Agencia
Para La Libertad

Periodismo de Intervención social

PARÍS – FRANCIA - “GILETS JAUNES"

¿Quiénes son, qué reclaman los “chalecos amarillos”?

(Por Marion Saint- Ybars, desde París/APL) “El movimiento de los chalecos amarillos apareció en Francia en octubre de 2018. El movimiento social ha puesto de manifiesto los límites del liberalismo cuando el mercado global dicta su ley a todo el planeta. La bronca popular profunda, que se expresa todos los sábados en todas las regiones de Francia prospera en un terreno fértil de historia. También se alimenta del amargo reconocimiento de la desconexión de los políticos con el pueblo y de la brutal represión policial. Este movimiento social espontáneo tiene su origen en la difusión de los llamados a la protesta en las redes sociales. El desafío, inicialmente contra el aumento de los impuestos sobre el precio del carburante diesel, se ha ampliado a muchos otros temas: vivienda, impuestos, jubilaciones, salarios, salud, sistema político, educación, gasto público, etc. Emmanuel Macron, el mandatario, es llamado por los chalecos amarillos como el presidente de los ricos, el portavoz de los accionistas y el moldeador de las instituciones para servir los intereses de los lobbies. Apareció como el enemigo jurado de un pueblo necesitado, en desobediencia. (…) En las movilizaciones, hubo catorce personas muertas y 3.500 heridas. El Ministerio del Interior entrega las cifras de 8.000 arrestos en todo el territorio entre noviembre de 2018 y febrero de 2019 (con 1800 condenas). Según Mediapart, 188 manifestantes resultaron heridos en la cabeza, 20 resultaron heridos mortalmente y 5 perdieron las manos”. (…) El levantamiento de los chalecos amarillos no anuncia un acto II de la Revolución Francesa, pero está en los pasos de un tal Robespierre, sus partidarios creen que el gobierno viola los derechos del pueblo y que la insurrección es la tarea más sagrada e indispensable”. Fragmentos salientes del artículo de nuestro corresponsal, quien analiza el movimiento que pone en jaque a Emamnuel Macron y a toda la casta política francesa.

El movimiento de los chalecos amarillos apareció en Francia en octubre de 2018. El movimiento social ha puesto de manifiesto los límites del liberalismo cuando el mercado global dicta su ley a todo el planeta. La bronca popular profunda, que se expresa todos los sábados en todas las regiones de Francia prospera en un terreno fértil de historia. También se alimenta del amargo reconocimiento de la desconexión de los políticos con el pueblo y de la brutal represión policial. Este movimiento social espontáneo tiene su origen en la difusión de los llamados a la protesta en las redes sociales. El desafío, inicialmente contra el aumento de los impuestos sobre el precio del carburante Diesel, se ha ampliado a muchos otros temas: vivienda, impuestos, jubilaciones, salarios, salud, sistema político, educación, gasto público, etc. Emmanuel Macron, el mandatario, es llamado por los chalecos amarillos como el presidente de los ricos, el portavoz de los accionistas y el moldeador de las instituciones para servir los intereses de los lobbies. Apareció como el enemigo jurado de un pueblo necesitado, en desobediencia.
Los chalecos amarillos están haciendo lo que toda la sociedad quiere hacer. Ellos son los que comienzan porque son los explotados, los que ganan menos, los que tienen más dificultades para vivir y también esos que ganan un poco más, quienes saben que pronto estarán en la misma precariedad y degradación.

El levantamiento de los chalecos amarillos no anuncia un acto II de la Revolución Francesa, pero está en los pasos de un tal Robespierre, sus partidarios creen que el gobierno viola los derechos del pueblo y que la insurrección es la tarea más sagrada e indispensable.

Los chalecos amarillos están haciendo lo que toda la sociedad quiere hacer. Ellos son los que comienzan porque son los explotados, los que ganan menos, los que tienen más dificultades para vivir y también esos que ganan un poco más, quienes saben que pronto estarán en la misma precariedad y degradación.

Los chalecos amarillos son ejemplares de muchas maneras. Primero, abandonan sus hogares y se encuentran en lugares públicos permaneciendo allí obstinadamente a pesar del frío, del viento, a pesar de la lluvia. Es totalmente nuevo. Construyen cabañas, establecen lugares donde preparan comidas y bebidas calientes, hacen regalos, rehacen una sociedad. Salen de casa donde se avergonzaban de ser pobres. Esta vergüenza desaparece cuando se dan cuenta de que son muy numerosos y la vergüenza se convierte en ira.

Y eso no es todo, lo más importante es que están disgustados por décadas de mentiras de los políticos, ya sea que estén “a la izquierda” o “a la derecha” o “al centro”. Completamente enojados con los políticos, ellos llegan a las rotondas de las rutas, a las plazas, sin representación. No quieren representantes, no quieren oír hablar de política. ¿Cuándo dicen eso, hablan de políticos y no se darán cuenta de que sus acciones son extremadamente políticas en el mejor sentido de la palabra? Se ocupan de lo que hay que hacer en la sociedad. Saben que hay personas a la izquierda y a la derecha entre ellas, y tienen mucho cuidado de no decirlo, de que nadie tenga una bandera a la izquierda o la derecha para levantar. Esto es decisivo. Esto es lo que es histórico, es un movimiento unitario.

DE SUPERIORES E INFERIORES
Además, muy rápidamente, presentaron una lista de quejas. Las quejas son peticiones de un «ser inferior» (los votantes) a un «ser superior» (los políticos). No dicen que sea humillante, es la realidad que viven. Acostumbrados a esta situación de sumisión, los electores en relación con los políticos, como todos los pueblos del mundo en el momento en que se rebelan, exigen decisiones a nivel legislativo como “queremos mejores salarios, queremos menos impuestos, queremos menos desperdicio, menos privilegios para los políticos. Sus demandas están bien formuladas y son de nivel legislativo para que estén satisfechos los políticos y den su consentimiento. Es obvio que los políticos no lo darán todo, ellos son los que les privaron de todo eso, «nos darán una o dos cosas de cada cuarenta, pero ciertamente no las cuarenta», dicen los chalecos amarillos.

Primero, pidieron un aumento en el salario mínimo, pero esto tendría la desventaja de hundir a las pymes porque las empresas muy pequeñas no pueden soportar un aumento en el SMIC (salario mínimo garantizado) a 1300 o 1500 euros. Así que transformaron su petición. Hay que saber que hay personas que se encuentran en una situación muy cruel y que hoy en día tienen hambre, por lo que hay una emergencia social y para que las personas dejen de tener hambre, «podemos aumentar los ingresos, pero también podemos reducir a la mitad el precio de todas las necesidades básicas, que constituyen el 100% de su canasta», dicen los chalecos amarillos.
La idea es establecer una lista de necesidades básicas: productos alimenticios, productos de ropa, productos sanitarios, medicamentos, productos para la vivienda, productos energéticos, electricidad, etc. y solo pedir esto, bajando sus precios para obtenerlas. Exigen que el Estado elimine de estos productos todos los impuestos y, como no es suficiente para bajar los precios, solicitan que el Estado subsidie los precios para reducirlos a la mitad. Porque, como estos productos constituyen la canasta completa de personas pobres, si reducen estos precios a la
mitad es como si hubieran duplicado sus salarios. Y para cuantificar esto, los economistas, no los “economistas” empleados de los bancos, tendrían que calcular el costo general aproximado de la subvención aplicable a todas las necesidades. Luego buscan encontrar formas de financiar esta medida, como eliminar el CICE (crédito fiscal para la competitividad y el empleo) para recuperar ya 40.000 millones de regalos inútiles para los ricos.

QUEREMOS ESCRIBIR LAS LEYES NOSOTROS MISMOS”
Otro punto histórico importante que los chalecos amarillos no enumeran esas quejas: cada vez que hay revueltas en la calle, los explotados reclaman nuevas leyes menos crueles y esto es lo ordinario. Pero lo que es extraordinario es que en la lista de quejas hay una especie de piedra preciosa llamada el Referéndum de Iniciativa Ciudadana (RIC).

¿Por qué es el RIC tan precioso? Esto se debe a que no es en absoluto legislativo, es constituyente. No se trata de decir “aquí hay una ley que queremos”, se trata de decir “así es como queremos escribir las leyes nosotros mismos”. Es extremadamente subversivo. Los chalecos amarillos dijeron: “Esa línea en sus quejas es muy diferente de todo lo demás. Si conseguimos eso, tendremos todo lo demás. Es decir, tendremos los medios para votarnos las leyes que encontraremos importantes. Por lo tanto, este punto merece ser una prioridad porque, si pedimos cuarenta o sesenta cosas diferentes, incluso si somos muy numerosos, la fuerza ejercida sobre cada queja es débil, y nuestra fuerza se distribuye en cada uno de estos puntos. Y será suficiente para que los funcionarios electos nos concedan dos o tres de estas solicitudes para deshacerse de nosotros y hacer que nos vayamos a casa. En cambio, si convertimos estas cuarenta o sesenta peticiones en dos peticiones, una sobre el Referéndum de Iniciativa Ciudadana que nos dará acceso a todas las demás, y la segunda sobre un aspecto financiero bien orientado (para que los más pobres dejen de sufrir tanto inmediatamente), si concentramos nuestros esfuerzos en esto, tendremos más fuerza para ganar», dicen.

TIERRA DE SOLIDARIDAD Y LIBERTAD
¿Por qué los chalecos amarillos son defensores de la vida social y del desarrollo humano? Porque Francia ha sido una tierra de solidaridad de libertad y fraternidad. Porque la justicia social está en los genes de su gente, porque denuncian la división social y territorial, porque criminalizan las desigualdades de oportunidades en la escuela, en el trabajo y en el acceso a la prosperidad, porque han sido uno de los portavoces de los sin voz de este mundo, porque exigen la restitución del impuesto a la riqueza e imponer el GAFA (impuesto contra de la optimización fiscal de los gigantes de Internet imponiéndoles impuestos sobre el volumen de negocios que realizan en Francia) donde las transacciones financieras representan 5800 mil millones de dólares por día. Porque están en la búsqueda de la modernidad en la equidad, porque señalan la inevitable regresión económica que se ha convertido bajo la presión de los poderosos en el símbolo del divorcio entre capital y trabajo, porque están convencidos de que la obsolescencia programada del empleo y la causa de la imposible reconciliación entre los muy fácilmente ricos y los muy asignados a vivir pobres. Debido a que los chalecos amarillos son parte de una verdadera lucha de clases que criminaliza la hegemonía neoliberal globalizada, la hegemonía que diluye gradualmente la soberanía del Estado.

Debido a las cifras de apoyo, estos indignados nos informan sobre las escandalosas diferencias de ingresos entre un jefe y un empleado, un chaleco amarillo tendrá que trabajar 180 años para ganar el salario anual del director de Renault debido a que 1/3 del PIB se paga a los accionistas, 1/3 a los impuestos obligatorios y la financiación de intereses de la deuda y solo 1/3 para el consumo y ahorro de los hogares. Debido a que el poder adquisitivo tendrá que aumentar y hoy difícil a financiarse porque la industria ha sido brutalmente desmembrada por los mercados financieros para promover el bajo costo, el desempleo masivo, las deslocalizaciones.

Todos estos agregados fueron el catalizador que condujo a la inversión de las barreras y la convergencia de las luchas para denunciar cuarenta años de fracturas sociales, fiscales y territoriales. «Hay muchos ejemplos de personas que son engañadas por políticos de carrera, comerciantes de sueños, cuya función principal es evitar el reformismo para dar forma a sus ciudadanos y servir a los intereses de las minorías ricas y los de los patrocinadores financieros», dicen y agregan: «crucificando a las pequeñas empresas para favorecer los hipermercados robóticos sin cajeros o vendedores a manos de accionistas anónimos y codiciosos».

REPRESIÓN EN LAS CALLES
Hasta aquí las ideas y las prácticas. En enero de 2019, en las movilizaciones, hubo catorce personas muertas y 3.500 heridas. El Ministerio del Interior entrega las cifras de 8.000 arrestos en todo el territorio entre noviembre de 2018 y febrero de 2019 (con 1800 condenas). Según Mediapart, 188 manifestantes resultaron heridos en la cabeza, 20 resultaron heridos mortalmente y 5 perdieron las manos.

El gobierno está decidido a poner fin al movimiento de “chalecos amarillos” que amenaza directamente con un desafío de magnitud sin precedentes. El discurso del gobierno es que este movimiento se ha convertido ahora en “para aquellos que aún se mantienen movilizados, en el hecho de los agitadores que quieren la insurrección y, en última instancia, derrocan al gobierno”.

En una de las recientes movilizaciones, según la policía, había (¡admire la precisión!) 287.710 chalecos amarillos en las calles y en las rotondas (Plazoletas). A partir de ahí, las cadenas de intox han mantenido una tragicomedia televisiva: informes diarios sobre rotondas en rutas y otros puntos de bloqueo y dirigidos todos los sábados a los eventos parisinos. También sostuvieron, como elementos del lenguaje, una triple cuenta de movilizaciones (necesariamente disminución), apoyo en la población medido por encuestas científicas (disminución, pero no suficiente) y muertes.
En cuanto al gobierno, sus elementos del lenguaje consisten principalmente en la denuncia de argumentos fomentados por la ultra derecha. El viernes publicó tanto su firmeza como su apertura en vísperas de una nueva movilización de “chalecos amarillos”, oponiéndose a los “agitadores” que “quieren derrocar al gobierno” a “personas sinceras” con las que el ejecutivo está “listo para hablar”.

Y el presidente, por tanto, habló sin atreverse a nombrar a los que lo forzaron a hacerlo, los famosos chalecos amarillos, pronunció palabras de arrepentimiento en forma de goteo y, como la prensa señaló de inmediato, “concedió” alivio de la carga financiera sobre la parte más pobre de la población, pero “sin rendirse” lo que habría marcado un cambio de rumbo, satisfaciendo el movimiento de revuelta que durante meses ha sacudido profundamente al país.

En definitiva, el objetivo del poder es romper cabezas hasta que el movimiento se muera naturalmente porque detrás de él no hay una fuerza política que organice y capitalice.

Última modificación: 29 de marzo de 2019 a las 04:55