Agencia
Para La Libertad

Periodismo de Intervención social

EUROPA

El fascismo entre nosotros

(Por Marion Saint-Ybars, desde París/APL) José Saramago escribió : « Los fascistas del futuro no van a tener aquel estereotipo de Hitler o de Mussolini. No van a tener aquel gesto de duro militar. Van a ser hombres hablando de todo aquello que la mayoría quiere oír. Sobre bondad, familia, buenas costumbres, religión y ética. En esa hora va a surgir el nuevo demonio, y tan pocos van a percibir que la historia se está repitiendo». Y esta es la base de discusión en este texto… seguimos pensando en el fascismo como ese que trajo la segunda guerra y el fascismo, aunque sigue presente, tiene otras formas. Es como el « plan condor » : en los 70/80 era militar, violento, matador, desaparecedor… hoy es judicial, periodístico, político burgués de derecha, este es un sistema «piola» dicen algun@s. Creer que aquel « viejo fascismo » llegará dentro de poco como era antes, no nos permite enfrentar al fascismo de hoy en día que ya tenemos entre nosotros. No queremos explicar todo, simplemente compartir algunas ideas que ayuden a combatir el fascismo actual.

CONTEXTO A NO OLVIDAR

Desde la década de 1920, Europa se ha hundido en uno de los períodos más siniestros de su historia. Este fue el momento de las milicias y los partidos de extrema derecha., también de la aparición de regímenes fascistas que participarán en la Segunda Guerra Mundial. Los nazis cometieron asesinatos en masa en los campos de exterminio y concentración. Judíos, gitanos, opositores, homosexuales, discapacitados han sido millones las víctimas de esta locura asesina.

La imagen que tenemos cuando hablamos de la extrema derecha es la imagen del nazismo, del fascismo. Sin embargo, aparentemente estos neoliberales están lejos de los fachos, y es cierto que son dos universos culturales diferentes: no se atreven a decir vulgaridades y siempre se comportan “civilizados” en público. Pero en público se está en público, y si hay una palabra que caracteriza a los neoliberales y su mundo, es la opacidad. Debe aparecer limpio, tan limpio que se convierta en una obsesión.

Hoy, los ex militantes fascistas y sus herederos se han unido para formar nuevos movimientos que a veces logran importantes resultados electorales. Casi en todas partes de Europa, la extrema derecha está de vuelta.

La extrema derecha, populista y xenófoba, está ganando fuerza en Europa occidental

A través de la generación « post-industrial”, especialmente en Francia y Flandes, Austria y Escandinavia. Los modelos de regímenes dictatoriales del sur de Europa, los « viejos fascismos » (Portugal, España y Grecia) no han tenido éxito en su proceso de modernización y siguen siendo marginales. Además de Italia, la extrema derecha participa del gobierno, en Austria, Finlandia y Bulgaria en un gobierno de coalición, e incluso en el caso eslovaco … con un partido de izquierda.

El Oriente de Europa está desarrollando el ultranacionalismo radical más rápido. A menudo relacionado con el fascismo local de antes de la guerra. Sus contactos con movimientos similares en Europa occidental se están intensificando.

Sin embargo, el resurgimiento de los movimientos extremistas de derecha en Europa occidental no puede explicarse sin mencionar la crisis estructural en la que el capitalismo comenzó a hundirse gradualmente a mediados de la década de 1970. Esta crisis es el telón de fondo de todo el proceso sin lo cual sería incomprensible. El aumento del desempleo y la precariedad, el cuestionamiento de las ventajas previamente adquiridas, el desmantelamiento desenfrenado del sistema de protección social, la creciente dualización socioeconómica y el desarrollo de los fenómenos de exclusión que ha provocado esta crisis en todos los países de Europa occidental son conocidos.

Pero es importante subrayar que estos fenómenos han afectado, como cuestión prioritaria, a las categorías más vulnerables del proletariado (jóvenes, mujeres, inmigrantes, trabajadores no calificados o trabajadores en sectores en declive), así como a una gran parte de la población. Las clases medias tradicionales se ubican estructuralmente en una situación de dependencia y subcontratación con respecto al capital. Y es precisamente con estas poblaciones más particularmente víctimas de la crisis o directamente amenazadas por ella que, en toda Europa, los movimientos de extrema derecha obtendrán su mejor eco. Porque es entre estas poblaciones, a la vez asustadas y enojadas, que es más probable que alimenten el resentimiento, la base psicológica de cualquier adhesión a la extrema derecha.

La extrema derecha ahora invierte en el ámbito cultural. Esta es la elección de el “nuevo derecho” que ha emergido de los grupos nacionalistas. Soberanista, populista, euroescéptica o incluso europeista, abiertamente racista y xenófobica, la extrema derecha en Europa tiene muchas caras. Su principal motor en los últimos años ha sido la crisis migratoria y la lucha contra el Islam.

Las derechas europeas radicales son multifacéticas. Las más folclóricas de ellas puede tomar los « adornos » de los tiempos pasados pero la mayoría han evolucionado. Son el producto del tiempo y se han adaptado a los cambios geopolíticos. Optaron por posiciones políticas descritas como nacional-populistas o neopopulistas. El deseo de crear un hombre y una nueva sociedad en boga en la primera mitad del siglo XX dio paso a la crítica del estado de bienestar y la nostalgia por el pasado se remplazó por la lucha contra el multiculturalismo y los reclamos de identidad.

LA EXTREMA DERECHA ACTUAL

La extrema derecha puede definirse como una corriente política que defiende una visión fundamentalmente desigual de las relaciones entre grupos de individuos, lo que implica relaciones de dominación de un grupo sobre el otro. Estas relaciones desiguales se establecen principalmente de acuerdo con criterios étnicos (“lo nuestro antes que lo de los demás”) y el género (“la mujer está al servicio del hombre”). La ideología capitalista, especialmente en su versión ultraliberal, también asume relaciones de clase desiguales entre los individuos, pero sin erigir barreras infranqueables entre ellos ya que mantiene, por ejemplo, el mito de que una persona pobre siempre puede hacerse rica si tiene la voluntad. Es inter-clasista, y concuerda muy bien con las relaciones de explotación, esto es para establecer desigualdades aún más importantes debido a las características presentadas como inalienables.

Para justificar y defender esta visión del mundo, la extrema derecha se basa en cinco pilares ideológicos fundamentales: racismo, sexismo, nacionalismo, tradicionalismo y autoritarismo.

El racismo (como el sexismo), por un lado fundamentaliza a cada individuo encerrándolo en identidades fijas y ajustadas y, por otro lado, devalúa a los grupos presentados como hostiles al atribuirles características negativas que justifican su configuración por parte del grupo dominante o, simplemente presentándolo como incompatible con este grupo dominante que sería amenazado por el contacto con él. Así el racismo biológico, descalificado por la experiencia nazi, se “reinventó” a mediados de la década de 1970 para convertirse en “diferencialista”: no se trata de justificar la dominación de las “razas superiores” sino a rechazar cualquier forma de mestizaje cultural o étnico en nombre de la preservación de su “raza” o cultura.

Desde un racismo ofensivo hemos pasado a un racismo más defensivo pero solo aparentemente porque para la extrema derecha no todas las civilizaciones son iguales: defender la civilización europea, “devolverle su lugar en el mundo”, también es, en última instancia, imponer dominación sobre las otras en nombre de su supuesta superioridad.

Defender el predominio de la pertenencia a un país, a un pueblo sobre cualquier otro tipo de pertenencia (clase, en particular) hace posible dar coherencia y unidad al grupo dominante al unirlo a un territorio. En una sociedad ultra-individualizada y fragmentada como la nuestra, la pertenencia a la comunidad nacional aparece a menudo como el denominador común más bajo entre los individuos y este “sentimiento nacional” es hábilmente explotado por la extrema derecha que juega con los temores vinculados a la inseguridad social y pide la defensa de la “nación” perpetuamente amenazada.

Además, el nacionalismo es también una historia del mundo reescrita y fantaseada al adoptar el punto de vista del grupo dominante que permite incluir sus acciones « gloriosas ». Cuando la extrema derecha invoca al Cid, a Charles Martel o a Juana de Arco, no se trata de la historia sino de la mitología: estas diferentes figuras ya no están inscritas en una temporalidad sino juntas, un conjunto de valores de la civilización que dibuja imágenes forjando lo que sería la identidad europea.

Esto es lo que permite al derecho extremo afirmar que su visión del mundo no es una construcción ideológica sino un estado de hecho, un “orden natural” de las cosas, generalmente derivado de una trascendencia (Dios, Naturaleza, “sentido común” y establecida desde el principio de los tiempos). También hace posible denunciar a aquellos que, malintencionados o cegados por su ideología igualitaria transgredirían voluntariamente este orden natural, por ejemplo en el momento de la Revolución Francesa, el mayo del 68 o el matrimonio para todos …

La defensa de las tradiciones, incluso el regreso a las tradiciones olvidadas, corresponde al derecho más profundo a devolver las cosas a su lugar, a un mundo “normal” y armonioso, patriarcal y jerárquico. La perspectiva milenaria de los grupos de extrema derecha cae dentro de este marco, con el mundo que se lo presenta como “corrupto”.

Última modificación: 7 de mayo de 2019 a las 12:32