubrimiento de esta misma detención. La defensa del imputado también citó a Yoel Colla, que es la persona a quien supuestamente le robaron aquel 22 de setiembre, además de sus padres.
Al respecto, Juan Manuel Combi explicó: “sobre los policías tenemos que decir que el tipo penal que se investiga acá es amplio por lo tanto pueden ser pasibles de auto incriminación, es decir que lo que se trató de hacer hoy es que no tengan que venir hasta acá para no tener que declarar porque cuando empiecen a declarar y en cuanto empiecen a auto incriminar seguramente se van a cortar los testimonios. A Torales se le imputa una acción concreta, la de torturar, pero también hay obligaciones que debieron cumplir otros funcionarios que no están imputados en este juicio pero sí en el marco de otro procedimiento que también se está llevando a cabo”.
En relación al supuesto robo por el que se lo detuvo a Luciano, Combi reflexionó: “en primer lugar el robo no está acreditado, pero supongamos que ese robo se acredite esto es parte de lo que tenemos que cambiar de la simbología de nuestro país, nosotros obviamente defendemos a la familia y tenemos claro además que no está acreditado el hecho de robo, pero hago una pregunta a la sociedad: ¿si Luciano hubiese cometido un delito previo, eso amerita o justifica un hecho de tortura en un lugar de detención? ¿Estamos queriendo insinuar que una persona que cometió un delito puede ser torturada en un lugar de encierro? Realmente eso sería aberrante, por lo tanto tampoco creo que puedan aportar nada en este proceso (la víctima del robo y sus padres). Incluso son testigos que nos van a beneficiar porque van a decir lo que sucedió el día de esos hechos y como bien manifestó Luciano mismo, que dejó un testimonio muy importante, que es el que le dejó a su amigo, a su hermana y a su mamá, y a esos testimonios los vamos a hacer pesar en esta causa, y vamos a salvar el buen nombre de Luciano, pero no solo por si robó o no, el buen nombre de Luciano en el sentido de que se va a ser justicia con un pibe que hoy no está. Si no lo logramos en esta audiencia con una condena seguiremos con las instancias ulteriores como hacemos en otros casos en los que se vulneran los derechos de nuestros pibes”.

Tortura acreditada

“No sólo quedó acreditada su detención, sino que además hay un registro en el Policlínico de San Justo, hay un médico que acreditó las lesiones producto de la tortura. Nosotros tenemos acreditado que estuvo adentro del Destacamento, y también tenemos acreditado que fue golpeado y los lapsos horarios también los tenemos claros. Luciano entró en un momento del día a ser atendido por un médico que era de la propia policía que no constata lesiones, sospechosamente después de salir de esta comisaría sí constata lesiones. ¿Dónde se produjeron esas lesiones? En el destacamento de Lomas del Mirador que fue el único lugar donde estuvo Luciano, pero además tenemos la tortura psíquica que está clara, los tormentos, el hostigamiento, que está acreditado por la mamá, la hermana y algunas situaciones que se desprenden de los propios testimonios que se escucharon”, aseveró Combi.
Hacia el final del contacto con la RNMA tras la segunda jornada de juicio, Combi reiteró que la detención de Luciano de aquel 22 de setiembre fue ilegal: “esto está dado por el marco del procedimiento, no se dio comunicación a la familia, no se comunicó inmediatamente con el asesor de menores, pero además hay un hecho que es por demás relevante, hay una resolución que ya había sacado Carlos Arslanián (ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires hasta 2007) de que no podía haber detenidos menores en las comisarías. En este caso, encima estaba detenido en la cocina de un destacamento policial que no tenía lugares para alojar detenidos, por lo tanto estamos hablando de una arbitrariedad manifiesta y una detención que no deja de ser clandestina porque estaba en un lugar que no tiene las precauciones de la ley y los controles que deben tener los lugares de encierro por las instituciones correspondientes”.

El juicio continúa el jueves 7 de mayo, a las 9, en Florio 2765, San Justo, La Matanza.

Seguí también el diario del juicio en: El blog de Familiares y Amigos de Luciano Arruga

JUICIO A PENITENCIARIOS POR TORTURAS Y MALOS TRATOS

Palabras de Liliana, mamá de Brian Núñez

(APL)Continúa el juicio por una de las causas más emblemáticas de tortura y malos tratos cometidas por agentes penitenciarios contra Brian Núñez, en el Tribunal Oral Federal N° 1 de San Martín. El proceso, en el que la Procuración Penitenciaria de la Nación es querellante, imputa a siete uniformados del Servicio Penitenciario Federal por haber sometido a torturas físicas y psíquicas a Núñez, en 2011 cuando tenía 18 años, en el Establecimiento Anexo V del Complejo Penitenciario Federal para Jóvenes Adultos. La mamá de Brian nos hizo llegar una carta donde expresa sus sentimientos sobre el día que se inició este juicio, días atrás. “Mi hijo habla por los que se callaron y por los que no pueden hablar más representando a todos los chicos que pasaron y pasan esto día a día”, expresó Liliana Valenzuela en su misiva que reproducimos más abajo.

JuicioBrian6-5-15

El día tan esperado llegó, Dios le dio revancha a mi hijo Brian Oscar Núñez, para que él después de 4 años este de pie mirándolos a los ojos a los torturadores que se divirtieron con su cuerpo, festejando el día del Servicio Penitenciario Federal. Un montón de sensaciones, sentimientos pasaron por mi cuerpo, pero lo que más agradezco a Dios es que está haciendo esto para que ellos paguen en la cárcel como se merecen, ya bastante es estar cumpliendo con una condena como para que esta gente, “si así se le puede llamar”, golpeen y torturen a los chicos que están privados de su libertad.

Mi hijo está haciendo esto para que no pasen mas estas cosas en las cárceles para que la justicia sepa cómo juegan con ellos, mi hijo habla por los que se callaron y por los que no pueden hablar más representando a todos los chicos que pasaron y pasan esto día a día.

Estaba muy nerviosa al entrar a la sala y en mi mente saber que ellos iban a estar sentados ahí, pero con mucha fuerza para trasmitirle a mi hijo querido porque no era fácil estar en su lugar esperando que el juez de la orden para arrancar el juicio con su declaración. El aire estaba tenso, las miradas de ellos pesaban mucho pero sé que ya no nos van a derrotar porque solamente mi hijo sabe lo que sufrió y yo como madre cuando vi a mi hijo en silla de ruedas desfigurado y con los ojos en sangre viva, ese recuerdo sé que ni a él ni a mí se me va a borrar de la mente, pero por suerte mi hijo lucho 7 meses para poder volver a caminar le puso garra a la vida para sacar fuerzas de donde no tenía y hoy con secuelas malos recuerdos y problemas en los huesos crónicos el está conmigo y eso es algo que para mí no tiene precio.

Ellos disfrutaron su dolor cuando él cumplía sus 20 años, un niño con una vida por delante que vivir yo se que se va a hacer justicia y que van a pagar lo que tengan que pagar, estoy muy dolida porque verles la cara fue una mezcla de odio con impotencia se me vinieron recuerdo y muchas preguntas. Pero la pregunta que más se me venía a la cabeza era un simple ¿POR QUÉ?, y me respondí a mí misma viendo sus caras de desagrado y sus miradas con odio: porque no tienen corazón.

Liliana Valenzuela (Mamá de Brian Núñez)