Agencia
Para La Libertad

Periodismo de Intervención social

659

RECLAMO DE LA PROCURACIÓN PENITENCIARIA DE LA NACIÓN

Derecho a cobrar Asignación Universal por Hijo de las Madres detenidas

Días atrás se realizó una audiencia entre la PPN y la Sala IV de la Cámara de Casación Penal. La misma tuvo lugar en el marco de la acción de hábeas corpus colectiva interpuesta por la PPN a favor de las mujeres privadas de su libertad en la Unidad Nº 31 del SPF que se encuentran embarazadas o conviven allí con sus hijos e hijas menores, quienes por decisión del ANSES, el SPF y el ENCOPE, no pueden acceder a las prestaciones previstas por el régimen de asignaciones familiares, entre las que se encuentran la Asignación Universal por Hijo y la Asignación por Embarazo para Protección Social.

AUH

La Sala IV de Casación está compuesta por los jueces Mariano Hernán Borinsky, presidente del tribunal, Juan Carlos Gemignani y Gustavo Hornos. Y, además de los representantes de la Procuración, asistieron a la audiencia la titular de la Defensoría Pública Oficial Nº 4 ante la CFCP, Dra. Laura Pollastri, los representantes del ANSES, de la U.31 y del ENCOPE, y en carácter de amicus curiae, la Dra. Elsa Porta, ex-jueza de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, y los Dres. Pilar Arcidiácono y Gustavo Gamallo, miembros del Grupo de Trabajo Interdisciplinario Derechos Sociales y Políticas Públicas de la UBA.

En lo sustancial, la PPN sostuvo que la negativa de abonar las asignaciones familiares o universales a las integrantes del colectivo amparado configura una vulneración del derecho humano a la seguridad social, para cuya protección resulta idónea la vía del hábeas corpus. Asimismo, solicitó al tribunal se pronuncie sobre el fondo de la acción, ordenando a las autoridades requeridas abonen a las amparadas las asignaciones familiares, o las asignaciones universales, según corresponda, y declarando la inoponibilidad del art. 12 del Código Penal a las mujeres condenadas que conviven en la U.31 con sus hijos, planteo al que adhirió la defensa pública.

Por su parte, los amicus curiae sostuvieron, por un lado, que las personas detenidas que trabajan tienen derecho a las asignaciones familiares, de acuerdo con lo expresamente previsto por la legislación vigente, así como con las conclusiones de la comisión especial de estudio sobre trabajo en contexto de encierro creada por el Ministerio de Trabajo de la Nación. Por otra parte, destacaron el avance sin precedentes que han significado las asignaciones universales en materia de DDHH, entre otros aspectos, porque no establecen un sistema de control sobre los consumos de sus beneficiarios, y entendieron que restringir este derecho al colectivo amparado bajo el argumento de que el SPF les provee todo lo necesario para el cuidado de los niños, implica efectuar un control que no está previsto en la normativa.
Fuente: Prensa PPN

Por otra parte, el CELS presentó un escrito apoyando la posición de la PPN sobre la procedencia de la vía del habeas corpus para efectuar este reclamo y la necesidad de que se reconozca a las mujeres amparadas en la acción el derecho a recibir las prestaciones en materia de seguridad social que establece la ley 24.174.
En sus alegatos, las autoridades requeridas sostuvieron este argumento como base de la restricción del derecho a las prestaciones universales y entendieron que las personas privadas de su libertad se encuentran inhabilitadas para ejercer la patria potestad por lo que tampoco les corresponde cobrar las asignaciones familiares del régimen general. A la vez, entendieron que el reclamo no debe prosperar porque consideran que el trabajo carcelario no se rige por las leyes laborales que rigen en el medio libre, pues no existiría relación de dependencia entre los trabajadores privados de su libertad y el ENCOPE.

Culminada la audiencia, el tribunal se comprometió a adoptar una decisión sobre el reclamo a la brevedad. De ser acogida favorablemente, esta acción pondría fin a una restricción ilícita y discriminatoria de sus derechos que padecen no sólo las mujeres detenidas en la U.31, sino también sus hijos e hijas que al día de hoy no consiguen acceder a prestaciones concebidas para atender las necesidades de personas que, como ellos, se encuentran en situación de vulnerabilidad y no disponen de los medios necesarios para su regular desarrollo.

25 DE NOVIEMBRE- DÍA INTERNACIONAL EN CONTRA DE LA VIOLENCIA HACIA LA MUJER - MARCHA DESDE CONGRESO A PLAZA DE MAYO A LAS 17 #NIUNAMENOS

Por Las Mariposas que vendrán

(APL) Las hermanas Minerva, Patria y María Teresa Mirabal, fueron activas militantes contra el dictador dominicano y “Generalísimo” Rafael Leónidas Trujillo. Dos de ellas, Minerva y María Teresa, fueron encarceladas, violadas y torturadas y en varias ocasiones. A pesar de esta persecución implacable continuaron en su lucha por terminar con la dictadura. Después de varios encarcelamientos, Trujillo decidió asesinarlas el 25 de noviembre de 1960. Todas pertenecían al espacio rebelde y clandestino “Agrupación Política 14 de Junio”, donde eran conocidas como “Las Mariposas. Hoy son bandera de lucha y en todo el mundo marcharán multitudes. “La violencia hacia las mujeres tiene el mismo origen: el lugar subordinado que le dio el patriarcado a la mujer, al servicio de la reproducción del resto de los humanos y del que el capitalismo se sirvió para producir”, nos dice KS, en el siguiente artículo, quien también llama a “luchar y organizarnos por una sociedad sin clases sociales”.

Hermanas Mirabal

El 25 de noviembre se conmemora el asesinato de las hermanas Mirabal, “Las Mariposas”, y la ONU (con todo lo que un organismo “internacional” burgués de ese tipo puedellegar reivindicar), lo estableció como el el Día Internacional en contra de la Violencia hacia la mujer. Quizá lo que más trasciende en las efemérides es la brutalidad con que fueron asesinadas, a palazos, y desbarrancando su jeep para hacer aparecer al hecho como un accidente. Quizá lo más valorable es haber dado el paso de militar y organizarse, en plena dictadura. Militar para las mujeres fue y es difícil. Hay que pelearse en la casa, con el marido, ver quien se va a ocupar de los hijos, para salir a militar. Por que lo que es “natural” parece “que se hace solo”. Hasta que la mujer lo deja de hacer.

Más allá de la extracción de clase, en el caso de las hermanas Mirabal, siempre es difícil, la participación política, en principio para la misma mujer, y después para su entorno, abandonar el rol tradicional de sostenedoras de lo doméstico. En “lo público” también hay obstáculos, en el partido, en el sindicato, hay que confrontar con hombres, que muchos, por mas camaradas que sean… siguen reproduciendo los valores patriarcales. Confrontar, diferenciarse, tener propia voz, enojarse y varias características personales, necesarias al momento de hacer política, es lo que no es vedado a las mujeres desde niñas. Creo que en este punto hay que reivindicar a las Mirabal y a otras militantes y guerrilleras, mas allá de la “espectacularidad” con que fueron asesinadas.

Las mujeres de la clase trabajadora en la Argentina, con nuestra participación en sindicatos, organizaciones barriales, partidos políticos, y movimientos sociales, logramos poner en la agenda nacional la problemáticapolitica del “Ni una menos”. Va a depender de la claridad que tengan las mujeres mas conscientes y dirigentes del movimiento que destino pueda tener esta “nueva” conciencia con respecto a la problemática en nuestro país. Y que disputas políticas puedan dar hacia adentro del movimiento de mujeres, en que el estado burgués siempre va a querer cooptar a compañeras, quizá con muy buenas intenciones, pero inconsistentes al momento de plantarse en contra del Estado.
Hay mucho dinero y subsidios de organismos internacionales que con “políticas progresistas” y leyes muy bonitas, para financiar ONGs, logran lavar todo el contenido revolucionario y radical que tiene la lucha de las mujeres. El femicidio es el broche final de una cadena de injusticias que de manera silenciosa y sutil, va destruyendo la subjetividad de la mujer violentada, en los “controles” y “celos” que imponen laconcepción del amor en nuestra cultura, hasta que se hace grosera, visible e insostenible esa violencia. Mientras tanto el Estado… sigue ausente… o mejor dicho, bien presente para unas, bien “ausente” y explotador para otras, para las mujeres de la clase trabajadora.

La violencia hacia las mujeres tiene el mismo origen: el lugar subordinado que le dio el patriarcado a la mujer, al servicio de la reproducción del resto de los humanos y del que el capitalismo se sirvió para producir. Entonces, “despatriarcar” merece un análisis fino de todas las formas en las que se expresa este lugar subordinado y por lo tanto violento hacia las mujeres: en la sexualidad, en las relaciones de pareja, en la política, en el trabajo… y en nuestros “sentimientos” mas profundos. Esos que parecen tan íntimos, son tan históricamente determinados, esos sentimientos que a las mujeres si no nos organizamos, nos pueden llevar hasta morir “por amor” o quedarnos silenciadas en las casas, y negar nuestras posibilidades políticas, como sujetas políticas, de nuestro rol histórico: luchar y organizarnos por una sociedad sin clases sociales.