Agencia
Para La Libertad

Periodismo de Intervención social

982

CÓRDOBA- CÁRCEL DE CRUZ DEL EJE

Crónica de una inspección “anunciada”

(APL) “Las celdas miden aproximadamente dos metro de ancho por tres de largo. Tienen una cucheta. El inodoro (sin tapa) y la pileta (multiusos), son un solo aparato de acero inoxidable a pocos centímetros el uno del otro, lo que los convierte en elementos poco higiénicos. La canilla de la pileta debe tener un centímetro de diámetro, lo que entorpece su uso. Algunas personas optan por lavar la ropa en el inodoro, que es donde más agua puede juntar. Tienen un horario restringido para el uso del agua, el resto del día la pasan con lo que alcanzan a almacenar en botellas de plástico”. Fragmento de la nota de A.R. sobre la Inspección de la Procuvín a la cárcel de Cruz de Eje. Se supone que las inspecciones deber ser sorpresivas, sin embargo los penitenciarios ya estaban alertados. Y aunque quisieron emperifollar la prisión para los visitantes, no pudieron a pesar de tanto empeño.

Bouwer

El martes 13 de septiembre ingresamos junto con representantes del PROCUVIN (procuraduría de violencia institucional), a la cárcel de Cruz del Eje. Esto fue a raíz de las denuncias por la sistemática violación a los derechos humanos que fuimos presentando en esa institución, como en muchas otras, sobre la situación en las prisiones de Córdoba. Para sorpresa nuestra, el Servicio penitenciario estaba al tanto de nuestra visita, incluso sabían bien que sectores íbamos a monitorear. El día anterior limpiaron todo, incluso con hidrolavadoras en las celdas, como quien pretende borrar huellas. También pintaron varios espacios de nuestro recorrido.

Uno de los pabellones a los que ingresamos es el pabellón E3, de máxima seguridad, que funciona en forma encubierta, ya que ese régimen fue declarado inconstitucional por el juez federal Vaca Narvaja en diciembre del dos mil catorce. Y calculo que por esta razón, y seguro algunas mas, trasladan este régimen desde complejo de Bouwer al norte de la provincia. Desplazando los presos con causa federal a otras unidades.

En los pabellones E3 y E2 (calabozos), ese mismo día terminaron de colocar instalación eléctrica y lámparas, elementos de los cuales carecían. Y si tenemos en cuenta que la iluminación natural es más que ineficiente, ya que la puerta que da a al pasillo es blindada, y la ventana tiene una chapa con pequeños orificios, por la cual ingresa escasa luz natural. Estas personas permanecían la mayor parte del día a oscuras. Tenemos que tener en cuenta que no pueden tener velas, ni siquiera un encendedor.

También tenían colchones nuevos desde el día anterior. Aunque a algunos les tocó en colchón de un metro cuarenta.

Las celdas miden aproximadamente dos metro de ancho por tres de largo. Tienen una cucheta. El inodoro (sin tapa) y la pileta (multiusos), son un solo aparato de acero inoxidable a pocos centímetros el uno del otro, lo que los convierte en elementos poco higiénicos.
La canilla de la pileta debe tener un centímetro de diámetro, lo que entorpece su uso. Algunas personas optan por lavar la ropa en el inodoro, que es donde más agua puede juntar.
Tienen un horario restringido para el uso del agua, el resto del día la pasan con lo que alcanzan a almacenar en botellas de plástico.
Muy cerca del inodoro se encuentra una pequeña mesa empotrada en la pared, con un banquito. Tienen una repisa con tres estantes para acomodar todo.

La comida se la pasan por un pasa platos, y también por allí sacan sus manos para ser esposados antes de que abran la puerta. Solo en la celda están sin esposas.

Se los obliga a pararse al fondo de la celda cuando alguien va a ingresar.

Los elementos de limpieza brillan por su ausencia, lo único que reciben es un rollo de papel higiénico por mes.

La ventilación es completamente insuficiente, y no pueden tener ventilador para mitigar el calor. Tampoco cuentan con elementos para cocinar o calentar agua.

Tienen control sobre la cantidad de ropa, de libros y de alimentos a tener en la celda. No se les permite tener muebles, repisas, espejos…

Solo algunos minutos al día pueden salir de ese encierro, van a un patio jaula, a caminar un poco, como para que no se le atrofien del todo, los músculos, la vista, los pulmones, etc. Horario también que aprovechan para hablar por teléfono

También fuimos a reconocer el sector de enfermería del módulo uno, denunciada por los presos por sus prácticas de torturas, los encadenan (ahora con esposas) de pies y manos a la llamada cama de sujeción. Por supuesto, como ya estaban avisados de nuestra presencia, no había nadie atado. Y las camas estaban recién pintadas, tapando cualquier indicio. La enfermería estaba impecable y hasta medicación había!

No menos llamativo es que ninguno de los entrevistados conocía a su asesor letrado (hay uno solo para los mil cuatrocientos presos), el Dr. Juan Illía. Y cuando llaman a tribunales, muchas veces no atienden o les cortan.

Como dijo Xosé Tarrio, en su libro Huye hombre, huye, es la cárcel dentro de la cárcel. Él estuvo preso bajo este régimen F.I.E.S. (siglas de Fichero de Internos de Especial Seguimiento) en España. También en Cruz del Eje hay un Tarrío dejando su vida bajo un régimen similar.
Hay seres humanos sobreviviendo bajo este sistema hace años!!!
Parece ser una prueba de cuanto sufrimiento puede tolerar una persona.

Villa María: Vacap denuncia hostigamiento policial a los hijos de Silvia Villafañe y negativa de atención médica a un preso en Bouwer

Una vez más los hijos de nuestra compañera Silvia Villafañe de la Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina- Villa María fueron amedrentados como ciudadanos, uno de ellos Juan Cruz sufrió persecución policial, logrando Silvia que no lo detuvieran y Marcos fue víctima de un hecho de discriminación por parte de personal de seguridad en el boliche Quinoto. Repudiamos estas prácticas arbitrarias e instamos a convocarnos el día sábado 1 de octubre a las 17 hs en el Teatrino de la Universidad Nacional de Villa María, para organizar acciones de resistencia desde VACAP con proyección a la Marcha de las Gorras y a la exigencia de JUSTICIA PLENA por políticas represivas impunes. Por otra parte, exigimos que Franco Fernández torturado el 11 de julio por parte de personal policial de Villa María, sea trasladado de la cárcel de Bouwer a la UP5 de VM Y sea atendido en el hospital ya que tiene en su cuerpo una de las balas recibidas.

Última modificación: 27 de septiembre de 2016 a las 12:02