Agencia
Para La Libertad

Periodismo de Intervención social

SUECIA RECONOCIÓ SUS

Atrocidades contra el pueblo gitano

(APL)A lo largo del último siglo, Suecia esterilizó, persiguió, arrebató niños y prohibió la entrada en el país a los gitanos; y las personas de esa minoría étnica fueron tratadas durante décadas por el Estado como “incapacitados sociales”. Estos anuncios no los ha hecho una ONG militante. Es el relato del Gobierno conservador sueco, que en un gesto inédito en Europa. “La situación que viven los gitanos hoy tiene que ver con la discriminación histórica a la que han estado sometidos”, afirma el llamado Libro Blanco, que ha sido presentado esta semana en Estocolmo, y en el que se detallan los abusos cometidos con los gitanos a partir de 1900.(Fuente: Taringa)

Perseguidos durante un siglo

El ministro de Integración, Erik Ullenhag, ha definido esas décadas de impunidad y racismo de Estado como “un periodo oscuro y vergonzoso de la historia sueca”. Sus palabras han coincidido con un episodio que ilustra la situación actual: el miércoles, una de las mujeres gitanas invitadas a dar su testimonio vio cómo el personal del hotel Sheraton le prohibía la entrada al desayuno.
Los abusos históricos, señala el Libro Blanco, siguieron un patrón inventado hace siglos por las monarquías europeas: comenzaron con los censos que elaboraron organismos oficiales como el Instituto para Biología Racial o la Comisión para la Salud y el Bienestar, que identificaron a los gitanos que habitaban en el país. Los primeros documentos oficiales describían a los gitanos como “grupos indeseables para la sociedad” y como “una carga”. Entre 1934 y 1974, el Estado prescribió a las mujeres gitanas la esterilización apelando al “interés de las políticas de población”, como hizo Australia con los aborígenes. No hay cifras de víctimas, pero en el Ministerio de Integración explican que una de cada cuatro familias consultadas conoce algún caso de abortos forzosos y esterilización. Los organismos oficiales se hicieron con la custodia de niños gitanos que arrancaban a sus familias. El estudio tampoco ofrece datos sobre esta costumbre, pero Sophia Metelius, asesora política del ministerio, explica que se trataba de “una práctica sistemática”, sobre todo en invierno.

Estocolmo admite que prohibió entrar a los gitanos en Suecia hasta 1964, pese a que se conocía la suerte que había corrido la minoría bajo la expansión nazi: los expertos calculan que al menos 600.000 romaníes y sintis fueron exterminados en el Porrajmos, La Devoración en calé, a manos del régimen hitleriano y otros afines.

El Libro Blanco detalla los ayuntamientos suecos que prohibieron asentarse de forma permanente a los gitanos, y recuerda que los niños eran segregados en aulas especiales y que se les impedía acceder a los servicios sociales. “La idea era hacerles la vida imposible para que se fueran del país”, resume Metelius.

Algunas de estas prácticas suceden todavía en diversos países europeos, y la gitanofobia cabalga con fuerza en Francia, Gran Bretaña y Alemania. París desalojó en 2013 a más de 20.000 gitanos de sus chabolas. Berlín planea una ley para evitar que los migrantes rumanos y búlgaros —la mayoría, romaníes— sin trabajo se queden más de seis meses en el país.

La próxima semana, la Unión Europea celebrará una cumbre especial para evaluar la marcha de las políticas de integración de la minoría romaní. El panorama general es desolador, con picos de odio racial en Hungría, Eslovaquia y la República Checa.

En Suecia, un país de unos nueve millones y medio de habitantes, viven hoy más de 50.000 gitanos. De momento, las autoridades no contemplan la compensación a los familiares de las víctimas de abusos, aunque el Libro Blanco abre la puerta a las demandas. El Gobierno ha establecido la verdad histórica cruzando entrevistas personales con docenas de gitanos y los archivos oficiales. “No son revelaciones nuevas. Los gitanos llevan años contándonos estas historias, pero no se les hacía caso. Ahora, simplemente, hemos recopilado los documentos oficiales y los hemos cruzado con testimonios”, dice Sophia Metelius.
La aceptación masiva de refugiados sirios es una de las políticas con las que liberales y conservadores quieren demostrar que el catastrofismo populista no debe irremediablemente convertirse en profecía autocumplida. El reconocimiento de las salvajadas cometidas con los gitanos camina en esa misma dirección. La ironía es que el civilizado y tolerante norte no lo era tanto. La esperanza, que cunda ese infrecuente ejercicio de memoria y respeto.
Fuente: Taringa

REDOBLAN LA CAMPAÑA DE SOLIDARIDAD PARA EVITAR EXTRADICIÓN DE

Oswaldo Quispe, preso político en argentina

(APL)El sociólogo estadounidense James Petras, Nora Cortiñas de Madres de Plaza de Mayo –Línea Fundadora-, el héroe cubano René González, los periodistas Stella Calloni, Osvaldo Bayer y Carlos Aznárez, el politólogo Atilio Borón, los actores y dramaturgos Norman Briski y Tato Pavlovsky, los sindicalistas Pablo Michelli y Carlos Chile y el poeta Vicente Zito Lema, son algunos de los cientos de firmantes que exigen la libertad inmediata del periodista peruano Oswaldo Quispe, quien se halla detenido en Argentina. Enviar firmas a la defensa de Oswaldo: elnegrosoares@yahoo.com.ar.

La pequeña hija de Quispe, durante la manifestación del pasado 24 de marzo en Plaza de Mayo.

Es de destacar que Quispe, al que ahora se quiere extraditar, vive en Argentina desde hace varios años. Más aún, posee un DNI argentino que las autoridades nacionales le otorgaron luego de verificar que tanto aquí como en Perú carece de antecedentes penales, capturas o requerimientos.

La detención se produjo al salir de la sede de uno de los medios de comunicación (“La Olla TV”) donde coordinaba el programa “Nuevo Amanecer”.
Quispe, quien en su país de origen se desempeñó como periodista, era además miembro de un Estudio de Abogados que defendía campesinos y luchadores populares criminalizados en sectores muy humildes y desprotegidos.

La perversa y obsesiva persecución en que se empeña el Estado peruano con quienes no comulgan con sus actitudes represivas, obliga a que sea necesario redoblar los esfuerzos para evitar que Quispe siga encarcelado y mucho menos, para que no sea extraditado a su país de origen.

¡Oswaldo Quispe, preso político peruano, periodista defensor de la causa de los oprimidos: Libertad Ya!

TEMAS EN DEBATE-COLUNMA DE OPINIÓN

El Papa y la iglesia en cuestión

“El Papa está preocupado por la situación de las cárceles y de repente es garantista. Lava los pies de los presos, y de paso se lava las manos de las atrocidades del pasado. La iglesia, siempre, no sólo durante la dictadura, fue cómplice de todos los malos tratos, torturas y asesinatos dentro de las prisones. En la mayoría de las cárceles hay un cura párroco legitimando la represión del servicio penitenciario, y convenciendo a las personas privadas de su libertad, de que son culpables, y por esa razón merecen semejante castigo, para disciplinarlas. Todo en nombre de la fe.Enfoque de la luchadora Revol, en un debate de plena vigencia.

Complicidad de la jeraquía eclesiástica

Para la iglesia, lxs herejes siempre fueron lxs más pobres, de esta manera justifican el genocidio en las cárceles, entre otros, para lavar los pecados de lxs insumisxs, y quitar la culpa a lxs ejecutores.
¿Quién puede creer que Bergoglio ignoraba la situación en las càrceles ? cuando fue uno de los responsables de la pastoral penitenciaria, que siempre estuvo acompañando las políticas del terror?¿ O alguna vez los escuchamos denunciar algo ?
La iglesia, históricamente, ha avalado los crímenes más aberrantes, y esta es la iglesia que el estado sigue manteniendo. Por ejemplo un obispo gana como un legislador nacional.
El gobierno nacional negocia con la iglesia, claro que la iglesia decide, y entre otras cosas decidió que en el anteproyecto de reforma del código penal, no hubiese cambios en la condena a las mujeres que abortan. Como también negocia que los curas pederastas no vayan a la cárcel.
El gobierno nacional y la iglesia católica tienen poder para cambiar la situación en las cárceles.
Algunxs han perdido la memoria, no la perdamos nosotrxs tambièn.