ONU: ¿CON QUÉ CRITERIO ÉTICO RESPONDERÁ LA DIRECTORA DEL CONSEJO DE DD.HH., MICHELLE BACHELET?

Bolsonaro depreda la Amazonia y los pueblos preexistentes lejos están de ser escuchados como humanos.

(Por Bárbara Taboada/APL) Davi Kopenawa, autoridad del pueblo Yanomaní viajó a Suiza con el fin de exponer el Consejo de DD.HH. la crítica situación que atraviesan los pueblos amazónicos, advirtiendo que las políticas racistas y ecocidas del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, amenazan dramáticamente la vida en toda la Amazonia. «Los hombres blancos (..) se contentan con atacar nuestra floresta, que no es la tierra de ellos pero ellos declaran que les pertenece, ellos piensan ´les vamos a arrancar el oro y cortar sus árboles».  Con estas palabras se expresó, Davi Kopenawa su verdad, acompañado por agrupaciones afines y ONGs brasileñas, ante el plenario de la 43a. Sesión de la Consejo de Derechos Humanos en Ginebra. El objetivo de este viaje a Suiza es alertar internacionalmente, sobre la ocupación de las reservas, las quemas provocadas y los asesinatos de líderes comunales; denunciando de formar directa el accionar de Jair Bolsonaro. Para el organismo de DDHH dirigido por la ex presidente chilena Michelle Bachelet, estas palabras no serían nuevas; ya que desde el año pasado viene recibiendo numerosas denuncias de las comunidades amazónicas sobre la política  bio-geno-etno-cida del actual presidente de Brasil.

En palabras de Kopenawa:

«El nuevo presidente de Brasil, yo no lo menciono su nombre, desde que llegó al Palacio del Planalto se ha dedicado a decir: vengan los hombres blancos que quieran dinero para enriquecerse a través de la «contaminación de nuestros ríos, la quemada de los árboles».

Desde su origen, ningún estado americano asume políticas limpias en base al reconocimiento de las naciones pre-existentes; pero en Brasil no se ha visto en ningún otro gobierno democrático, una política que se muestre tan abiertamente hostil hacia las comunidades originarias de la Amazonia.

El posicionamiento ultraderechista, los agravios violentos dirigidos a dirigentes indígenas y la devastación del territorio, exponen el claro perfil depredador de Bolsonaro. Por este motivo su presencia en visitas internacionales, no es generalmente positiva.

En noviembre de 2019, la Comisión Arns solicitó al Tribunal Penal Internacional (TPI), en La Haya, la apertura de una «investigación preliminar» sobre las medidas racistas y genocidas del gobierno; acción que tuvo el respaldo del Colectivo de Abogacía y Derechos Humanos.

Es importante recordar que el pasado año, Bolsonaro suspendió un viaje a Nueva York para evitar enfrentar protestas de ambientalistas y activistas del movimiento LGBT.
Así mismo, a principio de este año, su participación en el Foro Económico de Davos tuvo que ser cancelado por la negativa a exponerse a fuertes cuestionamientos que la prensa y ONGs le habían proporcionado por la feroz devastación a la Amazonia.

Es de enorme valor la acción del pueblo Yanomaní, al señalar y denunciar internacionalmente a quienes son responsables de la muerte, la devastación y el genocidio programado en post de continuar sacrificando su territorio-cuerpo y perpetuar este sistema criminal capitalista; pero la pregunta que surge es: ¿ante quién/es deben dirigirse estas o nuestras autoridades ancestrales para exigir escucha… Quién o qué organismos brindan protección, justicia y reconocimiento de derechos? Qué organismos europeos asumen un compromiso honesto y una mirada de igual a igual a nuestras naciones oprimidas?

Estas preguntas surgen necesariamente al saber que la comisión de DDHH de la ONU a quien  Kopenawa  se dirige para denunciar y pedir apoyo, está presidida por Michelle Bachelet, ex presidenta de Chile en los periodos 2006/10 – 2014/18.
Como parte del pueblo nación mapuche, puedo decir que durante ambos periodos, e incluso luego de ejercer su cargo, jamás se la ha visto comprometida a respetar los derechos de los pueblos pre-existentes; sino más bien lo contrario.

A saber:
 Desde el año 2001, en Chile comienza una oleada de asesinatos a mapuche a manos de agentes policiales y civiles. Estos crímenes se asocian a una política institucional con métodos represivo, sirviéndose de leyes que dejó la dictadura militar de Pinochet, como lo es la Ley Antiterrorista.

 Desde la vuelta a la supuesta democracia, esta ley solo se aplica para perseguir y criminalizar la lucha del Pueblo Mapuche, lo que significa diariamente: allanamientos violentos a comunidades que luchan por reconquistar su tierra-territorio, aterrorizar e imponer el miedo y la incertidumbre en las comunidades, militarización del Wallmapu, asesinatos de lamngen (hermanxs) y pu weichafe (luchadores), detenciones arbitrarias, torturas física y psicológica a niñxs, montajes judiciales, encarcelamientos. Tanto estas, como otras atrocidades ocurren casi a diario en la “democracia” chilena, que hoy se ve en crisis, ansiando la renuncia de Piñera.

Por esto, desde la creación del estado Chileno, pasando por la dictadura pinochetista, y por los gobiernos socialistas y de derecha, TODOS los asesinos de Mapuche gozan de impunidad, y son protegidos por la justicia.

A continuación, reproducimos el listado de los 14 mapuche oficialmente asesinados en responsabilidad de gobiernos de la «democracia», publicado en el Periódico Werkén.cl; dejando en claro que hay numerosos casos de Mapuche cuyas muertes ocurrieron en circunstancias extrañas, sospechosas, en las que los gobiernos buscaron borrar pruebas.
En tal sentido, cabe nombrar a José Huenante, desaparecido en 2005 como primer desaparecido en democracia; y la lamngen Macarena Valdés, quien lideró la lucha contra la instalación de una central hidroeléctrica en el río Tranguil, y cuya muerte se encuentra siendo investigada, ya que se buscó presentarla como un suicidio (2017).

Ambos casos pertenecen al período Bachelet.

Mapuches asesinados en la “Democracia Chilena”

Agustina Huenupe Pavian (2001)
Mauricio Huenupe Pavian (2001)
Jorge Antonio Suarez Marihuan (2001)
Edmundo Alex Lemún Saavedra (2002)
Julio Alberto Huentecura Llancaleo (2004)
Zenén Alfonso Díaz Nécul (2005)
Jose Gerardo Huenante Huenante (2005)
Lonko Juan Lorenzo Collihuin Catril (2006)
Matías Valentin Catrileo Quezada (2008)
Johnny Cariqueo Yañez (2008)
Jaime Facundo Mendoza Collío (2009)
Rodrigo Melinao Lican (2013)
José Mauricio Quintriqueo Huaiquimil (2014)
Víctor Manuel Mendoza Collío (2014)

Camilo Catrillanca (2018)

BACHELET SORDA ANTE AMNISTIA INTERNACIONAL

La criminalización del movimiento mapuche a nivel mediático se encargó siempre de posicionar una sensación de inseguridad por sobre las demandas, poniendo énfasis en la intención del gobierno de aplicar la Ley Antiterrorista.
 En ese sentido, Hernando Silva, coordinador jurídico del Observatorio Ciudadano, afirmó: “La criminalización de la protesta social indígena, que ha sido un fenómeno que surgió principalmente durante el gobierno de Ricardo Lagos, fue una tónica que se repitió durante el gobierno de Michelle Bachelet, por cuanto se utilizaron figuras penales excepcionales para desvirtuar los procesos de reivindicación de derechos de las comunidades mapuche“. (https://www.eldesconcierto.cl/2013)

Al contrario de lo recomendado por Amnistía Internacional, Bachelet “inició una serie de procesos penales, que jamás han logrado establecer condena.

El 3 de enero de 2008, Matías Catrileo, de 22 años, fue asesinado por la espalda durante la ocupación del Fundo Santa Margarita. El cabo 2° de Carabineros, Walter Ramírez, le propició una ráfaga de ametralladora UZI, que le significó pasar tres años con libertad vigilada.

Para entonces, Amnistía Internacional recomendó al Estado de Chile una serie de políticas en favor del respeto de los derechos humanos. Entre ellas, la demanda a Bachelet para que no aplicara la Ley Antiterrorista (LAT). Irene Khan, la entonces Secretaría General de la organización, afirmó en 2008: “Los pueblos indígenas son muy discriminados y marginados en Chile, y se ven a sí mismos como víctimas de una estrategia económica que está destruyendo su vida y su sustento”.

Entonces:
¿Con qué criterio humano dará respuesta Bachelet al bio-genocidio rapaz que Bolsonaro efectúa no solo al pueblo nación Yanomaní; sino a mas de 30 naciones originarias que hoy están en siendo asesinadas, ante la devastación de la Amazonía brasilera?
¿Cómo podrá la ex presidenta Chilena, comprender el sacrificio que Davi Kopenawa, autoridad del pueblo Yanomaní, asume al viajar a Suiza con el fin de exponer en la comisión de DD.HH. su verdad; si durante ambos mandatos, ella sólo buscó acallar y criminalizar las demandas de los pueblos originarios del actual Chile?

Bolsonaro depreda la Amazonia, y los pueblos pre-existentes, lejos están de ser escuchados como humanos.