Agencia
Para La Libertad

Periodismo de Intervención social

REGISTRO CIVIL DE WILDE:

Siete trabajadores siguen presos

(APL) Ya llevan más de 10 días encarcelados. “Las condiciones en las que fueron tratados fueron inhumanas, los mantuvieron esposados dentro de un camión celular durante aproximadamente 20 horas. Al día siguiente y luego de declarar, las mujeres fueron trasladadas al Complejo Nº IV de Mujeres de Ezeiza y los hombres al Complejo Penitenciario Federal de la (Ex Unidad 2), Cárcel de Villa Devoto”, denuncian los familiares y amigos de Tatiana Fabiano, presa en Ezeiza. Asimismo apoyan “el avance en investigaciones que velen por la identidad de las personas, pero desean que en estos casos, sean los verdaderos impulsores y responsables quienes cumplan su condena y no los trabajadores inocentes”. Reclaman la inmediata excarcelación. A continuación el comunicado.

Tatiana
El miércoles 7 de mayo de 2014 se produjo un allanamiento en el Registro Civil de Wilde, sita en Av. Mitre 6490, esquina Raquel Español. Se llevaron detenidos a los doce empleados públicos que trabajan dentro del lugar, incluyendo a la empleada de limpieza.

Los trabajadores, a quienes se les negó la posibilidad de realizar una llamada para notificar a sus familiares de dicha situación, fueron trasladados al Departamento Central de Policía Federal.
Cabe destacar que, luego de pasar toda la noche demorados, en la mañana del jueves 8, los llevaron al Juzgado Federal de Quilmes con el fin prestar declaración y ejercer su derecho a una defensa. Las condiciones en las que fueron tratados fueron inhumanas, los mantuvieron esposados dentro de un camión celular durante aproximadamente 20 horas. Al día siguiente y luego de declarar, las mujeres fueron trasladadas al Complejo Nº IV de Mujeres de Ezeiza y los hombres al Complejo Penitenciario Federal de la (Ex Unidad 2), Cárcel de Villa Devoto.

La causa, a cargo del Juez Federal de Quilmes, Luis Armella, está caratulada como Asociación Ilícita por Falsificación de Identidad Pública. Sin embargo, no existen pruebas contundentes que involucren a este grupo de trabajadores por igual.

Tal es el caso de Tatiana Belén Fabiano, una joven de 25 años y empleada del Registro desde los últimos 7 años; no existiendo merito visible en el expediente que se instruye, tal cual lo asevera su abogado penalista el Dr. Adrián Corvalán, Tatiana sigue detenida a la espera de una nueva Resolución Judicial que finalmente la excarcele lo antes posible ya que el martes 20 de mayo, se han cumplido los 10 días hábiles que tenía el juez antes de dictaminarle la prisión preventiva.

Dada la evidente inocencia, la Fiscal de la causa acompañó el pedido formulado por la defensa, no oponiéndose a la concesión de la excarcelación para los empleados. Sin embargo, el Juez la negó sin pruebas que lo sustenten y propuso la prisión preventiva para Tatiana Fabiano junto con todo el personal (a excepción de la mujer que realizaba la limpieza que fue recientemente liberada). Esta decisión la recibieron las mujeres en sus celdas en un contexto de desinformación y aislamiento que les imposibilita comprender dichas resoluciones, sumando mayor angustia a la situación en la que se encuentran y un desgaste a nivel psicológico tanto para Tatiana como para su entorno, que necesita tenerla nuevamente en casa.

Los familiares y amigos apoyan el avance en investigaciones que velen por la identidad de las personas, pero desean que en estos casos, sean los verdaderos impulsores y responsables quienes cumplan su condena y no los trabajadores inocentes como Tatiana Fabiano.

PARAGUAY: CASO CURUGUATY

El largo camino a la libertad de Rubén Villalba

(APL) El juez Goiburú impidió el arresto domiciliario de Villalba, quien sigue en Tacumbú, a través de un verdadero mamarracho jurídico y una persecución política arguyendo “una causa anterior”, hace más de un mes. Sigue el reclamo popular por este valioso compañero y dirigente campesino. Como ya informara APL, el pasado 12 de abril el Tribunal de Salto del Guairá resolvió otorgar la prisión domiciliaria a los cinco presos del Caso Curuguaty que cumplían ya 58 días en huelga de hambre. El 15 de abril todos ellos fueron llevados hasta Curuguaty, donde el juzgado le comunicó que sería remitido nuevamente al penal de Tacumbú. El juez Carlos Goiburú encontró como excusa la existencia de una causa anterior que, según su interesada interpretación, impedía el goce de la prisión domiciliaria a Rubén Villalba.

Villalva

La causa judicial utilizada para mantener al dirigente campesino en prisión data del año 2008 y se la conoce como “caso Pindó”. El año pasado se debería haber realizado la audiencia preliminar en la que se debía decidir si la causa sería o bien desestimada o elevada a juicio oral. La propia jueza Janine Ríos dilató injustificadamente la realización de la audiencia. El día en que los presos de Curuguaty se dirigían a cumplir la medida de prisión domiciliaria, el juez subrogante Goiburú notificó a Rubén Villalba que la jueza había solicitado un agravamiento de la carátula del caso, y que por lo tanto no podía gozar del beneficio de la prisión domiciliaria.
La audiencia preliminar del caso se fijó entonces para el 12 de mayo pasado, pero fue suspendida por la jueza Ríos. El lunes 19 de mayo volvió a ser convocada, pero se volvió a suspender ya que la defensa de Rubén Villalba solicitó el apartamiento de la jueza por ensañamiento y parcialidad manifiesta.
El mismo día algunos senadores denunciaron a la jueza por mal desempeño de sus funciones ante el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados.
Entre otros elementos, que se suman a la conducta desplegada en la causa Curuguaty en que se expresó su animadversión hacia los campesinos acusados, la jueza Ríos rechazó injustificadamente el pedido de sobreseimiento a Rubén Villalba realizado por el fiscal del caso Pindó.
Se espera que en pocos días la Cámara de Apelaciones resuelva si la jueza continuará al frente del caso. Mientras tanto, Rubén lleva encarcelado más de 20 meses, con lo que ya cumplió la condena mínima prevista en la carátula de la causa Pindó, y lleva más de un mes en el penal de Tacumbú desde que le fuera otorgada la prisión domiciliaria en el caso Curuguaty.