8 DE OCTUBRE

A 52 años del asesinato del Che, acto por la unidad de lxs revolucionarixs

A 52 años continuamos levantando las banderas del Comandante Guevara como símbolo indiscutible de la lucha contra el capitalismo y por la Revolución Socialista, la Unidad de lxs revolucionarixs, el Internacionalismo y la solidaridad militante. Hoy, que en nuestro país -y América latina toda- nuevamente la clase obrera y los pueblos se levantan contra el injusto orden imperialista, es necesario más que nunca poner en el tapete  aquellas ideas rectoras en el pensamiento y acción del comandante Guevara. Por ello nuestro grito de libertad por todos lxs revolucionarixs presxs en las distintas cárceles de América y el mundo. Por eso nuestro grito de Revolución e igualdad social frente a un capitalismo cada vez más deshumanizado y caduco. Como enseñara el Che, debemos sentir en lo más hondo de cada uno de nosotrxs cualquier injusticia cometida contra cualquier ser humano en cualquier parte del mundo

*A 52 años de su grito de guerra, gran acto el martes 8 a las 17 horas en Plaza Congreso.*

CONVOCAN: MTR 12 de Abril; Tendencia Guevarista; MTR (histórico); OLP (Organización Libres del Pueblo); Convocatoria segunda Independencia; RPL (Resistencia para la Liberación); Razón y Revolución; Fogoneros; Votamos Luchar; MAR (Movimiento Argentina Rebelde); FAR (Frente de Acción Revolucionaria); PCT (Partido Comunista de los Trabajadores); Movimiento 26 de Junio; Asociación de ex Prisioneros Políticos del Perú; Vanguardia-escuela de formación marxista leninista; PRT (Partido Revolucionario de los Trabajadores); PRML (Partido Revolucionario Marxista Leninista); JR-CHE (Juventud Revolucionaria Che); MTL Rebelde-

ADHIEREN: Marcela Santucho; Claudia Oviedo-familiar de presos políticos del ejercito del pueblo paraguayo; Agrupación 17 de Noviembre; Frente Popular Darío Santillán; Partido por la Dignidad del Pueblo; Manuel Justo Gaggero; Nestór Kohan; Cátedra de Sociología de la Guerra de la UBA, Pablo Bonavena; Movimiento Guevarista Tierra y Libertad -Juventud Guevarista Ecuador; Henry Boisrolin, coordinador del Comité Democrático Haitiano en Argentina; MRO de Uruguay; Encuentro Memoria Cachito Fukman; Resumen Latinoamericano; Movimiento Continental Bolivariano; Fundación Integración 23 de Enero (Venezuela); Chato Pereda (Bolivia); Izquierda Guevarista Chile; Coordinadora Guevarista Internacionalista; Tupamaros Venezuela; Coordinadora Simón Bolívar (Venezuela)- Oscar Castelnovo- Agencia Para la Libertad –

COMUNICADO CORREPI TRAS EL «CONTRAINFORME» DEL MINISTERIO DE SEGURIDAD DE LA NACIÓN

Patricia Bullrich manipuló los asesinatos estatales a su antojo electoralero, pero no pudo refutar la verdad que se impone por demolición

Después de amenazar reiterada e infructuosamente con “desmentir caso por caso” el Archivo de personas asesinadas por el aparato represivo estatal que elabora CORREPI, la ministra de Seguridad Patricia Bullrich, por una vez, cumplió su palabra, y convocó hoy a un grupo de periodistas para presentarles el tan demorado “contrainforme”. Es muy significativo el momento elegido para presentar este “trabajo exhaustivo”, como lo denominó. A menos de un mes de las elecciones generales que, como todo indica, señalarán el fin del gobierno más represor que el pueblo argentino debió padecer desde diciembre de 1983, la preocupación de una de las principales voceras de campaña del macrismo es desmentir los datos que erróneamente llama “de CORREPI”. Como tantas veces lo hemos señalado, los datos del Archivo no son “nuestros datos”, sino los de los gobiernos. Son lxs muertxs que matan ellos. Nosotrxs no sólo los contamos y ordenamos para denunciarlos, sino que militamos todos los días para visibilizarlos y combatirlos. Contactos de prensa: Ismael Jalil: 1150455927 María del Carmen Verdú: 1144170659/ Facundo: 1132510081/Camila: 1149479469/ Guillermo: 223 528-2680/ Karen: 223 600-8838/ Daniel: 263 437-6257/ Sergio: 351 805-7883/ Antonella: 295 465-0744.

El “contrainforme”, bien leído, no hace más que confirmar la veracidad de nuestra información. En ningún caso pudieron decir “es un invento” o “esto no pasó”. El argumento (es una generosidad calificarlo así) es que 74 de los 98 hechos que seleccionaron “no corresponden” a casos que impliquen la aplicación de políticas represivas estatales y la utilización de los recursos del aparato estatal “según el análisis que se ha realizado desde el Ministerio de Seguridad”. Análisis que, según tienen a bien explicitar, utiliza como única fuente las Fuerzas de Seguridad Federales, la Justicia y el Programa sobre Uso de la Fuerza y Empleo de Armas de Fuego del propio ministerio. Es decir, una vez más, “la versión de las fuerzas es versión de verdad“.

Las fuentes de CORREPI, en cambio, como el “contrainforme” tiene a bien citar, son un poco más amplias y objetivas: el contacto directo con lxs familiares o amigxs de las víctimas, el chequeo sistemático de diarios nacionales y provinciales, aportes de compañerxs de las provincias que sistematizan y nos remiten información ya chequeada, informes de otras organizaciones, informes de organismos oficiales que registran datos de interés, etc.

Párrafo aparte para la media verdad -y por lo tanto, verdadera mentira- de que “las fuerzas federales están matando menos civiles“, basada en la comparación de 2016 en adelante. La falacia es infantilmente obvia. Hasta diciembre de 2016, entre las fuerzas federales se incluían los alrededor de 20.000 efectivos de la Policía Federal, transferidos a partir del 1/1/2017 a la nueva Policía de la Ciudad, que absorbió también los 9.000 de la ex Metropolitana. La PFA bajó notablemente su incidencia en el total de casos porque hoy esa tropa pertenece a la fuerza que depende del GCBA, que, dicho sea de paso, supera 60 asesinatos en menos de tres años de existencia. Con el mismo criterio de Bullrich, mañana podría salir Rodríguez Larreta a ufanarse de que la metropolitana no mató una sola persona entre 2017 y 2019, lo que sería también cierto. Ex Metropolitana y ex PFA hoy matan con uniforme celeste y granate.

Se excluyen de manera completamente arbitraria las muertes atribuibles al Servicio Penitenciario Federal, que, aunque no dependa orgánicamente del ministerio de Seguridad, sino del de Justicia, es una fuerza de seguridad federal. Se omiten también en el cómputo de “casos seleccionados” los menos (pero no pocos) casos con protagonismo de miembros de las fuerzas armadas (ejército, marina y fuerza aérea), indudablemente federales; los vigiladores privados (que son supervisados por el ministerio de Seguridad); los femicidios cometidos por miembros de las fuerzas (20% del total de femicidios a nivel nacional), como si esas mujeres no hubieran sido asesinadas a punta de reglamentaria, o los violentos de uniforme no utilizaran sus recursos como policías, prefectos, gendarmes, o policía de seguridad aeroportuaria para el encubrimiento y la búsqueda de impunidad, y los retirados, que estatutariamente conservan el estado policial.

El “contrainforme”, entonces, sesga sus datos a partir de utilizar su propia definición de hecho represivo, que naturalmente jamás podría coincidir con nuestros criterios, abundantemente explicados en la presentación del Archivo de Casos. Vaya como simple ejemplo el caso “excluido como legítima defensa” de Ariel Santos, por el que fue escandalosamente absuelta en juicio oral la policía Carla Céspedes. Ariel fue fusilado por la espalda, cuando intentaba poner en marcha su moto para huir después de un frustrado robo en un supermercado chino. En lugar de ser juzgado y condenado por una tentativa de robo, la mujer policía le aplicó la pena de muerte sumaria y extrajudicial, conducta criminal que un tribunal oral premió con la absolución y el ministerio de seguridad con su reincorporación triunfante, como “ejemplo” para la fuerza, a través del programa Restituir. Ni hablar de la exclusión de los casos de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel porque están “bajo investigación”.

Finalmente, corresponde que agradezcamos a la ministra Bullrich que, con su ampuloso título “Ministerio de Seguridad de la Nación versus CORREPI”, nos ubique en el lugar de “enemigo público nº 1” de su gestión, tarea a la que tanto esfuerzo venimos dedicando, para ser la voz de lxs represaliadxs y asesinadxs por su aparato represivo.

Brindaremos en el día de mañana el detalle prolijo de los números, fuerza federal por fuerza federal y caso por caso, y lxs esperamos en diciembre, en Plaza de Mayo, para la presentación del informe de la situación represiva y la actualización 2019 del Archivo de Casos, con resumen y repaso general de la totalidad de la gestión, repetimos, más represora desde diciembre de 1983.

Contra la represión,

¡Unidad, organización y lucha!

CORREPI – 30 de septiembre de 2019.

LA PELÍCULA CUENTA LA HISTORIA DE LUCIANO ARRUGA Y EL GRUPO DE FAMILIARES Y AMIGOS, DIRIGIDA POR ANA FRAILE Y LUCAS SCAVINO, CON EL APOYO DE LA RETAGUARDIA

«¿Quién mató a mi hermano?”, estreno el 26 de setiembre en cines

Nuestra película fue hecha con muchas manos. Daniel Botti sumo a tus palabras y sumo que como siempre, somos muchas manos quienes armamos las películas. Y en este caso, algunes presentes e intangibles, nos acompañaron a lo largo de estos años con palabras de apoyo, con financiamiento, con observaciones, y sobre todo con confianza. Otres con tareas específicas que nos ayudaron a construir la gran pared de ladrillos. A todes va un agradecimiento que es mucho más que un abrazo y un gracias. Es saber que soy mejor ser humana después de haber transitado junto a ustedes la construcción de esta narración audiovisual. Lucas Scavino cuanto recorrido y cuánto más por recorrer! ¡No te la pierdas, de la cantidad de espectadores que la vean este finde depende que la peli siga en cartel!

La ficha técnica de todos los que participaron en la realización de «¿Quién mató a mi hermano?». Estreno el 26 de setiembre en cines.

Una producción de Pulpofilms

Con el apoyo de La Retaguardia

Guión y Dirección

Ana Fraile y Lucas Scavino

Producción Ejecutiva

Daniel Botti

Ana Fraile

Montaje

Lucas Scavino

Fotografía y Cámara

Victoria Panero

Ana Fraile

Dirección de Producción

Eduardo Sánchez

Música

Pablo Bregante

Daniel Calabrese

Diseño Gráfico

Mariano Arias

Registro de archivos

Espacio Luciano Arruga

Investigación Periodística

Fernando Tebele y Maria Eugenia Otero

Diseño de Sonido

Martin Grignaschi Ricardo

Asistente de Producción

Laura Fraile Lau Sanchez Urrutia

Postproducción de imagen

Gorky Films

Director de Postproducción de Imagen

Gustavo D. Gorzalczany

Postproducción de Sonido

La Burbuja Sonido

GATILLO FÁCIL: HABLA LA MUJER QUE SUFRIÓ UN ALLANAMIENTO ILEGAL

Emilia Vassallo: «Todo lo que están haciendo es para quebrarme»

(Por Carlos Rodríguez/ Imagen: Bernardino Avila/Página 12) “Todo lo que están haciendo es para quebrarme, porque ahora quieren exhumar el cuerpo de mi hijo, para tratar de demostrar que murió por ‘mala praxis’ y no porque un policía le pegó un tiro en la cabeza”. Emilia Vasallo, es la madre de Pablo “Paly” Alcorta, un chico de 17 años que recibió un disparo hecho por el policía bonaerense Diego Ariel Tolaba. El hecho ocurrió en mayo de 2013 y el joven falleció seis meses después. “Hoy (por ayer), fuimos a hacer la denuncia por el allanamiento ilegal que sufrimos el viernes 13, y nos enteramos que el fiscal (Matías) Rappazzo me obliga a una exhumación, después de seis años, porque en su momento la justicia no hizo lo que tenía que hacer y ahora lo hace porque no quieren acusar a Tolaba” por el delito de homicidio agravado. Sobre el allanamiento denunciado por Vasallo, recibieron una notificación del Ministerio de Seguridad bonaerense “que abrió de oficio un sumario administrativo para investigar a los policías que actuaron encapuchados en ese operativo”.

Eduardo Soares y María del Rosario Fernández, de la Gremial de Abogados, que representan a la familia Vasallo, revelaron que el allanamiento “fue ilegal por la forma en que actuaron los policías que entraron a la casa de Emilia, pero lo más grave todavía es que había sido ordenado por el juez de Garantías de Morón Alejandro Horacio Lagos y lo que es peor aún, fue presenciado por el secretario del juzgado, Gustavo González”. Al principio, Emilia había señalado que fue un operativo sin orden judicial, porque los policía nunca mostraron el acta de allanamiento, que existía y que estaba firmada por el juez Lagos.

Durante el allanamiento, Emilia Vasallo fue golpeada y maniatada por algunos de los cerca de 20 policías encapuchados que intervinieron en el asalto a la casa, mientras el secretario González seguía los acontecimientos, sin decir palabra. Emilia fue golpeada cuando intervino para evitar que siguieran golpeando a uno de sus hijos. El hecho no terminó en una tragedia mayor porque, avisados por vecinos, los abogados se hicieron presentes en la casa y ordenaron a los policías que liberaran a la mujer y a su hijo. Todo sucedió en presencia de los nietos de la mujer.

El miércoles 11 y el  jueves 12, antes del allanamiento ilegal por su forma, más allá de la orden judicial, la misma vivienda había sido allanada cinco veces por policías –esa vez sin capuchas– con la excusa de que buscaban en el barrio un inexistente cargamento de droga. “Dijeron que era un cargamento muy grande y después que eran cinco kilos de cocaína”, señaló Soares, para completar lo que todos creen que fue “una evidente amenaza para hacerme callar, para que no siga denunciando a la justicia y a la policía por el asesinato de Paly”, sostuvo Emilia. En síntesis, la familia sufrió un allanamiento ilegal por su forma, con orden judicial, y cinco allanamientos sucesivos “respetuosos, tratándose de la policía”, pero también bajo sospecha porque el juez Lagos dijo que él no tuvo “nada que ver” con esos operativos del miércoles 11 y el jueves 12.

Emilia Vasallo, sin poder contener el llanto por la noticia de la exhumación, ofreció una conferencia de prensa en la sede del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (Sipreba), acompañada por Nora Cortiña, de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, y decenas de familiares de víctimas de la violencia institucional que hicieron relatos similares al “apriete policial y judicial” ocurrida la semana anterior.  

“Venimos de hacer la denuncia y nos enteramos que quieren exhumar el cuerpo de Paly para demostrar que murió por ‘mala praxis’ y no por una bala policial”, empezó diciendo Emilia y el llanto la detuvo por unos instantes. “Me duele el alma, porque es una jugada de ellos para quebrarme, para quebrar a mi familia, para quebrar una lucha que es la de todos los que estamos acá, pero nosostros no vamos a abandonar esta lucha contra esta justicia que no es justicia». 

Soares explicó que presentaron una denuncia judicial para que se investigue a fondo lo ocurrido el viernes 13. «Le dijimos toda la verdad, que Emilia se resistió y defendió a su hijo frente al accionar policial, porque es lógico que lo hiciera porque eran policías encapuchados, en un procedimiento totalmente ilegal, que estaban agrediendo a su familia y después lo hicieron con ella misma».

Leer más Luis Blaquier, sospechoso de haber beneficiado a Arcor y Cablevisión desde la Anses | El ex funcionario fue citado a indagatoria

El abogado fue el primero en llegar a la casa, luego de recibir el llamado de auxilio, y tuvo problemas para ingresar porque “unos encapuchados no me dejaban pasar”.  Explicó que el secretario del juez, con el que estuvo conversando en el lugar de los hechos «fue testigo presencial de la presencia de encapuchados, vio cómo la golpeaban a Emi, como la ataban a una silla, cómo le pegaban a su hijo, de manera que todos tienen elementos para investigar y castigar por lo ocurrido».

Emilia dudó, ante una consulta de este diario, que la investigación sobre el allanamiento pueda prosperar. «Hicimos la presentación ante la fiscal de turno y nos tocó la UFi 6 de Morón, a cargo de María Silvana Beatriz Bonini, que fue la que no quiso investigar el asesinato de mi hijo, junto con el juez de Garantías Gustavo Robles, de manera que tengo mis dudas y son fundadas». 

Entre los familiares presentes estaban las madres de Kiki Lezcano y Juan Pablo Kukoc, los dos asesinados por policías. A la mamá de Kiki le abrieron una causa falsa por robo de auto, a ella que no sabe manejar, y a la madre de Kukok, asesinado por el policía Luis Chocobar, reivindicado por el presidente Mauricio Macri, la persiguen al punto que tuvo que mudarse de barrio.

Noche de los lápices

(Por Alicia Susana Gómez/APL)El 16 de septiembre de 1976 un grupo de estudiantes secundarios de la Escuela Normal N° 3 de La Plata fue secuestrado por la represión de la dictadura cívico-miltiar. Algunos permanecen desaparecidos. Tenían entre 16 y 18 años. El operativo fue realizado por el Batallón 601 del Servicio de Inteligencia del Ejército y la Policía de la Provincia de Buenos Aires, dirigida en ese entonces por el general Ramón Camps, que calificó al suceso como lucha contra «el accionar subversivo en las escuelas». Más abajo, el poema «Palpo el muro», homenaje de la escritora ASG a Claudio de Acha; María Clara Ciocchini; María Claudia Falcone; Francisco López Muntaner; Daniel Racero y Horacio Ungaro, todxs militantes revolucionarios . ¡Hasta la victoria, siempre!

Palpo el muro

Palpo el muro barroso que me envuelve
de norte a sur, de este a oeste,
que me ahoga con un abrazo pulpo.
Se adhiere a mi piel y me cala los huesos,
látigo preludio con olor a final.
Oigo voces marciales que ensordecen
el musical llamado
de Clara, Horacio y Claudio.
Parecían caricia, a pesar de sonarme
con tristeza de quena y agudez de violín.
Imagino el ronquido del sueño de Daniel,
el silbido erizante del canto de María.
No toca la palabra de Francisco
que humedece mi sexo a su pesar.
Si salimos de aquí,
en cada boleto
de cualquier colectivo
con dedos lagrimeantes
leeré como un ciego
sus seis nombres tallados
uno por uno.

Alicia Susana Gómez

ULTIMAS FUNCIONES

«Esperando al Zurdo» – Teatro Corrientes Azul/ Sábado 21 horas

La acción se ubica en New York, Estados Unidos, en el año 1935, post Crisis del ’29, en una asamblea en el Sindicato de Choferes de Taxi. El comité de huelga aguarda el retraso en llegar del presidente del comité, llamado Costello, más conocido como «El Zurdo» Costello. Sorpresivamente irrumpe el Secretario General del Sindicato con su guardaespaldas, que vienen a imponer su postura de no ir a la huelga. Algunas escenas refieren a momentos pasados de miembros del comité de huelga, fuera del espacio de la asamblea. Los hechos crecen dramáticamente, hasta que una inesperada noticia recibida en pleno debate, conmociona a los asambleístas y determina una decisión.

2 nominaciones a los Premios ACE 2017/18:

Teatro Alternativo y Director Teatro Alternativo.

Esto dijeron la crítica y grandes referentes sobre nuestra obra:

Osvaldo Quiroga: Increíble pero real: la obra «Esperanzo al zurdo», de Clifford Odets, obra de 1935, conserva absoluta vigencia…/… con buenas interpretaciones y una puesta en escena construida con imaginación. Imperdible.”

Víctor Hugo Morales:“Me pareció una obra maravillosa, actual, necesaria, reconfortante, muy bien actuada.»

Alberto Catena: “…cuya afinada adaptación y puesta en escena por parte de Hugo Alvarez lo convierte en una remozada versión”. “El elenco compuesto por algo más de doce actores mantiene en todo momento un nivel muy aceptable, dentro del cual brillan algunas composiciones con especial luminosidad.”

Solidaridad con lxs pibxs de la Escuela 3 del Bajo Flores

Solidaridad con lxs pibxs de la Escuela 3 del Bajo FloresSolidaridad con lxs pibxs de la Escuela 3 del Bajo Flores

A TODA LA COMUNIDAD: Ante la difícil situación económica que están atravesando las familias de nuestros alumnos y alumnas, lxs docentes de la EMEM 3, Distrito Escolar 19, hacemos un llamado a la solidaridad de todas aquellas personas que puedan colaborar con alimentos no perecederos y útiles escolares para nuestros alumnos y alumnas, estamos pasando por una situación muy crítica, muy dura para con nuestros alumnxs, necesitamos hoy más que nunca rodear de solidaridad a nuestrxs pibxs, por qué con hambre no se puede estudiar y con indiferencia no se puede enseñar. Acercamos tu donación en Agustín de Vedia 2519, C1437 CABA. CONTACTO: CARLOS 15-6830-1806

Solidaridad con lxs pibxs de la Escuela 3 del Bajo Flores

A TODA LA COMUNIDAD: Ante la difícil situación económica que están atravesando las familias de nuestros alumnos y alumnas, lxs docentes de la EMEM 3, Distrito Escolar 19, hacemos un llamado a la solidaridad de todas aquellas personas que puedan colaborar con alimentos no perecederos y útiles escolares para nuestros alumnos y alumnas, estamos pasando por una situación muy crítica, muy dura para con nuestros alumnxs, necesitamos hoy más que nunca rodear de solidaridad a nuestrxs pibxs, por qué con hambre no se puede estudiar y con indiferencia no se puede enseñar. Acercamos tu donación en Agustín de Vedia 2519, C1437 CABA. CONTACTO: CARLOS 15-6830-1806

Plutocracia, Desigualdad y un Pueblo que Lucha.

Si bien en la actual democracia se expresan los distintos sectores de la burguesía, es innegable que el poder político burgués está cada vez más concentrado. Este tipo de bloque formado por pocas familias, pero que acumulan entre sí enormes riquezas, generan una dolorosa contracara: una gigantesca mayoría de personas con bajos salarios, muy poco poder adquisitivo, y que se tiene que arreglar como puede para alimentarse todos los días. La fotografía de la inmensa movilización sobre la avenida 9 de Julio en el centro de la ciudad de Buenos Aires del miércoles pasado, nos muestra esa mayoría que además gana las calles exigiendo derechos al actual gobierno macrista y de alguna manera impone condiciones al gobierno entrante. Es decir, que en el extremo más alto de la riqueza en la Argentina se encumbran 37 familias cuyo patrimonio alcanza los 58.000 millones de dólares, según la revista Forbes Argentina. De esta manera, estas pocas familias, cuyo capital es igual o superior a las reservas del Banco Central, controlan y deciden sobre la vida y la muerte de 44 millones de personas. Este poder político y económico concentrado condiciona a cualquier gobierno.

¿Quiénes están en ese ranking?
En ese ranking se encuentran los de siempre: Los Rocca (Techint), los Bulgheroni (Petroleros explotación de Vaca Muerta), los Pérez Companc (Molinos Rio de la Plata), los Roemmers y los Bagó (laboratorios y farmacias), los Galperín (Mercado Libre), Francisco De Narváez, los Noble Herrera, los Magnetto, los Mitre (Medios de Comunicación), los Blaquier (Azucar Ledesma), los Born, los Bemberg, los Braun y por supuesto los Macri, entre varios otros.

Hay otro ranking
Sin embargo, existe otro ranking en el que participan un poco más de personas. Es de algo más de cuarenta y cuatro millones que vivimos en el país. Una Argentina en donde el Salario Vital y Móvil (que por estos momentos se está no acordando en el Consejo del Salario) ronda los 16.875 pesos a Octubre de este año. Una cifra que se encuentra muy por debajo de lo que se precisa para no ser pobre. Al tope de esta tabla nos encontramos más de trece millones de personas. Esta cifra representa a más del 30% de la población del país.

La Desigualdad en los barrios
En los barrios, este nivel de desigualdad se vive en forma desesperante. Las familias con ingresos sociales no llegan a completar un salario mínimo. Las changas son cada vez más escasas y de menor valor. La clase media, que en gran medida contrata para varias tareas a mucha mano de obra del trabajo informal, también siente las consecuencias del Ajuste del gobierno macrista. Los permanentes tarifazos en los servicios, la inflación que no para, el valor de los alimentos por las nubes y un aumento permanente en el costo de vida, muestran un cuadro de situación donde las familias de los barrios de todo el país, realizan esfuerzos increíbles por sobrevivir. Quienes se encuentran con trabajo, y cobran el salario mínimo, están por la mitad de lo que se necesita para no ser considerado pobre según el INDEC. Pudimos observar como en las ultimas tres semanas miles y miles de trabajadores desocupadxs e informales, vienen saliendo a las calles de todo el país. Miles reclamando por mejoras en sus ingresos y políticas que cubran lo escencial, que para millones de personas significa el plato diario de comida. Este reclamo se resume en la exigencia de la declaración de la Emergencia Alimentaria a nivel nacional. Sin embargo existen consecuencias mucho más trágicas producto de la aplicación de las medidas del ajuste económico del modelo que podríamos denominar Capitalismo Patriarcal de Mercado. Una es que en nuestros barrios una mujer es asesinada cada 32 horas como consecuencia de la violencia de género. La otra es tal cual lo denunciaran hace unos días las madres protagonistas de la 5ta Marcha Nacional contra el Gatillo Fácil, que en nuestro país hay un asesinato cada 21 horas de algún pibe o alguna piba. Estos asesinatos forman parte de la necesidad que tiene el sistema para, a través de las Fuerzas de Seguridad del Estado, poder difundir el miedo y el terror en la sociedad y así poder cerrar el modelo de super acumulación de ganancias de estas pocas familias. Así la desigualdad, a través de la represión se hace más profunda, se solidifica el discurso de la Plutocracia y se afianza el modelo que nombrábamos líneas atrás: el Capitalismo Patriarcal de Mercado.

¿Que demuestran la Desigualdad y la Plutocracia?
Sin dudas, pone en evidencia, que no es un momento revolucionario para el pueblo. También, que la clase trabajadora y el pueblo en general, venimos transitando un retroceso fenomenal en términos de derechos adquiridos en cuestiones sociales y económicas. Sin embargo este momento en particular, de debilidad política del gobierno de Macri, abre las posibilidades para que los sectores populares ganemos las calles y ejerzamos el Poder del Pueblo como una de las formas de hacer política. También nos muestra cómo un grupo tan pequeño de individuos, con poder económico y con los recursos y el poder del Estado, pueden dominar a millones.

¿Y ahora?

Al mismo tiempo que la minoría domina, nosotrxs que formamos parte de las millones de personas del pueblo, nos atraviesa en primer lugar la responsabilidad de terminar con semejante saqueo. Es decir que sigo convencido que ante tan importante grado de desigualdad y de frente a la plutocracia, se debe imponer un fuerte espíritu popular de construcción de política autónoma, de desarrollo económico autogestionado y libertad y soberanía independientes.
Finalmente, y como frutilla del postre, cabe destacar que Szolowiazda entrevistó a este especialista sobre desigualdad, en el marco en que éste venía invitado a dar una charla sobre el tema, para un evento del Grupo Techint de Paolo Rocca, el millonario número uno del país. Vaya si la vida es contradictoria.

PARTE DE UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DE «NO FICCIÓN» EN PREPARACIÓN

Circunstancias

El guerrero supo que había sido derrotado. Luego de la milésima batalla estaba sólo y herido. Lo rodean cadáveres que supieron contener almas valerosas. A la vez, incontables combatientes mutaron de bando y ahora lo maldicen, anhelan su caída deshonrosa. Los incondicionales resisten lejos, viven y luchan como pueden: Fugitivos, dispersos, esquivando sablazos. Resisten. Esas eran sus circunstancias.

Salió de su casa y comenzó la caminata. Una vecina sonriente le dijo “buen día”, mientras barría la vereda con energía. ¿Sería realmente un buen día? Tal vez sí.
Sin embargo, pudo sentir cómo los caranchos aletargaban el planeo en espera del despanzurramiento. Quieren exhibir las entrañas del guerrero antes de devorarlas. Escuchó nítidos los murmullos: La multitud vendría en busca del escarnio y la humillación. Solo era cuestión de tiempo. “Se van quedar con las ganas”, afirmó.
Tarareó un tango de Discépolo quien había anunciado que el mundo fue y será una porquería de maldad insolente. Rememoró a Marx quien imaginó que la humanidad crearía una gran mesa con manjares servidos para todxs. “Hasta el momento, gana Discépolo por miles de cuerpos”, evaluó en clave burrera.
¿Cuántos años había concurrido con asistencia perfecta al hipódromo jugándose el resto al caballo salvador, alentando como un loco, “¡Fulano, viejo nomás!” “¡Fulano, viejo nomás!”? A los 16 había empezado su gran amor con el escolaso, aunque no sólo en la arena de Palermo: Con bigotes postizos – tenía mucha cara de nene y al casino ingresaban mayores de 21 -, entró muy seguro a la Casa de Piedra de Mar del Plata, con su martingala que lo convertiría en millonario, más que Rockefeller, sin explotar a nadie. Y así fue a jugarse la “última” parada.
Después de ganar tres días consecutivos, a la cuarta jornada regresó sin un cobre, colado en tren, en los fuelles que unen los vagones, del lado de afuera y sin comer. “Yo bien sé cómo se vuelve/ de la última parada/ con un gris de madrugada/Y un dolor de soledad”, le diría el tango “Escolaso”.
Pero, por una cabeza lo cierto es que ese amor duró más de lo debido y terminó mal. Como tantos otros. Nunca pudo explicarse sus desbordes pasionales: al mango, a morir. Para revivir y volver a empezar. Al fin y al cabo era un vértigo que lo había convocado a lo largo de toda la vida. Sí, era para escribirlo.

ACIERTOS: POCOS PERO BUENOS
¿Cuántas miles de notas había escrito? No lo sabía. Pero, todas habían sido por la revolución, contra el genocidio perpetuo y para la libertad. Una de las escasísimas cosas que había hecho bien, con los Talleres en las cárceles y barrios junto a la creación de la Agencia Para la Libertad. A ella se sumaron otrxs, desde Tierra del Fuego a Jujuy pasando especialmente por Corrientes, Rosario, Misiones, Cordoba o Pergamino; y el resto del país, contando a los familiares a quienes el populismo o la plutocracia le habían masacrado sus hijxs. Y también a lxs compañerxs de los exterminadxs que sentían suya a la APL. Y lo era. Porque al fin y al cabo era la única agencia anticarcelaria y antirrepresiva de la Argentina que visibilizaba sistemáticamente parte de los crímenes que cometen cada día, cada hora y todos los segundos las llamadas fuerzas de seguridad, en su incesante genocidio, disfrazado sin carnaval.
Pocas veces había sido tan feliz como cuando las chicas de Ezeiza luchaban contra los cobanis y fantaseaban con la libertad y sus goces en el Taller de Periodismo y Expresión. Ninguno de los cumpleaños que le festejaron superaba a los que le organizaron “las chicas malas”, con tortas, lágrimas, abrazos prolongadísimos y hasta alguna alegría prohibida. Eso le garantizaría persecución y proscripciones, pero las sobrellevaba con gran orgullo.

COMUNISTA/FESTIVO: LA INSTITUCIÓN MATA LA CAUSA
No entraba en ninguna casilla porque siempre había combinado la lucha comprometida con jolgorios que aún mantiene en reserva. Aunque algunos sabiondxs creían conocerlo todo, lo que sabían era un mínimo porcentaje. Menos mal. Hay secretos, hechos y nombres que se los llevaría a la tumba (si es que tendría tumba, claro), porque así corresponde.
“Pero al final, ¿sos un guerrero o un partidario del jolgorio de meta y ponga que va camino a la cirrosis ?”, solían preguntarle: “Las dos cosas”, respondía. “Es que sos un muchacho con muchas aspiraciones”, ironizaban. “Sí, che, demasiadas “, replicaba en joda. Una joda bárbara.
¡Viva el Comunismo/Festivo!, vociferaba en sus momentos de gloria y exaltación. Sí, era comunistafestivo, sin partido – claro -, porque la institución mata la causa. Así sucede casi siempre: En la arena política y en las camas. Y él había resuelto defender – con cuerpo y alma- causas y no instituciones. En la militancia y en las relaciones casuales, causales o forjadas en mutuas conspiretas por el deseo de sacarse bien las ganas.

BOMBARDEO E IMPUNIDAD
Revisó su vida mientras seguía la marcha y vio a su vieja embarazada de él y su gemelo bajo el bombardeo en Plaza de Mayo el 16 de junio de 1955. (¡Qué grande la Vieja!) “A mí los milicos me reprimieron ‘dende’ el vientre de mi madre”, así lo diría Fierro, solía expresar como una joda. Una joda, las pelotas. Allí masacraron a cientos de argentinos y los jerarcas del peronismo y otros no castigaron a los culpables, ni luego de las bombas ni en todos los gobiernos posteriores en que pudieron hacerlo. Los ascendieron y algunos regresaron con la dictadura corporativa-militar para genocidiar a paso redoblado.
Aquel 16-J se había inaugurado una etapa de impunidad bestial en el país, pero a muy pocos le importaba.
Tres meses después del 16-J asumiría la “Revolución Fusiladora” y también surgiría una resistencia heroica y de ella La Gloriosa JP. El guerrero recordó cómo celebró el ajusticiamiento del general Aramburu por Montoneros, aquel claro día de Justicia. Dos décadas más tarde, Carlos Menen -alias “Alí Babá” – le daría un beso impúdico al almirante Isaac Rojas – el otro jefe de los fusiladores- para sellar la reconciliación y otro gesto en el derrumbe moral.

DERROTAS, VALORES Y DUBLÉ
En el primer recuerdo de su infancia reconoció un acto de libertad: A los tres años, en el fondo de su casa, solo y contra las presiones familiares junto a las del vecindario, miró el cielo celeste y blanco y dijo en voz alta: “Yo voy a ser de Racing”. Y así fue. Para siempre. Porque en aquel entonces, nadie, absolutamente nadie, cambiaba de equipo de fútbol. Sí de religión, partido político o sexo, pero no de equipo. El negocio y el triunfalismo habían pulverizado este valor.
Masticó la etapa disvaliosa que estaba viviendo la humanidad y le resonó la decisión de algunos pueblos originarios que se arrojaron en masa al precipicio antes de rendirse a la esclavitud. Valientes de verdad, aunque algunos imbéciles no puedan advertirlo. Claramente, lo había dicho Artigas: “¡Libres o muertos, jamás esclavos!”

Ahora, la plutocracia amarilla o el populismo de derecha, sin olvidar a los uniformados, la clase hegemónica le impuso sus valores a la clase oprimida. De eso se trata un genocidio, de imponer valores a los sobrevivientes. Eso sí era parte de la coronación de una derrota. Derrotaza marca cañonazo.
Las derrotas no tienen por qué ser definitivas. Pero lo cierto es que cierran un ciclo histórico y, por largo tiempo, solo queda resistir hasta poder pasar a la ofensiva, luego de una larga pelea por recuperar las conciencias destruidas. Era parte sustantiva del genocidio, la construcción del relato y el consenso imprescindibles para realizarlo perpetuo y encubierto: Naturalizado.
Y los golpes que más le dolían al guerrero no provenían de los cuarteles, los bancos, los juzgados, la Casa Rosada o el Parlamento, esos las esperaba en guardia alta. Lo que más lo jodió fueron las estacadas que lanzaban otrxs guerrerxs que portaban al enemigo, la ambición y una marabunta de egoísmos adentro, muy adentro. El significado de las palabras “hermanx” o “amigo” ardían en el último círculo del infierno del Dante. Esos sí que punzaba, carajo.
A la vez, le causaban tirria dirigentes que hablaban por izquierda y actuaban por derecha. Y se la pasaban glorificando sus propias acciones ignorando que Lao Tse sentenció: “El que resplandece, no se esfuerza por brillar”.

DESDE ARRIBA DEL CABALLO
Militantes de clase que leyeron la tapa de El Capital y escucharon la palabra plusvalía y ya se creían propietarios de la sabiduría esencial. Y decían a un laburante: “Vos, che, sos clase en sí; no sos clase para sí como dijo Marx, ¿entendiste?”. Ciertas “feministas” que no luchaban contra el patriarcado ni el machismo , esencialmente, sino contra los hombres, piensen como piensen y actúen como actúen, por caso, grafitteaban “Muerte a la pija”. Nora Cortiñas, esa enorme luchadora, les explicó que tiene que cambiar la sociedad, hombres incluidos, para demoler al patriarcado asesino. Así se lo dijo al periodista de la rebeldía, en varias ocasiones. También lo había explicado, contundente, la antropóloga Rita Segato. A la vez, existían Ambientalistas que miraban a los demás con indulgencia porque ellos sí que tenían, posta, las claves del mundo en extinción. Los disfrazados de “Cooperativistas”, forrados en lucas gringas, que votaron en el Congreso las leyes antiterroristas y otras contra los trabajadores y daban cátedra urbi et orbi de cómo era la cosa. Daban vómito. Y podríamos seguir con la lista hasta el infinito. La soberbia, el destrato, la hostilidad combinada con simpatías de ocasión, la destreza para las roscas y estar siempre arriba los caracterizaba a todxs.
Claro que no habían registrado que cuando a Ghandi le preguntaron: ¿Maestro, cuál es el camino para la Paz? “No hay camino para la paz, la paz es el camino”, respondió el Maestro. El concepto era aplicable a cualquier lucha o valor: No hay camino para la revolución, la revolución es el camino. Y este tipo de gente conspiraba contra las legítimas luchas de clase, de género, ambientalista o cualquier otra.
¿Llegaría el momento en que serían bajados de sus inmensos caballos? Ojalá, porque cambian las organizaciones, cambian los tiempos, cambian las posiciones, pero ellxs siempre al mando para amargarnos la fiesta. Y eran tan torpes que ni siquiera intuían el genocidio encubierto que millones nombraban “democracia”. Ellos también.

PERIODISTA, ARGENTINA, GARÚA, TRISTEZA
Cabe destacar que las derrotas de los pueblos en el plano axiológico – de los valores- no son un mero hecho “sociológico”. Penetran como un puñal en la carne en la interacción humana, donde una buena parte de la humanidad hizo suyos los códigos degradados de los opresores: “Cuando rajés los tamangos/ Buscando este mango/ que te haga morfar/ La indiferencia del mundo/ que es sordo y es mudo/ Recién sentirás”, filosofó Discépolo. Y, contundente, profundizó el tratado: “Cuando estén secas las pilas/ de todos los timbres/ que vos apretás/ Buscando un pecho fraterno/ para morir abrazao”. Irrefutable el troesma, en el quinientos seis y en 2019 también.
Y en la Argentina si algo se expandía era la calamidad de valores, mucho más que la obstinada resistencia de la que el guerrero formaba parte. Recordó que cubriendo notas en el interior, una mujer le ofreció a su hija y a su hijo, ambos en edad escolar, para su abuso sexual, “por la plata que sea, don”. Él le respondió: “Señora, voy a hacer de cuenta que no escuché nada y me voy”. “Pero, don, por lo que usted quiera”. El guerrero saco los billetes que habitaban su bolsillo derecho, se los dio y se fue sin saludar y ni siquiera mirar a la mujer ni a los pibxs. Esa era realidad de los pibxs, cuya violación garantizaba la cena familiar. Luego, la sociedad les exigiría ser “hombres y mujeres de bien”, conducirse con buenos modales y decir: “por favor, toma tú que te toca a ti”.
La Argentina emplaza heridas que no cierran y sangran todavía en los corazones de periodistas avezados.

OFICIOS Y DIGNIDAD
En este país toda organización era divisible por dos, por cuatro y por ocho mil. Y si se dividían las orgas políticas, ¿por qué no habrían de fraccionarse las prostitutas? Cierta tarde, en plena Plaza de Mayo, una mujer le anunció al guerrero que la organización que las nucleaba se había partido. Unas consideraban a la prostitución un trabajo y las otras no.
Apurado por los cierres periodísticos, el guerrero le pidió a Sonia que por favor le explicara los argumentos a favor y contra.
Sonia, en pleno llanto, zamarreó al guerrero de la camisa y le gritó: ¡¿Sabés por qué?! ¡¿Sabés por qué?! ¡Porque chuparle la pija a un tipo que te repugna no puede ser un trabajo digno! Él solo atinó a abrazarla y decirle: “Basta, no necesito ninguna otra explicación”. Sólo después conversaron más tranquilos y fraternales. Su camisa y su pecho estaban mojados por las lágrimas de Sonia y sus ojos por las propias.
Garúa, tristeza, pal periodista de la rebeldía.

LA SÓRDIDA GAYOLA
Y como no podía ser de otro modo, en uno de sus ámbitos de militancia, las cárceles de mala muerte, esos campos de concentración Siglo XXI, adónde le habían prohibido la entrada por denunciar los crímenes, también los viejos y buenos códigos de los antiguos presos se iban extinguiendo con la devastación de la entidad humana que, a garroterapia pura y dura, derrochaban los grises y los presos funcionales.
Y existieron variaciones conceptuales de usos y costumbres que impuso el afuera. Así, había quienes a los rochos de gran prestigio, como – por caso- Oscar “Cacho La Garza” Sosa, que se hizo 10 blindados sin un solo hecho de sangre, le llamaban (despectivamente) “los dinosaurios”. Y si el mundo se hizo cruento afuera, ¿por qué no habrían de serlo también muchos de los que malvivían y malmorían en la sórdida gayola, la más cruel de las instituciones del capitalismo destinada a pulverizar a pobres y retobados? Así, las almas emigraban al otro mundo desde cuerpos que traspasan las rejas en bolsas negras. Y aunque muchos resistían, la cosa andaba muy fulería. Igual que afuera, se podía confiar solo en un grupo de fierro, metal escaso.

MARXISTA/DISCEPOLEANO
Por eso el guerrero había fundado el Marxismo/Lennonismo (sí, por Johnn)/ Guevarismo/ Discepoleano, movimiento de pensamiento y acción del cual era el comandante en jefe y único militante. Porque el futuro cierto no está impreso en ninguna escritura. Puede que salga pato o gallareta, dependerá de la combinación de diversos ingredientes que, por ahora, destilan tufos nauseabundos desde la olla donde se cocina la realidad.
Por caso, la derecha populista, peronista, kirchnerista, llamala como quieras, exterminó la vida de miles y miles y miles y miles de lxs hijxs más indefensos del pueblo en la etapa dizque constitucional argentina. Miles de Lucianos y Chinas Cuellar. Pero por denunciar esta masacre y el ascenso impune de los matadores acusaban al guerrero de “hacerle el juego a la derecha”.
¿Así que ahora era revolucionario, de izquierda y/o progresista aniquilar, con plomo o picana, la vida de los “cabecitas negras” y jubilar con prosperidad a sus verdugos? ¿Así qué defender la vida de los pobres era ser gorila? Tienen cara de titanio, cuentas abarrotadas de dólares y la inmoralidad a prueba de misiles aire/bancos.

Cierto es que, de estar 12 años en el gobierno, los delincuentes comandados por Mauricio Macri y Patricia Bullrich Pueyrredón matarán muchos más. Pero el guerrero no vino a este mundo para decir cuántos pobres deben morir, sino para defender la vida de todos: “Sucede que si sos periodista del pueblo y silenciás sus dolores, gobierne quien gobierne, entonces sos un flor de pelotudo, un corrupto o la mixtura de ambos. Podrás ser cualquier otra cosa, periodista no. No existe el periodismo paraestatal”, solía decir en las entrevistas que le hacían lxs estudiantes.

ENSEÑANZAS Y MANOS TENDIDAS
Las acusaciones que recibía el guerrero tenían una dimensión menor a una hoja de comino. No lo dañaban, por el contario, eran un galardón con el que lo condecoraban los inmorales. Claro que cada vez estaba más solo. Y no podía ser de otra manera. “Solo y sin un mango como en un suicidio/ solo tengo un tango pa’ cantar mi exilio”, voceaba el Polaco Goyeneche, un groso de posta.
Por otra parte, nadie, absolutamente nadie, le iba a enseñar al guerrero qué son el peronismo y la pobreza. Sencillamente porque con esos atributos había llegado al mundo. Del primero pudo zafar, porque sin duda, luego de “aniquilar” a su propia juventud revolucionaria, – tarea que prosiguió la tiranía- el peronismo era el “hecho burgués del país maldito”, con nobles militantes por abajo, aunque el mango de la sartén, férreamente, lo aprisionaba la derecha dirigida por gurúes universales del clientelismo político, la conciliación de clases, las cuentas abultadas y la responsabilidad sobre las matanzas veladas.
A su vez, la pobreza mantuvo al guerrero a los tumbos, como zapallo en carro, décadas enteras. A veces por el capitalismo y otras por mérito personal ensanchado con empeño, alternando así picos de altísima euforia con bajones que te la “voglio dire”. Entonces se refugiaba en la solidaridad.
Solidaridad. Qué palabra. Recordó a todxs aquellxs que, generosamente, le habían tendido su mano. Hubo muchxs, muchxs, muchxs. Pero, por lejos, su hermana Mecha era la campeona mundial de la solidaridad sin aspaviento alguno en tiempos jodidos y remil jodidos. Mecha, sin conocimiento alguno del marxismo, guevarismo o trotskismo, tenía rasgos natos de la mujer nueva que había hablado Guevara. (Sí, él dijo “hombre nuevo”, pero se refería a todxs).

PALOS PORQUE BOGAS Y PALOS PORQUE NO BOGAS
El guerrero se acordó que un día despertó de pésimo humor y rompió todos sus textos “literarios”. ¿Qué periodista no tiene berretines de escritor? Destrozó todos menos uno, porque creyó que ese era bueno. Quiso probarlo y probarse en el terreno más hostil, más jodido, lo mandaría a una contienda difícil. Por esos días, el diario Clarín organizó su Primer Concurso Nacional de Cuentos. Casi 7 mil personas enviaron sus trabajos. El guerrero también y se dijo: “Si salgo entre los primeros 100 descorcho champán”.
El Universo quiso que ganara el primer premio y por unos minutos, pa’ qué negarlo, se sintió “torazo en rodeo ajeno”, festejó con los cercanos y se agarraron un borrachera multicolor. Aunque nunca se la creyó. Además, escribir un buen cuento no te convierte en escritor. Sin embargo, algunos empezaron a reprocharle el haber enviado el texto “Martínez” al Clarinete. Estas gentes desconocían que, por ejemplo, el jurado del Premio Novela de Clarín lo presidía José Saramago, titular del Partido Comunista portugués y Premio Nobel de Literatura, hombre execrado por el Vaticano, y era impensable que Magneto o la viuda de Noble le bajaran línea sobre quién tenía que ganar. Los medios del poder vigilan con sus ojos las secciones Política o Economía y dejan hacer en “Cultura”.

Es una verdad de don Pedro Grullo que ninguno de los grandes medios defienden los intereses revolucionarios, precisamente. Tan cierto, como que grosos de posta – no afortunados de ocasión como el contendiente- , tales como García Márquez y Galeano habían escrito o concedido reportajes en La Nación y el mismo Clarín. Se sabe, los espacios hay que aprovecharlos y no desecharlos.
Pero el batallador, aún en la pobreza de los saltimbanquis, aún con todas sus notas y libros denunciando a los poderosos firmados con nombre y apellido, con sus correspondientes acechanzas, debía explicar lo obvio. Palos porque bogas y palos porque no bogas.
Aunque no les daba bola, eran incorregibles. Solo, se decía a sí mismo: “No nací pa’ ser ortiba/ ni tampoco lengua larga/ no le doy bola a los giles/ que me miran y se amargan”.

INTENSIDADES DE MUJER Y COBARDÍAS DE VARÓN
Después, evocó rostros y fuegos de quienes le entregaron, pródigamente, sus intensidades de mujer. Lástima grande que no supo valorarlas en su momento. Una de sus colosales cobardías. ¿La mayor? Y sí. “Es que soy un trotskista del amor, por eso el cambio permanente. Y también soy un guevarista del amor, no viste que ataco sorpresivamente en las montañas y en la selva?”, solía joderla a Ella. “Sí, seguro, el Che y Trotsky tienen la culpa de tú pavura al compromiso: ¡madurá, loco!”. “¿Vos sos mi analista, che?”, intentó salir del paso. Sin éxito, claro, ante alguien tan filosa en el decir y tan fogosa en el consumar.

ELLA
El combatiente había sido Campeón Invicto del Torneo Mundial de Errores. Y había que asumirlo. Claro que en aquellos momentos le parecían aciertos esenciales para vivir a su manera: militancia y joda variada y tupida, fue su coctel escogido durante décadas. La militancia no la dejó nunca. Y la joda, bué, la disminuyó todo lo que pudo, con las excepciones del caso. Porque el guerrero tampoco era el “Cacique Huevo Largo” de la perfección humana.
No en vano en una de las redacciones donde laburó le decían “Pecatore”. Y era cierto, no había dejado trampa sin consumar, vicio del que gozar ni dinero sin malgastar, en un eterno Viva la Pepa. Él nunca pudo “entrar y salir” de aquellos desenfrenos, debía permanecer en ellos hasta agonizar en la resaca. Entonces, se acordó de Ella.
Ella lo había rescatado de esos berretines y, por caso, lo devolvió a la pasión por el mano a mano con su magia pelirroja y la tibieza de sus pechos y su entrepierna, entre otras. Presuntuosa, no perdía ocasión de recordárselo sutil o explícitamente en el momento indicado del modo preciso. Dios mío, ¡qué buena narradora.
El perdedor recordó la maldita pelea y que, por orgullo o vaya a saber por qué, no se volvieron a llamar. Una vez se la había cruzado en Corrientes y Callao, la divisó a unos 30 metros y acusó el golpe desde el alma al slip. “Hola”. “Hola”. Saludaron y, aunque a paso lento, siguieron caminado simulando indiferencia. Pero sus ojos, el temblor de su voz y de su mano al tocarse los rulos rojizos, no la dejaron mentir.
“Y ahora que no es hora para nada/ tu boca enamorada/ me incita una vez más”, pensó entonces el contendiente y, como un Humphrey Bogart de cartón, se zambulló en la juerga, pa’ mostrarse a sí mismo que la había olvidado. Quévacer.

Años más tarde él sabría que ninguna fiesta es gratis en el capitalismo. Se dio vuelta y vio que la repisa almacenaba una montaña de deudas. Algunas le importaban una minúscula hoja de comino. Otras, estaban escritas en su conciencia y esas lo laceraban. Y supo que la culpa, esa invención de la moral judeocristiana, no se transforma en billetes contantes y sonantes. Pero aún así, atrapado sin salida, el guerrero no le pediría la absolución a la Iglesia Católica, Apostólica, Pedofílica y Romana.
Y ahora que quería hacer buena letra, los bancos no le prestaban dinero porque era insolvente y era insolvente porque los bancos no le prestaban un maldito cobre. Por caso, para sus proyectos editoriales que eran realmente sustentables. Capitalismo puro y duro. Áspero.
De todos modos, coincidía con Celedonio Flores y solía entonar con Carlitos: “Yo no siento la tristeza de saberme derrotado/ y no me amarga el recuerdo de mi pasado esplendor/ no me arrepiento del vento ni los años que he tirado/ pero lloro al verme solo, sin amigos, sin amor”.
Esa era la posta, y no era hora de falsedades. A lo hecho, pechos. Y hablando del tema, ¿contra quién irradiaría Ella su calor en despertares sublimes después de la magia en las madrugadas?
No aguantó la intriga e hizo los llamados correspondientes. Ella ya no vivía en la Argentina. Con sus rulos rojizos y toda su sensualidad, había cruzado el charco para juntarse con un chabón que la chamuya en francés.
“Garúa, tristeza”, dijo en voz alta al descorchar el tinto y brindó solo sin saber bien por qué temblaban la copa y su mano.

DINÁMICA GENOCIDA, ENCUBIERTA Y NATURALIZADA
Otra vez recorría sin rumbo las calles de Buenos Aires y había uniformados en todas las direcciones. Los representantes de la oligarquía habían militarizado centímetro por centímetro el país, aludiendo a la “inseguridad” pero pensando en los votos y en el disciplinamiento para gerenciar el genocidio encubierto. Una dinámica genocida, naturalizada y aceptada. Porque eso y no otra cosa, con mayor o menor voltaje, era gobernar en casi toda América Latina.
La masacre de pueblos originarios jamás concluyó después de la llegada de Colón a estás tierras, que el imbécil confundió con la “India” y otros, más imbéciles todavía, llamaron “América”. Los muertos por gatillo fácil o torturas engayoladas, las pibas desaparecidas para la trata prostibularia, lxs chicxs pulverizados por el “paco”, los líderes de posta, como el ejecutado Darío Santillán o los que sucumbieron por hambre o por las fumigaciones, los trabajadores en blanco que morían en “accidentes de trabajo”, o los femicidios y travesticidios alentados, superaban -ampliamente – en número a los 30 mil desaparecidos por la dictadura militar, matados para precisamente imponer mayores ganancias y nuevos disvalores en este orden social. Pero, las grandes mayorías seguían llamando “democracia” al genocidio con decorado electoralero.
La dinámica democrática-genocida no tenía fechas de comienzo y final, como mal se evaluó a otros genocidios, por caso el nazi. Tampoco respetaba las secuencias de las Prácticas Sociales Genocidas (Daniel Feierstein dixit, ¡Un groso!): construcción del enemigo interno, hostigamiento, realización del exterminio, posverdad y consenso para imponer los nuevos disvalores en la destrucción de relaciones sociales. Endiabladamente mixturadas actuaban todas las etapas juntas sobre el grupo enorme de los más vulnerables con eficacia y reconocimiento, como un monstruo que se retroalimenta de sus esclavizadxs que lo aplauden con ganas.
Así, le resonó fuerte el Che que había lanzado: “El capitalismo es el genocida más respetado del mundo”.
Sólo una inmensa derrota axiológica impedía entender y ni siquiera nombrar a lo que sucedía a ojos vista.
El guerrero lo explicaba una y otra vez, pero veía las caras de desconcierto e incredulidad.
Continuó el camino y cruzó miradas con uno de uniforme y se dispararon chispazos de desconfianza mutua. Así había sido siempre. Nunca había odiado así a nadie ni a nada. Especialmente a los grises. ¡Cobanis hijos de siete mil puta!
Más tarde, ya de regreso frente a la computadora, al guerrero le brotó de nuevo la rabia, maldijo a los traidores cercanos o distantes, a la casta política y al periodismo berreta que degradaba a la vida. Por caso, ante el asesinato por los penitenciaros de un pibe preso y esposado, había “periodistas” que le preguntaban a la madre: “¿Pero señora, qué delito cometió su hijo?”. ”¿Por qué estaba preso su hijo, señora?”. Daban vergüenza ajena y ansias de un paredón propio.

LA SANGRE Y EL VINO
También el guerrero barruntó que la sangre paga las deudas y que el vino calienta los cuerpos y las almas. Descorchó el tinto, con quien mantenía una añeja amistad y le pegó flor de beso.
“Hasta la victoria siempre”, le dijo Guevara desde la foto con la sonrisa bella. “Salú”, le contestó y dio un par de chupones más a la botella. También brindó con lxs poquísimxs de fierro que le quedaban: “Salú”. “Salú”. “Salú”.
Con otro beso evocó la sonrisa del hijo. Su primera palabra no había sido ni “mamá” ni “papá”. Inesperadamente dijo: “Teta”. “Este sí que la tiene clara”, pensó en aquel momento. “Salú”. Le había puesto Ernesto porque significa: “El que combate con voluntad de vencer”. También por el Che, claro. No había amado así a nadie ni a nada. Pasó al fervor kilombero del gurrumín cubano: Mauro, el hijo del hijo. Pero, sintió que no era momento de pensar en ellos ahora. Lo debilitaban para la pelea que, inevitable, se venía a paso redoblado.
Una sirena desconocida lo arrancó de sus pensamientos. El ulular retumbó cada vez más cerca. Más. Más. Y más. Entonces, el guerrero entendió que hay batallas en las que se está solo. Asolutamente solo. Había llegado la hora de resolver por la acción. Se dio valor en voz alta: “Qué importa el dolor que va enhebrando el recuerdo/ nunca lloro lo que pierdo porque nací jugador”.
Por milésima vez se había jugado el resto. Solo había que orejear la última carta. Si llegaba de fiesta, fiesta habría. Y si venía baldón, entonces marcharía a enfrentar las circunstancias. Como un hombre: Ni más, ni menos.