Agencia
Para La Libertad

Periodismo de Intervención social

Meche, la imprescindible

(Por Oscar Castelnovo/APL) En un fallo histórico, provocado por la lucha de los vecinos y militantes ambientalistas, el Tribunal Supremo de Justicia de Entre Ríos prohibió fumigar con agrotóxicos a 1000 metros terrestres y 3000 metros aéreos de las escuelas rurales provinciales y ordenó al gobierno provincial generar una cortina vegetal de 150 metros alrededor de los establecimientos educativos. Una de las luchadoras que desde hace muchos está al pie del cañón en esta contienda, es la enfermera del Hospital Garrahan, Meche Méndez. Ella emprende charlas en escuelas, hospitales, centro vecinales, transita lugares “inhóspitos” donde filma videos y recorre casa por casa, entre otros sitios, en los que explica por qué hay que organizarse contra los cultores de la máxima ganancia – reviente quien reviente -, en el mínimo segundo.

Así sean niñxs como todos los que murieron o nacieron con malformaciones a causa del glifosato y otros venenos. Capitalismo puro y duro. Cuando la casta política le abrió las puertas a Monsanto -prohibido en otros países -, cuando miran para otro lado y envenenan las aguas, contaminan el aire y pudren la tierra, una minoría de luchadorxs pelea por la vida.

En una batalla desigual se enfrentan a pulpos internacionales, terratenientes autóctonos y gobiernos venales. Unx de lxs imprescindibles es Mercedes “Meche” Méndez, luchadora de titanio todo terreno.

Ella no eligió una vida fácil: En el Garrahan se ocupa de Cuidados Paliativos, por caso en niñxs con cáncer, allí también despliega todo su amor y sabiduría entre los más vulnerables. Su casa, está repleta de dibujos de los pibxs que la amaron antes de partir o no la olvidan luego de haber vencido la enfermedad o se sumaron a la lucha contra las fumigaciones. Un genuino ejemplo en un mundo disvalioso. Gracias por tanto, querida Meche.

Última modificación: 4 de noviembre de 2018 a las 15:12