JUEZ Y PARTE

El «fiscal» Roberto Lugones y el juicio contra Marcos Bazán

(APL) «Como ya hemos denunciado, a lo largo de las audiencias en el juicio por el femicidio de Anahí Benítez -en el que Marcos Bazán es injustamente acusado- los miembros del Tribunal Oral en los Criminal 7 actúan de una manera totalmente sesgada, inclinando la cancha y afectando el derecho legítimo a la defensa. Principalmente el señor Lugones, uno de los jueces del tribunal, se dedica a intervenir en el debate de manera radicalmente diferente a como se espera que un juez actúe. En el artículo 364 del Código Procesal Penal de la Provincia de Buenos Aires se afirma:  Excepcionalmente, si al término de cada exposición quedasen dudas sobre uno o más puntos, los miembros del Tribunal, podrán formular preguntas aclaratorias sobre los mismos a quienes comparezcan a declarar al juicio”. Es decir, la intervención de los jueces en el debate debería ser excepcional y sólo para evacuar dudas sobre lo que dijo un testigo. (…) En la audiencia del día 11 de marzo, la actitud del fiscal Lugones fue nefasta: se dedicó a hostigar a los testigos –peritos especializados que intervinieron en la investigación-, realizó preguntas indicativas, confrontó a los testigos tratando de que digan cosas que no dijeron, introdujo temas que no se habían tratado y se rebajó a discutir abiertamente con los miembros de la defensa. Para peor, cada vez que la defensa de Marcos reclamaba y se oponía a las preguntas del Fiscal Lugones, la presidenta del Tribunal Elisa Moyano buscaba evadir la oposición y proteger la actitud de su colega». Fragmentos salientes del texto de Familiares y Amigues de Marcos Bazán, quienes reclaman un juicio limpio. Más abajo, la nota completa.

Como se muestra en cada audiencia, el señor Lugones hace gala de una ignorancia brutal acerca de cómo se debe llevar adelante el debate y ejerce un abuso de su autoridad, extralimitando sus funciones. O para decirlo de manera más sencilla, actúa directamente como si fuera un fiscal.

En la audiencia del día 11 de marzo, la actitud del fiscal Lugones fue nefasta: se dedicó a hostigar a los testigos –peritos especializados que intervinieron en la investigación-, realizó preguntas indicativas, confrontó a los testigos tratando de que digan cosas que no dijeron, introdujo temas que no se habían tratado y se rebajó a discutir abiertamente con los miembros de la defensa.

Para peor, cada vez que la defensa de Marcos reclamaba y se oponía a las preguntas del Fiscal Lugones, la presidenta del Tribunal Elisa Moyano buscaba evadir la oposición y proteger la actitud de su colega.

Y por si fuera poco, esto no es nada nuevo: hace unos años la Cámara de Casación de la Provincia anuló un juicio porque se demostró que el TOC 7 de Lomas de Zamora (donde el Fiscal Lugones ejerce sus tareas) llevó adelante estos mismos mecanismos, perdiendo totalmente la imparcialidad (http://www.casi.com.ar/sites/default/files/62-64.pdf).

Por esta razón, los amigues y familiares de Marcos denunciamos que el TOC 7 está tratando de condenar a un inocente a como dé lugar y preanuncia a cada momento su sentencia. No les importa saber qué pasó con Anahí Benítez, no les importa si garantizan la impunidad al meter a un perejil tras las rejas, sólo les importa obtener una rápida condena y aparentar que “hicieron justicia”.

¡Queremos un juicio limpio! ¡Queremos justicia real! 

Familiares y Amigues de Marcos Bazán