Agencia
Para La Libertad

Periodismo de Intervención social

550

UNIDAD Nº 50 DE BATÁN: DENUNCIA DE FAVISIC

Condiciones inhumanas de detención de mujeres con sus hijos

(Agencia Andar) Natalia Sarraute y Gustavo Jaramillo son integrantes de FAVISIC – Asociación de Familiares de víctimas del Sistema de la Crueldad- y familiares de Sergio Jaramillo, un joven que murió en Batán hace 11 años, luego de denunciar al servicio penitenciario bonaerense (SPB) y negarse a trabajar para ellos. Esta semana presentaron un habeas corpus colectivo por las mujeres embarazadas y las madres con sus hijxs de la UP Nº 50 de Batán, dadas las malas condiciones en las que se encuentran. Además, solicitan la urgente intervención y acompañamiento de la Secretaria de Niñez y Adolescencia local y provincial y el Patronato de liberados para lograr que las mujeres obtengan la prisión domiciliaria con sus hijxs. Se espera la admisibilidad del recurso y una próxima audiencia en agosto.

(Foto: Adriana Lestido)

Luego de tomar contacto con los familiares de algunas de las chicas privadas de la libertad y telefónicamente con varias de ellas, FAVISIC pudo conocer que las mujeres- muchas embarazadas y otras tantas ya madres y detenidas con sus chiquitos dentro del penal, viven hacinadas. El lugar donde están alojadas no tiene la ventilación adecuada lo que produce un caldo de cultivo para todas las enfermedades infectocontagiosas (muchos de los niñxs padecen bronquiolitis). También comprobaron que el SPB no entrega elementos de higiene necesarios y suficientes para todas y para la limpieza del lugar y tampoco pañales.

“Nosotros apuntamos a que se tome conciencia que la población carcelaria más vulnerable es la conformada por las mujeres y lxs niñxs, por las mujeres embarazadas. Tienen que tener todos los derechos asegurados. Para que eso sea posible, creemos que deberían crear en la Unidad de Batán un centro de contención para ellas y lxs niñxs. Hay que salir de esa lógica de institucionalización, del encierro y de las rejas por todo lo que eso implica para las madres y para lxs niñxs principalmente”, expresa Natalia Sarraute en entrevista con ANDAR luego de la presentación del habeas.

“Estamos hablando de una población carcelaria diezmada. Mujeres que están solas, con sus hijxs. Muchas están presas porque se han dedicado al menudeo de la venta de droga y lo han hecho porque no tienen recursos para vivir con sus hijos dignamente sin caer en la pobreza extrema. No las justificamos pero entendemos los diferentes grados del delito. Vienen de vivir situaciones muy complejas y creemos que el Estado provincial debería poder ampararlas en vez de vulnerarles todo.”

Para ir al jardín de infantes, lxs niñxs que viven con sus madres en el Complejo de Batán son trasladados todos los días por el Servicio Penitenciario hasta la municipalidad de Mar del Plata. Dentro del complejo no cuentan con recursos educativos ni de salud pediátrica. Frente a cada urgencia sanitaria, lxs niñxs deben ser llevados, previa autorización judicial, papelerío burocrático por medio, al hospital materno infantil en la ciudad de Mar del Plata, a unos 10 km aproximadamente. Una consulta simple por fiebre, diarrea, bronco espasmo, puede tardar varios días en autorizarse y en general terminan sin atención médica pediátrica en tiempo y forma.

“El niñx termina siendo rehén de la situación procesal de la madre” afirma Natalia y a las claras sus derechos son violados sistemáticamente por el servicio penitenciario.

“Si en vez de estar alojadas en ese pabellón húmedo, estuvieran en un lugar donde pudieran desarrollar micro emprendimientos o proyectos productivos, estando con sus hijxs y al mismo tiempo capacitarse para satisfacer sus necesidades y proyectarse, sería otra la salida que les daría el Estado, de otro modo siempre es lo mismo. Ese es nuestro proyecto”, agrega esperanzada.

CATAMARCA

Joven torturado por efectivos de la comisaría 10ª en estado delicado

(APL)Ricardo Paucará (29), el joven torturado por personal de la comisaría 10ª a la salida de su trabajo, el pasado lunes, se encuentra internado en estado delicado tras ser intervenido ayer, en dos oportunidades. Le extirparon más de 10 centímetros de intestino y el proceso de recuperación será lento, según el último parte médico. Aparentemente todo habría comenzado por un comentario a través de Facebook que realizó la víctima respecto de un oficial de dicha comisaría, según manifestaron familiares quienes temen represalias. El caso de Paucará llegó a manos del juez de Control de Garantías en feria, Rodrigo Morabito, ya que la familia del joven no lograba que le dieran la libertad o explicaciones por su detención, y por estos motivos el magistrado hizo lugar a un “hábeas corpus”, medida que casi no tiene precedentes en la provincia desde la vuelta de la democracia. (Fuente: El Esquiú.com)

Juez Morabito y Ricardo Paucará

Este episodio de brutalidad policial habría ocurrido el pasado lunes por la tarde, luego de que Ricardo saliera de trabajar junto a tres hermanos, cerca de las 16. Mientras se trasladaba por calle Salta a bordo de un remís, cuatro policías con pasamontañas lo interceptaron y, sin orden alguna, se lo llevaron en calidad de arrestado.

Son escasas las declaraciones a las que pudo acceder este diario, ya que la familia siente gran temor por lo aterrador de la situación vivida: “Si no ponemos un abogado para que lo suelten, a esta hora lo estamos enterrando”, expresó su madre, entre llantos, a minutos de que los médicos dieran cuenta de su estado de salud.
Paucará, joven padre de una nena de 5 años y con una esposa que padece Lupus, único sostén de familia, habría sido sometido a todo tipo de apremios desde que estuvo adentro del patrullero hasta que salió de la comisaría en una ambulancia del Same.
Uno de los hermanos dijo: “No me dejaban verlo. Cuando llegué al otro día a la comisaría, no podía ni caminar, lo subieron en una ambulancia y pregunté qué tenía, me dijeron que le dolía el estómago”. Y agregó: “le cruzaron el móvil y sólo faltó que sea un Falcon verde”, en referencia a la oscura época de la dictadura.
Pero el calvario no terminó aquí. Una vez que el joven llegó al hospital, no lo querían atender, aduciendo que no tenía gravedad su situación. Por ello, la familia solicitó ayuda al juez de Garantías en turno, quien ordenó la inmediata atención del joven convaleciente.

Luego de que lo atendieran los profesionales médicos, le descubrieron una fisura en el intestino, que le habrían provocado los golpes recibidos por los policías, que en todo momento cubrían sus rostros con capuchas y amenazaban a su familia.
Cabe destacar que los Paucará son 6 hermanos varones, de los cuales 5 trabajan juntos en el mismo bar de calle Mate de Luna al 500. El día de los hechos salían tres de ellos de trabajar, alrededor de las 16, y debían reintegrarse a sus actividades a las 19, pero Ricardo no pudo regresar.

“Hábeas Corpus”
El caso de Paucará llegó a manos del juez de Control de Garantías en feria, Rodrigo Morabito, ya que la familia del joven no lograba que le dieran la libertad o explicaciones por su detención, y por estos motivos el magistrado hizo lugar a un “hábeas corpus”, medida que casi no tiene precedentes en la provincia desde la vuelta de la democracia.
En la resolución se tuvo en cuenta la manera en que los policías dieron con Paucará, pues no coincide con lo que declararon, ya que uno de los uniformados aseguró que lo vio pasar en el interior del remís en el que viajaba y lo reconoció como la persona que lo había amenazado por Facebook. Esto resultó poco creíble, especialmente cuando el hermano de la víctima indicó que vio a los policías esperar estacionados frente al bar donde el joven trabaja. Esto dio cuenta de que hubo premeditación y que averiguaron el paradero del joven antes de proceder.
Otra irregularidad estaría dada sobre el horario de su detención, ya que si bien fue trasladado a la dependencia policial a las 16.10, recién a las 00.20 se emitió circular para consultar si tenía pedido de arresto, es decir que desde su arresto efectivo hasta la notificación pasaron más de 8 horas, lo que da muestras de un proceder arbitrario.
La tercera y más grave irregularidad en la que hace hincapié la resolución es que los efectivos se notificaron sobre que no pesaba orden de arresto alguna contra Paucará, pero decidieron seguir adelante con la privación de su libertad, lo que se consideró un accionar “arbitrario, abusivo e irregular (…), vulnerando los derechos humanos de Paucará y asumiendo facultades de investigación y posterior arresto para lo que no están habilitados”.
De acuerdo a la resolución, los agentes involucrados actuaron de una forma definitivamente dictatorial, puesto que formularon una investigación propia, previa y paralela a la investigación judicial, actuaron en forma abusiva y arbitraria (incluso procediendo con sus rostros cubiertos por pasamontañas); luego pretendieron justificar su accionar y continuaron privando de la libertad al joven, conociendo fehacientemente que no existía restricción alguna de libertad en su contra.
Por estos motivos, el juez hizo lugar a la acción de “hábeas corpus”, con la que se ordenó al jefe de Policía la adopción de los recaudos pertinentes a fin de garantizar la libertad física y ambulatoria de los ciudadanos Ricardo Miguel Paucará, las personas que lo acompañaban, es decir sus hermanos, así como dos mujeres que estuvieron involucradas en la publicación del Facebook que fue la generadora del grave conflicto.

CORRIENTES: MURAL QUE RECUERDA A LOS OCHO OBREROS MUERTOS EN 2012- PALABRAS DEL ARTISTA

"Los andamios del cielo crujieron por el peso de la espantosa avaricia"

(APL) Fue una tragedia evitable”, reiteraron los familiares, vecinos y amigos de las víctimas en la inauguración del mural que recuerda a los obreros muertos en 2012, el pasado jueves. La obra fue coordinada sobre el muro de la escuela primaria República del Paraguay, por el artista Alejandro Pizarro, y participaron de diversas formas unas 30 personas de distintos ámbitos de la comunidad. A continuación la carta que Pizarro leyó en la inauguración dedicada a los ocho: Williams Valenzuela, Jorge Acevedo, Eduardo Acevedo, Ramón Zacarías, Marcos González, Diego Rodríguez, Enrique Sosa y Pablo Alejandro Medina. (Fuente: Momarandu.com)

Palabras para los 8

PALABRAS DE ALEJANDRO PIZARRO
“Quién pensaría que un muro diría tanto. Que este, como tantos otros que supieron levantar las manos quebradizas de los ocho, los atraparía en una metáfora de un callado reclamo; en una triste remembranza de aquellos días que de mocosos, de rodillas peladas y caras sucias en los recreos de la escuela. Esta misma que hoy los viene a atrincherar en sus brazos de ochava firme y visible.

“Y se fueron un jueves. Hay quienes dicen ‘los ocho cayeron al cielo’, que solo sus cuerpos se precipitaron. Que la guapeza les jugó una mala pasada, y la confianza también. Esa falsa seguridad puesta en el otro y, esos otros falsos.

“Según cuentan, más allá del mediodía, los andamios del cielo crujieron por el peso de la espantosa avaricia; se desplomó la trama de corrupción en el apuro de los que quieren las cosas a pesar de las vidas ajenas. El estruendo se llevó ocho “gentes”, (nietos, hijos, padres, abuelos, esposos, hermanos, primos, vecinos, amigos). Y mucho más…se llevó historias, sueños, promesas, pasiones, el deseo de una vida honrada y mínima. Y nos dejó un dolor tan hondo…como esa caída al abismo de un octavo piso que nunca debió ser. Esos pesados cuerpos, esas filosas chapas de zinc, esos fierros como lanzas, todos los escombros del cielo y la nube de cemento y cal cubriéndolo todo.

Nadie sabe bien porque los culpables acabaron siendo víctimas. O porque las victimas aún resuenan en la boca de la Injusticia. El poder, es una cosa tan lejana a la realidad del mortal de a pie. Pero…pero Dios es Justo sin muchas vueltas, y como todos sabemos, la muerte es algo inevitable. Cuando un hombre ha hecho lo que él considera como su deber para con su familia y su prójimo, puede descansar en paz. Creo que los ocho han hecho el esfuerzo y que, por lo tanto, dormirán en paz por toda la eternidad; no digo lo mismo de las culpables, aunque no abro juicio sobre ellos…ya es cosa entre Dios y sus acciones. Alguien dijo alguna vez: ‘La injusticia no es natural, es creada por el hombre y puede superarse y erradicarse mediante acciones de los seres humanos. Erradicar la injusticia no es un acto de caridad, es un acto de justicia.

“¿Por qué estamos aquí? Y no en otro lugar, en otro muro… Porque no puede haber una revelación más intensa del alma de una sociedad, que fomentar la curiosidad y la búsqueda del entendimiento en nuestros niños. Solo en ellos la memoria cobra vida por la promesa que suscita la comprensión de los actos sin sentidos; y es aquí donde el arte busca dejarles algo… un muro lleno de preguntas de una historia que no se debe repetir en ellos.

“Como artista, en mi modesta medida, he cumplido con mi deber con los inocentes y con mis principios. Y si decidí utilizar al arte en la pelea con la injusticia, es porque la única opción restante para los familiares era rendirse y someterse a oscuros intereses. Soy de pensar que lo que cuenta en la vida no es el mero hecho de haber vivido, así… sin más. Son los cambios que hemos provocado en las vidas de los demás lo que determina el significado de nuestra Vida. Por eso espero que esta obra sea un cambio que resignifique el valor de una vida truncada y le sume sentido a mi vida también.

“A los ocho, mi humilde aporte de traer a sus familias, amigos y vecinos al pie de este sentido homenaje al barrio que los vio crecer”.