OPINIÓN: PRIMERA NOTA SOBRE DEUDA

BlackRock: el dueño del planeta y de la deuda exterior macrista

(Marion Saint Ybars, desde París/APL) Néstor Restivo dice que «BlackRock gestiona activos por más de 6 billones de dólares. Es el mayor administrador de fondos del capitalismo occidental, de grandes empresas, familias ricas, aseguradoras y fondos de pensión». Es copropietario de 17 mil empresas entre ellas: Deutsche Bank, BASF, Siemens, Apple, Microsoft, McDonald’s, Allianz, BMW, Daimler AG, Intel, HSBC Holdings, British American Tobacco (BAT), Vodafone, los 3 bancos más grandes de Estados Unidos. « Tiene de 1600 a 2000 millones de dólares de deuda argentina». Corporaciones, gobiernos y bancos centrales: la empresa en expansión ha seguido expandiendo su influencia en todas las direcciones desde su creación en 1988 por Larry Fink. La fortaleza de este gigante de la gestión estadounidense reside en los miles de millones de dólares que le confían sus clientes, en su mayoría peces gordos de las finanzas: multinacionales, instituciones financieras y fondos de inversión o de pensiones.

Gracias a esta ganancia financiera inesperada, el grupo se ha apoderado de muchas multinacionales. Actualmente, BlackRock está presente entre otras en las capitales de Apple, Microsoft, Facebook, McDonald’s, Siemens. No contento con invertir en las empresas mejor valoradas del mundo, la administradora de activos también figura en los pequeños papeles de los gobernadores de los bancos centrales, los ministros de finanzas e incluso los jefes de Estado a quienes brinda valiosos consejos. Y por una buena razón: no solo cuenta con los mejores expertos financieros sino también con un algoritmo de pronóstico económico incomparable, Aladdin. Durante la crisis financiera de 2008, muchos gobiernos cercanos al naufragio apelaron al grupo de Larry Fink lo que le permitió fortalecer su control sobre la economía global y presentar a todos el rostro de una empresa providencial.

Washington y Bruselas no han encontrado nada mejor que confiar en un jugador importante en la explosión económica. El CEO de BlackRock, el ex comerciante Laurence D. Fink, ahora inspirará la política de transición ecológica en Europa. En los Estados Unidos, es responsable de administrar miles de millones de préstamos gratuitos hechos a Wall Street. El colmo de la indecencia.

Convirtiéndose en el gigante financiero más grande del planeta, Black Rock tiene alrededor de 6.600 millones de dólares en activos o alrededor de dos veces y media la riqueza total producida en un año (PIB) por un país como Francia. El gigante de Wall Street posee lugares de primera en las multinacionales más grandes como los fondos de pensiones más grandes del mundo anglosajón. Pesa mucho en el capital de las megaempresas estadounidenses como Apple, Walmart, Exxon y también en una multitud de grupos diversos. Frente a la amenaza que representan las crisis económicas que estaba ardiendo en el planeta financiero, las autoridades estadounidenses han recurrido a este defensor de las finanzas globalizadas.

El megafondo, liderado por el ex operador Laurence Fink tiene la tarea de administrar los cientos de miles de millones de préstamos gratuitos distribuidos desde marzo por la Reserva Federal (el banco central de los Estados Unidos) para evitar un colapso del mercado de valores. Los valores de las empresas que cotizan en bolsa pueden, por lo tanto, “sea cual sea el costo” encontrar compradores de sus acciones. La FED (Reserva Federal) impulsa el curso de sus acciones con el dinero público que ha creado masivamente. BlackRock, un peso pesado de gestión de activos privados, administra directamente las mordeduras de estímulo público en los valores corporativos que a menudo posee. Uno no podría describir un conflicto de intereses más evidente.

Los fondos cotizados en bolsa, uno de los productos de inversión más importantes de BlackRock, están en el centro de la operación. Constituyen apuestas sobre una evolución positiva de los índices bursátiles. En otras palabras: los ahorros de las empresas, los fondos de pensiones y otras personas se movilizan especulando sobre un aumento ininterrumpido de los centros financieros. El Covid-19 llegó a jugar como «revelador de intrigas» al causar una caída repentina en los mercados bursátiles que perdieron, en marzo, hasta un tercio de su valor.

Desde entonces, la FED y los estrategas de BlackRock han estado obligando a detener cualquier caída del mercado de valores mediante la inyección masiva de liquidez libre. Tienen el ojo puesto en el regreso a la euforia especulativa del mundo. Antes se trataba de drenar el máximo ahorro e inversión para inflar los centros financieros lo que era sinónimo de la máxima rentabilidad para los cotizares en bolsa. Este ha sido uno de los principales combustibles de la financiarización en los últimos años. Esto es el que los bomberos incendiarios de BlackRock están trabajando para verter en el fuego de la crisis de hoy.

BlackRock ya había podido beneficiarse de una enorme complicidad pública, Paris solicitó a sus expertos en el desarrollo de la reforma e incluso presionó el celo para decorar con la Legión de Honor Jean-François Cirelli, el ex CEO de GDF Suez, ahora representante de los megafondos en Francia. Esta colusión no se detiene en Europa en las fronteras de Francia. Al otro lado del Rin, Friedrich Merz, uno de los principales contendientes demócratas cristianos para suceder a Angela Merkel como canciller en 2021, fue jefe de BlackRock Alemania durante más de ocho años. Y al igual que Washington, la Comisión Europea ha abierto las puertas al defensor de las finanzas para ayudarlo a administrar lo que sin rodeos describe como post-crisis.

El cuerpo presidido por Ursula von der Leyen le confió a BlackRock el archivo de la transición a las finanzas verdes. En abril, Bruselas confió oficialmente a los megafondos proponiendo soluciones para desarrollar “finanzas sostenibles” y, antes que nada, integrar “criterios ecológicos” en el sistema bancario europeo. Aquí está Larry Fink, el campeón de la acumulación financiera garantizada más opaca, transformado en un superhéroe del capitalismo verde en el Viejo Continente.

Los expertos de BlackRock, orfebres en cabildeo establecidos en Bruselas, podrán inspirar directamente la política europea en uno de los principales desafíos del momento: el cambio climático. El conflicto de intereses nuevamente es cegador. Si BlackRock es responsable del dopaje de Wall Street, se le pide en Europa que brinde la línea sobre la transición ecológica que la comisión von der Leyen afirma que es su caballo de batalla. Señal particular: el grupo es uno de los líderes en inversiones en las industrias que emiten más CO2.

Omnipresente en la capital de las mayores empresas estadounidenses, BlackRock es también el mayor accionista de la compañía petrolera francesa Total. Posee casi 10 mil millones de euros de la capitalización de mercado de la compañía francesa. Que está, al mismo tiempo, a la vanguardia de la ofensiva lanzada para desmantelar EDF, el servicio público de energía francés, aprovechando las desregulaciones de … París y Bruselas. Una subsidiaria de la compañía petrolera, Total Direct Énergie, se ha convertido en el líder de los llamados proveedores alternativos de electricidad en Francia. Basó toda su comunicación en la entrega de la llamada electricidad verde, subsidiada por el estado. Llamado al timón de la transición ecológica europea, BlackRock podrá continuar trabajando para “ecologizar” la imagen del principal contaminante francés al participar en el desmantelamiento de la industria nuclear libre de carbono, que sin embargo constituye un activo indiscutible del país en su lucha por reducir sus emisiones de CO2. En el reino de la capital, «El Impostor» de Silvina Ocampo ha encontrado a su maestro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>