Agencia
Para La Libertad

Periodismo de Intervención social

985

FESTIVAL AUDIOVISUAL HETEROGÉNEO

"Pateando el penal! Ganó el premio al mejor cortometraje

(Colectivo Yahá Porá)“Pateando el penal”, un audiovisual documental escrito, producido y protagonizado por presos de la Unidad Penal Nº 1 de Corrientes recibió el viernes el Premio del Jurado al Mejor Corto Documental en el “FAH! Festival Audiovisual Heterogéneo”, de la Universidad de Lanús, Buenos Aires. Este mes, el trabajo audiovisual participó del Invicines, Festival de Cine Social en Córdoba y resultó premiado con una Mención Especial en el Festival de Cine Latinoamericano Lapacho, de la ciudad de Resistencia.

Pateando

El Festival de Audiovisual Heterogéneo es un espacio que sostiene que los diferentes recursos, tanto próximos como profesionales (con sus diferencias presupuestarias), no condicionan la calidad o contenido de las producciones audiovisuales, por eso es que en vez de profundizar la estratificación sobre estos aspectos, desean promover la pluralidad de creaciones en un mismo espacio. El viernes fue elegido por el Jurado como el mejor cortometraje documental “Pateando el penal”, de 14 minutos, que es el resultado del Taller de Lenguaje Audiovisual que dicta la Red Corrientes de Derechos Humanos en conjunto con el colectivo de personas en contexto de encierro Yahá Porá de la Cárcel N° 1 de Corrientes. En este mes, participó además del Invicines, Festival de la ciudad de Córdoba, resultó premiado con una Mención Especial en el Festival de Cine Latinoamericano Lapacho y fue proyectado en el Patio Cultural de la Biblioteca Mariño, de la ciudad de Corrientes. En octubre, va a volver a ser proyectado en Buenos Aires, en un Encuentro Nacional de Escritura en Cárceles, en la UBA.
Las tareas educativas y de creación artística en la U.P. N° 1 vienen realizándose desde hace casi diez años en el espacio que la Red Corrientes de DDHH y Yahá Porá tienen allí adentro.
. Actualmente, los impedimentos a alumnos y docentes, son cada vez mayores para desarrollar los talleres y demás actividades de resocialización. Entre los objetivos del Taller de Lenguaje Audiovisual se encuentra el de convertir a los estudiantes en protagonistas de la comunicación y generadores de mensajes.
Para lograrlo se puso a disposición de los alumnos los conocimientos y herramientas necesarias para la elaboración de un video documental, priorizando el intercambio de experiencias, dando espacio a la búsqueda de superación de cada integrante del taller, a la necesidad de expresar sus inquietudes y sentimientos y a la relación establecida con su entorno y la sociedad.
Con este, el cortometraje realizado íntegramente por presos de la Unidad Penal 1 de Corrientes ya suma su cuarto Festival y su segundo reconocimiento: Mención especial en el Festival Latinoamericano Lapacho y Premio del Jurado al Mejor corto Documental, en el FAH! Festival Audiovisual Heterogéneo, de la Universidad de Buenos Aires.
El cortometraje “Pateando el Penal” se encuentra alojado en el sitio web YouTube.
SINOPSIS
Buscan superarse. Luchan contra la estigmatización. Vencen las rejas. Dejan atrás la mentira de que para ellos la cárcel es su última palabra. “Pateando el Penal”, un cortometraje testimonial rodado entre los muros de la Unidad Penal 1 de Corrientes. Pensado y realizado por presos a los que el antinatural encierro penitenciario no les impide salir adelante. Un mensaje que salta murallas para interpelar nuestros propios prejuicios.

Teléfonos de contacto:
• (0379) 154593319 → Natalia Vega, dictante del Taller de Lenguaje Audiovisual en la Unidad Penal N° 1 de Corrientes.
• (0379) 154390002 → Hilda Presman, referente de la Red Corrientes de Derechos Humanos.

Última función: “Y a mí, ¿qué me parece? Stand up psicoanalítico, de y por Alfredo Grande

“Que todas las noches sean noches de estreno, que todas las lunas sean lunas de miel”. Lo dije en cada función. Y lo diré en la última función de este ciclo. “Y a mí, ¿qué me parece?” la diversidad de género, la democracia para ricos, el hambre que sigue siendo un crimen…y el amor, el dinero, el sexo, el poder…y el psicoanálisis. Si la viste, no viste lo que preparamos para el sábado. Si no la viste…¡ahora o después! Mejor ahora. SABADO 22 HS. Siempre en LA CLAC, Avenida de Mayo 1156, Caba. Siempre A LA GORRA! Reservas al 4382-6529

Última modificación: 29 de septiembre de 2016 a las 14:07

Dos chicos de La Poderosa torturados por la Prefectura

(Por Gloria Pagés/ La Izquierda Diario)Ezequiel Villanueva Moya e Iván Navarro viven en la Villa 21-24, una de las grandes urbanizaciones precarias de la Ciudad de Buenos Aires, ubicada en los barrios de Barracas y Pompeya, donde habitan en condiciones muy precarias cerca de 50.000 personas, en su mayoría familias trabajadoras. Es además una zona militarizada por la Policía Federal, la Prefectura y la Gendarmería, estas dos últimas fuerzas integran el Cinturón Sur, Plan puesto en marcha en 2011 en el sur de la Ciudad de Buenos Aires con el supuesto propósito de “combatir el delito”. Lo cierto es que lo único que ha aumentado son los índices gatillo fácil y tortura a la juventud de esos barrios.

Chicos

Este gravísimo caso del que dio cuenta La Poderosa en el día de ayer tiene a Ezequiel e Iván como víctimas. Los dos chicos, integrantes de la organización, fueron brutalmente torturados y denigrados por efectivos de la Policía Federal y la Prefectura. Uno de ellos es Ezequiel, de 15 años, que al volver de visitar a su abuela se encontró con su amigo Iván. En ese momento, cuando se estaban saludando, los paró la Policía Federal, fueron agraviados y pretendieron acusarlos del supuesto “origen espurio de sus prendas”. “Yo me acerqué para darle un abrazo a Eze y un oficial, así, de la nada, directamente vino y me pegó una trompada”, denunció Iván.

A partir de allí siguió una siniestra secuencia de torturas y vejaciones. Como los efectivos de la Federal, efectivamente, no encontraron nada en la “requisa”, los dejaron ir, pero a los 30 metros, vuelven a ser interceptados por tres móviles de Prefectura, en cada uno había cuatro uniformados.

Así lo relatan de manera impecable y conmovedora en el sitio web de La Poderosa: “Nos tiraron adentro de un coche y nos llevaron hasta la garita de Osvaldo Cruz e Iguazú”. ¿Para qué? “Para cagarnos a palos”. ¿Y los largaron? “No, nos subieron a otro auto, pero primero nos taparon la cabeza y nos obligaron a sentarnos uno encima del otro”. De ahí, se los llevaron hasta un descampado lindero al Riachuelo, detrás de una fábrica, sobre el Camino de Sirga. “Cuando ya había unos 10 prefectos, uno dijo que nos iban a matar, porque total nadie nos iba a reclamar”.

“Nos obligaron a tirarnos al piso y hacer flexiones de brazos, hasta que uno le saltó sobre la espalda a Ezequiel y otro me preguntó a mí dónde quería el tiro”. Pero no, todavía no termina. “Alterados, como sacados, nos esposaron a un caño y dispararon varios tiros al aire, mientras nos quitaban las camperas que supuestamente habíamos robado”. Pero no, robar, robaron ellos, “que se reían cuando nos ponían un cuchillo en el cuello y nos decían que también les parecían lindas nuestras zapatillas, nuestras cadenitas… Nos sacaron todo”. Justo ahí, a pocas cuadras de la Parroquia Caacupé, uno de los prefectos puso su arma en la nuca de Iván, para obligarlo a rezar. “Dale, un Padre Nuestro para que no te mate, dale”. Y al final, cuando por fin accedieron a soltarles las manos, los encañonaron por la espalda, con una escopeta: “Corran bien rápido, o van a ser boleta”.

“Que esto sea un caso bisagra”
Hablamos con un referente de La Poderosa, él es periodista e impulsor de la organización y además padrino de Kevin, el nene de 9 años asesinado el 7 de septiembre de 2013 por un balazo en un tiroteo en una zona liberada por la Prefectura y la Gendarmería. Conoce al detalle el accionar de las fuerzas de seguridad: “Nosotros veníamos denunciando que venía habiendo un incremento de las irregularidades (entre comillas, agrega) de las fuerzas de seguridad, que en realidad es el funcionamiento regular dentro de los barrios. Pero esto que pasó con Ezequiel e Iván ya es como por fuera de su propia norma: los esposaron a un palo al borde del Riachuelo y corriendo les saltaban arriba de la espalda, les ponían un fierro para que recen.”

Las consecuencias de la militarización de los barrios del sur de la Ciudad no ha sido una merma en el narcotráfico sino por el contrario, un aumento en los casos de gatillo fácil y torturas, así lo demuestran los cerca de doce casos de pibes muertos a manos de las fuerzas de seguridad como Brian y Jony, en Lugano, o Gabriel Vaca y Mario Gustavo Ruiz, ejecutados por la policía Federal en la Villa 21. Recientemente se conoció un informe de la Procuraduría contra la Violencia Institucional (Procuvin) que da cuenta del aumento en el hostigamiento y violencia policial contra niños, niñas y adolescentes en la Capital.

El dirigente nos dice que este caso “es uno de esos casos bisagra que tienen que servir para mostrar el accionar de las fuerzas y salir de la falacia de que esto ocurre porque son chorros, no sólo es mentira, volvían de lo de la abuela es siniestro, sino que aunque lo fuera, que ni siquiera es el caso, este chico de 15 años tiene todo el cuerpo roto, cómo me lo explicás”, se indigna. No es para menos.

Agrega, y eso haremos desde este medio: “Necesitamos que se difunda, la familia está asustada, visibilizarlo es la manera de darles resguardo, cuanto mas se hable y más se vea más resguardado van a estar”.

Prefecto detenido
La denuncia de estos graves hechos fue radicada en la Procuraduría contra la Violencia Institucional (Procuvin) y en la fiscalía de Pompeya, a cargo del fiscal Marcelo Munilla Lacasa. El martes, cuando Ezequiel Villanueva Moya y su madre se presentaron a hacer la denuncia, vieron que uno de los prefectos, Leandro Adolfo Antúnez, estaba ahí mismo.

El referente de La Poderosa nos relata: “Cuando el prefecto lo ve lo señala a Ezequiel y a la madre queriendo amedrentarlo, pero es tanto el nivel de detalle de la denuncia de Ezequiel que al fiscal Munilla no le quedó otra que dictar la orden de detención. No es poco, siendo que fue el fiscal del caso de Kevin, es el mismo fiscal del caso Carrera, el del ’Rati Horror Show’”.

Precisamente, Munilla Lacasa fue el fiscal de la causa de Kevin, en la cual se dio el gusto de no citar a ningún gendarme ni prefecto. Recién un año y dos meses después del asesinato de Kevin el 7 de septiembre de 2013, se imputó a los prefectos que liberaron la zona.

Munilla Lacasa también actuó en la causa por la represión a la murga del Bajo Flores ocurrida en febrero de este año, donde como en todos los casos resonantes de los que se hizo cargo de la investigación, optó por priorizar la versión de la policía y demás fuerzas de seguridad por sobre la de las víctimas.

La denuncia y visibilización del caso de tortura contra los chicos de La Poderosa debe ser incesante junto con la exigencia de castigo a los responsables. Es indudable que el discurso que reclama mano dura y estigmatiza a la juventud, mientras las condiciones de vida de las mayorías populares se degradan día a dia -uno de cada tres argentinos son pobres – va a redundar en más casos como los de Iván y Ezequiel, y más gatillo fácil.

Para eso es necesario una fuerte campaña contra la militarización y la represión a la juventud, para decir ¡Basta! Y enfrentar la campaña reaccionaria de la mano dura. En ese sentido se expresó el Centro de Profesionales por los Derechos Humanos (CeProDH) que repudió los hechos y se solidarizó con los integrantes de La Poderosa.