OPINIÓN – BOLIVIA:

«Él es uno de nosotros»

(Por Marion Saint-Ybars/APL) Desde 2005, Bolivia ha experimentado un proceso revolucionario que es original, complicado y muy boliviano, una verdadera transformación social, étnica y democrática cuyos principales protagonistas son los aborígenes. La elección del primer presidente aborigen en la historia del país, Evo Morales, llevado por movimientos sociales es el resultado de diez años de lucha social y uno motores de la nueva Bolivia. De este modo se convirtió en un “estado plurinacional” después de un proceso constituyente, saboteado por la derecha y llevado a cabo gracias a la poderosa movilización popular y a la constitución de 2009. Después de cinco siglos de invisibilidad, sumisión forzada, negación de la indigenidad, marginación, explotación feroz, los aborígenes ahora asumen y construyen un nuevo Estado, un nuevo poder. Está en marcha un complejo proceso de descolonización que ataca los mecanismos económicos, políticos, culturales y étnicos, un pesado legado de la dominación colonial que, a menudo, está arraigado e internalizado.

Bolivia está experimentando una revolución étnica. La mayoría de los « indios », especialmente los aymaras y los quechuas (seis millones) gobiernan pero no en nombre de (ni para) “la raza”; gobiernan en nombre de todos los explotados, los excluidos. Finalmente se han vuelto “visibles” y ciudadanos. Hasta la década de 1990 existían para las clases dominantes y también para la izquierda, como campesinos. Con la revolución, el marxismo y el indigenismo se han fertilizado y mezclado. Ya en la década de 1920, el intelectual comunista peruano José Carlos Mariátegui hizo hincapié en que el único análisis de clase no era suficiente para comprender la «cuestión india».

La revolución boliviana de 1952 otorgó a los indios el derecho al voto, una reforma agraria muy limitada y continuó «integrándolos» como campesinos. Fueron los trabajadores armados y los mineros quienes terminaron en un levantamiento. La revolución nacionalizó las minas de estaño pero finalmente fue engañada por uno de sus actores: el Movimiento Revolucionario Nacionalista y el presidente Paz Estensoro.

Hoy Bolivia finalmente reconoció, escrito en la constitución, a los pueblos originarios que finalmente tienen su lugar en la sociedad. Tomaron el control del Estado, se convirtieron en ministros, jueces, senadores, funcionarios, administradores de empresas, ejecutivos. La nueva constitución reconoce la autonomía indígena, lo que garantiza a las comunidades formas de organización ancestral (comunales) que funcionan en asambleas deliberativas, el derecho a administrar su territorio y los recursos naturales que allí se encuentran para ejercer nuevas formas de gobierno, de gestión y en una «economía plural» que asocia varios modos de producción. El vicepresidente Álvaro Linera caracteriza esta fase como «transición posneoliberal“ y ”transición poscapitalista».

El Estado ha recuperado el control de los principales recursos naturales (gas, petróleo, minerales, agua, electricidad …). La protección sagrada de la “madre tierra” provoca tensiones complejas entre la preservación necesaria de la Pachamama y la necesidad de industrializarse racionalmente, de producir sin destruir, de sacar a millones de bolivianos de la pobreza. Estos conflictos se resuelven mediante debate, consenso, equilibrio y preocupación por el “buen vivir”.

La revolución boliviana es una arquitectura compleja, lenta pero en movimiento permanente, con raíces profundas, autogestionada y llevada eficientemente por aquellos que no tienen la intención de volverse “invisibles” o « indignos ».

Y se desarrollaron elecciones nacionales el 20 de octubre de 2019. El recuento de votos todavía estaba ocurriendo y la incertidumbre continuó rondando una segunda ronda entre el actual presidente Evo Morales y su rival de derecha, Carlos Mesa. Según los resultados del recuento del 97% de las papeletas, Evo Morales obtiene el 46,4% frente al 37,07% de su oponente el ex presidente de ultraderecha apoyado por los Estados Unidos. Luego de enfrentamientos en la noche, los partidarios de Carlos Mesa que denuncian la irregularidad en las elecciones, decretaron una huelga general.

Una campaña mediática está en marcha en el mundo para apoyar el intento de golpe de estado de la derecha en Bolivia que se niega a reconocer el resultado de las urnas. El presidente Evo Morales dio una conferencia de prensa el 24 de octubre de 2019 que le han otorgado la mayoría parlamentaria y que le han puesto a la cabeza presidencial.

Evo Morales advirtió contra el intento de golpe de la derecha que está en marcha para dejar de contar las papeletas de votos cuando fue reelegido temprano en la primera ronda: «Un golpe de estado está en marcha, liderado por la derecha con apoyo extranjero … ¿cuáles son los métodos de este intento de golpe? No reconocen o no quieren esperar los resultados de las elecciones, están quemando los tribunales electorales, quieren proclamar como el ganador al candidato que quedó en segundo lugar». Y agregó: «Entiendo la desesperación de la derecha, no quieren reconocer mi victoria, no quieren reconocer el voto nativo como lo hicieron en el pasado … todos somos humanos, todos somos miembros de la misma familia boliviana, nosotros puede tener diferencias ideológicas, pero difundir el odio contra los nativos y no poder reconocer su voto, es solo racismo».

La Central Obrera Boliviana (COB), el Coordinador Nacional para el Cambio (Conalcam) y los movimientos sociales declararon un estado de emergencia y pidieron la movilización pacífica para defender la democracia boliviana contra la violencia de la derecha. Las organizaciones emitieron una declaración: «Nos declaramos en estado de emergencia y movilización nacional con una primera concentración nacional pacífica el miércoles 23 de octubre al mediodía en la Plaza San Francisco», dijo el documento. «Denunciamos los intereses oligárquicos y privatizadores detrás de estas acciones violentas financiadas por comités ciudadanos y grupos de choque y compañías privadas que contratan a sus trabajadores para participar en estos llamados consejos para generar violencia y trastornos sociales del país «, dijeron.

El presidente predice un golpe de estado en “la semana”, la oposición boliviana quiere intensificar la protesta, extender el movimiento a la capital y ahora reclama la cancelación total de las elecciones. “Esta semana es el futuro de la democracia”, dijo Waldo Albarracín, jefe del grupo de oposición de los partidos políticos de derecha, el centro y la sociedad civil «Coordinación de defensa de la democracia».

El grupo que incluye a Carlos Mesa, el principal rival de Evo Morales en las elecciones presidenciales, «exigió“ el domingo la ”cancelación de las elecciones» y pidió el establecimiento de un nuevo tribunal electoral. Para sus miembros, «el fraude electoral que denunciamos y que ha sido probado técnica y legalmente hace que sea imposible celebrar una segunda vuelta »

El movimiento de la ira debe, según ellos, amplificar y ganar La Paz, la capital del país. El domingo por la noche, durante un discurso en La Paz, Carlos Mesa, quien gobernó Bolivia entre 2003 y 2005, instó a sus partidarios a invadir las calles de la capital, donde se sientan las instituciones y el gobierno.

Hasta ahora, las protestas se han concentrado en ciudades como Santa Cruz, la capital económica del país y la fortaleza de la oposición, así como en Potosí (sudoeste) y Sucre (sudeste). En Santa Cruz, los bolivianos han invadido los supermercados, ahora sujetos a horarios parciales de apertura con la huelga iniciada el miércoles para abastecerse.

La invitación de Evo Morales para realizar una auditoría electoral por parte de la Organización de los Estados Americanos (OEA) fue aceptada por su secretario general, la derecha no la aceptó. Estados Unidos, Brasil, Argentina y Colombia también solicitaron que se celebre una segunda vuelta de las elecciones presidenciales bolivianas en caso de que la OEA «no pueda verificar los resultados de la primera vuelta ».

¿Un ejemplo para la izquierda latinoamericana?. El domingo por la noche Morales que ahora es el presidente en funciones más antiguo del continente, dedicó su victoria al cubano Fidel Castro y al fallecido presidente venezolano Hugo Chávez, con quien tuvo una sincera amistad.

Menos dogmático que el de Castro, menos teatral que el de Chávez, la experiencia política de Morales al igual que la de su homólogo ecuatoriano Rafael Correa, es cuidadosamente descifrada por una izquierda latinoamericana que se busca a sí misma.

«En la multitud que cantaba su nombre ondeando banderas azules y negras había, por supuesto, las mujeres cargando a sus bebés en aguayos multicolores o los jefes de la aldea aymara ondeando orgullosamente sus palos de mando. «Él es uno de nosotros», dice Rigoberto, mostrando su poncho, «aplica la política de Suma Qamaña, de buen vivir y queremos que continúe».

Pero junto con esta población india, la multitud también contó a muchos “blancos”, jóvenes urbanos que ahora hacen campaña por la segunda reelección de Evo Morales. «No lo elegí en 2005 y aún hoy mis padres no votarán por él porque es indio», dijo Daniela, una coqueta abogada de 33 años, «pero no podemos negar que el país ha progresado ».

Viendo lo que sucede en otros países de América Latina podemos entender lo que sucede en Bolivia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>