Agencia
Para La Libertad

Periodismo de Intervención social

559

A 1 AÑO DE SU MUERTE:

Compañera Delia Garcilazo ¡Presente!

(Por Correpi) El 23 de julio se cumplió un año desde que perdimos a nuestra querida compañera Delia Garcilazo, mamá de Rodolfo “Fito” Ríos, torturado hasta morir en la cárcel de Caseros cuando tenía 23 años. Militante constante y comprometida, a pesar de su pierna amputada y sus condiciones materiales en la Villa San Pete de La Matanza, Delia dejó su huella en CORREPI. En 1996, Delia escuchó en la radio que el ministro Carlos Corach negaba el gatillo fácil y desafiaba a que le llevaran nombres. “Hagamos la lista de todos los muertos del país desde 1983 y se la tiramos por la cabeza en Plaza de Mayo”, largó en la siguiente reunión. Lo propuso, y se lo echó al hombro. Por varios meses recorrió archivos de diarios, juntó recortes, buscó contactos, y fue pasando en limpio los datos, a mano, en su cuadernito. Había nacido el Archivo de Casos, esa herramienta que nos permite, año tras año, mostrar la real incidencia de la represión en Argentina.

Delia, en una de las innumerables luchas de las que fue protagonista

Por tres días, Fito agonizó en un hospital, mientras Delia recorría despachos y oficinas para que la autorizaran a verlo. Ninguno de los funcionarios penitenciarios y judiciales que la pelotearon de un lado a otro pudo imaginar lo que estaba naciendo en esas horas de desesperación y dolor. Fito murió sin que Delia pudiera despedirse. Cuando finalmente la dejaron ver el cadáver, le hizo una promesa, que cada tanto recordaba en sus intervenciones públicas: “Él decía que estar preso no le había quitado la libertad, porque era libre en su interior. Yo le prometí que iba a luchar contra sus asesinos hasta el último de mis días”. Y cumplió su promesa hasta el final.
Militante constante y comprometida, a pesar de su pierna amputada y sus condiciones materiales en la Villa San Pete de La Matanza, Delia dejó su huella en CORREPI. En 1996, Delia escuchó en la radio que el ministro Carlos Corach negaba el gatillo fácil y desafiaba a que le llevaran nombres. “Hagamos la lista de todos los muertos del país desde 1983 y se la tiramos por la cabeza en Plaza de Mayo”, largó en la siguiente reunión. Lo propuso, y se lo echó al hombro. Por varios meses recorrió archivos de diarios, juntó recortes, buscó contactos, y fue pasando en limpio los datos, a mano, en su cuadernito. Había nacido el Archivo de Casos, esa herramienta que nos permite, año tras año, mostrar la real incidencia de la represión en Argentina.
La recordamos por su fuego, su entereza, por la importancia para los jóvenes militantes que no llegaron a conocerla demasiado de saber de dónde venimos. Siempre en la lucha, militando con alegría y dejando en claro por qué lo hacemos. Ella lo sintetizó muy bien con estas palabras: “Sueño con un país activo, con fábricas abiertas y trabajo a pleno, sueño con un país sin chicos en las calles revolviendo la basura (…), sueño con escuelas bien provistas, con maestros que puedan vivir de sus sueldos. Sueño con hospitales limpios (…). Sueño con hogares felices (…). Sueño con una justicia igualitaria para todos. Sueño con un país más justo (…). Recién entonces, llegado ese día, la CORREPI no tendrá razón de ser. Hasta que ese día llegue, nos verán siempre en las calles acompañando a todos los represaliados y apoyando todas las luchas”.

CARAVANA QOPIWINI

“¡La tierra es nuestra vida!”

(Por RNMA)Con esa consigna marchó el viernes 31 una caravana con 60 integrantes de los pueblos Qom, Pilagá, Wichí y Nivaclé, junto a organizaciones sociales, políticas y de derechos humanos, desde la Torre de los ingleses frente a la estación Retiro hasta el Acampe Qo.Pi.Wi.Ni (que lleva más de cinco meses de existencia en el cruce de 9 de Julio y Avenida de Mayo), con paradas previas en el Obelisco porteño y Plaza de Mayo. La caravana había partido el día anterior en micros desde Formosa hacia Buenos Aires para reforzar la lucha por sus derechos ancestrales sobre las tierras que les están siendo arrebatadas, denunciar los ataques diarios a sus integrantes, la persecución que sufren de parte del gobernador kirchnerista formoseño Gildo Insfrán (Gobernador de la provincia desde 1995) y repudiar la inacción del gobierno nacional. Desde las 15 horas, la Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA) realizó una transmisión en vivo de la jornada, donde se escucharon diversos testimonios.

Caravana

La jornada – que se realizó en vísperas del 1 de Agosto, Día de la Pachamama, Madre Tierra – comenzó a las 15 en la Torre de los Ingleses, frente a la terminal de ómnibus y trenes de la estación de Retiro, donde diversas organizaciones de derechos humanos, políticas y sociales recibieron con banderas whipala a los 60 integrantes de los pueblos Qom, Pilagá, Wichí y Nivaclé, que llegaban en varios micros a Buenos Aires para reforzar la lucha por sus tierras ancestrales. Una vez allí, alrededor de una hora después comenzó el largo peregrinar de la “Caravana Qo.Pi.Wi.Ni”, que ingresó al microcentro de la Ciudad de Buenos Aires por la ancha avenida 9 de Julio, mientras en los medios de comunicación masivos tradicionales se empezaban a hacer eco de la jornada de lucha a través de títulos como “vuelta complicada a casa” o “tránsito complicado en microcentro”, pero sin detallar las motivaciones y reclamos que sostenían la medida de lucha.

En ese marco, la Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA) realizó una transmisión especial que siguió desde el comienzo, a través de móviles desde el lugar, los avatares de la caravana y fue recogiendo diversos testimonios de las organizaciones y personalidades participantes, como Irineo Palomo. qom de la comunidad La Primavera de Formosa – e integrante del acampe en Buenos Aires -, Patricia del Frente de Organizaciones en Lucha (FOL) en COB-La Brecha, la madre de Plaza de Mayo-Línea Fundadora, Nora Cortiñas, Pablo Pimentel de APDH La Matanza, y Eduardo Díaz, hijo del qarashe Félix Díaz.

Un poco más tarde, mientras la amenaza constante de nuevas lluvias (por la mañana del viernes 31 hubo lluvia torrencial en Buenos Aires) se despejaba y se veían los primeros rayos de sol, la Caravana QoPiWiNi caminaba frente al edificio del Teatro Colón y se acercaba a la zona del Obelisco porteño, punto neurálgico de la ciudad. La encabezaba una inmensa bandera

Luego la columna tomó por Diagonal Norte hacia la Plaza de Mayo, donde se encuentra la Casa Rosada. Una vez allí, en el centro político del país, protagonista de tantos momentos históricos, los integrantes de los pueblos originarios en lucha junto a las organizaciones sociales y políticas acompañantes, pasaban frente a la Catedral Metropolitana, casi confirmando eso de que “Dios está en todos lados, pero atiende en Buenos Aires”, y se aprontaban a llevar una vez más sus reclamos del reconocimiento del derecho ancestral a sus tierras, por la no persecución, ataques y asesinatos a sus familias por parte del gobernador kirchnerista Gildo Insfrán, y el repudio a la inacción del Gobierno Nacional al estar en conocimiento de la situación que se vive en esa zona, y en otras, del interior del país.

Finalmente, la marcha se dirigió por Avenida de Mayo hasta el Acampe QoPiWiNi, donde esta nueva delegación de 60 integrantes de los pueblos Qom, Pilagá, Wichí, y Nivaclé llegados a Buenos Aires se sumaron al acampe para reforzar y continuar su lucha ancestral, que lleva más de 500 años. Como dijo Pablo Pimentel, de APDH La Matanza, en medio de la transmisión de la RNMA: “La pelota ahora quedó picando en el área del gobierno nacional”.

Muestra fotográfica: Furia Travesti

La muestra de fotografías de Agustina Guimaraes García, que retrata al colectivo travesti en ocasiones festivas, marchas del orgullo y murgas, como también en marchas políticas y activistas, se inauguró ayer en Tierra Violeta – Tacuarí 538- Caba. Agustina contó que esa Furia es “una palabra que nosotras utilizamos en nuestro ámbito como algo positivo, no literal de ira, sino como algo bueno. Tomamos la palabra furia y le dimos nuestro sentido en la alegría, en la lucha, ¡porque hacemos todo con furia!”. Además de los retratos también se exponen collages con fotos de los años 80 y 90, evocando un espacio de la memoria ligado al carnaval.La muestra seguirá hasta el próximo 30 de agosto.(Fuente Soy/Página 12)(Fotos: Jorge Form)

Última modificación: 2 de agosto de 2015 a las 21:46