Agencia
Para La Libertad

Periodismo de Intervención social

PARAGUAY: PRESOS POLÍTICOS

44 días en huelga de hambre

(APL)Los cinco presos políticos paraguayos del caso Curuguaty cumplen, hoy 29 de marzo, 44 días de huelga de hambre. Rubén Villalba, Néstor y Adalberto Castro, Arnaldo Quintana y Felipe Benítez comenzaron la medida decididos a forzar al feroz poder político y judicial paraguayo a reconocer que las tierras que ocuparon en 2012 son públicas y otorgarles su libertad. El pasado miércoles 26 de marzo Rubén Villalba fue trasladado desde el Penal de Tacumbú al Hospital Militar, luego de sufrir un pico de hipertensión. Una vez allí los médicos intentaron alimentarlo compulsivamente por orden del Ministerio de Justicia, lo que contraría la voluntad expresada por los huelguistas de no ser alimentados hasta lograr los objetivos del ayuno.

Por esto debieron intervenir los abogados defensores de los presos, que refirieron al Protocolo de Malta sobre el tratamiento que deben recibir las personas que realizan huelga de hambre.
A su vez, la ministra de Justicia Sheila Abed acusó a los abogados de la defensa de “inducir al suicidio” a los huelguistas, mientras la Corte Suprema de Justicia de Paraguay rechazó el hábeas corpus genérico presentado a su favor, alegando “no encontrar causales” para beneficiar a los presos con medidas de prisión más leves, como podría ser el arresto domiciliario.
Por su parte, el abogado Guillermo Ferreiro expresó a la prensa paraguaya “Hay que entender que ellos no decidieron hacer huelga de hambre de un día para otro, esto es la consecuencia de una serie de actos arbitrarios del Poder Judicial y la Fiscalía y de eso no se puede desentender el Ministerio de Justicia y Trabajo. Aquí se han violado todos sus derechos y ellos llegan a una determinación tan extrema porque no encuentran otra salida”.
Rubén Villalba, campesino de 48 años, fue uno de los organizadores de la toma de tierras de Marina kue, distrito de Curuguaty, desalojada en junio de 2012. Fue dado por muerto en el procedimiento de desalojo, pero sobrevivió y se escapó del sitio casi milagrosamente, con un roce de bala de fusil Galil marcado en la cabeza. Fue el prófugo más buscado del Paraguay hasta que fue capturado en octubre de 2012.
Antes de la masacre, había liderado 16 ocupaciones campesinas exitosas, consideradas por el campesinado auténticas recuperaciones de tierras a su favor ante el avance arrollador del monocultivo.
Desde su lugar de prisión, repitió incansablemente que desea su libertad para regresar a Marina Kue y lograr que esas tierras sean adjudicadas a campesinos sin tierras. Antes de ser internado volvió a expresar su voluntad de seguir luchando para liberar al Paraguay del capitalismo.
En estos días, luego de la masiva huelga general del 26 de marzo que llevaba la reivindicación de la libertad de los presos del caso Curuguaty entre sus primeros puntos, se siguen realizando actividades por la libertad de los campesinos. La “Justicia” paraguaya solo guarda silencio.

Última modificación: 3 de abril de 2014 a las 11:55