Agencia
Para La Libertad

Periodismo de Intervención social

461

Grito desde Ayotzinapa hasta Pompeya: “Vivos se los llevaron, vivos los queremos”

“La hermana de Laura, la mamá de Julián, el papá de Paulina, la hermana de Maxi, la hermana de Pocho, la mamá de Lucas, la mamá de Kiki, la mamá de Ana … así fueron presentándose desde sus corazones, quienes recibieron a los familiares de los 43 normalistas desaparecidos en AYOTZINAPA. Todo el dolor y la lucha que continúa. ¡Ni un paso atrás! Así quedó expresado en el 4º Encuentro de Lucha por los Derechos Humanos, convocado el pasado sábado por el espacio Pañuelos en Rebeldía adonde participó una multitud de luchadores represaliados. Por su parte, La Caravana 43 Sudamérica luego del martes 26, cuando se conmemoran ocho meses de las desapariciones, marchará a Montevideo, Río de Janeiro y San Pablo. (Texto:Muro de Claudia Korol/ Fotos: González Ve)

Última modificación: 25 de mayo de 2015 a las 15:09
ASAMBLEA POPULAR DE VILLA URQUIZA

Familiares en Jornada Anticarcelaria

(APL)Un nutrido grupo de familiares cuyos hijos e hijas fueron asesinados y/o torturados por los distintos servicios penitenciarios y policías, rodeados de militantes solidarios, se reunieron ayer en la Asamblea Popular de Villa Urquiza. Allí debatieron acerca de la política represiva que devasta a presos y cautivas en las prisiones del país y sobre la necesidad de unir esfuerzos y organización para dar continuidad a la lucha que emprendieron. Como ya informara esta Agencia, un ser humano privado de libertad muere cada 37 horas tras las rejas. La desatención médica, la violencia represiva, los suicidios, reales o fraguados y los decesos en contexto de incendio son algunas de las principales causas. Así como los traslados arbitrarios y el verdugueo a las familias son parte de la vida cotidiana en estos centros devastadores.

Jornada de familiares y militantes

El espacio rebelde de “Viyurka” se hallaba embanderado con consignas como “En democracia o dictadura, el estado nos tortura” y con los rostros de chicos y muchachas, cuyas ausencias convocaron a la actividad.
Entre los presentes, estaban Alfredo Cuellar, padre Florencia; Liliana Valenzuela y Cecilia Occhipinti, (por Brian Núñez quien inició un juicio por torturas al SPF), Omar Núñez y Lucía Núñez, (padres de Diego, asesinado por la Federal); Alejandra Rosalez, (madre de Walter González Rosalez, ultimado en la U-46 de San Martín), Gaby de Moreno, Cristian Cuevas de La Mella en cárceles, Carolina Villella de Limando Rejas, Alberto Sieiro de Correpi; Sebastián Gold de Opinión Socialista; Carlos Casal (Violencia Institucional) y miembros de Akelarre, a quienes la policía impide la entrada a su casa donde existen varios proyectos productivos en marcha.

Luego del intercambio de ideas se proyectó la película “El experimento” que, basada en el libro The Black Box de Mario Giordano, toma como inspiración la experiencia de la cárcel de Stanford llevada a cabo en 1971, analizada por colectivos anticarcelarios en distintos países.
Tras una Cena Solidaria, se realizó el sorteo benéfico de remeras con la imagen serigrafiada, por Gráfica de la Resistencia, de Florencia La China Cuellar, asesinada en Ezeiza en 2012, quien se ha convertido en símbolo para la movilización anticarcelaria.

Una vez más, las bandas se hicieron presentes. Así, Anarkumbia Tirapiedras y Mil voces, impulsaron el baile y consignas que exigían “¡Abajo los muros/ de las prisiones” y “No estamos todos/ faltan los presas” y “No estamos todas/ faltan las presas”.
Luego de la cena solidaria, Alfredo Cuellar sostuvo que: “fue muy importante que gente que resiste a tanta violencia nos hayamos juntado hoy aquí. También que hayamos podido denunciar persecuciones que muchos de nosotros venimos sufriendo día a día. La idea es irnos juntando como lo están haciendo muchos en todo el país, porque el tema de los servicios penitenciarios y las fuerzas de seguridad nos involucra a todos”.

La cárcel, en más de dos siglos, no ha solucionado ni uno solo de los problemas para los que alega su existencia, más bien los multiplicó. Tras los muros y barrotes, los pobres ven destruida su entidad humana, mientras los beneficiarios de este dolor prosperan en sus negocios y agigantan el control social.

En tiempos electorales, donde los principales candidatos proponen más rejas y nuevas policías al tiempo que borran de su vocabulario la palabra inequidad, decisiones como la de este puñado de luchadores abren un camino para la acción contra los crímenes, tan “naturalizados”, en la mediática Argentina.