Agencia
Para La Libertad

Periodismo de Intervención social

476

VIOLENCIA CONTRA LOS SERES HUMANOS PRIVADOS DE LIBERTAD

Piden que cesen los tratos crueles a joven esposada a una cama del Hospital Gandulfo

La Comisión Provincial por la Memoria de la provincia de Buenos Aires (CPM) presentó un habeas corpus para que cesen las amenazas y malos tratos a una detenida con problemas de salud, que se encuentra esposada con doble sujeción a la cama del Hospital Gandulfo en Lomas de Zamora. También se solicitó que se otorgue un tratamiento médico adecuado, y denunciaron golpes durante la detención y amenazas posteriores. La CPM pide además que la justicia evalúe la posibilidad de otorgarle una alternativa a la prisión preventiva. Este caso se suma el denunciado hace diez días por una mujer detenida que dio a luz esposada en el Hospital San Martín de La Plata.

Esposas en hospitales públicos

Luego de recibir el pedido de la madre de la detenida por la situación inhumana que padecía, un equipo del Comité Contra la Tortura de la CPM acudió al lugar donde constató la grave situación de violencia en que se encontraba la joven. A dos meses de ser madre, y con un grave cuadro de salud que afecta sus pulmones, la encontraron sujetada a la cama en una habitación a puertas cerradas y con custodia, pero sin el sistema de alerta accesible a los pacientes para solicitar ayuda. Su diagnóstico – un cuadro de sífilis y TBC en fase de contagio, con pérdida de masa corporal y los pulmones comprometidos- le fue informado luego de dar a luz a su último hijo.

La víctima relató que antes de estar alojada en esa habitación la mantuvieron durante cuatro días en el pasillo de la planta baja del hospital, acostada en el piso sobre una manta y sujetada con grilletes de pies y manos a las patas de una camilla, a la vista de todas las personas que pasaban.

Al preguntar al personal hospitalario sobre las prácticas de sujeción con grilletes de mujeres internadas, respondieron que el criterio de sujetarlas o no estaba a cargo del personal médico en consulta con los agentes de custodia. También delataron que en el caso de embarazadas en trabajo de parto se aplica la sujeción con grilletes en ambas manos. Al preguntar por los motivos de estas medidas los consultados argumentaron que “se lo hace así porque una vez una embarazada tomo un bisturí y lastimó a su bebe en el momento del parto”, pero no pudieron dar precisiones respecto a cuándo y dónde sucedió el episodio.

A pesar de que la detenida se encuentra en el hospital bajo custodia oficial, durante su internación se presentaron en dos ocasiones dos de los agentes policiales que habían participado en su detención. En ambos episodios la paciente fue amedrentada e insultada por estos oficiales que la amenazaron con enviarla a la Unidad Penitenciaria 40 “para hacerla matar por otras detenidas”. Esos mismos agentes habían sido parte de una brutal golpiza que le dieron en su casa y frente a sus hijos los agentes policiales masculinos de la Comisaría 6 de San José al detenerla. Algunos de los golpes recibidos fueron en su espalda a raíz de los cuales se produjo un deterioro de su cuadro de TBC.

La CPM insiste en remarcar que la custodia debería implicar no sólo una medida de preventiva para una posible evasión, sino una protección contra cualquier acto que atente contra la integridad física de la detenida. Sin embargo, los policías denunciados por malos tratos entraron y salieron del lugar sin ningún problema. Mediante una ampliación de habeas corpus que ya había sido presentado, el equipo del Comité Contra la Tortura de la CPM solicitó también que se investiguen estos hechos y a sus responsables.

COLUMNA DE OPINIÓN: MARCHAS CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO

Ni una más

(APL)“Sigo aturdido por la concentración de ayer y su masividad en todo el país. Aunque no me sorprendió ni la cantidad ni la variedad de gente que se juntó en los alrededores del Congreso. Es que, ¿quién pudiera estar en contra de la consigna convocante? ¿Quién está de acuerdo con que maten a una mujer? ¿Quién? Lo que no me queda muy claro es qué va a cambiar sustancialmente. Qué vamos a hacer los asistentes, los organizadores, los famosos y políticos que manifestaron su adhesión. ¿Cómo vamos a superar el machismo gramático que me orientó a escribir la oración anterior en género masculino?” , se interroga el autor de este enfoque.

Marcha contra la violencia de género

Lo de ayer fue histórico. Catarsis. Grito. O griterío. Convocados desde diversos sectores, medios y gente famosa, con todo lo que eso implica, la motivación para movilizarse fue variada. Feministas que militan por la real igualdad hace décadas y señoras que fueron porque vieron a Susana Giménez con el famoso cartelito. Así, se mezclaron progres, militantes de izquierda y grupos religiosos que rezando clamaban “ni una mujer menos, ni un aborto más”.

Todos ellos, poco más, poco menos, van a estar de acuerdo con el petitorio difundido por los organizadores. Cae de maduro que las autoridades, en pleno año electoral, darán cumplimiento al aumento del presupuesto destinado a asistir y acompañar a las víctimas de la violencia de género así como a los órganos de justicia que intervienen. Que se pondrá especial atención a la aplicación de la ya vigente ley de protección integral de las mujeres.

Lo que no me queda muy claro es qué va a cambiar sustancialmente. Qué vamos a hacer los asistentes, los organizadores, los famosos y políticos que manifestaron su adhesión. ¿Cómo vamos a superar el machismo gramático que me orientó a escribir la oración anterior en género masculino?

¿Adónde irán a parar las consignas que son realmente revolucionarias y que ayer se manifestaron para cambiar el estado de las cosas?: “Patriarcado = Capitalismo”; “No nos matan los hombres, nos mata la cultura; ”Si disponer de mi cuerpo libremente es ser una puta, soy puta ¿y qué”. Porque siguen al aire las publicidades de productos de limpieza que postulan como mujer heroína a la que limpia su casa hasta dejarla reluciente. Porque esta noche va a volver a salir al aire el programa de Tinelli y probablemente vaya a medir alrededor de 20 puntos de rating.
Dudo mucho que en el corto plazo logremos revertir esa confusión insostenible entre libertad de expresión y libertad de decir, hacer o mostrar cualquier cosa en razón de ser dueño o inquilino de algún medio de difusión. No subestimo la capacidad que tenemos para elegir lo que queremos pero estimo que la reproducción del sistema y sus valores es avasallante y nos está ganando por goleada. “Ningún pibe nace machista” resume el poder del contexto para formar al cobarde monstruo que golpea a una mujer.

Fuimos cientos de miles en todo el país. Y en realidad somos casi 40 millones los que sostenemos #NiUnaMenos: Basta de femicidios. Pero para lograr ese cometido tenemos que empezar de abajo. Que sea: ni una más cosificada y valorada por su cuerpo. Dejando de imponer costumbres, colores y juegos para nenes y para nenas. Entendiendo que un “piropo” en la calle es un sometimiento psicológico que una mujer tiene que soportar casi toda su vida. Aprehendiendo que lo que vale son las personas libres.
Solo así, de a poquito, vamos a ir derrumbando el patriarcado. Quién te dice, algún día, derrumbemos el capitalismo.

MAR DEL PLATA, EL 8 DE JUNIO

Comenzará el juicio por el crimen de Laura Iglesias

(Agencia Andar) Los tribunales marplatenses, ubicados en Tucumán y Brown, serán escenario del juicio que se realizará entre el 8 y el 11 de junio al único imputado por el crimen. La Comisión Provincial por la Memoria actuará como veedora. Los y las trabajadoras del patronato de liberados continúan denunciando las pésimas condiciones laborales en que se desempeñan e hicieron actos y murales en su memoria. “Fue una compañera con un rol importante en la organización del Patronato en ATE, fue delegada en ATE Morón y estaba construyendo organización en Miramar. Impulsora y promotora de la organización de los/as laburantes, de la contención y acompañamiento entre compañeros/as. Comprometida con las luchas en la calle, con la población, con y por el trabajo, siempre contemplando el ejercicio de los derechos humanos”, recuerdan sus compañeros. Justicia para Laura.

Mural Laura

Laura Iglesias era mamá de 3 hijas y trabajaba para el Estado como Trabajadora Social en el Patronato de Liberados Bonaerense. En los últimos dos años se había radicado en Miramar, trasladando allí su cargo. Allí formó parte de un colectivo de trabajadoras que denunciaba la política de abandono y violencia en el Patronato. Esta organización venía denunciando una política de “aprietes y violencia” del Patronato, y cómo las condiciones laborales afectaban la salud de las trabajadoras (estados de depresión, burnout, ataques de pánico, aumento de licencias por razones de salud mental y renuncias). También visibilizaron la negación institucional respecto de hechos de violencia que sucedían en el trabajo de todos los días en el Patronato.

“Fue una compañera con un rol importante en la organización del Patronato en ATE, fue delegada en ATE Morón y estaba construyendo organización en Miramar. Impulsora y promotora de la organización de los/as laburantes, de la contención y acompañamiento entre compañeros/as. Comprometida con las luchas en la calle, con la población, con y por el trabajo, siempre contemplando el ejercicio de los derechos humanos”, recuerdan sus compañeros.
El 29 de mayo de 2013 Laura salió a trabajar con su propio auto, sola, como lo hacen habitualmente quienes trabajan en el Patronato. El auto se le quedó, lo dejó y siguió para cumplir con su trabajo. Asistió a un curso y a realizó entrevistas en el domicilio de personas supervisadas por la institución. Fue a buscar su auto y ya no regresó. Al día siguiente fue hallado su cuerpo sin vida, con signos de violación y tortura.

Ante esta situación, sus compañeras y compañeros denunciaron públicamente las condiciones de trabajo, como “condiciones de vida y de muerte” y se movilizaron exigiendo justicia para Laura y su familia y que la gestión del Patronato dé respuesta a las necesidades de la población que atiende y mejore las condiciones de sus trabajadores.

El único imputado por el crimen fue detenido durante las primeras horas luego de hallado el cuerpo, acusado de robar objetos del automóvil y más tarde, imputado también por el delito de violación y homicidio. Sin embrago, desde las organizaciones que se movilizan en torno al caso denunciaron que la investigación “no fue hecha seriamente”, y encuentran características similares a los femicidios de Natalia Melmann en Miramar y Mara Mateu en Santa Teresita, en los que hubo policías involucrados. Estas sospechas motivaron la presentación en el juzgado de garantías en Noviembre de 2013, de petitorios ratificados por muchas organizaciones solicitando el corrimiento de la Policía Bonaerense.

El juicio a Esteban Cuello, el imputado por el crimen, se desarrollará entre el 8 y el 11 de junio con sede en el Tribunal Criminal Nº 3 la primera instancia de juicio. La Comisión provincial por la Memoria acompañará el proceso como veedora.