Agencia
Para La Libertad

Periodismo de Intervención social

870

POLÉMICA- OPINIÓN

“Feminista, nunca más”

APL) “Ni una menos. Ni una menos. Ni una menos. El estado de Facebook del 99,9 por ciento de todos mis contactos. Ni una menos. Ni una menos. Ni una menos. El slogan del actual feminismo burgués. Ni una menos. Ni una menos. Ni una menos. La “excusa” para utilizar sin chistar la herramienta más patriarcal de todas: el derecho penal. Ni una menos. Ni una menos. Ni una menos. ¿Quién menos? A quién sí más? ¿Quién es “más”? Hay alguien que desapareciendo no sería “una/o menos”? Pareciera que sí. Y digo pareciera porque el feminismo cada día me enoja más, me decepciona más, al punto de resultarme tedioso leer libros que antes “disfrutaba”. (…)Te explico lo siguiente, Monique Wittig (teórica feminista), ni dios, ni el estado, ni Butler, ni Preciado, ni vos van a decirme cómo expresar mi sexualidad. Vivo el sexo como algo lúdico, me encanta el placer de a dos, de a tres, de a cien, soy perversa, me encanta estar enamorada y eso no implica que dependa de nadie, eso solo implica, Monique, que estoy viva. Y si, no fui a la marcha”. Fragmentos del artículo de opinión de J.R., militante del provocador espacio Locos, Tumberos y Faloperos.

LTF

Hace poco escribí un texto que termina así: “Feminista, nunca más”. Un texto que hace un año no imaginé escribir. Hoy, ese “nunca más” es parte de mi identidad. Es parte de mi transición constante. De mi abolicionismo de la cultura represiva. De mi caos. De mis crisis continuas. De mis ganas de incendiar todo este mundo vacío. De mis poesías con gusto a abismo. Hoy, ese “nunca más” es dejar de identificarme con mujeres con las que no comparto nada. Porque, ¿hay algo más falso que eso? Crear una identidad de cotillón.

Compañero, compañera, que palabra hermosa, podría decirlo de no más de cinco personas, compañeros son aquellos con los que “comparto el pan”, con los que puedo invocar fantasmas y al mismo tiempo visibilizar, cuestionar, de-construirme, destruirme, perturbarme y perturbarlos. Compañero es aquel con quien discuto políticamente, con quien leo poesías y como asados a las 4 de la mañana. No me identifico con aquellas mujeres que quieren cambiar la “patria” por la “matria”, no me identifico con aquellas que piden más pena, pulseras electrónicas, jaulas chicas o grandes para los “machos”. No me identifico con las adoradoras del los códigos penales, de los pentateucos, de los diccionarios. NO me identifico. No me identifican.

Compañero, compañera, es algo más que un amigo o amiga, es misticismo, es sensibilidad colectiva. Sensibilidad que no se puede forzar colectiva en base al género. Si, el género, categoría que cuestionan las “feministas más radicales” (Judith Butler, Beatriz Preciado) feministas de la “Queer-academia”, feministas de la simplificación: el problema de todo es la “heterosexualidad”. ¿El problema de todo es que me guste el pito? Qué me afirme como “mujer” ¿? Monique Wittig, otra feminista “radical” me responde “que estoy sometida a un “contrato” heterosexual, que el término “mujer” tiene sentido sólo en los sistemas económicos y de pensamiento heterosexuales. Las lesbianas no somos mujeres, como no lo es tampoco ninguna mujer que no esté en relación de dependencia personal con un hombre”. Te explico lo siguiente, Monique, ni dios, ni el estado, ni Butler, ni Preciado, ni vos van a decirme cómo expresar mi sexualidad. Vivo el sexo como algo lúdico, me encanta el placer de a dos, de a tres, de a cien, soy perversa, me encanta estar enamorada y eso no implica que dependa de nadie, eso solo implica, Monique, que estoy viva.
Y si, no fui a la marcha”