Agencia
Para La Libertad

Periodismo de Intervención social

742

¡Justicia por Sebastián Nicora!

(APL) Ayer se cumplieron tres años del crimen del chico Sebastián Nicora, en una playa de la localidad bonaerense de Punta Indio en un caso de gatillo fácil policial. Los familiares intentarán que el expediente sea girado a la Justicia Federal, a partir de la inacción de la fiscalía de La Plata que tiene a cargo la causa y a pesar del tiempo transcurrido, nunca indagó a los policías sospechados de haber participado o encubierto el homicidio. Justicia por Sebastián.

Última modificación: 14 de febrero de 2016 a las 22:44
CORRIENTES

Otro asesinato en el Penal Nº 1

(APL) Si bien la muerte de Nelson “Tatita” Solís (28) fue presentada como suicidio,aún en el supuesto caso de que realmente se haya suicidado, no fue una decisión libre y autónoma. Las cárceles argentinas tienen records de asesinatos que los informes llaman luego “suicidio”. Y, a la vez, hay seres privados de libertad que se quitan la vida tras no soportar más la tortura, el hostigamiento atroz y el terror. Es decir, se trata de suicidios obligados más que inducidos, porque la muerte se convierte en el fin del calvario y del escarnio. Toda muerte en contexto de encierro es siempre responsabilidad del estado, los asesinos tienen nombre y apellido, grado, uniforme y garantizada la impunidad por la “familia judicial”. La organización y la lucha son las herramientas para enfrentar esta voluntad de exterminio de los más pobres.

Penal 1

Ayer amaneció conmocionada la Unidad Penal Nº 1 de Corrientes, ante la novedad del “supuesto suicidio” de un detenido, alojado en el Pabellón 10,de Castigo. Se trata de Nelson, “Tatita”, Solís joven oriundo de la Ciudad de Corrientes, de 28 años. Tenía una condena de 16 años, y ya llevaba 10 adentro. Las condiciones de alojamiento en ese Pabellón son pésimas. No hay actividades laborales ni educativas para hacer, tienen una hora de recreo diaria para su higiene personal y la de su espacio y pertenencias. Requisas violentas, con tonfas (palos de madera) y balas de goma, casi todos los días, a la madrugada, a la tarde, inclusive durante las visitas. Estas vejaciones, maltrato, la convivencia violenta y forzada son un coctel ideal para doblegar el deseo de vivir de cualquiera….Solís, era un muchacho conflictivo, que no se callaba, y que permanentemente estaba trasladado de un lugar de detención a otro… Este hecho y estas condiciones de detención se enmarcan en un panorama de arbitrariedad general en las decisiones penitenciarias, abuso de autoridad, intimidaciones, amenazas, traslados, manipulación de las calificaciones (bajas sin motivo), recorte de horarios de visitas, requisas vejatorias a los familiares, que se agudizaron en los últimos meses.

Exigimos la exhaustiva investigación y esclarecimiento de este hecho, porque la muerte de Solís, suma una más al historial doloroso de las cárceles argentinas donde muere un cautivo cada 37 horas según informes de las organizaciones antirrepresivas de todo el país. Se trata de una muerte violenta, y evitable, de una persona que está bajo la tutela del estado, y donde quedará determinar fehacientemente si hubo tal suicidio, que grado de responsabilidad le cabe a quienes lo custodiaban de cerca. Los suicidios bajo privación de la libertad no se pueden pensar como decisiones autónomas y “libres” del detenido, sino que son la consecuencia directa o indirecta de todos los padecimientos, vejaciones y penurias proporcionados por quienes debieran velar por la custodia de quien el estado encarceló pero es garante de su vida.

Contacto Hilda Presman: 0379 154390002

MADRID: COMUNICADO DE LOS TITIRITEROS RAÚL Y ALFONSO YA LIBERADOS

"La libertad de expresión es un derecho"

(APL)Raúl García Pérez y Alfonso Lázaro de la Fuente permanecieron presos cinco días presos por decisión del juez fascista y ex policía del dictador Francisco Franco, Ismael Moreno por supuesto enaltecimiento del terrorismo en una obra infantil del Carnaval de Madrid. La realización teatral está inspirada en el Retablillo de Don Cristóbal de Federico García Lorca. Si bien los compañeros están en libertad, permaneces graves cargos contra ellos y deberán comparecer a diario en el juzgado y no podrán salir del territorio español. Hoy, los titiriteros emitieron el siguiente comunicado que brindamos completo más abajo.

Raúl y Alfonso

COMUNICADO
En primer lugar queremos agradecer inmensamente todo el apoyo que hemos recibido, tanto de nuestros familiares y amigos, como de toda la gente que se ha organizado para ayudarnos de una u otra manera, tanto en la calle, como en los medios de comunicación, de manera individual y de manera colectiva. Nos llena de emoción y es lo que nos hace mantenernos fuertes. De verdad, gracias.

Queremos decir que estos días han supuesto una experiencia difícil; hemos sido detenidos y posteriormente encarcelados por realizar nuestro oficio, por representar la obra que, con tanta ilusión y trabajo, habíamos creado. Hemos sido difamados por algunos medios de comunicación mientras permanecíamos en prisión y ahora estamos sintiendo las heridas que han abierto en nuestros seres queridos.

Con nuestra obra no pretendíamos aleccionar a nadie y muchos menos a los niños y niñas, sino tan sólo contar una historia de ficción que por desgracia tiene muchas similitudes con la realidad que nos ha tocado vivir estos días. Nosotros no somos todo lo que cada títere pueda decir o le pueda ocurrir en cada escena. Es importante subrayar que la obra de títeres que representamos el pasado viernes era una sátira. Con ella pretendíamos reflexionar sobre algunas situaciones, a nuestro juicio injustas e inmorales, que se dan hoy en día en nuestra sociedad. Y lo queríamos hacer, además, recuperando a don Cristóbal, ese oscuro personaje tradicional que rondó los teatrillos populares de este país hasta que llegó la guerra civil, esa que acabó con muchas cosas, como con el propio don Cristóbal, o con la libertad de expresión.

Esa libertad de expresión que creíamos que era un derecho fundamental, la misma que permite decir las cosas que al de al lado no le gustan, o no le apetece oír, o incluso le horroriza escuchar. Porque la libertad de expresión no es el derecho de decir sólo lo que uno quiere escuchar. Quien la entienda así, en realidad no cree en ella.

No pretendíamos ofender a nadie con nuestro espectáculo y por eso advertimos al público antes de comenzar que los personajes realizaban actos atroces y violentos. A las personas que decidieron quedarse y se sintieron ofendidas les pedimos disculpas pues esta nunca fue nuestra intención, como tampoco lo fue enaltecer el terrorismo, ni incitar a la violencia o al odio.

Tan solo nos queda destacar la preocupación que sentimos ahora. Que sentimos nosotros, Alfonso y Raúl, pero también todos y todas las que inventamos historias, las que les damos forma, y las que las interpretamos. La preocupación de que un día llegue don Cristóbal con su cachiporra y nos golpee, como hizo el otro día, porque no le gustó la función.

Texto proporcionado por @ctxt_es

RAÚL GARCÍA PÉREZ Y ALFONSOZARO DE LA FUENTE