Cushamen: Detenidos y heridos en brutal represión a mapuches

Cushamen: Detenidos y heridos en brutal represión a mapuchesCushamen: Detenidos y heridos en brutal represión a mapuches

La jornada que se vivió ayer en el Lof de Resistencia Cushamen volvió a poner en escena los intereses que defienden tanto los gobiernos provinciales como nacional: en este caso a terratenientes como Benneton. Lo que se sabe es que hasta el momento hay al menos nueve detenidos, que se encuentran en la localidad de Esquel. Según versiones de personas que se hicieron presente en el lugar donde se efectuó la represión a la comunidad mapuche, alrededor de doscientos efectivos de Gendarmería llegaron para lo que en principio era supuestamente despejar de palos y ramas las vías por donde pasa el histórico tren La Trochita.

Pablo Quintana, periodista de Radio Kalewche, en diálogo con La Izquierda Diario señaló que según le comunicó el juez federal Guido Otranto los primeros tres detenidos se encuentran en líneas generales bien, aunque dos de ellos con golpes, uno en la frente y otro en la nariz. Hoy en horas del mediodía se le tomaría indagatoria a Ricardo Antihuel, Ariel Mariota Garzi y Nicolás Hernández Huala y allí se decidirá si se los libera o no.

Además, hubo otro procedimiento, esta vez a cargo de la división Montada de la Policía del Chubut, quienes allanaron el lugar por orden del juez provincial José Colabelli, a partir de una causa que se inició por abigeato. Según pudo averiguar La Izquierda Diario, miembros de la comunidad resistieron al intento de secuestro de animales, y allí fueron reprimidos y detenidos al menos seis personas. En una primera instancia los trasladaron a la ciudad de El Maitén, pero a las dos de la mañana fueron reubicados en la Unidad Primera de Esquel. (Fuente: La Izquierda Diario)(Foto:Leandro Antiman)

Tras empecinada lucha popular el longko mapuche Facundo Jones Huala recuperó su libertad y no será extraditado

Tras empecinada lucha popular el longko mapuche Facundo Jones Huala recuperó su libertad y no será extraditadoTras empecinada lucha popular el longko mapuche Facundo Jones Huala recuperó su libertad y no será extraditado

(APL)En la segunda jornada de la Audiencia de Extradición, tras escuchar a la Fiscalía, a la Defensa y a los testigos convocados, el Juez Federal de Esquel Guido Otranto dio a conocer la resolución por la cual denegó la extradición del preso político mapuche Facundo Jones Huala. Si bien en principio se dispuso su regreso a la UP Federal Nro 14 de Esquel en función de la causa provincial en la que se lo acusa por “usurpación” y otros delitos, pocas horas después se dispuso su libertad dado que la medida dictada en dicha causa caducó el 25 de agosto pasado. La Audiencia se realizó en el marco de una ciudad copada por las fuerzas de seguridad, a pesar de lo cual centenares de militantes y comuneros se acercaron a solidarizarse con el longko. Estuvieron presentes el Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel y el líder qom Félix Díaz.

Preso Político Mapuche con pedido de extradición

Llella de Misiones

Facundo, del Movimiento Mapuche Autónomo del Puel Mapu:
“ Yo soy Facundo Jones Huala, me toca ser longko del sector de Cushamen, Cusha Mapu le decimos nosotros – Cushamen le dicen los huinca aquí en el noroeste de Chubut- de una serie de comunidades que están levantando un proceso de reivindicación de tierras frente al estado opresor y a las empresas trasnacionales en este caso específico frente a la multinacional Benetton.

Formamos parte de un movimiento más amplio que es el Movimiento Mapuche Autónomo del Puel Mapu que es donde confluyen o intentan confluir las organizaciones comunidades y mapuche que plantean una tendencia más autonomista dentro del movimiento nacional mapuche, ya que hay un movimiento nacional mapuche que comprende todas estas diferentes tendencias. Hay diferentes organizaciones y comunidades que tienen diferentes planteos políticos. Y nosotros dentro de esas gran gama de organizaciones y expresiones mapuche somos el sector más autónomo dentro de este sector que es el Puel Mapu, por eso es que conformamos el Movimiento Mapuche Autónomo del Puel Mapu, el MAP, dentro de él está el proceso de resistencia de algunas comunidades enfrentando a diferentes empresas trasnacionales y reivindicando procesos de recuperación de tierras a esas empresas
Yo me encuentro detenido hace cerca de tres meses, porque antes me buscaba Interpol, por un conflicto igual mapuche, estuve un año preso en Chile y después otro año firmando, me ausenté, me anduvieron buscando y me encontraron aquí. Con todas las fuerzas especiales de la provincia me encerraron y llevo acá tres meses detenido….”

Un conflicto político histórico de 130 años:

En la charla, Facundo se refiere a su situación actual de prisión siempre en relación al proceso histórico de genocidio, expulsión y despojo al que tanto el Estado argentino como el Estado chileno someten desde hace 130 años al pueblo mapuche.

“ …esta es una arista más de un conflicto mucho más grande, de un conflicto político territorial histórico de la Nación Mapuche frente dos estados coloniales, el Estado argentino y el Estado chileno, Estados coloniales y capitalistas a los cuales nosotros definimos como enemigos en este conflicto histórico. Pero más que nada nosotros definimos como enemigos a las empresas capitalistas y al empresariado nacional y trasnacional sobre todo a la oligarquía criolla terrateniente, son parte de las Sociedades Rurales y quienes en cierto sentido también conforman el poder político aquí en la zona al servicio de esas grandes empresas multinacionales…”

Recuperacion de tierras: el caso de la Comunidad de Vuelta del Rio
Facundo se refiere a la recuperación por parte de la Comunidad de Vuelta del Río de tierras por las cuales la empresa Benetton ostenta título de propiedad. Para Facundo la recuperación y el mantenimiento del control territorial son elementos importantes para levantar la moral de las comunidades y la confianza en la lucha:
La ocupación “…tomó estado público el 13 de marzo del año pasado, desde un primer momento ha habido enfrentamiento con las fuerzas de la policía, entre los policías y los weichafe que han resistido. Desde ahí hasta ahora han habido diversos enfrentamientos por el control territorial, de esas tierras. De alguna manera eso se ha ido logrando porque a pesar de la represión de los allanamientos, de los intentos de desalojo las comunidades se siguen manteniendo firmes en el territorio. Así se ha ido desarrollando, creciendo cada vez más, ha pasado a ser como una suerte de vanguardia del movimiento político mapuche e incluso del Movimiento Mapuche Autónomo la recuperación de la zona de Vuelta del Río y de Leleque ahí en Cushamen y ha servido para elevar la moral de diferentes comunidades y militantes mapuche que nos encontramos luchando y de seguir profundizando una propuesta política del Movimiento Mapuche Autónomo del Puel Mapu planteando públicamente esa propuesta.

Se realiza mucho trabajo político desde una concepción mapuche. Nosotros no planteamos la toma del poder del estado huinca ni crear un Estado Popular Mapuche, nada de eso, sino que planteamos la reconstrucción de nuestro mundo como propuesta política y es una propuesta que tiene un alto contenido como decía hoy, anticapitalista, antiimperialista, antioligárquico, anticolonial.
Y bueno eso es más que nada como se va desarrollando la recuperación de tierras. Del alambre para adentro en ese sector digamos que prácticamente no hay Estado, no existe el estado chileno ni el estado argentino, no existen las concepciones huinca, se intenta vivir lo más mapuche posible y la única ley que se aplica son las leyes naturales del Az Mapu, que es nuestro sistema de regulación de normas ancestral, heredado de nuestros antepasados y que se va reconstruyendo porque bueno, como nosotros planteamos la reconstrucción del mundo y del poder propio a través de la reconstrucción del poder de las mismas comunidades de toda esta forma de organización ancestral que es una organización política, filosófica, espiritual. Una combinación de diversos factores que le dan vida a nuestra cultura desde ahí entendemos que la cultura como forma de vida también es una suerte de propuesta política.

La relación con el Estado argentino, la represión
La comunidad de Vuelta del Río denunció y mostró pruebas de haber sido brutalmente reprimida por la policía tanto en el procedimiento del 27 de mayo como en otro procedimiento que tuvo lugar días después. Ante la pregunta por este tipo de situaciones represivas Facundo responde con una descripción del trato que reciben por parte de diferentes fuerzas de seguridad:

“…(estas situaciones) son comunes. Nosotros fuimos reprimidos gravemente en la época del kirchnerismo y ahora con el macrismo también, creo que se ha acentuado más todavía. Nuestro movimiento fue parte de la resistencia mapuche en la zona de Villa La Angostura, incluso otro lugar donde hubo conflictos emblemáticos frente a terratenientes estadounidenses , incluso Ginóbili (estuvo) metido ahí en la comunidad de Paichil Antriao , y en ese lugar también fuimos baleados un montón de veces con balas de plomo y de goma, hubieron situaciones de tortura, cosas muy graves y eso se ha ido repitiendo siempre, ha sido una constante… de hecho nosotros fuimos criados asi, a los palos, de comisaría en comisaría. Primero el hostigamiento común de la policía que puede sufrir cualquier muchacho de barrio en una ciudad, eso ha sido constante para nosotros igual, pero cuando uno toma conciencia política y empieza a tomar posiciones y a organizarse políticamente la represión se acrecienta mucho más, por lo menos a nosotros nos ha pasado así acá, a gran parte de los mapuche que somos militantes de la lucha de nuestro pueblo. Tenemos casos de tortura y de peñis gravemente baleados, que nunca han podido ir al hospital por todas estas situaciones de miedo y de Terrorismo de Estado, ataques de grupos policiales y parapoliciales eso es constante aquí. A 30 km de la recuperación, ahí en Leleque ha habido casos de desaparición de personas, la familia Calfullanca también de origen mapuche. La diferencia es que ellos no estaban organizados, nucleados en ninguna organización entonces sucede que es muy común que pasen casos así que queden aislados o como un caso más de gatillo fácil y no se comprenda que aquí hay una situación estructural, y en la zona la diferencias de clases que existe se torna una diferencia racial lamentablemente porque los oprimidos en esta zona desde hace 130 años, los más oprimidos somos los mapuches y los opresores son la mayoría son huincas, gringos, descendientes de europeos o de sirio-libaneses, gente así digamos que tiene las tierras, que tiene empresas en la ciudad, comercio, negocios y además tiene vínculos en el poder político, son dueños de medios de comunicación. Entonces esa es la realidad aquí, son jueces, abogados, fiscales, todas esas cosas son ellos. Y nosotros los mapuche somos simple mano de obra barata, somos albañiles, nuestras madres nuestras hermanas son empleadas domésticas, somos los peones rurales, los peores pagos esa es la situación que se vive aquí. Mucha marginalidad tanto en el campo como en la ciudad. Y cuando los mapuches van a vivir a la ciudad vamos a parar a los barrios más marginales de las ciudades patagónicas y sufrimos todos estos hostigamientos… Imagínense qué sucede en sectores rurales más cuando las comunidades comienzan a luchar, el gatillo fácil que es tan común en la ciudad, en el campo uno se puede enterar que murió una persona una semana después. Si no hay infraestructura básica, no hay señal de celular, entonces eso.

Y cuando la gente comienza a luchar el hostigamiento se vuelve más duro, más hostil. Pero bueno, nuestra organización, nuestro Movimiento ha sabido prepararse para esa confrontación y ha ido validando todas las formas de lucha. Nosotros, asi lo hacemos, validamos la autodefensa y el sabotaje a las empresas capitalistas y lo alentamos igual. Entonces creo que eso es lo que más molesta en este momento- más que al estado a empresas que obviamente al utilizar al estado como su brazo ejecutor- nos hace caer todo el peso de la ley . Pero nosotros entendemos que aquí tiene más poder Benetton que cualquier intendente o gobernador.

La policía como los fiscales y muchos jueces están al servicio del poder económico, porque también además la gente que manda no es la policía porque su extracción de clases es la misma que la de nosotros, son casi todos mapuche; son perros ignorantes, brutos, con un palo y una pistola nomás, pero los jefes de ellos, los fiscales, los jueces son los que toman las decisiones son parientes de los oligarcas de las sociedades rurales y todo eso…”

Situación del pedido de extradición. El Estado chileno frente al conflicto mapuche.

“…el Estado chileno me está pidiendo por una causa de incendio, infracción a la ley de extranjería e infracción a la ley de control de armas. Por todo eso la Fiscalía pide como 18 años, solo por los incendios 12 años.

Cabe aclarar que la mayoría de los imputados (en esa causa) fueron absueltos o fueron sobreseídos menos la machi Millaray Wichalaf que fue condenada a dos meses y a ella la Fiscalía la acusaba como la jefa política de una organización y a mí me acusaban como un jefe militar o una cuestión así.

Entonces nosotros entendemos que el montaje que se ha armado allí de alguna manera buscaría una suerte de condena, porque ya ha habido una suerte de condena anticipada por parte de la prensa burguesa y de otros de la burguesía para generar ese clima social y eso es lo que está pidiendo el estado.

El 31 de Agosto es el juicio de extradición, donde la Justicia Federal decidirá si hace lugar al pedido de extradición, si me dejan acá o me mandan para allá.
Hay que recordar que Chile está muy cuestionado a nivel internacional por su política frente a las reivindicaciones históricas del pueblo mapuche. Hay que recordar que el Estado chileno tiene en su lista varios muertos del conflicto mapuche, varios peñi comuneros asesinados por la policía, tiene un listado bastante grande de prisioneros políticos incluido gente mayor de edad, como una machi de más de 80 años que está detenida en Temuco por un caso en el que fue absuelta, otra vez la volvieron a encarcelar, está enferma y así y todo la tienen detenida. El fiscal hace pocos días reconoció que no tiene pruebas para tener a toda esta gente presa.

Ha habido casos de este tipo como pasó con el longko Pascual Pichún, con diversos peñis lamien que han sido mal condenados, que han sido condenados políticamente. Obviamente los estados no reconocen que tienen prisioneros políticos. Con ese escenario me enfrentaría yo si es que me tiran para el otro lado de la cordillera.
Hay que recordar que nosotros fuimos detenidos en Chile, a mí me detienen en la casa de la machi Millaray Huichalaf cuando me estaba haciendo remedio porque me encuentro enfermo. Fuimos detenidas todas las personas que estábamos en la casa de la machi ese día.

Ahí hay que recordar que la machi Millaray también ha sido vocera de las comunidades en resistencia del Pilmaikén, frente a la invasión trasnacional de empresas hidroeléctricas que pretenden construir una represa encima de un espacio sagrado que es el Ngen Mapu Kintuante y en ese contexto es que fuimos todos nosotros detenidos, nos enviaron a una cárcel de máxima seguridad en Valdivia, después fueron cambiando algunas medidas cautelares. Ese es el contexto. A ella la encarcelan porque ya la venían hostigando desde hace tiempo, querían hacer lo mismo que quieren hacer conmigo aquí, darle una lección a la gente que lucha , escarmentar, generar un escarmiento, intentar meter miedo en la población, neutralizar a los movimientos políticos y sociales…”

El camino a la libertad
Cuando Facundo habla de libertad no lo hace en referencia a su situación de prisión, sino a la liberación de la nación mapuche. En cuanto a su prisión se define “…Siempre firme, siempre digno. La dignidad es lo más importante que tenemos, es uno de los caminos más fundamentales para lograr la libertad. Nosotros desde aquí seguiremos luchando por la liberación nacional mapuche, por la reconstrucción de nuestro mundo mediante la recuperación de tierras productivas y sagradas, saboteando al sistema capitalista, a las empresas, al latifundio…”

Mensaje para los que luchan
Para finalizar, nos deja un mensaje cargado de fuerza y esperanza en la lucha:
“…a los hermanos de Latinoamérica un abrazo grande, un saludo a todos aquellos que están luchando, a todos aquellos que reconocen al enemigo y reconocen a sus hermanos. Aliento, fuerza a todos, que no aflojen, que no bajen los brazos, que el cambio es posible. A la gente más cercana Incentivarlos a luchar, a realizar todos los objetivos que se propongan. A discutir política, a hacer análisis consciente. Hacer trabajo desde abajo, las mejores construcciones son las que se hacen desde abajo, las que hacemos la gente de abajo. Hay que identificar bien al enemigo y a la propia gente. Llamarlos a seguir apoyando no solamente este proyecto político. Es importante comprender los conceptos, lo que sucede y desde ahí desarrollar lo que se pueda, lo que es necesario, lo que nuestros pueblos necesiten. El sistema capitalista es un enemigo y al enemigo hay que destruirlo. Como dijo Durruti al capitalismo no se le discute, se le destruye…”

El próximo 31 de Agosto dará inicio la Audiencia de Extradición, que se llevará a cabo en sede del Escuadrón Nro. 36 de Gendarmería Nacional a partir de las 10:00hs.

Facundo Jones Huala, prisionero político: “Voy a seguir levantando la voz por mi gente”

Facundo Jones Huala es Lonko Wichafe de la comunidad mapuche. Líder político, social y religioso dentro su pueblo. Facundo es militante revolucionario del Movimiento Mapuche Autónomo de Puelmapu y de la Resistencia Ancestral Mapuche, organización caracterizada por acciones de confrontación directa con el capital transnacional y con la oligarquía criolla.

Facundo Jones Huala es un prisionero político. Así se define. Lejos de identidades varias que pueden interpelarnos desde diversos espacios, aquí cada una de estas definiciones contiene a la otra. El poder y responsabilidad como lonko no puede más que vincularlo con una militancia activa por sus tierras y sus familias (lofs). Y esa militancia es la que lo transforma desde hace tiempo en un perseguido, hoy prisionero político.

Su voz pareciera venir de otro mundo para recordarnos el origen del sistema que nos oprime. Su voz viene a hablarnos de resistencias ancestrales y actuales. Sus palabras vienen a decirnos que ayer Roca con su Campaña del desierto y hoy las empresas transnacionales son parte de un mismo proceso que mata, destruye y saquea a nuestros pueblos.

Desde el 27 de Mayo, tras un violento desalojo, se encuentra detenido en el penal de Esquel (Provincia de Chubut). La historia reciente nos cuenta de un proceso de recuperación de tierras ancestrales por parte del pueblo mapuche. Un vistazo profundo a la historia nos lleva a la construcción y expansión territorial del estado argentino.

En comunicación directa con Facundo desde donde se encuentra detenido, pudimos adentrarnos fácticamente en este proceso de resistencia pero también afirmación de lo que Aníbal Quijano llama “colonización del poder”.

“En el año 1992, Benetton adquiere tierras que antes eran de los ingleses. Esas tierras tienen que ver con la historia de la ocupación del Estado Argentino en territorio mapuche. Tiene que ver directamente con la “Conquista del desierto”. Roca en la época de la conquista es financiado por la Corona Británica, y el Estado Argentino le cede a los británicos 10 estancias de 90.000 hectáreas cada una, luego de concretar la conquista. Porque, como te decía, los británicos financiaron en dinero y en armas todo este genocidio, donde ellos ocupan militarmente el territorio ancestral mapuche y nos despojan. Ahí es que se instala la Compañía Tierras del Sud Argentino, que es una compañía inglesa, la cual después con los años adquiere Benetton.

“En esa zona, el mismo gobierno de Roca le cede a uno de nuestros antepasados 200 lotes pastoriles de 625 hectáreas cada uno, para que se instalen los sobrevivientes de la Conquista del desierto, que reciben después a muchas otras familias que venían escapando de la guerra, entre esas está mi familia. Después los ingleses roban más tierras de las que le son cedidas por el mismo gobierno. Van corriendo el alambre, van falsificando documentos, y ahí es donde se quedan con esas tierras que hoy les estamos disputando las comunidades y el movimiento mapuche autónomo del Puelmapu al gran capital transnacional.”

En relación con los sucesos del día 27 de mayo donde Facundo es detenido nos cuenta:

“En principio, lo que sucedió fue un allanamiento en búsqueda de mi persona. Tengo un pedido de captura por Interpol desde Chile, por el Estado opresor chileno. Llegaron todas las fuerzas especiales de la provincia, la Infantería y efectivos de investigaciones. Eran alrededor de 400 efectivos, por lo que dicen algunas fuentes. Yo lo único que recuerdo es que estaba rodeado. Fui detenido junto a otros, de los cuales el único que quedó en prisión fui yo.

“Fue un intento de desalojo, porque al final la gente igual resistió. Se generó bastante movilización por parte de las comunidades de la zona, incluso de otra gente que no es mapuche, tanto en la ciudad de Esquel como en el campo.”

Se intentó aplicar fallidamente la ley antiterrorista en el caso de Facundo. Figura que judicialmente no pudo sostenerse, pero que mediáticamente se refuerza a través de diversos diarios, que con intereses claros que los vinculan a los poderes económicos y políticos de la región pretenden desarticular el proceso de lucha:

“Esa (la figura del terrorista) es una construcción más de los medios de comunicación hegemónicos, de la prensa amarilla y reaccionaria, prensa que está ligada directamente –en esta zona, al menos- a los capitalistas, a los terratenientes. Por ejemplo, hay un diario bien fascista en la zona, el diario “Jornada”, parte de los dueños del diario “Jornada” son terratenientes en la zona de Costa Lepá, de la familia Bestene, que son miembros de la Sociedad Rural.

“En realidad, yo vengo sufriendo persecución política desde hace muchos años. El movimiento en sí, mejor dicho. Y me agarran como “chivo expiatorio”.

“Nuestro movimiento ha tenido gran presencia en el conflicto de tierras en la zona de Villa la Angostura, y en otras zonas más, pero digamos que ahí fue emblemático, contra un estadounidense que es William Fisher. Un terrateniente norteamericano que pretendía instalar una planta exportadora de agua en Villa la Angostura, y otros conflictos más.

“Yo viajo en un momento para lo que hoy es Chile, lo que hoy está ocupado por el Estado de Chile. Estaba enfermo y me encontraba en la casa de la Machi mía, vocera de las comunidades en resistencia del Pilmaiquén, que se encuentran resistiendo a la invasión de las centrales hidroeléctricas. Y, bueno, allanan su casa porque la venían hostigando desde hacía tiempo. Y entre los pacientes que estaban ahí, estaba yo, y me detienen. Me reconocen y quedo detenido, en prisión política por un año más o menos. Ahí se fue alimentando este mito, este fantasma. Después acá lo resurgen y van profundizando esa idea. Pero en realidad yo estoy detenido por dos situaciones: una es el pedido de extradición por simples causas – de la legislación común chilena- que serían incendio, tenencia ilegal de arma y municiones, y traición a la ley de extranjería; y de este lado estoy detenido por la simple causa de usurpación. En ningún momento, al final, se aplica la Ley Antiterrorista. Si bien en un momento hay gente que la quiere aplicar – más que a mí, a las recuperaciones de tierras en general-, eso no es aceptado.

“En todo caso, a mí me detiene la Justicia Provincial, pero no tiene el poder extraditarme. Por eso es que aquí me toma la Justicia Federal, y ésta de alguna manera reconoce mi carácter de prisionero y de perseguido político. Y ese también es un precedente bastante importante, porque de alguna manera un sector de la justicia está reconociendo un conflicto político. Incluso los fiscales de la Justicia Provincial, hace pocos días reconocieron que las comunidades mapuches llevan años presentando demandas al Estado por situaciones de conflicto de tierras, y que nunca han sido resueltas por vía judicial; entonces aquí es donde se agotan las instancias.
Pero como les decía, al profundizarse una situación de lucha en las comunidades, el poder actúa con todo su aparataje, y el cuarto poder hace su aparición de una manera muy descarada al servicio de las oligarquías y el capital. Y ahí es donde incluso a mí me acusan de incendiar bosques nativos, y un montón de otras cosas que en realidad son calumnias, son cosas falsas y ellos lo saben bien. Yo de lo que sí me hago cargo es de mi militancia revolucionaria Yo pertenezco a una organización o a un movimiento bien amplio, que es el movimiento mapuche autónomo de Puelmapu, donde dentro de él conviven comunidades, organizaciones y mapuches de diversas zonas; y también a una organización más radicalizada –si se quiere- que pertenece al movimiento, que es la resistencia ancestral mapuche, que han realizado acciones de sabotaje al capital y han sido reivindicadas. Algunas de esas acciones han sido reivindicadas incluso cuando yo estaba preso en Chile, aunque también me han echado la culpa. Pero el tema es que yo reivindico estas acciones y me reivindico parte de la organización, lo que no quiere decir que yo haya actuado en una situación particular o no. Pero también es cierto que hay muchas situaciones por las que me echan la culpa y que son mentira, causas que ni siquiera existen. Me han culpado de prender fuego un carabinero. Esa causa nunca existió. Es basura, “pescado podrido” tirado por los medios de comunicación de los terratenientes.”

Puede pensarse una incompatibilidad en las ideas de justicia y división de tierras entre las lógicas de la un sistema capitalista y las concepciones de los pueblos originarios. En esta contradicción que parecería irresoluble se sostiene un largo proceso de lucha y toma de conciencia de la comunidad mapuche:

“En principio, en realidad nosotros venimos reclamando una solución política desde hace muchos años, y esa solución solamente ha sido judicial, represiva digamos. Pero sucede algo, y esto en realidad casi no tiene vuelta atrás. En los últimos años, ha habido un proceso de profundización de la conciencia mapuche. Entonces hoy realmente hay mucha gente de comunidades militando de alguna manera nuestro ser, y nos encaminamos en una propuesta, en un proyecto político revolucionario, ancestral y libertario. Donde nosotros planteamos tajantemente un proceso de reconstrucción de nuestro mundo, reconstrucción del mundo mapuche, como camino a la liberación nacional mapuche. Mediante la recuperación de tierras productivas y sagradas, y el ejercicio del control territorial. Esa es más o menos la táctica que nosotros planteamos. Realmente en el fondo creemos que no hay una conciliación posible con los Estados opresores, colonialistas, capitalistas, burgueses de ninguno de los dos lados. Pero tampoco nuestro proyecto político habla de la toma del poder del Estado winka, ni de la construcción de un Estado propio. Sino que nosotros hablamos de un proceso de liberación nacional con nuestras pautas propias. El Estado en sí, esa concepción de organización político-territorial, es una concepción occidental. Nosotros planteamos la reconstrucción del poder de las comunidades, en las mismas comunidades, bajo nuestros parámetros ancestrales.

“En este momento, específicamente en el proceso de recuperación de tierras, se puede decir que del alambre para adentro no hay Estado. No existe el Estado argentino, no existe el Estado chileno. No existe tampoco la lógica de la propiedad winka. Podríamos estar hablando de que existe una suerte de “zona liberada mapuche”, donde se reconstruye nuestra vida, ese es nuestro proyecto político. Igual la lucha va más de fondo, porque nosotros estamos luchando por expulsar al capital transnacional del territorio mapuche, expulsar a las mineras, las petroleras, a Benetton, a Lewis. Y también al empresariado nacional.

“Acá hay un conflicto político histórico que el Estado fue el que lo generó y que no ha sabido resolver. Y que en este momento, al haber profundizado el nivel de conciencia política, el nivel de conciencia histórica, nosotros entendemos que hay una situación de confrontación, de contradicción, una situación dialéctica, en donde el mapuche oprimido está confrontando con el winka capitalista opresor. Lamentablemente, o inevitablemente, eso culmina con un proceso de si se quiere de revolución, de transformación radical de la realidad. Y esa transformación nosotros la llevamos mediante la recuperación de tierras. Es decir, saltar el alambrado y arrebatarle las tierras productivas al capitalista. Es un proceso revolucionario, porque ahí vamos reconstruyendo nuestro mundo.
“Hay que recordar una situación bien objetiva, que es que nosotros estamos en las peores tierras: piedreros, arenales, espacios reducidos, sin agua. Mientras que los capitalistas, las Sociedades Rurales y todos estos opresores, los terratenientes, tienen las mejores tierras, las tierras productivas. Entonces lamentablemente esto no tiene una conciliación, porque la burguesía no va a ceder sus privilegios en beneficio de nosotros, ni siquiera de las mayorías oprimidas de Argentina, ¿no?. Mucho menos lo van a hacer con quien ellos nos consideran ciudadanos; y tampoco nosotros nos consideramos parte de los Estados opresores.”

En cuanto perspectiva a futuro sostiene,

“Nosotros, lo que esperamos es mayor represión nomás, que se siga profundizando la persecución política. Evidentemente, a mí me van a tener que soltar en algún momento. Mientras yo esté detenido voy a seguir levantando la voz por mi gente, aprovechando esta situación de que al menos puedo conversar aquí. Y, bueno, un prisionero político sigue siendo un militante político en la prisión, ¿no?
Y levantamos la cabeza con dignidad. Nosotros nos hemos preparado durante muchos años para esto, sabíamos que en algún momento seguramente nos iban a encarcelar. Hemos sido torturados, hemos sido perseguidos durante muchos, muchos años. Aquí existen muertes por situaciones de tierras que nunca han sido denunciadas. Y ahí es donde el movimiento mapuche ha ido avanzando, ha ido perfilándose en esta situación como vanguardia de este movimiento mapuche autónomo. Y evidentemente el Estado no va a solucionar esto. Y si existe un ánimo de solucionar, o de dialogar al menos, nosotros estamos abiertos. Pero ellos evidentemente sólo están respondiendo con la judicialización, con la criminalización. Pero bueno, nosotros tenemos propuestas y es lo que trabajamos hacia adentro de las comunidades. A esta altura ya ni siquiera nos interesa lo que digan el Estado, la represión, la justicia winka, los jueces, los fiscales, los terratenientes, no nos importa. Si me quieren dejar preso de por vida, que lo hagan, a nosotros nos tiene sin cuidado eso. Ahora, lo que a nosotros nos interesa es poder llegar a la conciencia de nuestra gente, de nuestros hermanos, de nuestro pueblo mapuche y del resto de pueblos originarios, y también de los oprimidos argentinos, los oprimidos chilenos. Y poder dar un mensaje de aliento y de lucha, de que también es posible luchar, y enfrentar un sistema de muerte, que cada vez va creciendo más, que es el sistema capitalista. Nosotros también abiertamente nos declaramos anticapitalistas, antiimperialistas, antiologárquicos. Eso es lo que nosotros podemos decir: más esperamos de la sociedad civil – si se quiere-, de los demás oprimidos, de los demás pueblos originarios, que del Estado opresor. Queremos que haya un levantamiento real, tanto en nosotros como pueblo mapuche en un camino de liberación nacional, como en el resto de las naciones oprimidas en un camino emancipatorio.”

Días después de realizada esta entrevista, la comunidad mapuche vuelve a recibir otro violento allanamiento el día 29 de Junio, donde las fuerzas represivas dispararon entre mujeres y niños con gases lacrimógenos, perdigones de goma y plomo.

De acuerdo con el comunicado de Pu Lof en Resistencia Departamento Cushamen, Curra Mapu Mew, este hecho que duró aproximadamente tres horas “puso en evidencia una vez más la persecución política e intento de militarización del Territorio Mapuche y criminalización de nuestras autoridades ancestrales y nuestros pu peñi y pu lamien que se comprometen en la lucha por la Defensa y Recuperación Territorial para la Reconstrucción del Mundo Mapuche como camino a la Liberación Nacional”

Las palabras finales del comunicado junto al testimonio de Facundo Jones Huala no hacen más que seguir retroalimentando el pensar-sentir de una praxis emancipatoria que los pueblos originarios han sabido ir construyendo tras siglos de dominación y violencia. Su presencia y lucha no hacen más que poner en tensión nociones fijas y estancadas que la dominación capitalista ha sabido solidificar en nuestros cuerpos y mentes. Nos hacen recordar a su paso lo artificial de cada una de las consignas en las cuales nos enseñar a embanderar.

“La indigenidad histórica de las poblaciones víctimas de la Colonialidad Global del Poder, no alienta solamente la herencia del pasado, sino todo el aprendizaje de la resistencia histórica de tan largo plazo. Estamos, por eso, caminando en la emergencia de una identidad histórica nueva, histórico/estructuralmente heterogénea como todas las demás, cuyo desarrollo podría producir la nueva existencia social liberada de dominación, explotación y violencia” [1]

La policía detendrá a pibes que usen capucha

En un pasaje de sus declaraciones, Hughes planteó que desde la fuerza policial “vamos a trabajar fuertemente lo que es la prevención, vamos a trabajar fuertemente lo que es la identificación a personas sospechosas en tránsito, que a veces parece mala palabra decir sospechoso. Pero bueno, hay gente que es sospechosa”. Sin ningún prurito que le contuviese su autoritarismo sanguíneo, dejó en claro que la portación de rostro será una política a implementar sin disimulo mientras él conduzca la institución. Como si esto no fuera suficiente, agregó que “decir, ¡ah! porque anda con la capucha no es un chorro. Bueno, muchos pibes usan las capuchas, pero bueno, los vamos a tener que identificar y ver qué cara tiene y qué anda haciendo, por qué está en ese barrio, qué le interesa de ahí, si va a ver a un amigo, o sino verificar que sea cierto”. Todo un combo de afirmaciones fachas en menos de veinte segundos en una entrevista al aire en uno de los programas radiales más escuchados de la ciudad.

En los casi quince minutos de entrevista el jefe de la Policía Provincial redujo la cuestión a los delitos menores, por ejemplo, hurtos callejeros, vinculándolos con la juventud. Pero no dijo nada del delito organizado, que es donde radica la génesis de lo que se conoce como “inseguridad”. Del crecimiento del narcotráfico, los desarmaderos de autos y la trata de personas no hizo mención alguna. ¿La razón? Muy sencilla: en todos ellos es imprescindible la complicidad policial y del poder político.

Antes había justificado un supuesto aumento delictivo en Trelew a partir de su crecimiento demográfico, y remató marcando que “las comisarías van quedando un poquito alejadas de la población”. Y no descartó evaluar la creación de una quinta comisaría para la localidad.

Obviamente, un personaje de esta calaña es insaciable en lo que a políticas represivas se refiere. De ahí que no extrañe otra de las peligrosas afirmaciones que realizó: “Tenemos gente de operaciones acá que se utilizan para manifestaciones, piquetes y todo eso. Eso lo vamos a volcar a las calles con directivas precisas”. Autojustificándose frente al descontento generalizado de la población ante estos métodos de requisa vividos en los peores momentos de nuestra historia, Hughes ironizó diciendo que “estos individuos denunciaban a la justicia un acoso policial. ¡Acoso, una persecuta! Pero bueno, es la única manera que nosotros tenemos de por lo menos incomodarlo al hombre o de disuadirlo, desalentarlo de una actividad delictiva”.

En su clara postura de estigmatización de la juventud y criminalización de la pobreza, el jefe de Policía, no dudó en decir que “hoy no podemos estar distraídos de nuestras pertenencias porque cualquier mocoso le roba la cartera. Esto es así, porque estos jovencitos en vez de estar preocupados por su actividad de estudiar, trabajar, de prepararse para un futuro, con una inclusión social, no, no hacen nada. Entonces, bueno, esto deviene también en las adicciones a las que están inmersos y necesitan sacarse un peso, y ahí está el robo. Es todo una cadena de cuestiones. Estamos atacando fuertemente las adicciones y las drogas, y por eso pasan estas cosas. Así que tenemos varios flancos, pero la gente tiene que estar confiada. Su policía va a llegar cuando tenga que llegar”.

En un pasaje de la entrevista, Ortiz, aparentemente no muy convencida de que la delincuencia se reduzca a los sectores más empobrecidos de la población, le comentó que “también hay ladrones que andan en autos mejores que el mío”. Luego de dudar en la respuesta y con clara incomodidad, el funcionario le responde: “Es cierto. Y bueno, producto de los ilícitos, del tráfico de drogas, ellos manejan dinero”.

En los casi quince minutos de entrevista el jefe de la Policía Provincial redujo la cuestión a los delitos menores, por ejemplo, hurtos callejeros, vinculándolos con la juventud. Pero no dijo nada del delito organizado, que es donde radica la génesis de lo que se conoce como “inseguridad”. Del crecimiento del narcotráfico, los desarmaderos de autos y la trata de personas no hizo mención alguna. ¿La razón? Muy sencilla: en todos ellos es imprescindible la complicidad policial y del poder político.

El primer asesinado en la era Macri

Oscar Castelnovo

“Tenía un profundo miedo de que lo maten, él quería seguir viviendo. ¿Cómo se iba a suicidar?”, se interrogó la madre de Lucas, quien indicó que unas horas antes de morir el muchacho escribió una carta dirigida a Pablo Jaramillo, “el jefe de la comisaría de Mosconi por las malas condiciones en las que se encontraba ya que lo habían mandado a la celda de aislamiento. No podía ir al baño, no tenía luz, agua, ni nada”.

“Yo había quedado en encontrarme ese viernes con los abogados defensores y un muchacho amigo que tiene una empresa que le iba a dar trabajo a Lucas. Nos íbamos a reunir para pasarle los datos a la justicia”, dijo María, quien no cree en el suicidio, ya que el 13 de febrero próximo su hijo iba a recuperar la libertad.
A pesar de haberlas pasado mal en la comisaría Tercera, Lucas se hallaba terminando el secundario. Y, según lo había expresado, una vez en libertad, iba a ayudar a su madre a construir su casa y tener una familia con su novia. Hacía algunas semanas, Lucas había sido beneficiado con salidas transitorias. Cada domingo, de 12 a 18, salía de la comisaría para visitar la casa de su madre, donde también lo esperaban sus amigos y su pareja.
Para la familia, el presunto suicidio de Lucas jamás tendrá una explicación porque ese mismo jueves en el que fue encontrado muerto, la justicia extendió el horario de las salidas de seis a 12 horas. Es decir, que cada domingo iba a estar afuera desde las 8 hasta las 20. “Mamá me van a terminar matando, sacame de ahí”, le reiteraba Lucas a su María cada fin de semana.

Responsabilidades
La responsabilidad política de estado provincial, gobernado por Mario Das Neves, es visible y contundente. También la del juez que debió custodiar la vida y la integridad de Lucas. Por su parte, el Estado Nacional comandado por Mauricio Macri, tiene altísimas responsabilidades en los asesinatos que cometan los agentes de cualquier distrito, dado que precisamente es este estado quien firmó los pactos internacionales para evitar las torturas y las muertes en los sitios de encierro y sancionar los responsables si esto no sucediera en las provincias, dado que la Argentina es una Nación.

Por caso, Macri envió la Gendarmería Nacional a la autopista Ricchieri, en la localidad de Ezeiza, porque los trabajadores reclamaban sus haberes y sus empleos y para ello cortaban media avenida. No habían matado a nadie, pero el gobierno nacional – tras cinco días de piquete-, los gaseó, apaleó y un delegado se encuentra grave. Ordenar esa represión le pareció urgente al flamante presidente

Sin embargo, a pesar que existen resortes constitucionales que obligan a intervenir ante situaciones harto más trágicas, como son los asesinatos de nuestros jóvenes, que ya registran 4645 casos desde 1983, Patricia Bullrich Pueyrredón y Macri impulsaron la Emergencia en Seguridad y no la Emergencia en Derechos Humanos. Asimismo, ya pasaron 12 días de que María Egea enterró a su hijo y ninguno de estos funcionarios habló con ella ni del crimen ni del castigo.

La Policía Metropolitana que capitaneó Macri durante su corta existencia ya tiene 17 fusilados por gatillo fácil y todos los asesinos permanecen impunes. Esta política de devastación de los más pobres seguirá su marcha en todo el país, porque no castigar significa alentar, aprobar y persistir en esa dirección represiva.
En los pocos días que lleva el régimen de Cambiemos, pueden verse – sin esfuerzos- represión, ajuste, muerte y encubrimiento. Urge la organización contra esta dictadura del capital que ya empuño el garrote, disparó sus balas y decretó el hambre contra el pueblo más vulnerable.

Graciela Pane: ¡Presente!

Graciela Pane: ¡Presente!Graciela Pane: ¡Presente!

Graciela Pane tenía 23 años y estaba embarazada cuando fue asesinada por la Triple A, en octubre de 1975.Un grupo de tareas la de las puertas de su casa en Sarandí, la torturó con saña a pesar de su embarazo, la asesinó y la arrojó en las inmediaciones de las piletas de Ezeiza. Graciela era estudiante de ingeniería química de la Facultad Regional Avellaneda de la Universidad Tecnológica Nacional, delegada de su curso, militante del Centro de Estudiantes y de la Federación Juvenil Comunista. Sus compañeros,familiares y amigos se reúnen mañana a las 13 en Ferré y Villegas, Avellaneda, para rendirle homenaje.

Represión a mapuches en tierras usurpadas por Benetton

La Asamblea Permanente por los Derechos Humanos – siendo las 20.30 horas – recibió la denuncia de una violenta represión que estaría llevando a cabo el Grupo Especial de Operaciones Policiales (GEOP), dependiente del gobierno de la Provincia de Chubut, contra la comunidad Mapuche. La misma se encuentra asentada en sus tierras ancestrales, en el departamento de Cushamen, al borde de la Ruta Nacional 40, en Leleque.
El Co-Presidente de la APDH, Dr. Ernesto Moreau, se comunicó con el Defensor General Gerardo Tambucci y al informarlo de la denuncia recibida por la Delegación El Bolsón y Noroeste de Chubut de APDH, le manifestó que se realiza en el marco de un operativo para identificar a las personas y realizar algún tipo de detención.. Motivo por el cual, junto con el Defensor de nuevos derechos, Dr. Razicoski, se encuentran viajando hacia el lugar en conflicto.
Del mismo modo, hemos puesto en conocimiento de la situación a la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación.
Apelamos al sentido común y a la responsabilidad política del gobernador Martín Buzzi y a todos los funcionarios responsables de los tres poderes del Estado, para que no haya derramamiento de sangre y que cesen las políticas represivas contrarias a la Constitución Nacional y a los Tratados Internacionales.

POr Mesa Directiva APDH-Chubut: Julio Saquero
Buenos Aires, 18 de agosto de 2015

“La justicia y la verdad no pueden ser hechos extraordinarios”

La primera versión acerca de esa muerte que comenzó a circular en Trelew fue que el chico tenía un coma alcohólico. Luego la autopsia y la investigación judicial determinaron que falleció producto de un fuerte golpe en la nuca provocado con un objeto contundente.
Con ese nuevo dato, la investigación dio un giro y apuntó directamente a la actuación de las fuerzas de seguridad: esa misma noche la policía también protagonizó una fuerte golpiza a otros jóvenes, los hermanos Aballay. Ellos se hicieron conocidos en la provincia por haber denunciado a los efectivos de la comisaría 4ª de Trelew por apremios ilegales y por el crimen de Antillanca. Cuatro años después fueron fusilados tras una discusión en el Barrio Tiro Federal en un crimen cargado de sospechas más allá de su ejecutor.

“La policía mintió, la fiscal compró, el defensor sale de la misma usina”, resume César la compleja trama que se pone en movimiento tras el gatillo que se dispara, el golpe policial al que “se le va la mano”, las prácticas de tortura que ejercen las manzanas podridas de un árbol con profundas raíces en las instituciones.
Hace poco, y tras una intensa lucha de los familiares de Julián y un primer juicio vergonzoso en el que habían quedado todos absueltos, se llegó a una condena que incluyó penas perpetuas para los policías imputados en el caso. Martín Solís, Jorge Abraham y Laura Córdoba fueron declarados culpables de homicidio agravado, el comisario Carlos Sandoval fue condenado por encubrimiento agravado y Pablo Morales fue absuelto. “Tuvo varios tiempos esta lucha, porque fue una verdadera pelea contra todo. Había un relato construido sobre la historia de Julián que legitimaba la violencia de las instituciones del gobierno. Esas instituciones, todas, operaron para que no haya una imputación de los efectivos policiales que estaban involucrados. La primera gran mentira fue la desinformación. Y luego vino el modo en que operó el poder judicial, con jueces que absolvieron siendo siempre reticentes a la víctima”, repasa César.

El hombre analiza el cambio de un proceso a otro: “Se llegó a 2 procesos judiciales y se salvaron todas las dudas que había respecto de las pruebas; en el primer proceso se absolvió a todos los policías y en el segundo, que fue una verdadera oportunidad, se pudo demostrar con muchísima certeza la culpabilidad de los imputados. En esa absolución todos en la familia de Julián, la mamá, los hermanitos y yo sufrimos una desazón muy grande porque nosotros teníamos plena confianza en lo que estábamos presentando. Nosotros trabajamos con mucha seriedad desde el comienzo por eso es que la prueba presentada en el segundo proceso es exactamente la misma. O sea, con la misma prueba se consigue un fallo completamente opuesto. Eso indica que había verdadera arbitrariedad y una visión sesgada tanto de la prueba como de la situación”.

Todo fallo es político
“Uno lo que busca es alivianar algo de su vida, porque la pérdida es irreversible. Y eso es lo que sentimos hoy después de haber escuchado el fallo. En realidad lo que uno busca no lo encuentra, porque la ausencia de la persona que no está es algo que ningún fallo repara”, lamenta César, que lee su historia personal inscripta en una realidad mucho más compleja.

“La calidad del delito y del fallo son completamente políticos. Porque estos delitos son posibles a partir de la falta de políticas públicas que se ocupen del resguardo de las garantías de las personas, sobre todo de los más empobrecidos”, evalúa Antillanca que, en su camino de lucha por justicia, supo organizarse y rodearse de amigos y organizaciones que lo acompañaron y fortalecieron. Igual, considera que “ese paso de lo personal a lo colectivo se da por una cuestión de vida, una cuestión cultural. Uno es conocedor de su situación dentro de una cultura clasista y cada uno sabe dónde está. Creo que el primer paso para pensar a Julián como todos los pibes fue irreflexivo. Yo lo dije en una de las primeras charlas que se dieron acá en la universidad de Trelew y tomé conciencia de que podría haber sido Julián o cualquiera”.

Para César la violencia institucional es “cultural y sistemática”
Para César la violencia institucional también es cultural y “sistemática –analiza–. Creo que estos delitos más graves a los que llega el gobierno: la muerte, la desaparición, la violación de jóvenes, es la culminación de una sucesión de violaciones de derechos. A veces contra los mismos jóvenes, otras contra sus familias y otras contra su colectivo social, su barrio. La violencia institucional es muy fácil de ver, de identificar, entonces a partir de ahí deberíamos poder desmadejar cuál es la solución del problema, pero hasta que no exista la decisión política de querer resolver este accionar va a ser imposible que se resuelvan sus condiciones”.

La organización fue una camino para empezar a tirar de esos hilos y en reconocerse como sujeto de derechos la familia Antillanca encontró uno de las estrategias más fuertes. “Aprender a reconocer nuestros derechos, saber cuáles son y su calidad de exigibles es la herramienta central de cualquier lucha. El grado de exigibilidad de un derecho uno no lo conoce hasta que lo pierde y nos hemos puesto a analizar con compañeros el grado de importancia que tiene el conocimiento de los derechos humanos contra todo tipo de poder. Los derechos reconocidos como tales entonces son una herramienta de un valor inigualable”, asegura.

El fallo en el caso de Julián es completamente político
Entonces retoma su reflexión: “El fallo en el caso de Julián es completamente político. Va en contra de la lógica de otros casos similares y desnuda por completo la violencia, porque llega después de un fallo arbitrario y con lo burdo que era. Nosotros logramos poner blanco sobre negro respecto de algo que ya se sabía en la provincia de Chubut sobre la institución policial principalmente, pero no es la única que violenta los derechos ciudadanos, el resto de las instituciones hace exactamente lo mismo y repite esa lógica”.

Sin embrago no considera este logro como un fin en sí mismo y aclara: “Es necesario entender que estos fallos son procesos autónomos que no significan un antes y un después sin la continuidad de la lucha. La denuncia debe continuar para que la lógica de la justicia y de la verdad no sean un hecho extraordinario. Porque este fallo se tomó como eso, como algo extraordinario y yo le dije a un periodista que es verdaderamente lamentable pensar que, hacer justicia y mostrar la verdad, sea algo extraordinario”. Cesar hace una pausa, calla. Pero ese silencio habla. La muerte de un joven en manos de los funcionarios encargados de velar por la ciudadanía debería ser inimaginable.

Tristeza

Mechi Méndez

VIENEN POR EL ORO, VIENEN POR TODO” (I)
– Las invasiones mineras 500 años después-
Javier Rodríguez Pardo

“Cuando comenzó a operar en 1997, anunciaba que era el mayor consumidor de energía del país. Ahora se dio cuenta de que aquella publicidad no era aconsejable, porque cuando ellos tenían energía, subsidiada y con convenios de ininterrupción, el pueblo argentino soportaba los cortes, de luz debido a la crisis energética que acusaba el gobierno, y “retiró” los megavatios de su página web. No obstante, anuncia que su producción minera asciende a 120 millones de toneladas métricas y que cuatro gigantescas palas eléctricas extraen el minera que es transportado por unos cuarenta camiones colosales de doscientas veinte toneladas. (Pag.108)

VIENEN POR EL ORO, VIENEN POR TODO” (II)
– Las invasiones mineras 500 años después-
IIRSA es la mejor planificación para el saqueo de los bienes comunes de los pueblos del sur en los últimos 500 años. Significa Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Sudamericana, o sea desarrollar la infraestructura en los sectores de transporte, energía, y telecomunicaciones para una suerte de “regionalismo abierto”, en teoría para beneficio de un continente que debe sacar sus exportaciones con el menor costo posible.

Visto al revés (que es precisamente lo que sucede) es la imposición de una infraestructura para la extracción y exportación de productos primarios en manos de corporaciones transnacionales que operan, facilitadas por leyes leoninas” (Pag.307)

VIENEN POR EL ORO, VIENEN POR TODO” (III)

– Las invasiones mineras 500 años después-

“El método extractivo es perverso: dinamitar áreas enormes donde se halla el mineral diseminado, llevarlo a la molienda y después, en diques de colas, realizar la lixiviación con ácido sulfúrico para que decante, por filtración o centrifugado. Aquí aparecen los residuos sólidos (ganga) por un lado y una solución de concentrado que contiene a la mayor parte de uranio con el resto de los elementos producto del decaimiento radioactivo, como torio, radio, protactinio, plomo, polonio. Pero lo importante de este decaimiento es que emite radiaciones ionizantes alfa, beta y gamma, altamente peligrosas, metales pesados solubles en acido gas como el radón 222. En todo este tipo de producción minera se hallan presentes drenajes ácidos movilizados por la sopa química que se arrojó para lixiviar el mineral”. (Pag 242)

VIENEN POR EL ORO, VIENEN POR TODO” (IV)

– Las invasiones mineras 500 años después-

“José Luis Gioja coincide con la política que los Kirchner aplican en todo el país. En las oficinas de Balcarce 60 dispusieron una política de estado, con respecto a los “recursos naturales” –que así figuran- en línea con la política menemista de los 90 y con igual legislación. Nada cambió ni parece querer cambiar. A las protestas sociales, por tanto, se las pretende ahogar con una estrategia que las aísle del resto de la sociedad (Pag.149)

VIENEN POR EL ORO, VIENEN POR TODO” (V)

– Las invasiones mineras 500 años después-

“Las riquezas que habitan en la tierra no son “recursos naturales”, son bienes comunes.

Los bienes comunes no se hallan en venta, no son negociables, precisamente porque son comunes, tampoco son “públicos” ni “naturales” por más que descansen en la naturaleza milenaria y estén al alcance depredador del público. El concepto de “público” (“total es público”) está virtualmente asociado a depredar y al uso del libre albedrío, no al concepto de pertenencia de todo un pueblo, acepción que debiera ser usada como válida. Entonces hablamos de bienes comunes, no de “bienes públicos”, ni de “bienes naturales”.

Ante el avance de las invasiones mineras y de políticas que intentan legitimar la rapiña extractiva, corregimos que las riquezas que habitan en la tierra no son “recursos naturales” sino bienes comunes, en todo caso bienes comunes naturales… ( Pag 11)