OPINIÓN-ENFOQUES

Aborto en Europa, un recorrido por los derechos y los anti derechos

(Por Marion Saint Ybars, desde Paris/APL) En Francia, la ley del 17 de enero de 1975 relativa a la interrupción voluntaria del embarazo es una ley que rige la despenalización del aborto. Fue preparado por Simone Veil, Ministra de Salud bajo la presidencia de Valéry Giscard’Estaing. El delito de obstrucción del aborto fue adoptado definitivamente por el Parlamento en 2017: esta ley prevé la sanción de los lugares de «desinformación» sobre el aborto, que funciona para desanimar o engañar intencionalmente a las mujeres que quieren aprender sobre el aborto. El aborto es legal en Bulgaria por simple solicitud hasta la semana 12 de embarazo o en cualquier momento durante el embarazo por razones médicas. En Dinamarca, se permite la interrupción del embarazo hasta la duodécima semana. En Luxemburgo, la despenalización del aborto data del 22 de diciembre de 2014. Ahora permite a las mujeres luxemburguesas recurrir al aborto dentro de las 12 semanas posteriores al inicio del embarazo. Anteriormente, la interrupción voluntaria del embarazo solo estaba autorizada en el Gran Ducado en caso de “angustia”.

Desde marzo de 2018, Chipre también ha permitido el aborto hasta las 12 semanas de embarazo, sin tener que justificar un riesgo para la salud como antes. El plazo es de 19 semanas en caso de violación o incesto.

En Irlanda, la legalización del aborto entró en vigor el 1 de enero de 2019. Permite el aborto sin condiciones por hasta 12 semanas y 24 semanas en casos de «riesgo para la vida », «grave peligro de muerte » o salud «de la mujer embarazada. También permite el aborto en caso de una anomalía del feto que podría provocar su muerte en el útero. La ONG Amnistía Internacional lamenta, no obstante, los “tiempos de espera obligatorios” y la «continua criminalización de los profesionales de la salud».

Hasta entonces, Irlanda era uno de los países más restrictivos de Europa en esta área. Su gravedad se debió a la Octava Enmienda de la Constitución que reconoció el derecho a la vida del feto y de la madre por igual. Antes de 2013, el aborto era completamente ilegal y se castigaba con 14 años de prisión. Cada año, miles de mujeres irlandesas iban a un país vecino para poder abortar. Para que la legislación evolucionara, no fue hasta el escándalo suscitado por la muerte de una joven durante un aborto espontáneo luego de que le negaran un aborto. Entonces se autorizó el acto, pero solo en los casos en que la vida de la madre esté en peligro, incluso en los casos de riesgo suicida.

Tras la magnitud del movimiento pro aborto en el país, el primer ministro Leo Varadkar anunció en enero de 2018 la organización de un referéndum. El 25 de mayo de 2018, los irlandeses votaron con un 66,4% para derogar esta enmienda. Un «sí» que abrió el camino a una ley que amplíe el derecho al aborto en el país, aprobada por el Parlamento el 13 de diciembre del mismo año.

En Escandinavia, la ley finlandesa permite el aborto antes de los 17 años o después de los 40, después de cuatro hijos o debido a dificultades económicas, sociales o de salud. En la práctica, es fácil de obtener.

Casi todos los países europeos permiten la interrupción voluntaria del embarazo (aborto). Por el contrario, Polonia restringe severamente su práctica y Malta la prohíbe por completo.

De 27 países, 23 países de la Unión Europea han legalizado o despenalizado el aborto, sin necesidad de justificación por parte de la mujer que decide abortar. El tiempo máximo para abortar varía de 10 a 24 semanas (en Portugal y los Países Bajos), y más de la mitad de los países han establecido este límite en 12.

Solo en Malta está totalmente prohibido el aborto, sea cual sea la situación. Los infractores, las mujeres que han abortado o los médicos que han realizado un aborto, corren el riesgo de hasta 3 años de prisión.

En Polonia, el aborto solo está permitido en casos de violación, incesto, peligro para la madre o malformación irreversible del feto. Luego de intentar prohibirlo por completo en 2016, el gobierno quiso restringirlo revocando su autorización en caso de malformación, que afecta al 90% de los casos en el país. Ante las movilizaciones masivas que provocó, el proyecto se pospuso.

En Portugal, el 8 de marzo de 2007, el Parlamento aprobó un proyecto de ley que legaliza el aborto hasta la décima semana de embarazo. El 11 de febrero de 2007, los portugueses votaron en referéndum: el 59,3% de los votantes respondió «sí», contra el 40,8% “no”. Sin embargo, el 22 de julio de 2015, el gobierno portugués decidió enmendar su ley responsabilizando a las mujeres por todos los costos asociados con la interrupción del embarazo. También deben someterse a un examen psicológico exhaustivo si desean iniciar este proceso.

En el Reino Unido, el aborto de una mujer fue legalizado por la Ley de Aborto de 1967. La interrupción del embarazo no es punible si se realiza dentro de las primeras 28 semanas de embarazo. y si 2 médicos habían presentado un certificado de que la salud física o mental de la mujer estaba en peligro o que las pruebas médicas habían demostrado que el niño nacería con deformidades físicas o mentales. En 1990, la Ley de Embriología y Fertilización Humana redujo este período a 24 semanas en las mismas condiciones.

Por último, en la práctica, el aborto sigue estando muy limitado en algunos países. En efecto, los médicos pueden apelar a la «cláusula de conciencia», que les autoriza a no realizar ningún acto que pueda atentar contra sus convicciones éticas, morales y religiosas. Si bien la tasa de objetores de conciencia es en promedio del 10% en Europa, representó el 71% de los médicos en Italia en 2016, o incluso el 79% en la región de Roma (Lazio), según el Ministerio de Salud. Resultado: hay en el país entre 12.000 y 15.000 abortos clandestinos por año según el gobierno. Las ONG avanzan la cifra de 50.000.

En un informe de 2017, el Comisionado de Derechos Humanos del Consejo de Europa también señala las dificultades para acceder al aborto y / o condiciones de reembolso excesivamente restrictivas en Eslovaquia, Polonia y Hungría.

Con la llegada de la pandemia Covid-19 a Europa, los servicios hospitalarios se han reorganizado para tratar a los pacientes con el coronavirus como una prioridad. En Francia, el gobierno está tomando medidas para garantizar el derecho al aborto durante una pandemia, en particular ampliando el plazo legal para realizar un aborto con medicamentos (IMG) hasta nueve semanas de amenorrea.

En países donde el aborto es ilegal o está severamente restringido, el acceso a la atención médica es cada vez más difícil y los gobiernos aprovechan las situaciones de emergencia para aprobar leyes aún más restrictivas. En respuesta, un centenar de ONG lanzaron un llamamiento el 8 de abril de 2020, transmitido por Amnistía Internacional, pidiendo a los gobiernos europeos que «garanticen, sin demora, el acceso al aborto de manera segura y oportuna para las mujeres y los jóvenes». niñas en Europa durante la pandemia de COVID-19 «.

En Polonia, donde el parlamento debe considerar una ley que restringe el acceso al aborto, la comisionada de Derechos Humanos del Consejo de Europa, Dunja Mijatović, instó el 14 de abril de 2020 a los parlamentarios a rechazar el proyecto de ley. Este texto tiene como objetivo «eliminar la posibilidad legal de interrumpir el embarazo en caso de una malformación grave del feto, incluso cuando es fatal», explica en un comunicado de prensa. «Dado que casi todas las interrupciones del embarazo que se practican legalmente hoy en Polonia entran en esta categoría, el proyecto de ley, si se aprueba, tendría el efecto de convertir el aborto en casi ilegal y socavar seriamente a los derechos y la seguridad de las mujeres en el país «, advirtió la Sra. Mijatović. Considerado por el Parlamento, el texto se remite por el momento a comisión.

En Eslovaquia, muchos hospitales también han dejado de realizar interrupciones voluntarias de embarazos tras una decisión del gobierno «excepto aquellos que podrían salvar vidas, debido al riesgo de infecciones durante la pandemia». Varias ONG también reaccionaron a esta decisión, lo que llevó al mediador eslovaco a pedir al Ministro de Salud que garantizara el acceso de las mujeres a “abortos seguros” durante la crisis sanitaria.

En este período marcado por la lucha contra el nuevo coronavirus, activistas y médicos señalan que el acceso al aborto a veces es complicado. Y que, por tanto, algunas mujeres se encuentran privadas de este derecho esencial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>