El Amazonas en fuego

Esta situación refleja el “sentimiento de impunidad” y la “legitimidad” total para destruir la naturaleza de acuerdo con los intereses económicos de este sector de la burguesía brasileña. Sin embargo, la fuerza social de los agronegocios no nace con el gobierno reaccionario de Bolsonaro sino que fue durante años de gobiernos distintos incluidos los del Partido de los Trabajadores (PT) de Lula Da Silva donde la burguesía agraria y feudal se hizo cada vez más influyente en la vida económica y política del país.

La agroindustria que influye en las regiones sur y centro-oeste del país fueron la base social decisiva del golpe institucional contra Dilma Rousseff y más tarde la principal base electoral de Bolsonaro. Pero ese no siempre ha sido el caso. Eraí Maggi, el llamado “rey de la soja”, jefe de una de las multinacionales más importantes de Brasil y actualmente un firme defensor de Bolsonaro, fue partidario de la reelección de Dilma Rousseff en 2014. Ese año, en uno de los principales periódicos del país, expresó su gratitud a los gobiernos del PT: “la agroindustria era reacia cuando el PT llegó al poder. Se temía que el PT pusiera fin a todo; temía ser expropiada, perder granjas, tierras, todo. Y lo contrario es cierto. El gobierno […] garantizó el derecho a la posesión de la tierra. Y cuando tuvimos esta garantía, llegaron las inversiones».

En cifras, en 2003, (cuando el PT formó un gobierno por primera vez) los latifundistas concentraban 214.8 millones de hectáreas de tierra. Cuando Lula se fue y asumió a Dilma en 2010, estos mismos latifundistas poseían 318 millones de hectáreas. Durante estos años diferentes políticas favorecieron el desarrollo de este sector para financiar Brasil y también se aprobaron leyes como el “nuevo Código Forestal” de 2012 que permitió a los latifundistas expandir la frontera agrícola en tierras previamente protegidas.

Todo esto ha favorecido la expansión de los agronegocios y su peso en la economía nacional. Mientras que en 1980-1990 la participación de este sector en el PIB nacional fluctuó entre 6% y 12%, en 2017 la participación de los agronegocios en el PIB brasileño fue del 23.5%. Esto también marcó una desindustrialización parcial del país y una transformación gradual de la economía nacional que se ha vuelto cada vez más dependiente de las exportaciones agrícolas y las materias primas.

De hecho, esta política no solo fortaleció la base social reaccionaria que condujo al golpe institucional y encarceló arbitrariamente a Lula sino que se convirtió en la fuerza que llevó al ultra reaccionario Bolsonaro al poder. Esta misma burguesía está quemando la Amazonía con el único objetivo de aumentar sus ganancias a toda costa incluida la destrucción de la naturaleza.

Mientras este fin de semana abre el G7 Biarritz bajo la presidencia de Emmanuel Macron, los incendios que actualmente asolan la Amazonía en Brasil ilustran el lado feo de la globalización del comercio en beneficio exclusivo de las multinacionales. Estos intercambios basados en la carrera desenfrenada por las ganancias causan una aceleración de la degradación del planeta a menos de cuatro años después de que el acuerdo de París sobre el clima pactado en diciembre de 2015.

Para los europeos, cabe señalarles que el aumento de estos incendios se produce unas semanas después de la conclusión de un acuerdo de libre comercio entre una Comisión Europea al final de su mandato y los países del Mercosur de los que Brasil es miembro. Al comentar en « La France Agricole » esta semana sobre el contenido de este acuerdo: “El acuerdo se anuncia para beneficiar a las economías de la Unión Europea. El banquero de las negociaciones es, sin embargo, el sector agrícola que tendrá que pagar la factura de la apertura sustancial de cuotas de importación en sus mercados sensibles “. De hecho, este acuerdo prevé un aumento de las importaciones europeas de carne de res, cerdo y aves de corral sin derechos de aduana o a tasas reducidas. A esto se suma el aumento de las importaciones de trigo argentino, maíz y azúcar de caña brasileña, sin mencionar el etanol, mientras que los países del Mercosur ya están exportando la mayoría de los 40 millones de granos de soja comprados por los países europeos para complementar la alimentación de vacas lecheras, ganado vacuno y gallinas ponedoras en el territorio europeo.

Estos discursos alentaron a los terratenientes, privados de tierras nuevas para el cultivo de soja (entre otros), que prendieron fuego a vastas áreas de la Amazonía, que se ha convertido en un escándalo mundial.

Es para acelerar la tala de bosques primarios en el Amazonas que los incendios están aumentando en las últimas semanas en Brasil. Hay muchas razones para creer que las empresas exportadoras de agronegocios pagan a los incendiarios para “limpiar” la tierra antes de recuperar nuevas tierras. Los incendios forestales han aumentado un 83% desde principios de 2019 en Brasil en comparación con todo 2018. En los estados del país ocupados total o parcialmente por la selva amazónica, las autoridades brasileñas han registrado 13.628 incendios que comienzan desde principios de año, significa un aumento del 87% en todo 2018.

El miércoles pasado, en un video transmitido por Faceboock, el presidente brasileño de extrema derecha Jair Bolsonaro dijo que “todo indica” que las ONG que impugnan su política van al Amazonas para “incendiarla”. Afirmó ver allí actos de venganza después de la eliminación de los subsidios a estas mismas ONG por parte del gobierno que estableció después de su elección. Ante la avalancha de protestas provocadas por esta acusación, dijo al día siguiente que su declaración del día anterior “no era una afirmación”, y agregó que había querido compartir sus “sospechas”. Pero se apresuró a agregar que el gobierno brasileño no podría extinguir los incendios en curso.

El 22 de agosto el investigador brasileño Paulo Mouthinho, especialista en la Amazonía responde a la Agencia France Presse (AFP) a la pregunta si la sequía era la causa principal de estos incendios. Respuesta: “La deforestación explica la mayoría de los incendios. Históricamente, están vinculados al avance de la deforestación, combinado con períodos de estación seca intensa. Pero en 2019 no tenemos una sequía tan severa como en años anteriores, sin embargo hay un aumento sustancial de incendios. Todo indica que la estación seca no es en absoluto el factor predominante. Si hubiera habido más sequía, hubiera sido mucho peor “.

Respondiendo a la segunda pregunta sobre el origen de estos incendios, Paulo Moutinho da los siguientes detalles: “Los incendios siempre son de origen humano, el fuego se utiliza para limpiar áreas deforestadas, para abrir caminos o para preparar tierras para cultura. La falta de prevención significa que estos incendios se extienden a áreas secas que no fueron destinadas a quemarse”.

Cuando se le preguntó si el nuevo equipo gobernante está promoviendo incendios para la limpieza masiva de la selva amazónica, el investigador dice: “No tengo ningún dato para responder a eso. Puedo decir que el problema es muy grave y que el gobierno debería lanzar una campaña para controlar y prevenir la deforestación. Esta progresión debe detenerse. La ocupación ilegal de tierras públicas significa un robo para todos los brasileños. En la mayoría de los casos, la deforestación permite especular revendiendo la tierra más tarde.

Así es como un acuerdo de libre comercio entre la Comisión Europea y los países del Mercosur discutido ahora en el G7 ya está produciendo múltiples efectos negativos incluso antes de que sea ratificado por los estados miembros de la Unión Europea ». Irlanda y Francia dijeron estar en contra la semana pasada.

Concluyendo: históricamente en el Amazonas los incendios están directamente relacionados con la deforestación porque es una de las técnicas para limpiar la tierra y transformar áreas forestales en áreas agrícolas y cría o limpieza de áreas previamente deforestadas. La deforestación en julio fue casi cuatro veces mayor en el mismo mes de 2018.

Jair Bolsonaro es el blanco de una avalancha de críticas de científicos, ONG conservacionistas en el Amazonas y poblaciones indígenas por su apoyo al desarrollo de la agricultura y la minería, especialmente en áreas protegidas.

Los dos principales contribuyentes al Fondo Amazonas, Noruega y Alemania, han suspendido recientemente sus subvenciones a este fondo para financiar la preservación del bosque, debido a las posiciones del presidente brasileño.

Los incendios son normalmente raros en la Amazonía debido a las condiciones húmedas que impiden que se disparen y se propaguen. Pero en unos pocos meses, se multiplicaron en los bosques de Brasil. Desde principios de 2019, los incendios han aumentado un 83% en comparación con el año anterior, según datos del Instituto Nacional de Investigación Espacial (INPE).

Entre enero y agosto de 2019 se registraron 72.843 incendios en el país, frente a 39.759 en todo 2018 reveló la organización que utiliza datos satelitales actualizados en tiempo real. Los incendios fueron más numerosos en los Estados ocupados total o parcialmente por la selva amazónica.

De hecho, los incendios se ven favorecidos por los claros de tala y quema utilizados para transformar áreas forestales en áreas de cultivos y ganado o para limpiar áreas ya deforestadas, generalmente durante la estación seca que termina en dos meses. Sin embargo, la tala ha experimentado un repunte dramático desde la elección del presidente de extrema derecha Jair Bolsonaro para aumentar el comercio mundial de Brasil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>