Campos de concentración Siglo XXI

A ver quién la tiene más dura
“Como es afuera, es adentro”, reza la sentencia. Es decir, si candidatos oficialistas y Massa, entre otros, boquean y se disputan a ver quién impondrá la mano más represiva.Si el Ejecutivo envió 4500 gendarmes a la provincia de Buenos Aires. Si en 35 municipios habrá policía propia. Si el sheriff Granados, organizador deescuadrones de la muerte con financiamiento de comerciantes e industriales deEzeiza, es el nuevo ministro de Seguridad bonaerense. ¿Por qué razón lascárceles federales no sufrirían una vuelta de tuerca más violenta aún de lafiereza que las constituye? ¿Por qué razón Alejandro Marambio Avaría novolvería a pesar de las impugnaciones que gritaron desde el Premio Nobel AdolfoPérez Esquivel hasta anónimos presos y cautivas y sus organizacionesestudiantiles y de Familiares y Amigos?¿No es uno de los símbolos que parte dela sociedad reclama para llevar orden y garroterapia rejas adentro? ¿O, acaso,presos y cautivas “se creen que están ene l Sheraton Hotel”?
Cómo sesabe, los habitantes de los campos de concentración Siglo XXI no ingresan a loshoteles 5 estrellas, porque su capacidad está colmada de delincuentes, como lasmáximas instancias de los tres poderes del Estado represor.
La regestión de Marambio Avaría fue una necesidad para exhibir la contundencia de uno los dispositivos de control, segregamiento o exterminio social de una franja que “no encaja” en el modelo. Y, singularmente, la difusión de los crímenes tras los muros es decodificada como parte de la “seguridad” reclamada por determinados sectores. No se dice así, pero se instala así. Por su parte, el gobierno campeón invencible en la oralidad de la defensa de los derechoshumanos, le hizo oídos sordos a propios y extraños que cuestionaron el ajuste represivo. Entre los propios, se cuenta, por caso, el periodista Horacio Verbitsky quién se opuso a los nombramientos de Milani, Marambio y Granados; entre los extraños, una verdadera multitud.
En ese contexto se incrementó la ferocidad implacable a cautivos y presas y familiares, apartir del 20 de agosto de 2013, fecha en la asumió Marambio como nuevo dueño de los candados. Solo referiremos algunos de los hechos de la política estatal de devastación.
Pruebas al canto

Ni bien asumió Marambio Avaría sus uniformados reprimieron en la Cárcel de Mujeres de Ezeiza y dejaron chicas vomitando sangre, fracturadas y durante el apaleo, cuando ellas ya estaban en el piso, se les tiraban encima con colchones, al grito de: “¡Te vas a morir hija de puta, ya no está tu papá Hortel!

En el Complejo Penitenciario Federal 1 fue asesinado Matías Cejas. Sólo llevabados meses en Ezeiza, adonde había sido trasladado luego de un complicado paso por la Unidad 7 de Chaco, en la que junto a su hermano fueron torturados y uno de ellos abusado sexualmente por los guardiacárceles del SPF.

Días después fue ultimado Mario Ortiz, quien declaró ante el Comité contra la Tortura sobre el homicidio de Cejas y se aprestaba a hacerlo ante la Justicia.

“Sin dignidad humana”

Una flamante Comisión de seguimiento carcelario integrada por distintos miembros del poder judicial y la Procuvin llegaron sorpersivamente al Complejo Penitenciario Federal II, en Marcos Paz, días atrás. Los funcionarios descubrieron: presos alojados en calabozos individuales sin electricidad, sin baño y sin tener la posibilidad de asearse durante, por lo menos, tres meses. “Vimos, sentimos y olimos la situación en la que estaban alojados los 12 presos. Estaban detenidos sin dignidad humana”, dijo a La Nación el juez Gustavo Hornos, presidente de la Cámara Federal de Casación Penal. Si bien estas visitas fueron absolutamente excepcionales en la última década, hoy exhiben con nitidez lo que, casi siempre, se denuncia en soledad.

Cuando la Comisión llegó al pabellón 7,eran las 15.30 y los presos aún no habían desayunado. Algunos de los detenidos estaban en esa situación desde junio pasado. Vestían incluso la misma ropa con la que habían sido alojados.

 
“Perdí el embarazo a los golpes”

Testimonio de Silvia Q. : Salí en una visita de Penal a penal (a ver al compañero preso en otra unidad), y al reintegro me dijeron que tenía que volver a pasar por el scanner. Y yo no puedo porque estaba embaraza. Cada vez que salía de pe a pe yo pasaba, aunque no podía pero ya pasar dos veces me negué. Y entonces me amarrocan (esposan) todo mal, me llevaron de los pelos. Me pegaron y yo decía que estaba embarazada, yo sabía porque tengo 2 hijas y me había hecho un análisis de sangre. Me arrastraron, tengo las rodillas moreteadas porque me caía y ellos me mismos me levantaban. Me pusieron inyectables, y yo les decía que no lo hagan, que estaba embarazada y me llevaron a la 27, a hacerme pasar por loca.  Me trajeron de nuevo, pero no al pabellón sino a los tubos (celda de castigo) y yo lloraba y les decía ¿por qué me verduguean así? ¿por qué me siguen pegando? Y así, el viernes 13 de setiembre, perdí el embarazo a los golpes”.

La comisión de seguimiento carcelario visitó la Unidad 31, en la que la mayoría de internas habían declarado una huelga“de brazos caídos” no concurrían a trabajar ni a estudiar debido a dificultades en el aprovisionamiento de alimentos y la atención pediátrica, ya que en ella residen internas con hijos de hasta cuatro años, entre otros.

También, la Comisión comprobó hechos graves en el pabellón 18, en la CPF4, donde las presas estaban muy convulsionadas por las situaciones que viven: no reciben atención médica, en casos de mujeres que sufren ataques de pánico o que padecen problemas físicos, como una hemorragia. En el Servicio Psiquiátrico encontraron a una mujer que estaba dopada, al punto de permanecer inmóvil, sin dar señales de vida.

En Devoto, luego de pasar por el arco detector de metales, extorsionaron  a profesores y talleristas de la UBA a ser “paleteados” o no ingresar. Es decir un penitenciario/a  recorre  todo el cuerpo del “paleteado”,  morosamente, a escasos centímetros con la paleta (detector portátil), al grito de “¡abra las piernas!” “dese vuelta” y otros. Parece un hecho menor. No lo es. Implica un avance de fuerte valor simbólico. Está prohibido en las disposiciones y se hallaba absolutamente fuera de práctica. Se trata del comienzo de otro ataque a los estudiantes del Centro Universitario Devoto para recortar su derecho a la Educación, a la UBA ya que viola los acuerdos establecidos y los docentes mismos que se ven agraviados con una requisa que no procede. Luego de la “Paleta” vienen el palpar con las manos directamente, “porque la paleta no anda” y así seguirán los avances. Cabe recordar que Marambio Avaría intentó pulverizar el CUD en 2010, los estudiantes en lucha,(54 días de huelga de hambre) más el entorno solidario, lograron impedir su desmantelamiento.

En diversas cárceles federales, los hombres de requisa se acercan a los presos con una soga en las manos, símbolo y amenaza de ahorcamiento que luego transmutará en “suicidio”, y les advierten: “mirá que estamos de vuelta nosotros”.

Alsogaray, Cooke, Massa, Insaurralde y Jésica Cirio
El ingeniero Álvaro Alsogaray, uno de los patriarcas del liberalismo si los hubo en la Argentina, símbolo del gorilismo junto a Aramburu y Rojas, ministro de la Fusiladora, fundador de un engendro llamado Unión de Centro Democrático, se deleita en algún sitio del más allá. El próximo presidente en ejercicio (Cristina se tomará licencia por enfermedad) será Amado Boudou quien procede del frente estudiantil de la Ucedé, el derechoso Upau. Sus militantes solían entonar en joda: “Universidad/ para gente bacana/ y al que no le gusta/¡Picana, Picana! (Una joda bárbara).
Por su parte, el candidato del oficialismo, Insaurralde, quien reparte sus pasiones entre ternuras para la modelo Jésica Cirio y la fiereza que le hace clamar la baja de imputabilidad para los chicos vulnerables, también proviene de la Ucedé.
Y para que Alsogaray esté exultante, Sergio Massa –por ahora el mejor posicionado de los candidatos opositores-, ferviente impulsor del control social y otras represiones, tiene sus orígenes políticos en los espacios creados por el ingeniero al servicio de diversas dictaduras.
Este rejunte de maldad insolente, junto a muchos otros, como Insfrán,  De Narváez, Herr Binner o Sapag, ha extendido al siglo XXI las vidrieras irrespetuosas de los cambalaches, donde se mezcla la vida, que el gran Discépolo ubicó en el siglo XX. Y la han extendido a espacios en carne viva.
De este modo, la masacre en las calles y las cárceles donde sucumben los más pobres, el ordenamiento desigual, que modela puro lujo y puro brillo para unos, y la carencia, los tormentos y las balas para otros, han logrado invertir la lógica de la reflexión de John William Cooke: este peronismo no es el hecho maldito del país burgués. Con saña represiva dirigida a los más humildes, claramente, es el hecho burgués del país maldito. 
Oscar Castelnovo