OPINIÓN-ENFOQUES

Francia vuelve al confinamiento

(Por Marion Saint Ybars, desde Paris/APL) El domingo en Francia se identificaron más de 52.000 nuevos casos de coronavirus en un día. Ante el estallido de la epidemia, que algunos médicos consideran ahora «fuera de control»: toque de queda a partir de las 19:00 horas y fines de semana. Ante el estallido de la epidemia, el Ejecutivo ya no descarta ninguna hipótesis y anunciará nuevas restricciones. El presidente del Consejo Científico, el profesor Delfraissy, confesó «estar sorprendido por la brutalidad de lo que viene sucediendo desde hace quince días», anunciando incluso que «esta segunda ola probablemente será más fuerte que la primera». Sobre todo porque no escatima en casi ningún departamento (provincia) y ya está ejerciendo una gran presión sobre los hospitales que todavía carecen de recursos, especialmente en camas de cuidados intensivos, a pesar de las advertencias de los sindicatos.

Por primera vez, desde el verano, el profesor Delfraissy está considerando seriamente un inminente reconfinamiento, aunque menos “duro” que la de marzo pasado que permitiría mantener la actividad académica y económica.

Toque de queda extenso y reforzado, generalización del teletrabajo, cierre de universidades, reconfinamientos locales… están sobre la mesa en diferentes escenarios. Una cosa es cierta, sea cual fuere la escala de las medidas tomadas, las autoridades querrán a toda costa evitar una contención similar a la de la primavera. Como ha mencionado este lunes Jean-François Delfraissy, el esquema más probable sería «la posibilidad de un toque de queda más masivo, tanto en sus horarios como en su alcance y que se pueda implementar los fines de semana». Esta avenida ya ha sido considerada por médicos de Auvergne-Rhône-Alpes, una de las regiones más infectadas, que piden confinamiento los fines de semana y toque de queda entre semana a partir de las 19 horas.

Otra propuesta presentada el domingo: un confinamiento “ecocompatible”, focalizado según las regiones que también permitiría mantener la educación de los estudiantes y una gran parte de la actividad económica. Entre otras medidas mencionadas: aislar a la población vulnerable. Estos dos profesores de salud pública recomiendan no perder el tiempo, así que no esperar la evaluación de los efectos del toque de queda para evitar una situación incontrolable. «¿Podemos, seis semanas antes de las vacaciones de Navidad, correr el riesgo de fracasar o de un efecto insuficiente? No lo creemos ”, escriben.

Otra hipótesis, la de un confinamiento solo de “personas en riesgo”. Este es el marco propugnado por el epidemiólogo Martín Blachier, según el cual «el problema del toque de queda se está volviendo casi obsoleto», y quien ha estudiado la hipótesis de un reconfinamiento de la población anciana. Una contención de dos semanas de la población vulnerable, dijo, es tan efectiva en términos de reanimación y mortalidad como una contención general.

Finalmente, el gobierno no se privará de la flexibilidad del teletrabajo. Desde finales de verano, el protocolo de salud en las empresas no impone un número concreto de días, pero pide a los empresarios que establezcan «un número mínimo de días de teletrabajo por semana, para puestos que lo permitan».

En aumento, la epidemia se está extendiendo ahora a áreas rurales que estaban relativamente intactas por la primera ola y está atacando áreas donde las desigualdades son mayores.

Claramente, el Covid-19 sigue ganando terreno. En Francia, los últimos datos sobre su desarrollo muestran una situación preocupante. Según Public Health France, se detectaron 26.676 nuevos casos entre el martes y el miércoles, y la barra de 34.000 muertes desde el inicio de la epidemia se ha cruzado con 166 muertes más. A esto se suman 284 nuevos ingresos en cuidados intensivos, con lo que el total de personas hospitalizadas en sus servicios asciende a 2.239, para una capacidad nacional de 5.800 camas. Dos regiones, Île-de-France (París) y Auvergne-Rhône-Alpes (Lyon) representan por sí solas el 30% y el 16% de estos casos respectivamente.

Las predicciones del Consejo Científico, que había prometido «difíciles meses de invierno», lamentablemente parecen cumplirse. No es sorprendente que las metrópolis se vean particularmente afectadas por el aumento de la epidemia. Su «densidad de población“ y su ”vida social probablemente más intensa» pueden explicar el aumento de la contaminación, según Jean-Paul Ortiz, presidente de la Confederación de sindicatos médicos franceses. La tasa de incidencia (el número de casos nuevos en siete días por cada 100.000 habitantes) del estudiantil y popular Saint-Étienne es una de las más altas de Francia con 716 casos nuevos. Como ella, París, Lille, Lyon, Marsella, Rouen, Grenoble, Montpellier y Toulouse siguen esperando ver los efectos de los toques de queda introducidos hace seis días.

Podrían seguir otras ciudades donde la tasa de incidencia también está en aumento como Clermont-Ferrand (322), Tours (237) o Nantes (194), o incluso departamentos enteros. El avance de la epidemia provocó el jueves el cambio de varios departamentos en alerta máxima alcanzado cuando la tasa de incidencia supera los 250 casos por 100.000 habitantes. Además del norte, las zonas del Ródano y los ocho departamentos de Île-de-France, siete departamentos de Occitanie y doce que rodean Lyon superan los umbrales máximos de alerta.

Más inesperadamente, el empeoramiento de la epidemia ahora parece extenderse también a más áreas rurales, que se habían visto menos afectadas que las áreas con alta densidad durante la primera ola. La campiña no parece ser inmune al virus. Las tasas de incidencia de Ariège (298), Loire (398), Savoie (363) o Aveyron (287) son coherentes con este hallazgo.

Hasta aquí el texto al miércoles 28/10 por la mañana. Esperamos hasta esta noche en que el Presidente anunciará las nuevas medidas. Y algunas de ellas son:

-Llevar una máscara se hizo obligatorio desde los 6 años en la escuela. La obligación se aplica hasta el 1 de diciembre como mínimo

– Abandonar su hogar solo será posible bajo una serie de condiciones: compra de alimentos, regreso a su lugar de trabajo, por razones médicas, razones familiares imperiosas, por una citación judicial administrativa, para participar en misiones de interés general a pedido de las autoridades, acompañar a un niño a la escuela, durante una hora de actividad física o pasear a un animal en un radio de un kilómetro alrededor de su domicilio.

– Las playas, parques y jardines permanecerán abiertos.

– Están prohibidas las reuniones en la vía pública.

– Están prohibidas las ceremonias religiosas. Los funerales están limitados a 30 personas. Las bodas están limitadas a 6 personas.

– Ya no es posible recibir amigos o visitar a familiares.

– Está prohibido viajar dentro del territorio nacional, salvo algunas excepciones siempre que se cuente con un certificado respectivo.

– Se cerrarán las fronteras exteriores, excepto para el regreso de ciudadanos franceses.

– Se puede imponer una multa de 135 euros en ausencia de un certificado válido.

– La mayoría de los establecimientos abiertos al público estarán cerrados: bares y restaurantes, tiendas, salas polivalentes, salas de conferencias, salas de espectáculos y cines, pabellones deportivos, parques de atracciones, ferias, ferias y exposiciones.

– Los establecimientos que ofrecen actividades extraescolares (deportivas o artísticas), como conservatorios o clubes deportivos, están cerrados.

Y hay muchas más que no es necesario detallar. Lo interesante es que nadie proclama que vivimos la dictadura de una epidemia como dice la ultraderecha en la Argentina y también en otros países.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>