CUENTO DE LOHANA BERKINS

La Navidad de las travas

Adriana apresurada intentaba terminar de maquillarse con un espejito, que colgaba de la columna del patio del hotel, comprado en las baratijas de Once.

Cuando escuchó el grito de la trans de la Cruz Pereira:

– Marica ¿qué hacemos esta noche?

– ¡Esta noche qué…vamos a trabajar!!

– Pero marica es Navidad

Adriana se miró por un instante en el espejo y pensó : ¿Navidad?

¿Cómo es la navidad de las travas? Mientras la gente corre presurosa llenando sus carritos de supermercado para atiborrarse de comida Adriana sigue maquillándose llenando de luces de colores sus tacos de acrílico, colgándose todas las guirnaldas posibles, agarrando la cartera más grande con luces de neón llena de campanitas, llena de estrellas, para ir a pararse a la misma esquina que por esa noche se verá más iluminada que el propio árbol del Rockefeller Center, símbolo del capitalismo navideño, esperando la llegada del niño dios colla que tuvo que dejar en alguna montaña de su norte natal.

Que aunque sea por un instante la haga sentir la más afortunada de todas.

Aunque sea por ese instante no será la Antígona de las travestis que recorre hoteles, comisarías, burdeles, con todas sus muertas. Esa noche no dolerán las siliconas de pobres que tuvo que inyectarse, sólo por ese instante no dolerán los golpes, los sucios calabozos, las burlas, los insultos, los desprecios.

Aunque sea por un instante no será perseguida por los mercaderes de la trata y el sida.

Aunque sea por ese instante desaparecerán los códigos contravencionales y de falta que criminalizan su existencia.

Aunque sea por ese instante no tendrá que esforzarse para recordar el rostro de su madre, de su padre, que la echaron cuando apenas tenía 13 años.

Aunque sea por ese instante no habrá teje, tejetuni, clos, babado, chucu, no vendrá la Cirilqui (la policía).

Aunque sea por ese instante no habrá tetras baratos que calienten el cuerpo para soportar la jornada prostibularia.

Aunque sea por ese instante el mundo enmudecerá y no habrá insultos de trava, travesaño, trabuco, hombre vestido de mujer, mascarita sidótica, simulacro, colita, parecida, transfor..

Aunque sea por ese instante verá pasar un coro de niños y niñas travas bailando el villancico de la buena nueva que anuncia que ha nacido un niño que se llama Belén.

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

(Lohana Berkins -Pocitos, 15 de junio de 1965 – Buenos Aires, 5 de febrero de 2016- fue una activista trans argentina,  defensora e impulsora de la identidad transgénero. En 1994, Lohana fundó la Asociación de Lucha por la Identidad Travesti y Transexual (ALITT), que presidió hasta su fallecimiento. Fue impulsora de la ley 3062 de respeto a la identidad adoptada por travestis y transexuales y aprobada por la Legislatura porteña en 2009. En 2002, protagonizó una reivindicación fundamental de la visibilización de las personas travestis y trans al anotarse en la Escuela Normal n.º 3 para ser maestra. Frente a la imposibilidad de hacerlo con su nombre, radicó una denuncia en la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, que en una resolución ejemplar ordenó a las autoridades de la escuela que respetaran su identidad de género. (Este texto fue replicado del muro de Agustina Florencia Guimaraes García)